domingo, 4 de septiembre de 2011

Lágrimas de elefante


Jaipur - Amber 

Para el domingo, un poco de Soul India. Cuando viajo, me gusta mirar más allá de lo que veo. A veces no me gusta, pero no todo debe ser perfecto. Reflexionar sobre ello es necesario. Una de las cosas que no me gusta es el uso que se hace de los animales para divertimento de turistas. Me da mucha pena.
Los domingos en India se diferencian de otros días en que hay menos tráfico y gente en las calles. A mí me pasaba una cosa muy extraña cuando viajaba en domingo: no me parecía que fuese domingo y, días que eran lunes, parecían viernes: un poco raro.
El complejo de Amber, con su fuerte y su palacio, es una verdadera joya arquitectónica. Lo malo es que lo que no han conseguido los ejércitos ni el paso del tiempo lo van a conseguir las palomas, que por miles habitan en cualquier rincón, y que día tras día agotan las piedras y desdibujan las pinturas de estas maravillas. En ocasiones, las encuentras muertas en las calles, descompuestas, inertes, vacías de sus vuelos: nadie recoge un animal muerto, por lo que uno se puede hacer una idea de la cantidad de focos de infección que hay en cualquier sitio. Tomar precauciones es necesario cuando se viaja a la India y vacunarse, y ser más cauteloso que de costumbre también. ¡Que se le pregunten a los encantadores catalanes de Pushkar¡, que pasaron cuatro días en cama y con goteo por una intoxicación; con una diarrea que debió destrozarles todos los músculos del cuerpo.
En el Palacio de Amber, los elefantes esclavizados por la mano del hombre, paseaban a los turistas por la entrada del recinto vestidos de payasos. Ellos, que fueron fieles servidores de los reyes Rajputas, temor de ejércitos invasores y símbolo de poder, se ven injustamente relegados en, muchos casos, a tareas indignas de quienes durante siglos fueron guardianes de fortalezas, templos y palacios medievales.
La desconocida amiga de Internet, en uno de sus amenos correos, me había dicho que había visto llorar a uno después de que su dueño lo golpease, aunque yo creo más bien —y visto lo visto— que las lágrimas no fueron el resultado de los golpes de una vara, sino de la añoranza de mil batallas vencidas, de cuando los elefantes tenían memoria y eran trono enjoyado, afecto de maharajás y admiración del mundo y no comparsas de circos turísticos. Verlos así me produjo una profunda tristeza.
Todos, en algún momento, hemos sido lágrimas de elefante.
 

8 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

El hambre hace ver a la vida de otra manera. En esas circunstancias un animal no deja de ser un objeto que sirve para sobrevivir.
Un abrazo.

Katy dijo...

Hola Fernando yo tampoco soporto ver a a los animales esclavizados y utilizados para ningún divertimento. Mi sentir es que todos pertenecemos al reino animal. Pero pienso también en lo que comentó Javier, que el hambre a veces obliga a esto. Sin embargo si no hay hotel no hay clientes y viceversa. El circo, los zoológicos, los acuarios...
Espero y deseo que al menos no se les trate mal.
Bss y buena semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
No te digo yo que no, pero sigue siendo my triste. ¿no te parece?
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Lo malo es que no los tratan demasiado bien. Es casi más digno verlos trabajar la tierra. Allí hay un poco de mafia.
Besos y buena semana

Myriam dijo...

Que relato mças trsite..... y sí que tienen memoria...........

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Es triste pero es asi.
besos

www.thewotme.com (The world thru my eyes) dijo...

Pues tengo que reconocer que el punto de vista que has dado ha sido el más íntimo del Palacio / Fuerte de Amber ... yo lo hice desde el punto de vista más turístico en http://thewotme.com/2013/01/fuerte-amber-una-de-las-siete-maravillas-de-la-india/ ... y ciertamente hago una pequeña mención a lo mismo, al trato a los pobres elefantes ... yo lo pasé mal, ... al ver los golpes que les propinaban ... y una gran bronca se llevó el tipo ...

Un saludo, una entrada de lujo la tuya!.

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Thewotme Son formas de contar diferentes, nada más. Como sabes me suelo salir siempre en los relatos de viajes del tema turístico y en esta ocasion fue así, pero ya me gustaria a mi, ya, tener tu capacidad de redacción y sintesis. Sin duda uno de los mejores blogs de viajes que conozco.

Un saludo y gracias por la visita

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...