lunes, 16 de enero de 2012

De vivir en la zona de comodidad a estar cómodo media un abismo


Desierto de Wadi Rum - Jordania 

El otro día Paz Garde (@pazgarde), autora del blog Coaching para jóvenes publicaba Reciclando creencias, un interesante post sobre la necesidad de ver las cosas con una perspectiva distinta – desaprendiendo lo llamaba- con el objetivo de que nuestro enfoque vital mejorase o, al menos, estuviese más equilibrado con lo que somos o con las circunstancias en las que nos movemos. 

Para explicarlo, utilizaba cinco contenedores en el que se depositaban etiquetas, ideas preconcebidas, desanimo, pensamiento negativo, creencias y palabras que, posiblemente, nos estén impidiendo transitar por la vida de una forma confortable, que no es lo mismo que vivir en una zona confortable.

La tarea es complicada, más de lo que pensamos.  Todo, o casi todo lo que nos rodea, suele conspirar para que no arrojemos cosas a los contenedores; para que sigamos con las creencias que nos van imponiendo por activa y por pasiva, de frente o, con premeditación y alevosía.

Puede ser la familia, pueden ser los amigos, los conocidos; los medios de comunicación, tropa varia; incluso, aquellos a los que seguimos en las redes o en los blogs. Todos, de alguna manera, van influyendo, aconsejando o sentando cátedra sobre cómo deberíamos funcionar o que deberíamos hacer.

Vivimos en un mundo híperconectado que nos permite relacionarlos, adquirir conocimiento, compartirlo y transformarlo. Sin embargo, esa transformación rara vez se convierte en algo útil, debido, entre otras razones,  a la velocidad que nos movemos, a “la urgencia” que nos hemos impuesto que acrecienta nuestra mediocridad,  y a la poca interiorización y reflexión sobre los inputs recibidos: ni tenemos tiempo ni trabajamos para que maduren. Siempre surgirá algo que anule lo anterior.

Nos hablamos y nos escuchamos poco: Es más fácil seguir una nueva tendencia, “comprar” conceptos que suenan bien, que preguntarnos y enfrentarnos a nosotros mismos; decir lo que hay que hacer, pero tener una excusa para no postergar o no saberlo hacer; o (y esto lo hacemos mucho) ver la paja en el ojo ajeno, pero no la viga en el propio.

Se publican directrices (reglas) que debemos seguir para cambiar, protocolos para una nueva era que, aparentemente, son más universales, pero que en el fondo persiguen el dominio de nuevas élites, que crean nuevas zonas de comodidad de las que nunca saldrán mientras puedan “convencer” o ejercer determinada influencia sobre unas “tribus” que ya no viven en poblados sino que se parecen cada día más a una red piramidal.

Hoy esta de moda lo de cambiar, olvidar el sentido común, arriesgarse, nuevas reglas, perseguir sueños, innovación, creatividad,  y un montón de cosas más, que suenan muy bien en un twitt o en un post pero que exigen un primer paso fundamental que no es otro que conocerse a si mismo, enfrentándonos a lo que somos, y no a lo que nos gustaría ser o nos dicen que tenemos que ser.

Intentar ser uno mismo tiene un precio. Por eso me ha parecido muy inspirador el post de Paz, porque si realmente queremos reciclar, debemos invertir tiempo en ello. Seguramente nos cueste despojarnos de algunas cosas, pero seguramente pasaremos de vivir en una zona de comodidad a sentirnos cómodos y satisfechos con nosotros, independientemente de la zona en la que nos encontremos.

Y esto, como siempre, es una sugerencia, no un consejo, que bastante tengo yo con mi propio reciclaje, que ya hace tiempo procuro cambiar yo y no querer cambiar a las personas: prefiero entenderlas.

Feliz día 



11 comentarios:

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: tu post hace pensar en más allá de lo cotidiano. Sí creo que es la velocidad con la que hacemos las cosas, empujadas por el mundo que nos rodea, la que no nos hace recapacitar la mayoría de las veces. Necesitaríamos una buena dosis de interioridad, de conocernos mejor como dices.Me ha gustado mucho. Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Sí señor. Nos calientan tanto la cabeza con tanto consejo y autoayuda, que ya no sabemos ni qué hacer, lo que es una perfecta excusa para no hacer nada.
Un abrazo.

Katy dijo...

"Intentar ser uno mismo tiene un precio" Es cierto. Pero creo que si te lo propones como una de las metas de la vida y trabajas en ello se consigue perfectamente. Es un entrenamiento que al final como los corredores de fondo queda incorporado a tu día a día.
Se impone una parada de vez en cuando y una revisión para sacar al menos "Un progresa adecuadamente"
Una buena reflexión en tu post de Hoy. He estado en el WadiRum de Jordania.
Bss

Asun dijo...

Pues con tu permiso y el de Paz, me llevo un trocito de esos contenedores, que especialmente alguno me servirá de gran ayuda.

Besos

Paz Garde dijo...

Fernando, muchas gracias.
Me gusta mucho tu post y me encanta que el mio haya servido para que reflexionemos juntos.
Yo también hace tiempo que procuro cambiar en dirección a ser cada vez más YO MISMA, buscando mi mejor versión, tratando de vivir en ese equilibrio la que me hace sentirme BIEN.
Feliz día del reciclaje.
Por cierto Asun, mis contenedores son tus contenedores :)

Myriam dijo...

Me gusta esa idea tuya de estar en continuo "reciclaje" y de querer entender a las personas y no cambiarlas.

LO de arrojar a la basura lo que no nos sirve, siempre viene bien para sentirnos más cómodos con nosotros mismos.

Besos

Fernando López Fernández dijo...

@Rafabartolomé - Y además esfuerzo. A menudo no nos queremos conocer. Un abrazo.

@JavierRodríguez - Si pasa un poco eso estamos sobre saturados de teoria y poco de práctica. Un abrazo

@Katy - Así es , de vez en cuando hay, como dice a emnudo Rafa, quedar con uno mismo. Lo malo que nos liamos. ¿verdad que es una chulada wadi rum?
Besos.

@Asun - Ya sabes que aquí hay barra libre y a Paz no le molestará. La verdad es que si profundizamos nos daremos cuenta que necesitamos pasar nuestra propia ITV. Besos

@PazGarde Gracias a ti. Además de ameno tu post es sencilllo y profundo a la vez. Nos lleva a buscar, como dices, la mejor versión de nosotros mismos. O al menos, la más real. Un abrazoy gracias de nuevo.

@Myriam - En realidad la idea de Paz, yo de alguna manera lo único que he hecho ha sido comentar su post.

Besos

Fernando dijo...

Extraordinario, Fernando, me ha encantado el post. Y suscribo la frase de que ser uno mismo siempre tiene un precio.

Y totalmente de acuerdo también contigo en la necesidad de invertir tiempo en un mismo, coger algo de distancia con nuestro día a día, para reflexionar y ver las cosas con claridad.

Un fuerte abrazo

Asun dijo...

Muchas gracias PAZ. Como ya dije ayer, me llevo un trocito de cada uno de ellos :-)

Un abrazo

JLMON dijo...

UN post excelente Fernando!
Me ha gustado lo de comprar conceptos y, en consecuencia, poco a poco tender a usar y tirar...
Lo de la Innovación, por lo que me toca, es cierto, pero ya sabes mi opinión..."esa innovación"
El problema de la Innovación es que resulta muy fácil hablar de ella, pero terriblemente difícil ponerse a ella.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

@Fernando - Muchas gracias por el comentario y la visita. Tu lo comentas a menudo, tomar distancia con nuestro día a día es necesario. De no ser así, estamos encerrados sin posibilidad de salir.
Un abrazo

@JLMON - Gracias José Luis. En el tema de la innovación, estoy de acuerdo contigo y nos cuesta cruzar la frontera, aunque sean tiempos para.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...