domingo, 29 de septiembre de 2013

Fauna Viajera VI: El “Clint Eastwood”



Tras un breve parón, seguimos con los post de Fauna viajera. Hoy es el turno del “Clint Eastwood”, un espécimen no muy habitual en los viajes pero con el que inevitablemente deberás convivir en algún momento.

Todos hemos topado alguna vez en la vida con uno de esos tipos que parecen estar en eterno estado de cabreo; tipos de rostro hierático que si hacen una mueca es de desprecio; tipos para los que una sonrisa es signo de debilidad y la palabra, un mero instrumento para ciscarse en lo más sagrado, amenazar o sentenciar. Los puedes tener muy cerca. En el trabajo, despachando algo en un comercio, de cara al público en un organismo oficial, en la cola del cine…Tipos difíciles de mirar que no provocan ninguna empatía a los que es mejor ignorar si no quieres que te suba la bilirrubina, el colesterol y tu buen karma se vaya a hacer puñetas: Tipos que dan mucha pereza.

Siempre me he preguntado qué les pasa a estas personas. No sé si es timidez, desconfianza natural, un trauma del pasado o sí simplemente actúan así como pose y luego en el fondo son unos benditos y muy divertidos. No lo sé, el caso es que procuras alejarte de ellos, no vaya a ser que por el roce o frecuencia de contacto (a veces inevitable) quedes intoxicado y te vuelvas huraño o simplemente un imbécil de tomo y lomo que parezca que vayas por el mundo perdonando la vida a tus semejantes. Pues bien, este tipo de personas, aunque no sé para qué, también viajan. Con todos ustedes el Clint Eastwood.

El Clint Eastwood

La primera característica del Clint Eastwood es que es varón: no es que en esta especie no haya mujeres, sino que éstas, además de las características comunes que se citan más abajo, ofrecen otros ricos matices de los que ya hablaremos en su momento que las otorga su propia identidad y denominación.

Una de las diferencias del Clint Eastwood frente a otras especies la determina la edad. Los ejemplares que se pueden ver y observar (lo que no ocurre con otras especies cuya pirámide demográfica es más amplia) suelen tener una edad que oscila entre los treinta y los cuarenta años. Esto se debe a que cuando se es más joven aún no se ha forjado el carácter del todo y cuando se pasa de los cuarenta el Clint Eastwood pasa bastante de viajar conformándose con el apartamento de la playa, la casa del pueblo o la televisión y el aire acondicionado.

El “Clint Eastwood” siempre te mira por encima del hombro aunque sea bajito: a ti, a otros turistas y, por supuesto, a la población local. Cuando intentas hablar con él, por aquello de la charleta, compartir inquietudes viajeras o simplemente por preguntar algo pasa olímpicamente de ti. Y, si insistes o no le queda más remedio que contestar, lo hará con monosílabos y una mueca de desprecio tan rígida que tu te preguntas si se debe a una sobredosis de botox que se ha inyectado el fulano o ensaya ante el espejo el “tonto el haba”. Si además pertenece a esa especie que se cree superior; porque su país es mejor al tuyo y por consiguiente su “raza”, también, o cree que por leer el Expansión y ser subdirector de una sucursal bancaria en la que lame culos de ocho a tres, concejal especialista en pufos, o tener un primo que ha salido en un reality show,  su tono de voz se elevará y aún será más cortante, como si de esa manera quedase claro, de una vez por todas, que en lo que respecta a él, tu no eres más que un paramecio con ciertas habilidades para articular palabras.

Lo malo, para él, es que su mujer, novia o esclava no opina lo mismo, y tiene otras inquietudes, gustándole relacionarse y dar palique a los demás, lo que acaba poniendo de los nervios al Clint Eastwood que a las primeras de cambio (si no te ha soltado dos guantazos) la toma del brazo para que no la contamines. Ese es el único momento en el que es un poco peligroso. En las demás situaciones con ignorarle y pasar de él es suficiente.

No se relaja en ningún momento del viaje; no se maravilla, no se asombra, no se emociona, no disfruta, sólo procesa información: Parece un robot.    

No pide las cosas, las ordena. Allí donde se escuche una gran discusión, un gran cabreo y cualquier falta de respeto hay muchas posibilidades de encontrarlo. Como no tiene ninguna empatía con los demás, le dan los mismos los usos y costumbres locales y en lugar de raciocinio “tira” de arrogancia que, a menudo, le viene devuelta directa o indirectamente con creces lo cual convierte su viaje en un infierno que sólo le traerá malos recuerdos y acentuará su carácter ya que las palabras aprender y humildad no están en su vocabulario.

Es de los que “revisan” la comida y hacen apartadillos pensando en que le pueden envenenar; de los que no tocan ni estrechan una mano por miedo a enfermar. Es pura asepsia pero con mala leche.

Camina por las calles como si fuese a un duelo de Ok corral, vigilante, con una patética dignidad que más que asustar produce hilaridad. Con ese proceder intenta exhibir una seguridad que, en el fondo, no es más que una pose para ocultar todas sus inseguridades y miserias.

El Clint Eastwood nunca muestra debilidad. Desconfía de cualquiera que le quiera ayudar. Solo se fía de su Smart Phone o su Ipad, de los que no se despega, ignorando que en eso de la vida y, especialmente en los viajes, la mejor cobertura te la da una sonrisa, un gesto amable, un por favor o un gracias.

Pero el muy gilipollas no aprende (continuará)



9 comentarios:

M. Teresa dijo...

Uy, sí, sí, vaya si me he encontrado con Clint Eastwoods por ahí. De todas formas creo que ese perfil acostumbra a viajar con agencias y últimamente me pasan más desapercibidos.
Vergüenza ajena es lo que sentí en alguna ocasión viendo como Clint Eastwood trataba al personal del hotel o de los restaurantes. Así como los otros perfiles que has descrito me despiertan incluso simpatía, a éste no le soporto.

Un abrazo y feliz semana

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@María Teresa - pues coincidimos plenamente. a estos cuanto más lejos mejor. Un abrazo

Gildo Kaldorana dijo...

Si, yo también estoy de acuerdo en que hay mucho Clint que viaja. Que viajan y que no. Para que nos vamos a engañar, el complejo de superioridad de algunos, está patente en todos los ámbitos de la sociedad, llámense Clint o como sea.
Saludos

Katy Sánchez dijo...

jajaja son muy desagradables. Hieráticos y parece que se lo saben todo y eso que el actor me gusta:-)
Que bien lo describes, suelen tener mujeres simpáticas y parlanchinas.
"No se relaja en ningún momento del viaje; no se maravilla, no se asombra, no se emociona, no disfruta, sólo procesa información: Parece un robot". Conozco uno así y lo has calcado.
Te superas cada día Fernando:-)
Bss

José María Souza Costa dijo...


Invitación - E
Soy brasileño.
Pasei acá leendo , y visitando su blog.
También tengo un, sólo que mucho más simple.
Estoy invitando a visitarme, y si es posible seguir juntos por ellos y con ellos. Siempre me gustó escribir, exponer y compartir mis ideas con las personas, independientemente de su clase Social, Creed Religiosa, Orientación Sexual, o la Etnicidad.
A mí, lo que es nuestro interés el intercambio de ideas, y, pensamientos.
Estoy ahí en mi Simpleton espacio, esperando.
Y yo ya estoy siguiendo tu blog.
Fortaleza, la Paz, Amistad y felicidad
para ti, un abrazo desde Brasil.
www.josemariacosta.com

Myriam dijo...

jajajajajajaja la pregunta del millón es ¿Por qué viaja si parece que no disfruta ni pio?

Besos, desde Argentina

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Gildo Kaldorana - Pues sí, pero por aquello que cuando se viaja los sentidos están más alerta es todo mas evidente. Buena semana.

@Katy Sánchez - Pues espero que no te toque viajar con el nunca porque te puede amrgar el viaje je je. besos.

@José Maria Souza. Muito obrigado

@Myriam - ¿Quien lo sabe? rarezas de los humanos. besos

Begoña Gamonal Flores dijo...

Me has hecho reír mucho, aunque no sé por qué lo llamas Clint Eastwood en particular:P.
Como he viajado poquísimo y cuando lo hago son de esas especies que uno repele por naturaleza (uno está ensimismado en su disfrute e intenta alejarse de estos personajes), no he tenido la suerte de enzarzarme con ninguno/a de ellos.

Un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Begoña Gamonal: Gracias por pasarte . Lo del Clint eastwood es por Harry el sucio, el sargento de hierro y pelis así. Ten en cuenta que este personaje no solo se da en los viajes, pero en ellos se hace más patente. Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...