jueves, 19 de enero de 2012

¡Qué daño ha hecho el photoshop!

Sin duda se trata de un gran programa, pero ¡qué daño está haciendo! Gracias a su funcionalidad podemos tunear cualquier imagen, un retoque aquí, un poco de brillo allá, un recorté acullá y Quasimodo por arte de píxel se convierte en el príncipe de Beckelar. 

Gracias al programita, a unos les da por quitarse kilos, ponerse músculos o el pelo a lo Jackson Five; a otras por eliminar arrugas, ponerse tetas o cambiarse la nariz: a todos por crear una imagen irreal.

Se puede argumentar que el maquillaje ha existido siempre, que desde la antigüedad está presente en nuestras vidas y que, en definitiva, esto del retoque no es más que el resultado de querer agradar la vista sin tener que desembolsar un pastón por ello. Sin embargo, está haciendo mucho daño: una cosa es hacer ligeros retoques y otra cosa muy distinta que al retocado o retocada además de quitarle unos cuantos años, lo queramos convertir en modelo y ejemplo para los demás. En este sentido, se nos ha ido la mano y nos hemos pasado varios pueblos al confundir imagen con personalidad.

La especie humana es emuladora por naturaleza, bien por aprendizaje o por necesidad de pertenencia y/o aceptación. Ni es malo ni bueno: es lo que hay. Lo realmente preocupante es que esa naturaleza emuladora se circunscriba la mayoría de las veces al exterior, a lo superficial de los demás y no al interior, de tal manera que despreciamos lo que en apariencia no es perfecto o no sigue los patrones de belleza del momento. Esto pasa mucho con la fruta y otros alimentos: aspecto genial, sabor garrafal.

Muchas de las imágenes de personas que vemos a diario en Internet, revistas, o en publicidad han sido modificadas para “vendernos” una imagen ideal del triunfo, del éxito o la felicidad. Luego pasa lo que pasa, que el personal pone sus esfuerzos en parecerse a ese ideal, a esa superficialidad queriendo emular por ejemplo, esa imagen de delgadez antinatural, esas proporciones griegas que no tiene ni el 1% de la población mundial, esa perenne juventud… y el resultado acostumbra a ser patético: se crea el efecto contrario que se persiguió, provocando más frustración e infelicidad y, si me apuráis, crisis de identidad. 

Eso, si no llega a mayores con enfermedades como la anorexia, profundas depresiones e incluso el suicidio. El pasarse de rosca origina la enfermedad.

Complicado, frenarlo. Políticos, famosos, modelos y fauna varia solicitan, aprueban y bendicen o exigen su paso por el photoshop. Se rinden a el por unos votos, un aplauso, un braguetazo o unos momentos de gloria.

El resto del personal nos acostumbramos a verlos tuneados o súperdecorados y por repetición se llega a creer que la gran mayoría tiene o tenemos un problema serio de carrocería debido a nuestro gusto por comparar y juzgar de vista miope lo que nos rodea.

Se confunde imagen con personalidad, cuerpo con alma y ésta, es imposible de moldearla con el photoshop.

Feliz fin de semana
  
PD - Mecano, con esta canción y esa moda, también hizo mucho daño. 

  

9 comentarios:

Fernando dijo...

Gran post, Fernando, y aunque el título pueda parecer que introduce un texto humorístico, debo decirte que he encontrado mucha chicha en el mismo. El problema, bajo mi punto de vista, es que vivimos en una sociedad en la que es más importante aparentar que ser. Tal vez sea porque nos queremos a nosotros mismos menos de lo que debiéramos.

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Muchas gracias Fernando. Totalmente de acuerdo con lo que apuntas de las apariencias y lo poco que nos queremos. Por eso nos refugiamos en la superficialidad que nos iguala y disimula.
Un fuerte abrazo

Myriam dijo...

Estoy muy de acuerdo con lo que planteas, Fernando.

Personalmente detesto el photoshop y todo ese maquillaje de mentira que como muy bien dices, puede llevar a enfermedades como la anorexia y otras, aún cuando no sea única causa, contribuye en gran medida.

Me gusto lo que dices con respecto a las fotos de alimentos que se ven geniales y saben garrafales.

Muy buen fin de semana, Fernando. Un abrazo

MTTJ dijo...

Considero que el photoshop aplicado con moderación es una buena herramienta, el problema viene cuando se modifica tanto la imagen que lo que muestra es un engaño. Lo único que me reconforta es que los personajes de cuerpos perfectos y rostros impecables también tendrán espejos en sus casas que, igual que sucede en el cuento de Blancanieves, les devuelve la imagen real como al resto de los mortales. El espejo no engaña ... de momento, porqué no me extrañaría que se inventaran algún artilugio para espejos que pudiera mejorar la imagen que devuelven.

Buen fin de semana

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: buen post. En casa lo llamamos llanamente potochop. El invento, como todos, bien aplicado sería correcto (yo lo utilizo únicamente para limpiar las fotos que me interesan). Creo que no hay cosa más tonta que pretender ser lo que uno no es, porque además es imposible. La gente que actúa de esta forma creo que es muy falsa y que en el pecado lleva la penitencia, puesto que la realidad les hará caerse del burro todos los días. Un abrazo

Katy dijo...

Genial y no camb iaría ni una tilde. Me parezco a Sto. Tomás. Si no lo veo no lo creo. Esas piernas tan largas, esas caras lisas a los 60, todo es mentira. Por eso no retoco mis fotos. Salen tal cual.
El maquillaje puede disimular un grano pero lo estás viendo. Solo hay que ver las actrices de antaño, y las de ahora que todas parecen barbie por lo retoques de cirugía y encima photoshop.
Yo como Manolo Escobar: Con la cara lavada que guapa estas...
Bss

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

En realidad todo lo nuevo es bueno y es malo, dependiendo del uso que se haga. Por ejemplo, la pólvora...
El eterno interrogante es... ¿qué vamos a hacer con esto...?
Y como siempre aparecen en primera línea el sector militar y el "rosa". Y lo que quede para la gente seria.
Opino.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Estupendo Fernando!
Conozco unas cuantas "victimas" del programita y, en consecuencia, adict@s... Al final, es como el caballo...
¡Si no eres capaz de reconocerte como pretendes ser feliz contigo mismo!
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

@Myriam - El photoshop no es malo en sí, es su utilización (en lo referente a personas) lo que puede hacer daño y llevar a enferemedades y problemas.
Un beso.

@MTTJ - Con moderación o fines artísticos es muy útil. Lo malo no es que se modifique la imagen de una persona, sino que está imagen se convierta en modelo a seguir cuando no es real, Eso es lo que yo veo peligroso.
Feliz semana

@Rafabartolomé - Esa es la cuestión, que aplicado a personas puede hacer que éstas quieran o crean ser otras personas.
Un abrazo

@Katy - Ese es el problema, que todo está retocado y la gente tiende a retocarse. Hoy leia un artículo sobre el daño que están haciendo los implantes de silicona no adecuada. Las mujeres estaban muy asustadas y su salud en serio peligro.
feliz semana

@Javier Rodriguez- Ahí le has dado, depnde de como se utilice. por ejemplo si es para crear efectos o limpiar como apuntaba Rafa bien, si es para crear irrealidades...ya cumple otra función.
Un abrazo

@JLMON - Eso es lo malo, que una adicción lleva a otra que puede ser más peligrosa.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...