lunes, 19 de marzo de 2012

La magia de los libros

Intuyo que un años habrán desaparecido. La tecnología, la falta de espacio en las casas, la cultura del usar y tirar, la del olvido y, en menor medida, el deseo de proteger el Medio Ambiente, acabarán con ellos más temprano que tarde.

El ebook, libro digital, electrónico les dará el finiquito en breve. Los nuevos dispositivos permiten almacenar gran cantidad de libros con el consiguiente ahorro de espacio y dinero. Es más cómodo llevar “Los pilares de la tierra” en una pequeña tableta que en su versión tocho.  Por toro lado, tal y como se construyen hoy las casas, no se deja mucho espacio para tener una buena biblioteca: para alojar la enciclopedia británica, que según he leído ha dejado de publicarse en su versión de papel, se necesita tener una casa o habitación amplias.

Los libros de papel se llenan de polvo, envejecen. Son responsables de la tala de miles de árboles, dejan esquilmados los bosques dañando gravemente el Medio Ambiente debido, entre otras razones, a la cultura del usar y tirar, de producir y no reciclar en la que vivimos.
Los libros de papel, una vez leídos, se convierten en cadáveres molestos que se olvidan en cualquier caja o se abandonan en librerías de viejo: sólo quienes los aman, los conservan y buscan su compañía, volviendo, de vez en cuando a pasar sus hojas, a subrayar párrafos, a releer aquellos momentos que estremecieron al lector.

Los libros de papel tienen todas las de perder y cada día son más los defensores de la versión digital, la de leer en pantalla deslizando el dedo. Sin embargo, a mí, personalmente y sin rechazar el formato electrónico, me sigue gustando leer en papel: son muchas las razones para ello.

En primer lugar, mis ojos se cansan menos: me es más agradable leer bajo la luz natural o de una lámpara, que leer de una pantalla iluminada: bastantes horas paso al día delante de un ordenador como para meterme una sobredosis.

Me gusta pasar las hojas, sentir el tacto del papel, el olor: el diseño de la portada, las fotos, mapas o dibujos que los ilustran. Me gusta cuando me vencen y los apoyo sobre el pecho, cuando acunan mis sueños y no se rompen ni molestan al caer al suelo.   

Me gusta contemplarlos, puestos en una estantería, en un repisa, en un rincón. Los voy mirando despacio, cada uno de ellos de un tamaño, de un color y un grosor, todos diferentes, todos con cosas para contarme. Formados y listos para una elección que suele ser complicada porque todos parecen hablarme, solicitando mi atención.

Una vez que los adoptas, o te los regalan (que un libro es una bella forma de expresar amor, cariño o agradecimiento) adquieren además un significado especial: te recuerdan que en gran medida eres lo que lees: te sugieren y te guían; están siempre allí contigo, a tu vista y no alojados en un disco duro que rara vez reclamará tu atención. Pueden ser nuevos, viejos; escritos hace dos días o cuatro siglos, pero todos, cuando los abres parecen cobrar vida: son mágicos. 

Y esto no ocurre con los electrónicos: más prácticos, puede; más ecológicos lo dudo porque para fabricar los dispositivos se ha contaminado mucho; consumen constantemente energía, lo que no ocurre con el papel y desde luego no tienen ni el alma ni la magia de saber que en un libro de papel, además de entretenimiento y conocimiento tiene un amigo, una parte de ti.
Por eso, hoy os dejo, este magnífico video, que de alguna manera ilustra el post. Y es que los libros de papel tienen magia.

9 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Precioso el video.
A mi también me gusta tocar los libros, igual que me gustaba tocar los vinilos... y me sigue gustando, pero dentro de poco habrá una generación que ni conozca los libros en papel ni los vinilos. ¿Y qué? ¿Se pierden algo? Lo dudo.
Nostalgia de lo que fuimos y no volveremos a ser... es lo que pienso que nos pasa.
Para una buena cerveza en una terraza, ahora que empieza la primavera.
Un abrazo.

Katy dijo...

No hay mayor placer como tomar un libro nuevo entre tus manos y aspirar su olor, ese olor especial e inconfundible que para mi es de un valor incalculable.
El e-book,conmigo no tiene nada que hacer.
Cuando me cambie de casa regalamos más de 1.000 libros entre amigos, familia, hijos, organizaciones y bibliotecas. Y ya estamos igual. No tengo más sitio.
Entiendo que la tala de árboles es un crimen, y es lo único que justificaría su desaparición.
Me ha encantado tu post y el video precioso.
Bss y feliz semana

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: no puedo estar más de acuerdo contigo, sobre todo con la segunda parte de tu post; de la primera te diré que la tecnología aplicada al libro no va conmigo. El libro, en efecto es mágico, ocupa su espacio, sí, pero es que creo que es suyo, que le pertenece. En fin que yo me sigo quedando con los libros tal, cual. Un abrazo.

MaS dijo...

larga vida al libro!!!!
me resisto a pensar que desaparecerán realmente, de verás tu lo crees?, buf!, no me veo sin periodico en la terraza de un bar un domingo, sin libro en la mesilla, sin bloc de notas con mi lapiz de rayas negro y amarillo con cientos de anotaciones, sin la revista en la peluquería, sin..
ciertamente las pantallas no saben ni huelen ni...
besos de papel. M.

MTTJ dijo...

Uno de los pequeños placeres de la vida es entrar en una librería y dejarse impregnar por el olor a papel. ¿ A qué huele el libro digital? Como dice MaS¡larga vida al libro!... de papel.

JLMON dijo...

Los libros son humanos, nuestros sueños, desencantos, oscuras aspiraciones y nobles intenciones se atesoran en ellos.
Frente a esto, ni Asimov tiene mucho que hacer.
Cuidate

Asun dijo...

Yo hace un mes que me compré un e-book por cuestiones prácticas. Es mucho más cómodo llevar en el bolso un libro de 500 páginas en un e-book que en papel, y sobre todo es más saludable para mi hombro.
Reconozco que los libros de papel tienen sus encanto, y me siguen gustando muchísimo.
Respecto a lo de cansarse los ojos te diré que al menos el mío no es con pantalla iluminada, con lo cual la vista no se cansa en absoluto. Los demás no lo sé, porque no he visto otros.
Yo, desde luego, estoy encantada con la adquisición, lo cual no quita que los de papel ocupen también su lugar importante. Será cuestión de alternarlos.

Besos

Myriam dijo...

Simpático el video. También como tú amo los libros de papel que subrayo, huelo, toco, abrazo y releeo. A pesar de haber perdido varias bibliotecas en mi camino (sabes que me he movido bastante) hoy tengo una de cuatro cuerpos, los libros ordenados por ejes temáticos para poder localizarlos más rapidamente ¡¡y como me gusta su fiel companía!!

Lo que más me gusta del e.book en la economía de espacio. Por lo demás: me cansa la vita , no puedo subrayar o hacer anotaciones al margen...etc...

Un abrazo biliófilo-paperífero

Fernando López Fernández dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Como observo, todos somos amantes del libro de papel.
Buena semana

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...