lunes, 7 de enero de 2013

Propósitos fáciles de cumplir en el 2013


Ya dije en una ocasión que no se deben hacer buenos propósitos, ni desearlos. Únicamente dar sentido a lo que somos, sin obligaciones, sin ambicionar un resultado, sino simplemente vivir de acuerdo a tu corazón y a tu conciencia.  Los propósitos (sobre todo los de primeros de año y los de vuelta de vacaciones de verano) no dejan de ser deseos que nacen de la presión, del sentimiento de culpabilidad o de la obligación de redimirse y, casi nunca, de una motivación que surge de forma natural. Por eso, casi todos los propósitos tienen que ver más con la mejora de la salud corporal y menos con la espiritual. Rara vez leo o escucho a alguien decir que sus propósitos para el año son ser mejor persona, ayudar a los demás, ser más amable, sonreír más, esforzarse o colaborar más en el trabajo, etcétera.

Quizá me esté haciendo mayor, o más perro; pero ya los únicos propósitos que me planteo no tienen nada que ver con los habituales de inicio de año, ni con conseguir o recuperar una esbelta figura: conozco el paño, mi propio paño, y sé que esos intentos no serían más que autodisciplina efímera y frustrante. Por eso, mis propósitos son atemporales y fáciles de cumplir; y, en cierta manera, el alcanzarlos me produce tanta satisfacción como si hubiese, por ejemplo, perdido quince kilos. Lo bueno, además, es que unos y otros son compatibles, y una vez alcanzados no requieren de esfuerzos adicionales, sólo de algunas revisiones porque no hay nada eterno. De esta manera, en el 2013, como ocurrió en el 2012, sé que alguno de mis propósitos se verán cumplidos.

Leer un libro a la semana que no tenga nada que ver con mi trabajo.
Reducir al mínimo la lectura de periódicos y la escucha de noticias.
Estar más tiempo con la gente que quiero ( y quiero a mucha gente).
Sentir el placer de beber un buen vaso de agua después de horas de sed.
Divertirme más en el trabajo o, al menos, no aburrirme.
Compartir ideas y reflexiones .
Viajar físicamente y con la imaginación.
Pasear y perderme por cualquier rincón.
Emocionarme y disfrutar con la belleza de la vida.
Cabrearme lo justo y si no queda más remedio.

Como veis 10 propósitos hechos a mi medida, fáciles de cumplir que llevan a cumplir otros cuantos más. Propósitos que merecen la pena
Feliz semana 

10 comentarios:

Katy Sánchez dijo...

Yo creo que el error esta en la concepción de la palabra "Propósitos" y "Formulación". A cada uno le dice cosas diferentes
Es más una decisión. Leer, a alguien que no le gusta ya es un sacrificio.
Beber agua quien solo bebe gaseosas y líquidos,le cuesta medio riñón.
Sacar tiempo para los tuyos es difícil cuando se tiene mucho trabajo, pero el que está todo el día liado con los que quiere lo que necesita es tener su propio espacio.
Todo lo que se hace para crecer es bueno. Y a veces se hacen esos compromisos con uno mismo gracias a que otro te las propuesto.
Con esto no quiero decir que tus propuestas no sean excelentes y universales pero tampoco tan fáciles para mucho gente.
Como bien dices cada uno debe cortarse el traje a su medida,
Bss y que disfrutes haciendo esas cosas.

Jose Luis Montero dijo...

Los propósitos (sobre todo los de primeros de año y los de vuelta de vacaciones de verano) no dejan de ser deseos que nacen de la presión, del sentimiento de culpabilidad o de la obligación de redimirse y, casi nunca, de una motivación que surge de forma natural.
Qué bien lo has descrito condenado!
Efectivamente, tus propositos son la expresión de algo tan sencillo como "quiero seguir viviendo" y eso, al final, es lo que cuenta y demuestra que estas en paz contigo mismo.
Feliz Año amigo!

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: buenos mandamientos, qué son si no esos propósitos tuyos. Me ha gustado como los has descrito; haces que parezca sencillo. Tienes toda la razón en lo que cuentas. Feliz año y un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@katy - Es posible Katy, pero como indicaba son mis propósitos je je y por eso puedo hacerlos a mi medida. besos y buen día

@José Luis Montero - Gracias José Luis. Los propósitos son, como apuntas, la forma de expresar nuestro gusto por la vida. Un abrazo y feliz año.

@Rafa Bartolomé - Hombre Rafa, tampoco son mandamientos, pero si te aseguro que ayudan a ser más feliz. Un abrazo y feliz año

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Me apunto a la idea de Jose Luis. ¡La vida es bella!
Un abrazo.

Myriam dijo...

Brindo por que los cumplas.

Besos

(Y yo, los míos, que en muchos concordamos)

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Javier Rodriguez más de lo que pensamos javier, más de lo que pensamos. Un abrazo.

@Myriam - Pues vamos a por ello. Besos

www.thewotme.com (The world thru my eyes) dijo...

Pues son buenos propósitos, ... quizás el mejor es el de: "Reducir al mínimo la lectura de periódicos y la escucha de noticias" ... para lo que hay que escuchar .... que pena ...

En todo caso feliz año 2013 y que tus sueños se cumplan!

cristal00k dijo...

Tus deseos, y la forma en que los describes, destilan la sabiduría de una trayectoria vital plena, Fernando. Suertudo!

A por ellos y a por todas, pues. Y un abrazo.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@thewhotme -Por eso, gran parte de mis lecturas irna a blogs de viajes tan buenos como el tuyo. Feliz estancia en Usa.

@Cristal L00k - Tanto como plena...pero lo que si es cierto es que cada día me encuentro más cómodo vibiendo de otra manera. Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...