lunes, 22 de abril de 2013

Vivir como ellos

YogYakarta - Indonesia

Este fin de semana me he estado dando una vuelta por diferentes foros y blogs de viajes para buscar información y sugerencias sobre el Flopez Live Tour del verano 2013. La verdad es que no he sido capaz de extraer gran cosa más allá de algún dato interesante o la descripción de una emoción. Eso si, me ha dado tiempo a reflexionar un poco sobre las diferentes impresiones de los viajeros y he llegado a la conclusión de que, por lo general, somos muy dados a juzgar, comentar y sentenciar con una rotundidad que puede rozar lo absurdo.

Ya en su día hablé sobre ello en el post ¿Quién tiene la verdad de los viajes? y nuestro amigo Gildo, un ex pelotari que se asentó en Indonesia, comentaba que alucinaba con alguna de las opiniones de los viajeros que pretendían sentar cátedra habiendo pasado un par de días en un lugar. A mi me gusta decir que por mucho que viajemos siempre seremos aprendices, sobre todo, cuando estamos en terrenos desconocidos; tampoco podemos creer que nuestra experiencia viajera es útil para todo el mundo aunque nos empeñemos en dar consejos. Lo cierto es que se dicen cosas (fundamentalmente para dar la sensación de “pedigrí” viajero) que se caen por su propio peso porque del dicho al hecho hay un trecho.

No voy a entrar en expresiones del tipo “Es muy turístico” o “es una turistada” porque ya hablé de ello en este post y porque sigo pensando que el 90% o más de los viajeros, turistas, trotamundos o como los querías llamar, acostumbran, precisamente a tirar de guía, y todo lo que viene en una guía acaba siendo turístico.

Hay una que siempre me ha llamado poderosamente la atención y que se repite varias veces y que hace referencia a una supuesta “autenticidad”. Es la frase “vivir como ellos”, que curiosamente sólo se cita en los foros de viaje de los paises menos desarrollados, (nunca he leído esas expresiones en un viaje que hable de Suiza o Italia, por ejemplo) de tal forma que uno se encuentra expresiones del tipo viajamos en sus transportes, comíamos lo que ellos, hablábamos con ellos, nos vestíamos como ellos...como si se mimetizasen realmente con “ellos”, cuando en realidad, y por mucho empeño que se ponga en ello es prácticamente imposible vivir como ellos por varias razones.

La primera de ellas es la cultural. No es fácil en unos días o unas semanas entender y asimilar la cultura de un pais por mucho que se haya leído previamente sobre ella y la adaptación al entorno no es inmediata. Es complicado “vivir como ellos” si no se piensa como ellos, si no se entienden todas las claves sociales, religiosas y económicas. No se puede “vivir como ellos” si no se entienden sus emociones, sus sueños; y no se pueden entender si antes no nos hemos despojado de la mentalidad que nos acompaña en nuestras maletas y mochilas; si no nos hemos despojado de nuestros prejuicios, de la distancia que marcamos, del aire de superioridad o de seguridad proyectamos (aún sin pretenderlo)  difícilmente se puede “vivir como ellos”.

La segunda es obvia: nuestro día a día en el país no tiene nada que ver con la vida habitual de ellos. Horarios distintos, actividades distintas, comidas que acaban siendo distintas porque se añoran algunos sabores o los de ellos terminan por cansar o nuestro cuerpo no es capaz de asimilarlas, y nunca se debe olvidar que estamos de vacaciones, en un estado de relajación muy diferente a nuestra vida habitual. “Vivimos como ellos”, pero estamos híper conectados con nuestros portátiles, nuestros teléfonos móviles, liberados o no, y salvo que se roce la aventura o se acabe en parajes incomunicados, nos es fácil acceder a otros mundos.

Vivimos como ellos, pero nos alojamos en sitios preparados para nosotros. En definitiva, no vivimos como ellos, ni nos acercamos. Todo lo más, convivimos o nos relacionamos puntualmente, pero de ahí a “vivir como ellos”…

Así que más nos valdría disfrutar del viaje, de todas esas buenas experiencias que nos van a provocar el contacto y dejar de creernos “auténticos” o más audaces por relacionarnos con lo diferente, porque eso es lo normal o debería serlo, tanto en los viajes como en la vida.

Buena semana   

12 comentarios:

M. Teresa dijo...

Cuando viajar era cosa de unos pocos privilegiados, supongo que los comentarios al regreso de un viaje serían muy distintos. Pero la gran facilidad que ahora hay para viajar a casi todo el mundo, ha hecho que el propio viaje en sí mismo ya no sea una exclusividad. La mayoría de nosotros visitamos lo mismo, hacemos lo mismo y quizás fotografiamos lo mismo por eso se busca el hecho diferencial en aquello que podemos pensar que somos únicos.
Hay una cierta tendencia a creer que si se viaja con mochila en vez de maleta o si se viaja por libre en lugar de ir en un tour organizado se es más viajero que turista. Mi opinión es que todos somos turistas ... o viajeros, qué más da! pero lo que diferencia a unos de otros no es ni el equipaje ni el presupuesto hotelero ni la guía de viajes que utilizamos, sino el espíritu y eso es innato.
Frases como "vivir como ellos" son de lo más ridículo que se pueda leer aunque estoy segura que alguna vez también las he utilizado yo. Que tire la primera piedra el que esté libre de pecado.

Un abrazo

Katy Sánchez dijo...

Es casi imposible físicamente y mentalmente "vivir como ellos" según mi experiencia personal, pero ni viviendo ni conviviendo. Una de las cosas más difíciles es la integración dentro de un país siendo culturalmente parecidos. Si encima nuestra cultura y orígenes son diferentes tenderemos a hacer apartheid. Así que en un mes, lo máximo que podemos hacer es asomarnos a lo superficial con o sin guía.
No hace falta salir de España para descubrir esta realidad.
Bss

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Totalmente de acuerdo.
Y es que sólo si actuas así disfrutarás mucho más del viaje.
Un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Maria Teresa - Totalmente de acuerdo con todo el comentario.El espíritu es lo que marca la diferencia. Lo demás no dejan de ser palabras.

Un abrazo

@Katy Sánchez - Efectivamente, no hay que salir de España, ni siquiera de tu barrio o de tu comunidad de vecinos, pero al final, esa superficialidad se hace más patente cuanto más diferencia haya. Besos

@Javier Rodriguez - Ya te digo, lo demás suele ser vanidad mal entendida Un abrazo

Jose Luis Montero dijo...

Buena reflexión Fernando
Yo tengo cercano a más de un "intravividor" y esbozo sonrisas una tras otra...
Viajas para buscar la vida, aprender, sentir, encontrarte... Para todo, menos para vivir como ellos, para eso no viajas, "te vas"
Abracetes

Myriam dijo...

Cierto, debería ser lo habitual. Personalmente, ya sabes que vivo muy bien mis viajes.

Besos

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@José Luis Montero - me acabas de regalar un Thinking. Un abrazo

@Myriam - lo que ocurre es que lo habitual en ocasiones no es tan habitual, besos

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: he estado fuera y algo me he perdido. En tu post de hoy coincido por completo aunque no tenga tu experiencia viajera. Siempre somos aprendices en los lugares que no forman nuestro entorno. Como bien dices "vivir como ellos" supongo que es practicamente imposible, para ello habría que ser uno de ellos. Me ha gustado. Un abrazo

cincuentones dijo...

Es muy difícil vivir como los nativos de un país en un periodo de tiempo limitado y teniendo la seguridad del regreso a nuestra cotidianidad. Creemos que lo único que podemos hacer es respetar sus costumbres y conformarnos con lo que ellos quieran mostrarnos.
Saludos.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Rafa bartolomé - Eso es, no somos uno de ellos ni vivimos su día a día. Un abrazo

@cincuentones- Bien resumido, respetar y tener humildad al conformarnos con lo que ellos nos quieran mostrar.
Feliz fin de semana

cristal00k dijo...

La globalización, es una buena muestra de lo que dices... ellos viven como nosotros... y sin embargo, igual que esos viajeros que nombras... siguen perteneciendo a su mundo.

Yo soy de las que le cuesta asumir, según que 'hechos culturales' y no me duelen prendas al decirlo. Así que para nada estoy interesada en vivir como ellos... pero sí intento comprender, esas otras formas de -enfoque- desde el respeto y quedarme con lo bueno que en todas partes hay. Sin duda.

Un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Cristal00k - Como pauntas, creo no se trata de asumir y si de comprender, quedándose con lo bueno.

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...