martes, 31 de enero de 2012

Re aprendiendo

Recuerdo que hace años apara elaborar presupuestos, planes y estrategias consultaba frecuentemente libros de marketing y Management.  De hecho, lo sigo haciendo (por cierto, muy recomendable el de mi admirado Francisco Alcaide @falcaide “Fast Good Management”, que es inspirador, ameno y bastante certero, según mi experiencia, en sus apreciaciones.)

Sin embargo, cada vez, “tiro menos de manual” y más de lo que voy tomando de allí o de allá. Con esto no quiero decir que rechace estos libros o que no tengan utilidad, sino que antes, a la hora de gestionar, los consideraba casi como “biblias”, o guías perfectas para acertar y/o evitar el fracaso lo cual, teóricamente, minimizaba el riesgo pero no garantizaba el éxito en absoluto: incluso siguiendo la receta al pie de la letra, en ocasiones, esos sabios consejos no funcionaban; y lo que es peor, no dejaban en mí una satisfacción personal sino más bien, la sensación de haber hecho, quizás, un trabajo aseadito pero no suficiente; una especie de copia y pega del que no se está orgulloso ni se disfruta: cuando caigo en el mismo error, no me siento bien.

Antes aprendía sin pensar, ahora procuro pensar y reflexionar sobre lo aprendido. Ese matiz, que parece pequeño, me ha abierto nuevas posibilidades, nuevas preguntas y nuevos problemas que, o son oportunidades como unos dicen o que hay que resolver de forma diferente porque lo que ayer fue útil hoy no es aplicable como bien suele apuntar José Luis Montero (@jlmon53), uno de mis maestros, cuyas reflexiones son bastante reveladoras, además de brillantes como podéis leer en el post “No queda otra” publicado hace algunos días.

Re aprender no es olvidar: es rehacer, ampliar, mezclar, conocer, observar, sentir, retroalimentarse, buscar… pero sobre todo crecer. 

Como además el aprendizaje debería ser continuo e ilimitado y no responder exclusivamente a planes educativos, modas, tendencias , las fuentes de conocimiento o inspiración deben, a su vez, ser ilimitadas.

Ahora cuando, cuando realizo presupuestos, planes y estrategias (posibles futuros) tomo perspectiva buscando referencias, ideas, sugerencias, ejemplos. Re aprendo con los viajes, con la música, con los alimentos y cuentos,  con la naturaleza, con el deporte..., pero con lo que más re aprendo es con las personas por lo que me enseñan y por lo que son.

Re aprender es el mayor reto y aventura que la vida nos puede ofrecer. Y lo mejor de todo es que es gratis, sólo se pide la “voluntad”: eso sí, en su más amplio sentido.

Feliz día

 

8 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Amigo Fernando:
Creo que nos estamos haciendo mayores :)
Un abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: supongo que tu idea no tiene mucho que ver con recordar, porque mira que se olvidan las cosas; siempre hay que ir dando vueltas hacia atrás.Quizás de lo que se trata es de aprender de nuestros propios errores. Me ha gustado la sutileza.Un abrazo.

MaS dijo...

Querido Fernando,
tal vez es que nos creimos que sólo podíamos o debíamos beber de una fuente...
Fijate, de un tiempo a esta parte, me pregunto muy amenudo, ¿qué estoy aprendiendo de alguien y con alguien, pese a que ella no esté tratando de enseñármelo voluntariamente?
Nos queda tanto que Re aprender!!
un beso, M.

JLMON dijo...

Hola Fernando
Primero, gracias por la mención y no, de maestro, poco o nada, acompañante en esta aventura de aprender en común...
Hace tiempo que no uso la palabra MAESTRO o PROFESOR, me produce urticaria...está fuera de lugar y alude a un proceso expositivo, yo te explico, tu aprendes...
Para mi el acto educativo es doble:
Aprendemos para enseñar y enseñamos para aprender.
Sin esta premisa, difícil que avancemos...
Seguir la teoría (de otros) no es malo, pero siempre hagas un mix con tu praxis que, al fin y al cabo, es la experiencia, TU experiencia vital.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

@JavierRodríguez. Quizá si, un poco, pero no tanto je je. Un abrazo

@Rafa Bartolomé - Ten en cuenta Rafa que olvidamos casi todo rapidamente, lo cual no es un problema. Por supuesto que se trata de aprender de lso errores y, al menos tener la posibilidad de cometer otros o tenerenfoques diferentes. Un abrazo

@MaS - Así es. cuando se bebe de diferentes fuentes el agua siempre es más rica. La sensación que tienes, también la tengo yo, Confieso que me gusta tener esa posibilidad de ser enseñado quizá sin que el ensañante y el aprendiz seamos conscientes de ello.
Un beso de martes

@JLMON - gracias de nada y disculpa si te he llamado maestro, no seré yo quien quiera provocarte urticaria je je.

Me gusta lo que apuntas de la dobel vertiente educativa y así la entiendo, al igual que es necesario hacer un mix con la praxis propia. Eso es un poco lo que quería transmitir, que no hay un único camino de aprendizaje o que éste es la suma de muchas cosas abiertas.
Un abrazo

Myriam dijo...

Cierto.

Es muy importante que podamos salir de los moldes o recetas prefijadas y demos paso a la experiencia, innovación y creatividad.

En tiempos cambiantes, la creatividad es un valor en alza.

Un abrazo

MTTJ dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Sólo se necesita voluntad para aprender o re aprender de tantas y tantas cosas que nos rodean, y evidentemente también de las personas.
Por cierto, ¿no te has planteado la idea de que quizás podrías escribir tú un manual?

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:

Gracias por la visita. Ja ja, No, no me planteo nada de eso: cada uno debe tener su propio manual.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...