lunes, 17 de octubre de 2011

Cosas a mejorar en muchos hoteles: los extras que son atracos


Cuarta entrega de la serie “Cosas a mejorar en muchos hoteles”. Si en el primer post hablamos de los desayunos buffet, en el segundo de los hoteles bajo mínimos y en el tercero sobre publicidad e información, hoy lo vamos a hacer sobre “los extras” que desde mi punto de vista o no se deberían cobrar, o si se hace, el precio o tarifa debería ser razonable y no abusiva como ocurre aún en muchos hoteles.

Como del desayuno ya hablamos y no es cuestión de ensañarnos con ello, hablaré de otros servicios que, a mi particularmente, me parece que se sobran un poco cuando establecen las tarifas. Quiero aclarar que no estoy en contra de que los cobren (que algunos deberían estar ya incluidos en el precio de la habitación) sino de que las tarifas sean más razonables y no un verdadero atraco. También que esto no ocurre en todos los hoteles y que otros que lo cobran realmente vale lo que ofrecen, pero la tónica general es metértela doblada para mejorar la cuenta de la explotación.

Wi Fi o conexión a Internet de pago. Aquí coincido en gran medida con @xixerone que escribió sobre ello en el post “5 cosas que odio de los hoteles de cinco estrellas”. El problema ya no es que te cobren (que en el teléfono también se pegan una pasada) sino la cantidad que te piden por una hora o una tarifa de 24 horas. Cobrar 10€ por hora o 25€ por un día es desproporcionado.

Por ejemplo, uno está trabajando y elige un hotel porque puede conectarse con la oficina, retocar una propuesta, recibir información, enviarla etcétera y se encuentra con la desagradable sorpresa de que la Wi Fi gratuita sólo se puede disfrutar en las zonas comunes (se les olvido ese pequeño detalle al informar en la web o folleto). Si uno desea conectarse desde la habitación ha de pasar por caja y hacerlo desde el lobby y a deshoras no es muy operativo. De madrugada ya, un sinsentido. Pone de muy mala leche.

Otro de los servicios en el que se pasan tres pueblos es en el de lavandería. La tengan o no en el hotel, los precios son desorbitados.  No es normal que por lavar unos calzoncillos te cobren tres euros, dos y pico por los calcetines, doce  por un pantalón, seis por la camisa y cuatro por una camiseta. Eso si, sin plancha, metiendo recargo por horarios, fines de semana y teniendo que dejar la bolsa como la de la basura, a una hora determinada para que la recojan. Por cierto, la gran mayoría, declina cualquier responsabilidad si se cargan las prendas.

Encargas unas flores y parece que has comprado el jardín botánico, metes el coche en el parking y la factura puede parecer la del taller si lo dejas más de un día, llamas al servicio de habitaciones, pides un puñetero Club Sándwich que te es traído con patatas congeladas y un tomate partido en dos y la cuenta se acerca a la de cualquier restaurante de dos tenedores, una botella de agua enana del minibar y el precio es de maxibar. Y como estos ejemplos muchos más: fotocopias, tomar un taxi en el hotel, el gimnasio…

Es posible que algún hotelero no esté de acuerdo con el planteamiento que hago y seguramente más de uno me dirá que no tengo ni zorra idea de lo que hablo argumentando que son tarifas muy razonables las que se aplican. Puede que tengan razón, pero les recuerdo que soy un cliente que no busco que me fidelicen con una tarjeta ni que me regalen una copa de cava de siete a ocho en el bar (que ahora todos se llaman loungue bar) ni me cuenten memeces. Simplemente quiero un servicio (personas) adecuado y un servicio (producto) a un precio razonable. Si no es así, seguramente no me vuelvan a ver el pelo. Es decir, pueden tener un cliente que ha tenido una buena experiencia y la comentará o un ex cliente que nunca les recomendará.

Cada vez funciona menos el pan para hoy y hambre para mañana. Pero claro, no soy yo quien para decir a otros como gestionar su negocio.

Feliz martes


11 comentarios:

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: no he podido evitarlo, me he reído. ¡Estás cabreado, se nota! Pero que razón tienes, sobre todo en las comunicaciones. ¡Pero si vas a los lugares en donde sitúan un mísero ordenador y siempre está rodeado de niños jugando a los muñequitos! A mí una vez, creo haberlo contado, me querían hacer firmar una hoja por la que no podía reclamar la no existencia de aire acondicionado por avería. Les dije que lo lógico es que me bajasen el precio de la habitación y se quedaron mirándome extrañados. Un abrazo

Fernando dijo...

Fernando, ¡cuánta razón tienes! Ahí te apunto yo algunas cosas que también me rebotan (la mayoría ya las has comentado):

Internet: Coincido contigo. Pero es que incluso a menudo la conexión no es buena.

Gimnasio: En Barcelona me cobraron un plus por utilizarlo. Era Alimentaria y las tarifas ya estaban hinchadas. Me pareció lamentable.

Minibar: No sólo es que el precio esté por las nubes, es que me han intentado cobrar sin haberlo usado una decena de veces por lo menos.

Coomo apuntas, cosas a mejorar

Un abrazo!

Katy dijo...

Jajaj he disfrutado de tu post. Has dado en clavo. Lo que no entra en el dormir, buffet (a veces es un café con un trozo de pan) más vale no pedirlo. La lavandería como dicers carísima en todos.
Y lo de la conexión a Internet (que no la uso) si la tienes en a habitación tienes que pagar y bastante. Ya se sabe estos estabecimientos estan para ganar pelas. Pero ciero que todo es mejorable. Del minibar y del teléfono mejor no hablar.
Bss

xixerone dijo...

Gracias por la mención. Tienes razón en lo que dices, hay veces que los extras son un verdadero atraco!

Saludos :)

JLMON dijo...

No he parado de sonreirme mientras te leía y es que lo de los hoteles me pone tanto o más que lo de los aviones, ya sabes, cuitas de "viajero accidental".
OK en todo, no se qué más decir chico, has cubierto todo el repertorio. El otro día pedí unos chipirones en su tinta al "servicio de robo a habitaciones" y me trajeron ochocientos kilos de patatas fritas, cien de arroz ¡puaggg! y un chipi que había caido allí por casualidad.
Cuidate

Asun dijo...

Estoy totalmente de acuerdo contigo, Fernando.
Si en la publicidad no han puesto que la wi-fi es sólo gratuita en zonas comunes no deberían cobrártela luego, y menos a esos precios.

Y de la lavandería, qué quieres que te diga... Que con esos precios, casi te puedes comprar ropa nueva.

Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Estoy con Fernando. A mi también han intentado cobrarme el minibar un montón de veces, sin haberlo usado. Eso queda muy feo, porque además te miran como si fueses un ladronzuelo del tres al cuarto.
Estupendo resumen el de hoy.
Un abrazo.

Minipunk dijo...

Lo de los wifis es increible, y, para colmo, te armas de paciencia, decides pagar, pero luego no sirve para nada, se cuelga o va lentiiiiiiiisimo.

MTTJ dijo...

Me encantan estos post y con este especialmente, también me he reído un montón como alguien que comenta por aquí. De todas formas, creo que estos precios abusivos en los extras se cobran especialmente en hoteles de negocios, por llamarlo de alguna manera. Hasta hace poco la mayoría de empresas no reparaban en gastos y ahí todo el mundo sacó tajada.
Por trabajo viajo poco y cuando estoy de vacaciones intento buscar lugares como los que tú comentas, con un buen servicio y amabilidad. No necesito que me hagan la pelota ni chorradas varias que no sirven para nada.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

@rafabartolomé

Que voy a estar cabreado Rafa, lo que pasa que clama al cielo. Es como lo que cuentas del aire acondicionado, poca cintura. Un abrazo

@Fernando - lo del gimnasio tiene delito, pero lo del minibar es de juzgado de guardia. Cuando te preguntan si has consumido algo te da la sensación de que eres un sospechoso o que tienes cara de haberte bebido hasta los botellines de cognag.
Un abrazo

@Katy - Por supuesto que un hotel está para ganar dinero, pero el negocio no se puede hacer con los extras sino con los servicios habituales.
Un beso y que bayas mejorando

@Xixerone

Gracias a ti Luis por la inspiración. Así es , ladornes de guante blanco. Un abrazo

@JLMON

Que te voy a contar a ti José Luis. Lo malo es que no cambian, no, auqnue tengo la esperanza de que un día lo hagan. Un abrazo

@Asun
Hola Asun, olvidn esos pequeños detalles y luego ya no tiene remedio.Un beso

@Minipunk - Tienes toda la razón. Lo de la velocidad ya es de traca. Eso si, la tarifa la cobran bien y tu inviertes el doble de tiempo. Un saludo

@MTTJ
Hopla Maria Teresa. Si, sobre todo es en los hoteles de negocios, pero los únicos que lo hacen son ellos, los demás a apechugar, por eso, cuando puedo huyo de ellos, por las mismas razones que expresas.
¿ya te queda poco para el viaje no?
Un abrazo

Myriam dijo...

Muy cierto. Muy cierto. Ojalá los empresarios de Hotelería te lean.

UN abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...