miércoles, 25 de enero de 2012

Vacas y otras especies: la calle es suya

Jaisalmer India 
Hoy un poquito más de Soul India. En este caso hablando de animales.
Una ciudad, un pueblo sin animales en la calle no se concibe en la India: es como un jardín sin flores, como un mar sin olas, como un árbol sin ramas, como un mundo sin mamones... 
La fauna de las calles indias está compuesta principalmente por vacas, cerdos, perros, búfalos y burros. Todos, excepto los burros y los búfalos, van por libre, «a su bola»; pero mientras los cerdos necesitan un espacio vital —unos metros de seguridad—, las vacas y los perros lo abarcan todo. Y cansa: cansa porque tienes que tener cuidado ya no de que te roce una vaca, si no de que en un momento de relajación se cague literalmente en tus narices; aparecen en cualquier callejuela impidiéndote pasar si están tumbadas y te obligan a sortear patas, cuernos y rabos mientras a escasos centímetros tienes un perro sarnoso, agua estancada o simplemente un montón de porquería. 
Deseas que no se muevan. Las ves tranquilas, seguras, «con poderío», entrando en las casas, en los comercios, saliendo de los urinarios públicos, metidas en los atascos, a tu lado, buscando su hueco para pasar. Van sobradas.
Todo el mundo las respeta y, es curioso, reciben menos bocinazos —o ninguno— que el resto de los mortales. Las hay de todos los tipos: pequeñas y grandes, flacas y gordas; huesudas, sucias, locas... Veneradas por los hinduistas son reinas de la calle, emperatrices de cuatro patas de un mundo fascinante e incomprensible. Y yo, en uno de esos juegos de la mente en los que de vez en cuando me paraba a descansar, deducía que en India, la colorada vaca que ríe moriría de uno de sus ataques de hilaridad viendo como los humanos estamos a su merced. 
La primera vez que ves una te hace ilusión, la segunda vez exclamas: ¡Es verdad que las vacas son sagradas! A partir de ahí, se acaba el romanticismo y empieza el hastío de ver tanto vacuno. Estas vacas indias no tienen ese aire fresco de vaca de pueblo español ni su gracia en el andar. Huelen distinto. Son por lo general vacas grises o blancas que al verlas, te planteas seriamente hacerte vegetariano.
Los cerdos son jabalíes sin colmillos y nunca conseguí adivinar la utilidad que tenían en India, donde excepto en la zona de Goa la población, por la influencia portuguesa, los come. No verás nunca un lechón en la carta de un restaurante y si lo ves, el cerdo tiene pedigrí: es australiano. Los cerdos parecen haber copiado el parsimonioso paso de las vacas y andan igual. Menos los cochinillos, que sin previo aviso y sin pedir permiso ni perdón, corretean a tu alrededor y se cuelan entre tus piernas cuando el estrepitoso sonido de un vertido de despojos anuncia su hora de comer. Son puercos de color pardo o gris y olor agrio: cerdos con suerte.
Los perros son de mil razas, ninguno ganaría un concurso porque no hay dos iguales. Son perros masala que nunca obtendrán árbol genealógico. Son animales de castas bajas a los que no se les conoce ni padres ni dueños. Algunos están en unas condiciones de desnutrición alarmantes. Además se los ve llenos de mordeduras, sarna o vaya usted a saber qué. Son los parias de este zoo andante que exhiben las ciudades y pueblos de la India. Un zoo para el que no hace falta sacar entrada, pero que, a veces, pagarías por la salida: agota.
Los animales indios tienen un denominador común: son indios y como tales son pacíficos, resignados, sosegados y lentos. En ocasiones creía que eran «reencarnación»: inquietaba.
Menos mal que había pocas gallinas. Eso hubiera sido bastante para mí.

Hoy Thinking Souls con: Fernando Rodríguez de Rivera, Javier Rodríguez Albuquerque, José Luis Montero, Francisco Alcaide, Katy, MaS y Pedro Ojeda.

8 comentarios:

Asun dijo...

Leyendo la descripción de este zoológico casi como que se le quitan a una las ganas de ir a la India.
De todas formas, más vale que son pacíficos, porque si no sería imposible salir de ese mare magnum animal ileso.

Eso sí, me ha surgido la duda de si seré yo una reencarnación de "la colorada vaca que ríe". Lo digo porque he estado a punto de morir de un ataque de risa con eso del fin del romanticismo vacuno, la posibilidad de hacerse vegetariano al verlas, y el pedigrí de los cerdos; y además hoy llevo una chaqueta granate.
¿Seré una de ellas?

Besos

Myriam dijo...

"Y cansa: cansa porque tienes que tener cuidado ya no de que te roce una vaca, si no de que en un momento de relajación se cague literalmente en tus narices" me he destornillado de risa por tu humor al contar estas experiencias tuyas. Me parecía estar allí contigo viviéndolas.

Besos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

¿No fue Leo el que dijo que para hacer un chuletón hacían falta 3 vacas indias? :)
Un abrazo.

JLMON dijo...

Vamos que el Serenguetti se queda corto...ja-ja
No has hablado de ratas....me imagino que se cuidan de camuflarse.
Cuidate

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: irónico te leo, aunque pienso que como dices tiene que llegar a aburrir, y además, como también dices, tiene que resultar increíble que las vacas en base supongo a una cultura o religión campen a sus anchas por en medio de la ciudad. Has descrito un zoológico aunque sea en pequeñín. Me ha gustado y divertido. Un abrazo

Pedja dijo...

Fantástico post Fernando, enhorabuena. Yo te podría contar que en Sri Lanka el animal por excelencia es el elefante. Vi uno en un templo, cómo le cuidaban. Y en Londres el animal sería el zorro, te los puedes encontrar de noche por alguna calle, ¿y en Madrid?, quizás los gatos, ¿no?, en todo caso, qué ganas de India¡¡ un abrazo

MTTJ dijo...

Lo curioso de la India, es que tal fauna se encuentra incluso en las grandes ciudades, donde los contrastes cada vez se hacen más patentes. Por un lado, el país está alcanzando unos niveles de crecimiento importantes, pero no puedo imaginar sus calles sin vacas por muchos que sean los logros tecnológicos. Es un lugar único.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

@Asun Ja ja Asún, no sé, tu sabrás ¿haces muuuu?
Besos

@Myriam - Es que es para vivirlo, no se hace fácil no.
besos

@JavierRodríguez - Ahí tienes la prueba Javier, Ja ja.
Un abrazo

@Jlmon No es para tanto je je, eso si, de las ratas y palomas ya hablé aquí http://fernandolopezfernandez.blogspot.com/2010/10/viajar-es-aprender-las-respuestas-karni.html
Y eso sí impresiona.
Un abrazo

@Rafa - Es que a veces es como un zoologico, es para verlo. Un abrazo

@Pedja - Lo de los elefantes en el sur de india es muy habitual verlos en los templos, supongo que será parecido a lo de Sri Lanka. Curioso eso de los zorros, supongo que no será en el mismo centro de londres. en el caso de Madrid serían los gatos auqnue por la noche hay mucha fauna.
Animate con lo de India que te va encantar.
Un abrazo

@MTTJ Eso es Maria Teresa, una de las cosas que más llaman la atención, el contraste. En Old delhi abundaban y en Mumbai, en determinadas zonas era tal y como lo cuento. De acuerdo contigo, India es un país único que nunca dejará de sorprenderme.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...