viernes, 7 de octubre de 2011

Recordando algunas historias publicadas en viernes


Última entrega. Han sido cinco de historias para reflexionar y pensar. Aquellos que no las conocíais espero que las hayáis disfrutado. 

Feliz fin de semana

Angkor - Camboya 
El rey había entrado en un estado de honda reflexión durante los últimos días. Estaba pensativo y ausente. Se hacía muchas preguntas, entre otras por qué los seres humanos no eran mejores. Sin poder resolver este último interrogante, pidió que trajeran a su presencia a un ermitaño que moraba en un bosque cercano y que llevaba años dedicado a la meditación, habiendo cobrado fama de sabio y ecuánime.

Sólo porque se lo exigieron, el eremita abandonó la inmensa paz del bosque.

-Señor, ¿qué deseas de mí? -preguntó ante el meditabundo monarca.

-He oído hablar mucho de ti -dijo el rey-. Sé que apenas hablas, que no gustas de honores ni placeres, que no haces diferencia entre un trozo de oro y uno de arcilla, pero todos dicen que eres un sabio.

-La gente dice, señor -repuso indiferente el ermitaño.

-A propósito de la gente quiero preguntarte -dijo el monarca-. ¿Cómo lograr que la gente sea mejor?

-Puedo decirte, señor -repuso el ermitaño-, que las leyes por sí mismas no bastan, en absoluto, para hacer mejor a la gente. El ser humano tiene que cultivar ciertas actitudes y practicar ciertos métodos para alcanzar la verdad de orden superior y la clara comprensión. Esa verdad de orden superior tiene, desde luego, muy poco que ver con la verdad ordinaria.

El rey se quedó dubitativo. Luego reaccionó para replicar:

-De lo que no hay duda, ermitaño, es de que yo, al menos, puedo lograr que la gente diga la verdad; al menos puedo conseguir que sean veraces. El eremita sonrió levemente, pero nada dijo. Guardó un noble silencio.

El rey decidió establecer un patíbulo en el puente que servía de acceso a la ciudad. Un escuadrón a las órdenes de un capitán revisaba a todo aquel que entraba a la ciudad. Se hizo público lo siguiente: “Toda persona que quiera entrar en la ciudad será previamente interrogada. Si dice la verdad, podrá entrar. Si miente, será conducida al patíbulo y ahorcada”.

 Amanecía. El ermitaño, tras meditar toda la noche, se puso en marcha hacia la ciudad. Su amado bosque quedaba a sus espaldas. Caminaba con lentitud. Avanzó hacia el puente. El capitán se interpuso en su camino y le preguntó:

-¿Adónde vas?

-Voy camino de la horca para que podáis ahorcarme -repuso sereno el eremita.
 
El capitán aseveró: -No lo creo.

 -Pues bien, capitán, si he mentido, ahórcame.

 -Pero si te ahorcamos por haber mentido -repuso el capitán-, habremos convertido en cierto lo que has dicho y, en ese caso, no te habremos ahorcado por mentir, sino por decir la verdad.

-Así es -afirmó el ermitaño-.

Ahora usted sabe lo que es la verdad... ¡Su verdad!


Konya - Turquía 

Se como el río en generosidad y ayuda.

Se como el sol en ternura y misericordia.

Se como la noche cubriendo los defectos de los otros.

Se como un muerto en cólera e irritabilidad.

Se como la tierra en humildad y modestia.

Se como el mar en tolerancia.

Se visto como eres o, se como eres visto.


Un barquero, al que un joven le había hecho un favor, le regaló a éste un pez de cristal. El muchacho lo perdió, y, en su desesperación por haber perdido un objeto tan raro y valioso, montó en cólera al ver a otro hombre que llevaba alrededor del cuello un cordón del que colgaba un pez de cristal.

El joven llevó al hombre a los tribunales y logró que le condenasen por robo. En el último momento, cuando se preguntó a éste si tenía algo que declarar antes de ser conducido a la cárcel, el hombre dijo:

- Preguntad a cualquier barquero de este país: todos nosotros tenemos el mismo emblema, y el mío es de mi propiedad. No le pertenece a este joven. Yo tengo dos ojos y también una boca, ¡pero tampoco son suyos!

-¿Por qué no lo has declarado antes? -, preguntó el magistrado al barquero.

- Porque tiene más merito para toda la humanidad cuando la verdad llega por el ejercicio del sentido común por todas las partes desde el principio, que si una de ellas tiene que probar algo para lo que, después de todo, tal vez no tenga pruebas.

- Sin embargo, todos tenemos que aprender- , señaló el juez.

-Desgraciadamente- , dijo el hombre. Si se considera que aprender depende de la elaboración de pruebas, sólo tendremos la mitad del conocimiento, y seguramente nos encontraremos perdidos.

8 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

¿Verdad?... ¿mentira?... Demasiados poseedores de la verdad. De su verdad.
Un abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: la verdad no tiene remedio dice Serrat en una canción.
Una anécdota: "En cierta ocasión ´la guardia civil me indicó parase el coche en la propia carretera pues había una carrera ciclista de estas locales. Llevaba un buen rato esperando cuando me atreví a preguntar al g.c. ¿Sabe usted si tardarán mucho en pasar? El hombre me contestó dudando...si le digo la verdad le mentiría". Un abrazo

MTTJ dijo...

Me gusta la foto de Angkor. Si todo va bien, el mes que viene nos vamos para allá y por fin podré ver esta maravilla!
Un abrazo y buen fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Así es hay mucho vendedor de verdades, pero de otros...un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Ja ja qué buena anécota Rafa, me la guardo.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:

Lo pasareis genial, Yo he estado dos veces y es un sitio de esos que nunca te cansas. Si necesitas cualquier info y te puedo ayudar no dudes en pedírmela.

Un abrazo y feliz fin de

Asun dijo...

Todo es verdadero y falso al mismo tiempo, en función de quien sea quien escucha.

Feliz fin de semana.

Besos

Katy dijo...

Llegué renqueando con una tendinitis pero llegué que es lo importante. Recordaba alguno de us post otras no. Buen rescate para los sentidos.
"Se visto como eres o, se como eres visto".
Me he quedado pensando en la frese y la opción que me agrada es la primera. Ser uno mismo, y mostrarse tal cual, porque la segunda parte puede condicionar de alguna manera nuestra forma de ser. Al final no sabes como eres.
Esto se llama rizar el rizo:)
Bss y buen finde

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...