domingo, 27 de mayo de 2012

Bolero del amigo

Hay personas que pasan por tu vida que, al cabo del tiempo, te olvidan o te olvidas de ellas. Otras, se quedan para siempre: hay personas que pasan de forma fugaz por una época determinada de tu existencia y luego desaparecen o quedan muy escondidas en las subcarpetas de la mente; otras están pero incomodan, y las apartas bien por creer que te aportan poco, bien porque no invertiste el tiempo suficiente en ellas y casi siempre por no darlas una segunda oportunidad: Rara vez vuelven a ti o vuelves a ellas.

Sin embargo hay otras, que desde el primer momento, no se sabe muy bien por qué, apetece unir a tu vida. Son esas personas que van dejando poso, que  contribuyen a que crezcas: aquellas que permanecen en tu mente y corazón; aquellas que cohabitan en tu alma: Josep Julian Vila es una de ellas.

Es curioso, como las personas llegan a ti. A Josep lo conocí gracias a un párrafo de Marguerite Yourcenar, que había publicado en el post Libros que nunca leeré. Gracias a un libro nos descubrimos, gracias al pensamiento de una persona que era ajena a nosotros y nosotros ajena a ella.

No sé si a vosotros os ocurre lo mismo que a mí: llamadlo intuición, experiencia o como prefiráis, pero a menudo un instante es suficiente para  saber que una persona es especial, que tiene duende, como dicen los flamencos, o talento como dirían la mayoría. Son cosas que se notan. Si además ese duende va acompañado por un profundo amor por el ser humano, podemos tener la certeza de que hemos tenido una gran suerte al cruzarnos con una persona excepcional en nuestro camino.

Cuando descubrí su blog La inteligencia de las emociones, certifiqué que detrás de las letras había un hombre que era verdad, alguien en quien poder confiar, alguien que en cada párrafo, en cada idea expresada te invitaba a reflexionar, a descubrirte, a liberarte: a ofrecerte la posibilidad de nuevas perspectivas.

Al principio, nuestra relación se limitaba a los mutuos comentarios que dejábamos en nuestros blogs (Josep con los suyos siempre limpiaba, fijaba y daba esplendor al mío, como podréis observar en Thinking Souls). Un tiempo después me honró enviándome “Cartas a mi primo Ovidio”, un borrador de lo que él quería fuese un libro para pedirme opinión,  libro que espero un día pueda ver la luz porque merece la pena el recorrido que hace de las emociones a través de la correspondencia epistolar entre dos primos.

Un día me dijo que venía Madrid y buscamos hueco para vernos. Nos tomamos unos cafés y durante unas horas estuvimos conversando de aquello y lo otro; de empresas, de personas, de nostalgias, de nuestras vidas. El tiempo pasó volando, las palabras quedaron.

Después hablábamos de vez en cuando; diez, quince minutos de conversación telefónica, (lo cual tiene bastante mérito pues suelo ser bastante escueto hablando por teléfono). En una de ellas, me enteré de su grave enfermedad y de cómo la afrontaba: con serenidad, con ánimo, pero también con el miedo de quien ama profundamente la vida, con la esperanza de que la enfermedad sólo fuese una página más.

Hablé con él unos breves minutos días después de la última operación. En Navidad, muchos de quienes lo conocíamos recibimos un correo que era disculpa, cariño y despedida. Días después recibía la noticia de su fallecimiento a través de José Luis Montero. (@JLMON53).

El día cinco de junio hubiese cumplido años. Itziar, su mujer, a quien no conozco personalmente, le está preparando par el próximo fin de semana, un homenaje, una fiesta de cumpleaños en el que se reunirán sus amigos. Lo está organizando con mucha ilusión.

En uno de sus correos nos invitaba a asistir,  a participar, a recordarlo y a estar junto a él porque de, alguna manera, la gente que llega al alma nunca muere.

Creo que lo que me unía a él era confianza, cariño y respeto. No se si a eso se le puede llamar amistad, pero de que lo que si estoy convencido es que era un hombre bueno, suficiente para considerarlo mi amigo y que siga presente en mi alma.

No podré asistir a la fiesta, por eso mi contribución es en forma de post y una canción que creo le hubiese gustado. Bolero del amigo. Va por él, por la amistad.

Feliz día


10 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Precioso homenaje a través del recuerdo.
Yo tampoco podré asistir. Hubiese sido un inolvidable momento para encontrarnos.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Hola Fernando
Yo tampoco podré asistir pero desde la lejania lo tendré más cerca que nunca.
Pepe sigue ahí, inspirándonos como siempre.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Hola Fernando,
Una alegría leer tu personal homenaje, íntimo y público a la vez. Yo me siento unida a todos vosotros en la distancia y tus palabras me reconfortan.
Siento que no puedas (podáis) estar presentes pero, como ya he dicho, intentaré encontrar alguna manera de compartir lo que estamos preparando con todo cariño, mucha emoción y unas gotas de humor.
Intentamos aprovechar su inspiración, como dice José Luis y mostrar SU ESENCIA, que es como lo llamamos.
Un beso
Itziar

FAH dijo...

Buen port Fernando. A mí me envió también Josep el de "Cartas a i primo Ovidio". Me gustó. Hice un par de gestiones con un par de editoriales pero no salió adelante. Esperemos que salga a la luz. Abrazo.

Anónimo dijo...

Por cierto, como Pepe (o Josep) era polifacético y Geminis también escribía textos de otros géneros. Esperamos presentar el día 2 su última novela negra "Asesinato en el Foment"
Es una sorpresa ... No lo digais a nadie aún.
Itziar

Elsa dijo...

Hola Fernando, me parece precioso lo que dices de Josep. Este post es un hermoso regalo a un amigo.

Como dices, hay personas que desde el primer momento que las conoces se te impregnan el la piel, parecen formar parte de tu ADN, independientemente de las veces que os veáis... la Amistad con mayúsculas es otra cosa.

Gracias por compartirlo con nosotros. Un abrazo.

Katy dijo...

Precioso post recordando a una persona de tanta valía.
Yo leía su blog pero tarde mucho en hacerme seguidora. Quizás porque al principio me pareció bastante distante.
Después de leer sus respuestas a los comentarios me di cuenta de que estaba equivocada y rectifiqué por fortuna. Ello me permitió conocerle más y descubrirle como una persona maravillosa y sabia.
Bss y feliz semana.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: se nota que lo querías; supongo que en eso se basa la amistad. Nadie se va del todo mientras alguien lo recuerde, ya sabes. Seguro que él es consciente de ese cariño que le enviáis y al que me uno aunque sea de forma testimonial. Un abrazo

Myriam dijo...

Un muy sentido homenaje, Fernando. Yo tampoco lo olvidaré jamás y se que está en la Luz.

Un beso

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Javier Rodríguez Gracias Javier, la verdad es que hubiese estado bien. Un abrazo.

@JLMON - Así es, inspirador siempre. Un abrazo.

@Itziar - Sé que ese día será especial. Ten por seguro que de alguna manera estaremos con vosotros. Un beso y esperamos las "novedades"

@FAH - Gracias Francisco. Ya me lo comento Josep en su día. A mi me gustó mucho y lo que no se es si luego hizo correciones. Un abrazo

@Elsa - Gracias por participar Elsa. Quizás sea eso que dices, que forma parte de tu ADN. No es cuestión de frecuencia ni de distancia sino de esencia. Un abrazo

@Katy - Es posible que fuese una sensación porque era muy cercano y como dices sabio. Un hombre bueno. Besos.

@Rafa BArtolomé - Era una de esas personas con las que te podrias conversar muchos cafés y cervezas. Pura experiencia de vida. Un abrazo.

@Myriam - Está, Myriam, está. Un beso

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...