jueves, 17 de mayo de 2012

¿Cuánto te queda de vida? ¿cuánto de felicidad?

Ho Chi MInh - Vietnam 
Soy consciente de que es una pregunta que se las trae. Sin embargo, no tiene que ver nada con la muerte física. Me explico: nacer es comenzar a vivir o a morir. El vivir o morir depende de cómo enfoquemos nuestra existencia, la elección es personal como nos mostró Victor Frankl en su libro “El hombre en busca de sentido” . (ver post de Francisco Alcaide, @falcaide)

La muerte llega cuando menos se la espera y nadie, teóricamente, (suicidios e idas de olla aparte) sabe ni cómo, ni donde ni cuando va a palmarla, incluso el gozar de buena salud no garantiza que llegues a tal o cual edad. Huir de ella, tampoco funciona como podemos leer en la leyenda una noche en Samarkanda: llega un día en el que dices adiós muy buenas, procurando, eso sí, llevar suelto para cruzar el lago Caronte y no dejar cuentas ni pufos pendientes.

Vivir es comprender que la vida está llena de sabores con los que tenemos que convivir en algún momento u otro como comentaba en el post ¿A qué te sabe la vida? No lo hemos comprendido, no lo queremos comprender o simplemente tenemos tanto ruido interior que en lugar de aprovechar el momento lo postergamos llenando de incertidumbre nuestra existencia.

Nos vamos muriendo cuando permitimos que el miedo, la envidia, la soberbia o el odio nos invadan, cuando en lugar de fluir nos dejamos llevar, cuando queremos ser otro que no somos o cuando no nos queremos.  Dejamos escapar nuestra vida cuando queremos que nuestro presente sea como nuestro mejor pasado, y si no lo logramos (algo improbable por otra parte) nos vamos abandonando auto medicándonos con el efecto placebo que nuestros recuerdos dejan en el alma.  

A medida que el alma de un hombre se agota, también lo hace su vida, restando posibilidades a que la felicidad (entendiendo como tal el perfecto equilibrio que todos perseguimos) tenga otra oportunidad.

Conozco enfermos llenos de vida y personas sanas que se están muriendo en el ahora y no cuando les toque. Siento mucha lástima por aquellos que son incapaces de ver el lado positivo de las cosas, de hacer otras lecturas del papel que juegan en sus vidas, de los que viven lo que les dicen lo que tienen que vivir.

Pero sobre todo, me da mucha pena ver como mucha gente no sabe ni quiere saber lo que realmente le queda de VIDA, ni de felicidad.

Buenos días y buenas vidas.

9 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Sí señor, me ha encantado. Una bocanada de aire fresco para repensarnos mientras esperamos el metro, aquello de "de dónde venimos y a dónde vamos".
Un abrazo.

MTTJ dijo...

Me ha encantado la frase "nacer es comenzar a vivir o a morir".
Últimamente pienso mucho, demasiado en la muerte. Intento aprovechar el tiempo al máximo y hacer lo que me gusta pero me da la sensación que me dejo muchas cosas en el camino y eso me atormenta. Quizás influya que en estos dos últimos años haya perdido algunos amigos y conocidos de edad similar a la mia y esto hace pararte a pensar.

Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: ¡Qué grandes y sabias verdades hay en este post tuyo!
Ayer mismo, el amigo Andrés (65 años), uno de los componentes del grupo de teatro en el que participa mi esposa(y con el que colaboro poniéndoles la música y haciendo fotos), me decía que el nunca se había sentido joven hasta ahora que está encantado con la gente que se ha rodeado y dando vida a personajes y compartiendo su tiempo. ¡Nunca es tarde!. Un abrazo.

JLMON dijo...

Verdades Fernando
Vivo cada momento esperando que la Vida me alcance y sólo entonces podré recordar.

Myriam dijo...

No vivir (por miedo, por ej) es una forma de morir anticipadamente. Si señor. Pero hay que saber vivir plenamente y sin contaminar el entorno, porque los que odian y envidian lo envenenan todo.


Besos
PD- Jamás querría volver al pasado. Jamás.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Javier Rodríguez - Es que si no procuramos hacerlo así nuestra vida si será un valle de lágrimas. Un abrazo

@MTTJ - Esa misma sensación que comentas la tengo yo de vez en cuando. Antes me ocurría lo mismo, pero al final pienso que lo que ocurre es que me gustan tantas cosas que no puedo abarcar todo y debo ser feliz con mi elección. Un abrazo.

@Rafa Bartolomé - La vida nos da muchas oportunidades, pero en ocasiones miramos hacia otro lado. Cuando nos hacemos caso, la cosa cambia. Un abrazo.

@JLMON - Genial, una frase para el Thinking. Un abrazo

@Myriam - El miedo mata y enferma. los sentimientos y emociones negativas también. Es o que hay que intentar evitar. besos

Fernando dijo...

Brillante, Fernando, y este párrafo es filosofía pura, de la buena:

"Nos vamos muriendo cuando permitimos que el miedo, la envidia, la soberbia o el odio nos invadan, cuando en lugar de fluir nos dejamos llevar, cuando queremos ser otro que no somos o cuando no nos queremos. Dejamos escapar nuestra vida cuando queremos que nuestro presente sea como nuestro mejor pasado, y si no lo logramos (algo improbable por otra parte) nos vamos abandonando auto medicándonos con el efecto placebo que nuestros recuerdos dejan en el alma."

Para grabárselo a fuego.

Un fuerte abrazo

Katy dijo...

Andaba y ando hasta mañana y no he podido segur todos los post.
El libro de Frankl, junto con el Dyer son de cabecera desde hace años.
No9 me preocupa ni cuanto m,e queda de vida y la felicidad la tengo cada mañana cuando abro los ojos y tengo otra oportunidad para vivir.
En lo cotidiano es en dónde hay que encontrar el camino de la felicidad, disfrutar con lo que haces y es al servicio de los demás mejor.
Bss

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Fernando Muchas gracias por pasarte. Me alegro que te guste, pero es lo que cualquier persona vital piensa y tu lo eres, Un abrazo.

@Katy- Dormirás tranquila entonces. Como apuntas es en lo cotidiano donde hay que encontrar el camino a la felicidad. besos...

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...