jueves, 9 de mayo de 2013

Pushkar: Gente con mala suerte



Reposaba en el jardín del hotel tomando un té, escribiendo mi India, la que estaba viviendo, la mía. El calor hacía incómodo el día y no había tenido más remedio que salir de mi habitación que se había convertido en un infierno;  los apagones y los cortes de suministro de electricidad eran habituales. Pasaba en cualquier sitio, en cualquier momento, estuvieses en  un hotel de cinco estrellas o en una pensión:  no había electricidad; desconozco si por decisión gubernamental o por deficiencia del sistema eléctrico.

El Pushkar Palace, el mejor hotel del pueblo, que sinceramente elegí por las vistas del lago no era una excepción. Soy un caprichoso: lo sé, pero mientras lo pueda hacer lo haré.

Había quedado con los catalanes para cenar y como aún faltaban algunas horas para nuestro encuentro, escribía bajo una despalmada palmera, que no ofrecía más que compañía. El calor y el sudor emborronaban mis intentos de reorganizar mis apuntes, mis ideas. La tinta se corría y convertía en acuarela abstracta un  cuaderno que guardaba en desordenada caligrafía no los recuerdos sino los pensamientos de un alma que cada vez era más India.  Sabiendo que la electricidad aún tardaría en llegar, me quedé en el jardín del hotel dando palique al camarero que me había servido el té, el cual estaba más interesado en utilizar mis prismáticos que en responder a mis preguntas sobre el funcionamiento del sistema energético  en la India.  Lo intenté con la feria de camellos y nada; sus respuestas eran lacónicas.  Viendo que eso se iba a convertir en un monólogo de besugo, me fui a mi habitación con la intención de darme un remojón que enfriase la temperatura de un cuerpo que había permanecido más de tres horas en la sauna: la sauna india.

Para mi sorpresa, había luz en la habitación. Me rocié de lluvia enlatada y puse el aire acondicionado a media potencia, no fuese que por un exceso, produjese un apagón.   

Cuando ya era de noche fui a buscar a los catalanes. Al llamar a su puerta, la voz de él sonaba  apagada, insegura. Me dijo que aguardase, que iba a ponerse algo. Me abrió. Una cara inexpresiva me comentó que estaban hechos polvo; habían pasado una tarde muy mala. No sabían si saldrían a cenar. Les dije dónde tenía intención de hacerlo. Si se animaban  bien;  sino, buen viaje.



Antes de cenar, me acomodé en una <<tienda-bar-restaurante-aquí hay de todo>> donde el dueño y yo nos saludábamos ya con el juego de manos de quien se conoce de toda la vida. Sin pedir, me trajo una botella de agua, ni caldosa ni helada: una botella perfecta para ver pasar a medio Pushkar y a los pocos turistas que paseaban por las terrosas calles. A muchos se les notaba el miedo en el andar cuando alguien se acercaba a ellos. Era entretenido ver como alternaban la mirada unas veces hacia el suelo, otras hacia el cielo acelerando el paso sin saber, que esa era la mejor manera de entrar en la gran emboscada india, la de <<tú actúa así, e irás dado>>. El trago final, el paso de una boda, con el novio subido a un caballo que era jaleado por un grupo de hombres mientras los músicos, vestidos de retales de orquesta de circo,  intentaban seguir la música que salía de los megáfonos de una especie de camioneta, cuya música ya hacia rato que había pasado. 



Cuando llegué al restaurante, me senté en el jardín. Los camareros italo-tibetanos, me trajeron  una carta mitad italiana, mitad india, mitad china, mitad indescifrable. Cuando interpretaba el menú, llegaron  los catalanes y comenzaron a pormenorizar lo que  había pasado: habían decidido comer en el restaurante de Rajú otra vez y por supuesto tomarse un bhang lassis, pero de los fuertes, de los que realmente ponían. Contentos con la experimentación, decidieron tomar dos y habían regresado al hotel en las horas de mayor calor; unos cuarenta y seis grados. El gran subidón les debió dar en la habitación cuando se fue la luz, y por lo visto, fue una autentica pesadilla. Ella, con ojos de quien acaba de traspasar el umbral de la casa del terror, me contaba que se había tirado en el suelo del cuarto de baño y en desorbitada alucinación veía volar sus piernas. Le entraban risas y depresiones alternadas, en tanto que él, vivía y revivía una y otra vez las escenas. Había llamado a la recepción para que arreglasen el problema de la luz, ¡iluso! y cada vez que abría la puerta, se encontraba al mismo camarero que le decía que en media hora estaría solucionado el problema. ¿Su expresión?;  no tenía.

Durante la cena, aún estaban bastante tocados, y al relatarme su experiencia descordinaban bastante al hablar; especialmente ella. Ya sabían lo que era el pánico. Era buena gente, pero India ya les había jugado otras malas pasadas. Habían llegado desde Jaipur, donde permanecieron convalecientes más de cuatro días en el hotel con goteo por una intoxicación; tuvieron algún problema en Agra, y en Delhi habían sufrido con la miseria y la confusión de la ciudad: unos tipos con suerte. Tenían intención de coger un autobús hasta Jaisalmer y luego hacer escala en Jodhpur antes de tomar un tren hasta Kerala. Permanecerían más de cuarenta y ocho seguidas en el tren. Una autentica burrada. Ojala les fuese bien. ¡Parecían tan vulnerables!

Regresando al hotel, disfruté de una de las estampas que me parecieron más conmovedoras de cuantas vi: ver a la gente mientras miraba la televisión. En la oscuridad de la noche india, y en diferentes puntos del pueblo, se sucedían los sonidos y las imágenes de televisores, generalmente en blanco y negro, que eran contemplados por grupos de niños que observaban cómo los héroes del celuloide ganaban  batallas, al tiempo que ellos gesticulaban pegando teatrales puñetazos al aire. Era un corte de <<Cinema Paraíso>>, un extracto del Nodo, una evocación a la posguerra, de cuando el mundo, a pesar de la derrota, tenía ilusión. Aquellos que no tenían televisor o no habían sido invitados a la sesión miraban a una cierta distancia. No solo niños sino también adultos que seguramente nunca dejaron de ser niños.

9 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Siempre me ha sorprendido el contraste entre la ruina de calles que tienen y la maravilla de monumentos que las bordean.
Una pasada.
Un abrazo.

cristal00k dijo...

Tu último párrafo, me hace pensar que no somos tan distintos... sólo hormigas de diferentes hormigueros...

Todos, llevamos un niño dentro y deberíamos de darle mucha más chance de la que nos permitimos, porque probablemente el mundo mejoraría notablemente.

Didácticas tus entradas de India. Ya lo creo.

Un abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: toda una pesadilla por lo que cuentas de tus compañeros catalanes. Lo he pasado mal leyéndolo y es que yo el calor lo aguanto muy mal. preciosas fotos. Un abrazo

Jose Luis Montero dijo...

La desalentadora belleza de la realidad...
No se por qué me he acordado del Hotel Marigold mientras leía..
Cuidate

Katy Sánchez dijo...

Me parece que tus amigos catalanes eran un poco despistadillos:-)
Bonitas fotos que hablan de un pasado más espléndido porque hay un gran
contraste entre los edificios y la pobreza de sus moradores.
No se por qué ese miedo de los turistas, creo que la india de momento es un lugar seguro para los de fuera.
Interesante contemplar el mundo a través de una botella.
Bss y buen finde

HELEN FRAGUA dijo...

Magnifico relato y magnifico blog.Soy una Española en Ecuador desde hace ya lagunos años y te invito a vistar miblog.Te sigo.Saludos.Helen.
http://lafragu.blogspot.com/

cincuentones dijo...

Los edificios reflejan un pasado lleno de lujos que contrasta con la actualidad. Por lo visto el bhang lassis trae malas consecuencias, hay que tenerle respeto.
Saludos.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Javier - Es eso, la opulencia y la decadencia juntas. Un abrazo

@cristal00k - Cierto, lo único que nos distancia es el tiempo o el momento, pero en esencia es lo mismo.
Un abrazo

@rafa Bartolomé - Es que los viajes tienen también su parte mala por decirlo de alguna manera. Un abrazo

@José Luis Montero - Me encanta la frase que dejas porque lo resume perfectamente. Un abrazo.

@Katy Sánchez - Pero el miedo del turista no solo es en India, se da en muchos lados. Es el miedo a lo desconocido. Besoss

@helen Fragua - Bienvenida a Soul Businesss Me alegra que te haya gustado. Ya te sigo en tu blog. Un saludo

@cincuentones - Vosotros lo habreís visto en vuestro viaje a India, que por cierto me está gustando mucho o que publicais, además de las fotos, que son muy buenas. Saludos

Myriam dijo...

Pobres catalanes....jajaja con ese cocktail molotov y las otras experiencias no tan buenas...

Leí amabas entradas sobre este viaje, peoro te comento solo aquí. Ya sabes que estoy viajando.

BESOS

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...