jueves, 12 de enero de 2012

#untimounviaje I

Jaipur India

Hace un mes y pico publiqué el post Timos en los viajes, en el que os solicitaba vuestra colaboración para escribir sobre los timos y engañifas más habituales que se pueden encontrar en los viajes.

Hoy vamos a publicar algunos de los que habéis comentado y vamos a ir haciendo un primer ejercicio de clasificación del timo que podéis corregir, comentar; también podéis informar si os ha pasado o si lo habéis visto en otros lugares. Vamos allá.

Judith Rivero (@dijuca) autora del blog Travelling Dijuca nos comentaba que en la Plaza de España de Sevilla, una gitana se le acercó para leerla el futuro comentándola que iba a encontrar novio y que el dinero iba a llegar a espuertas. Lo normal vamos. Seguramente sólo faltó lo de la salud y hubiese tenido el pack completo: Salud, dinero y amor. El caso es que por esas predicciones, la gitana le levantó veinte euros a Judith, y lo de los parabienes pues de momento, como que no.

Etiquetas: España, Sevilla, adivinos

Myriam Goldenberg, autora del blog De amores y relaciones nos trajo uno muy habitual en varios paises y que consiste básicamente que a la hora de cobrar un servicio o producto, el vendedor del mismo anda mal de sumas y restas y siempre intenta barrer a su favor. Lo transcribo.

“En Roma (No en toda Italia: dije Roma) antes del Euro: en cada restaurante o negocio al que fui cuando hacían la cuenta de los gastos se equivocaban siempre a su favor, contaban rapidito y sumaban equivocadito.Guando les decía "piano, piano, racontando che sono de Argentina e aveva buoni insegnanti," los errores aparecían...y la plata devolvían.”

Etiquetas: Italia, Roma, Equivocaciones, Por si cuela, Restaurantes.

En esta misma línea, Rafa Bartolomé autor del blog Pasaba por allí , nos aportaba el truco del tipo de cambio. En este caso por la devaluación de la moneda. Comentaba lo siguiente:
"Viaje de Burgos a París, con cinco parejas más, en el Talgo. Al regresar se acababa de devaluar la peseta en España ese mismo día; estábamos en territorio francés y nos quisieron cobrar las consumiciones de la cafetería del tren por el c/valor en pesetas"

Etiquetas: Francia, España, Equivocaciones, Por si cuela, Restaurantes, Trenes, Transporte.

A Asun, autora del blog Para Reflexionar, le pasó una cosa que seguramente a todos los viajeros le haya ocurrido: Un buen samaritano se presta a ayudarte. Al principio mucho ji ji ja ja y luego el buen rollo se acaba. Esta vez, el protagonista fue un avispado que quiso sacar una buena tajada de la inocencia: He aquí su relato:

Estambul. Después de haber pateado toda la tarde nos encontrábamos un grupo de unas 5-6 personas en la mediana de una calle esperando a que pasara algún taxi para pararlo y volver al hotel. De repente, y sin haber hecho ningún gesto a ningún coche, para frente a nosotros una furgoneta con una familia compuesta por el matrimonio y 4 o 5 niños. Como podemos le explicamos que es que estamos esperando un taxi para volver al hotel. Él se ofrece a llevarnos, cosa que de entrada declinamos porque somos muchos y no queremos molestarle. Insiste en que no, que él nos lleva y que podemos entrar todos en la furgo. Los niños se amontonan atrás, nosotros nos acoplamos como podemos e iniciamos el viaje al hotel. De camino, el señor muy simpático, haciéndonos entender como podemos, cantando todos en turco (ya ves qué idea teníamos nosotros de turco, pero bueno), admirados de su amabilidad. Hasta que llegamos al hotel y de repente nos pide una cifra desorbitada por habernos llevado. Nosotros que pensábamos que nos estaba llevando porque era muy amable, y de eso nada de nada. Había visto la ocasión de hacer negocio engañando a un grupito de turistas y no se lo había pensado dos veces. Como afortunadamente, para entonces ya sabíamos cuanto era aproximadamente lo que se podía pagar en taxi por el trayecto que habíamos hecho, fue la cantidad que le dimos, y él todo ofendido echándonos todos los juramentos que le venían a la boca. A saber qué nos habría llamado. Allí se quedó el hombre hecho un energúmeno, y nosotros con la lección aprendida.

Etiquetas: Turquía, Estambul, Falsos samaritanos, Transporte.

Los timos de hoy se cierran con Luis (@xixerone) autor del blog Las aventuras del Cicerone que nos traslada hasta la localidad de Jaipur, una de las ciudades indias en la que los buscavidas,  golfos y estafadores abundan; y además son muy pesados. 

El timo de la compra venta de joyas es muy habitual en India. Xixerone lo explica perfectamente en el post: Mi aventura en India: el día que casi me timan en el que ya comenta el prolegómeno de otro timo: El del monumento o museo cerrado. Merece la pena leerlo.

Etiquetas: India, Jaipur, estafas, compras, tipos a evitar.

Feliz fin de semana y espero vuestros timos. A la izquierda arriba hay un banner que os explica como. Gracias.

9 comentarios:

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: me he vuelto a reír con esto de los timos; no sé como te las apañas pero siempre tienes ideas para sorprendernos. Me gustaría que también alguien contase algún timo que haya tenido en España, que también los habrá sin ser extranjeros. Un abrazo

xixerone dijo...

Gracias por la mención. La India es definitivamente una de las capitales del timo, pero deja correr al resto de Asia y Sudamérica!

Gracias por la mención!

Myriam dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Katy dijo...

Me siento muy afortunada pese haber viajado tanto nunca me han timado. Pero como esto no puede ser, seguro que no me enterado.
Un buen post para andar con los ojos bien abiertos. Un buen timo puede amargarte todo un viaje.
Y leo ahora a Rafa, y si que nos timron a mi y a mi madre recién llegadas a España el taxi que nos trajo a Madrid, que nos debió de traer desde Galicia por las vueltas que nos dio y el elevado precio que pagamos. Pero creo que estaba de moda por aquel entonces este timo.
Bss

JLMON dijo...

JA-JA
Alguno me ha tocado...
Al final, los timillos, no los timazos, también son la pimienta de un viaje.
Cuidate

MTTJ dijo...

Recientemente en Camboya y justo al llegar al aeropuerto de Phnom Penh. Un policía nos pide el pasaporte para los trámites del visado y los correspondientes 25$. Cuando nos devuelven el pasaporte, leo en el visado "Fee 20 US". Pido explicaciones y sin rechistar nos devuelven los 5USx2. Hay un visado de negocios que sí cuesta 25$ pero no era nuestro caso.
En muchos países, la policía es de lo más corrupto que hay y cuando pueden te engañan con todo el descaro del mundo.

Otro timo: En Egipto hace 25 años (de luna de miel, jejej). Era la primera vez que salíamos de Europa y por las caras de pipiolos se nos debía ver de lejos que éramos presa fácil. En la plaza Tahir de El Cairo cogimos un taxi para que nos llevara a una oficina bancaria cuya dirección le enseñamos escrita en un papelito que nos habían anotado en el hotel. El taxista dio la vuelta a la gran plaza Tahir que nos llevó bastante tiempo por el gran atasco que había y con toda la cara dura del mundo, nos dejó en el mismo sitio donde habíamos subido. Teníamos la oficina en plenas narices y no nos habíamos dado cuenta y el tío se aprovechó de unos veinteañeros de pueblo que era la primera vez que salían de casa. Junto con los policías, los taxistas tienen también una fama que se han ganado a pulso.

Ya me irán saliendo más, porqué hemos sufrido unas cuantas. Ah! el timo del buen samaritano que habéis comentado por aquí es también uno de los más usuales.

Un post muy divertido y que puede ser de gran utilidad para los que nos gusta viajar.

Buen fin de semana!

Asun dijo...

Bufff... el de las gitanas adivinadoras leyéndote la mano y con la ramita de romero... Ni sé cuantas veces lo han intentado conmigo.
La que más recuerdo fue en Granada en el inicio de la cuesta que sube desde la Pza Nueva hacia La Alhambra.
A pesar de rechazar su oferta, insistían con ahínco y nos cogían la mano de tal forma que era imposible zafarse de ellas. Una vez que nos dijo prácticamente lo mismo que a Judith, nos negamos a darle un céntimo, puesto que lo había hecho en contra de nuestra voluntad. Te puedes imaginar lo qué tuvimos que oír. Menos bonitas nos llamó de todo.

Ha estado divertida esta entrada.
Gracias por la mención y por arrancarnos unas risas.

Besos

Myriam dijo...

jajajaja me vuelto a reír. Gracias por la mención. Y ahora recuerdo uno en Argentina en el que inocentemente caí como un chorlito:

Resulta que el día en cuestión iba a subirme al coche que tenía estacionado en la calle cuando una familia de cinco ( ambos padres con tres hijos de distintas edades) me interpelan con el cuento de que:
"les robaron las carteras, no tienen plata y se tienen que regresar a su casa en provincia, por tren, por los que necesitan los cinco billetes"

Yo acelerada -recién llegada al país luego de haber vivido muchos años en el exterior- miro mi cartera y no tenia efectivo casi, así que les digo que como no tengo plata, los llevo en el auto a la estación de tren y que allí se las apañen.
Que algo es algo. Estos, tomados por sorpresa (hubieras visto las caras de los padres), se meten en el coche y los llevo a la estación.

Luego me enteré de que eran pedigüeños habituales del barrio, siempre con el mismo cuentito.

Un beso y muy buen fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Gracias a todos: creo que esta serie dará mucho juego. Tomo noto de los comentarios para ir incorporando a la serie.

Feliz semana

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...