martes, 3 de septiembre de 2013

Fauna viajera II: El Media Markt o Yo no soy tonto


Tras los No Thank You, hoy toca el turno a una de las más curiosas especies viajeras: El “Media Markt” o “Yo no soy tonto”.

En muchos paises del mundo, especialmente en aquellos que tienen menos recursos económicos, apenas hay clase media o sus habitantes “disfrutan” de un régimen político bastante mandón y estricto y habitualmente corrupto, existe la fea práctica de incrementar los precios a los turistas o, directamente, metérsela doblada. Unas veces por costumbre; otras, porque saben que el poder adquisitivo del visitante es bastante superior al suyo y creen que el turista es un dólar, un yen o un euro con patas al que le sobra el dinero: las más de las veces, por pura golfería.

Ese es el precio que hay que pagar en determinados lugares por disfrutar del exotismo, por la diferencia, aunque nos parezca injusto o aberrante.  

En algunos paises, los gobiernos aplican tasas, impuestos y precios diferentes para los turistas, como puede ser el caso de las entradas a muchos atractivos turísticos. A veces desproporcionados, o multiplicados por diez o veinte respecto a lo que paga un local. En muchos hoteles también existe esta distinción al igual que en casi todo lo que gira en torno al turismo: transporte privado, comida, souvenirs, bebidas etcétera. Para entendernos: el turismo genera mucho dinero fresco, muchas posibilidades de ganar dinero de forma legal y “especial”. Eso facilita que haya mucha gente que prefiera “reinventarse” y se convierta en guía, chofer, agente de viajes, hotelero, se dedique a la intermediación, al trapicheo, o se haga magnate de una suerte de neo esclavismo que paga a comisión; eso facilita que los precios aumenten y como consecuencia de ello la inflación, disminuya el poder adquisitivo de aquellos que no pueden entrar en el juego y se creen, en ocasiones, más diferencias sociales por las “barreras de entrada” que suelen poner los que controlan el cotarro.

Evidentemente, me he ido a un extremo, pero pasa. ¿Quién o quienes son los culpables de esta situación? ¿Los gobiernos? ¿El ciudadano de a pie? ¿La industria turística? ¿El viajero? Todos. Cómo daría para un buen debate, lo dejo para otra ocasión.

Al único que parece no afectarle esta situación es a nuestra especie invitada de hoy. Por una razón: No es tonto y siempre paga lo que el considera justo o menos.

El Media Markt o Yo no soy tonto

Antes de viajar, se ha informado muy bien de los precios que se manejan en el pais tras consultar foros, guías de viaje (da lo mismo que la edición sea de 1956) o tener información exclusiva o de primera mano proporcionada por un amigo que estuvo el año pasado. Lo tiene todo controlado. No, no se la cuelan nunca. Bueno, al menos eso es lo que afirma tras realizar el viaje.

Lo asombroso es que el último Media Markt que publica algo siempre consigue un mejor precio. Da lo mismo que tu hayas coincidido en las mismas fechas en un restaurante, en un bar y que los precios estén marcados en la carta. El asegura que le ha costado casi la mitad, aunque por lo general no suele citar dónde comió sino lo que costó la comida: Comimos por…

Como son personas de principios sólidos, pueden estar horas discutiendo unos céntimos de euro con un conductor de tuk tuk o enfadándose con un artesano que se niega a hacerle un descuento del cincuenta por ciento o intentando convencer al dueño de un hotel que su primo pagó siete dólares menos. Serían buenos gestores o financieros si además comprendiesen la diferencia entre valor y precio, oferta y demanda y fuesen más flexibles a la hora de intentar comprender el entorno en el que se mueven.

Cuando te encuentras con alguno de ellos debes tener cuidado, pues si bien te orientan sobre precios -a los que tu añades un tanto por ciento o un margen amplio por prudencia, y porque sabes que el Media Markt tiende a exagerar sus virtudes como negociador – a las primeras de cambio, si no tienes cintura, te chulea el tabaco o unas cervezas.

Si le comentas que has pagado más por algo te mira con condescendencia, como diciendo ¡vaya gilipollas¡ o en el mejor de los casos con lástima, siempre y cuando ¡claro¡ no te haya fusilado con la mirada o te reproche de forma vehemente tu conducta por promover la alteración de precios y no ser solidario con el resto de turistas si decides pagar un poco más o dar propinas. A diferencia de los No Thank You, ellos escuchan todas las "ofertas" que les  realizan.

Si has estado en un sitio que tiene intención de visitar para empezar no te pregunta si es bonito o si merece la pena sino ¿cómo has ido? y ¿cuánto te ha costado? En ocasiones, es tal la fijación que tiene con el asunto qué sólo habla de dinero, algo que, en mi opinión, es de mal gusto cuando frente a ti tienes por poner un caso las cataratas de Iguazu.

Erróneamente se cree que los “Media Markt” son roñosos, tacaños o viajeros de presupuesto escaso. No tiene que ver nada con eso. Al “Media Markt” lo que realmente le mueve es poder mostrar lo listo que es, ganarse un estatus de experto viajero,  la admiración de otros viajeros.

Lo malo de todo esto es que luego baja al bar de su barrio a contarlo y el camarero se la mete doblada a las primeras de cambio. Cosas de la vida.

Continuará



9 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Estos directamente me repatean. Es una fauna muy común. Siempre compran mejor que tu, y son los más enterados del como y el dónde. Genial este perfil psicológico. Lo has bordado.
Me encanta. Estoy disfrutando un montón leyéndote.
Bss

Myriam dijo...

Cierto, jajajaja
y doblada, luego.

Besos

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Katy Sánchez. Pues tienen su punto je je. besos

@Myriam - asi es, besos

M. Teresa dijo...

A mí esos listillos me sacan de quicio. Cuando viajamos a según que países, todos sabemos el peaje que tenemos que pagar y nos guste o no, eso no cambiará, al menos de momento.
Como buena catalana miro mucho la pela, pero oye, dejemos que también se ganen la vida.
¿O es que aquí no se hace lo mismo con los turistas? 9€ me clavaron por un mojito en la playa el otro día.

Que pases un buen fin de semana

Jose Luis Montero dijo...

JEJEJE....
Cuantos recuerdos me trae tu entrada, sobre todo del Norte de Africa, expertos en el tema...
Aunque no creas, tampoco hay que irse tan lejos, hace unas semanas en Cadiz me la metieron doblaaa que se dice.
Buen finde

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Pues la verdad es que tengo que reconocerme en algún momento en este perfil de Media Markt. :)
Un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Maríá Teresa - Cierto, aqui nos dejamos "atracar" . Yo creo que lo que ocurre es que no se entienden las reglas. Una cosa es mirar por la pela, que es lógico, y otra que la pela nos domine. Un abrazo.

@Jose Luis Montero -Bueno, Cádiz queda por encima del norte de África, je je, pero eso también pasa un poco m´sa al norte, al este y al oeste. Un abrazo

@Javier Rodríguez - Como le decía a Maria Teresa, una cosas es mirar la pela y otra que los viajes giren exclsuivamente en torno a ella. Conociendote, dudo que seas un Media Markt, je je. Un abrazo

Begoña Gamonal Flores dijo...

Me has arrancado más de una imagen: son una fauna muy común, uno se los encuentra en todas partes, en cualquier terraza de bar explayándose a viva voz de sus virtudes:P.

Me queda claro una cosa: no hay duros a cuatro pesetas. Un ejemplo muy claro lo encuentras en los menús que proliferan en zonas turísticas de España, tan cuantiosos que uno en dos días acaba enfermo por exceso. Lo barato sale caro:D.

Un abrazo

Fernando Lopez Fernandez dijo...

Hola Begoña: No, no hay que ir muy lejos para comprobarlo. pero cada uno debería saberlo. Un abrazo y gracias por pasarte

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...