martes, 15 de mayo de 2012

Viajar es aprender V: una de esclavos Salvador


Salvador de Bahía 

Hoy en Viajar es aprender V con las respuestas sobre Salvador de Bahía. Si hay algo que ayuda a comprender los lugares  que visitamos es la historia. No la historia de cifras y datos, como comentaba en el post  El viaje estimula la creatividad, sino metiéndose de lleno en ella e imaginándote el momento. Hay que procurar interiorizar lo que ves, como si, en tiempo real, realizases un documental en el que ves el presente y sientes el pasado comprendiendo, de esta manera, un poco mejor lo que fuimos, lo que somos y lo que seremos.

El nombre de Pelourinho tiene su origen en un poste de piedra o madera donde los esclavos eran castigados y azotados.

Salvador de Bahía

América fue el principal destinatario del comercio de esclavos. Portugueses, ingleses, franceses, españoles y holandeses por este orden, fueron los principales beneficiarios de este comercio. Durante los siglos XVII al XIX más de diez millones de esclavos fueron enviados a las colonias. 

Cuando uno camina por el abrasador o resbaladizo adoquinado (cuando llueve) de las calles de el Pelourinho, está caminando por los lamentos y las tristeza de miles de esclavos negros. La vista se recrea con los magníficos y coloridos edificios, con las imponentes iglesias, pero el alma duele al imaginar las atrocidades que en nombre del comercio, el mercado, la pasta gansa y de Dios se cometieron en sus calles: pieles desgarradas y escocidas; sangre que manaba de labios partidos, lágrimas que resbalaban de la impotencia, de la derrota; cuerpos golpeados y mutilados, sudorosos de hacinamiento y miedo; sonidos metálicos de grilletes, de cadenas arrastradas, insultos y gritos que asesinan la dignidad; y todo esto ocurre al tiempo que ves a unas enormes mujeres vestidas de blanco que sonríen, cantan y ofrecen souvenirs a los turistas, en una esquina ves a varios hombres que juegan a las cartas, otros limosnean y te cruzas con gente a la que solo le interesa hacerse la foto.

Pero, a pesar de la belleza, de la alegría, de la música, uno no puede más que acordarse de esos tiempos, de ese dolor y preguntarse por qué aún existe la esclavitud en muchos lugares del mundo, aunque sea disfrazada de legalidad, y uno no puede más que acordarse de ese negro que fue capturado y despojado de lo que era, de lo que podría haber sido.


Salvador de Bahía 

7 comentarios:

MTTJ dijo...

Esta sensación que describes la tuve en la Isla de Goré en Senegal y también en la Isla de Zanzíbar. Aunque ese período de la Historia nos queda muy lejano, es cierto que a día de hoy siguen otros tipos de esclavitud y parece que como sociedad hacemos oídos sordos ante tanta injusticia.
Por lo que se ve en las fotos, Salvador de Bahía parece un pueblo precioso y quizás el colorido de sus calles sirva para enmascarar la oscuridad de otros tiempos.

Un abrazo

Gildo Kaldorana dijo...

Totalmente de acuerdo en que todavía existe esclavitud en el mundo, y mucha.....desgraciadamente, aunque qué sería de nosotros, los de los llamdos estados de bienestar sin ella. Pienso que en este mundo, para que unos vivan bien, otros tienen que vivir mal.
En Indonesia, y sobre todo en su capital Jakarta, una criada interna, asistenta del hogar o como se le quiera llamar, no llega a cobrar 40 euros al mes, por estar a disposición de la familia a todas las horas del día, si eso no es esclavitud que baje Dios y lo vea. Que porvenir puede tener esta gente?
Buen post
Saludos

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: esclavitud encubierta ya lo creo que existe: sin ir demasiado lejos. Es cierto que vivimos en la sociedad del bienestar, pero para algunos ésta no la ven ni de lejos. Siempre aprendo algo nuevo leyéndote. Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

En realidad todos seguimos siendo esclavos, lo que pasa es que los tiempos han cambiado y las "maneras" también.
Leía el otro día por ahí que "Pocos hombres desean la libertad, la mayoría sólo quieren un amo más justo". Cita atribuida a SALUSTIO, historiador romano.
Y con la que está cayendo cada día me parece más cierta.
Un abrazo.

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Myriam dijo...

Un monumento a la ignominia, que no debemos olvidar.

Estoy de acuerdo contigo y tal como dice RAFA; la esclavitud sigue presente hoy en día.

En occidente cada dos por tres caen redes de trata de blancas o trabajadores ilegales explotados al límite, en condiciones infrahumanas. Y ni hablar de lo que ocurre en países de oriente, etc.

Besos

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@MTTJ - En Goree como dices se siente algo parecido. En Senegal sin ir más lejos algunos marabouts tienen sus esclavos en forma de niños, y lo malo es que se da en otras partes del mundo también.

Salvador de Bahía, además del centro histórico cuenta con muchos otros lugares de interés buenas playas y Praia do forte (un lugar que me gusta mucho) está a solo 60 kilómetros. Un abrazo

@Gildo Kaldorana - Desgraciadamente es así, para que unos vivamos bien muchos se deben fastidiar. Muy gráfico el ejemplo de Jakarta. ¿porvenir? sobrevivir más bien. Un saludo

@Rafa Bartolomé - Hay mucha más de la que creemos, pero no nos interesa saber por lo mismo que apuntaba Gildo. Un abrazo

@Javier Rodríguez - En cierto modo la frase que citas tiene mucho de cierto, por aquello de la seguridad. Pero también creo que nos autoesclavizamos. Un abrazo

@Myriam - Nadie esta a salvo de ello. Unos porque lo hacen y otros porque lo toleramos. Besos

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...