lunes, 19 de septiembre de 2011

Desajustados II


Angkor - Camboya 


En mi anterior post MaS, ha hecho un comentario que reproduzco porque plantea algo muy interesante. Dice:

“Cuando una barca zozobra en la tempestad, los que van dentro tienden a agarrarse con fuerza a los lomos del navío; algunos gritan, todos tienen miedo, y el barquito de marras no cesa...dale que te dale de babor a estribor, arriba y abajo, calándote hasta las cejas y provocando la sensación de que como no cese pronto el traqueteo, todo se irá al fondo, incluidos los humanos "desajustados" que siguen dentro.
Me pregunto ¿por qué pensamos que la barca va a parar? y si el estado de incertidumbre se prolonga? y si nos vemos obligados a permanecer en la tormenta y a somatizar el vómito que nos produce?

Lo medimos todo con lo ya vivido, y ese es uno de nuestros errores. No tenemos conciencia, ni social ni individual. No emprendemos nada nuevo realmente. Queremos revivir una y otra vez sobre el mismo modelo. Queremos ir a piñón fijo y eso, sobre el agua...es prácticamente imposible. ¿Valentía o cobardía, son esas verdaderamente nuestras opciones?”

¿Valentía o cobardía? y/o también ¿generosidad o egoísmo? como he leído en el blog de Alicia Pomares (@AliciaPomares). ¡ Qué complicado!  ¿verdad?

Hoy comentaba en el post de Francisco Alcaide (@falcaide) “No es lo que dices es lo que haces” , (que es de esos post que remueven conciencias), lo siguiente:

“Cuando me he sorprendido a mi mismo en un renuncio me he avergonzado mucho de ello y, o lo he corregido, o he afrontado las consecuencias. Tendemos a fallar más que una escopeta de feria. No fallamos sólo a los demás, nos fallamos a nosotros mismos. Nuestra coherencia es limitada tanto externa como internamente. En cuanto nos descuidamos un poco "nos la trabajan". Nuestra debilidad, soberbia o miedo nos pueden llevar a la contradicción. También las circunstancias.”

Hay tres niveles para mi:
 

Equilibrio entre lo que dices y haces,
(vas bien) 

Procuras hacer lo que dices,
 (progresas adecuadamente)

Dichos y hechos están en distinta frecuencia, 
(háztelo mirar)

Luego para cambiar el modelo como apuntaba MaS y no “revivir el día de la marmota” deberíamos empezar a desarrollar nuestro propio “modelo”, a ajustar nuestras frecuencias internas y externas o si lo preferís en versión MaS, tomar conciencia social e individual.

Hay gente que prefiere hundirse, no intentarlo e incluso arrastrar a los demás antes que luchar, cambiar, sacrificarse o experimentar, porque sólo cree en su mejor ayer. Gente que se queja o pasa , que dice lo que hay que hacer pero ni lo intenta; o que está de mal humor todo el tiempo, o que para lo bueno si se apunta y para lo malo dice eso de ” yo no he sido, no es mi culpa”.

Pero tampoco hay que enfadarse por ello, el alma obra de forma diferente en cada uno de nosotros y no podemos pretender que la gente se ajuste a lo que creamos.  Hace dos años publicaba el post ¿A ti qué te mueve? El motor de nuestras vidas.  En él escribía sobre la automotivación, sobre la fuerza de voluntad, sobre el miedo, la derrota y sobre cómo más o menos llevarlo bien cuando las cosas no son como queremos.

Pero claro, muchos tienen desajustado su propio motor o directamente ni lo tienen lo que les lleva a agarrarse a la barca y pegarse cual lapa a la espera de que la tormenta escampe. 

Desajustados, ya digo.

Feliz día

14 comentarios:

MaS dijo...

Ya sabes Fernando, yo, he empezado a barrer el felpudo de la puerta de mi casa...
Insisto tambien en que una caja tiene cuatro lados, y si solamente vemos uno... nuestro cerebro es flexible, hagamos que funcione así.
un sonriente beso.
pd. glups, vaya trago ser parte integrante de tu columna!, pero ¿no estamos diciendo que debemos ser capaces de proponer, de estimular, de hacer, de generar, aunque aquí sólo sean pensamientos? pues, toda tuya.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: Quizás el problema lo esté intuyendo MAS en su comentario: "aunque aquí sean sólo pensamientos" Es difícil entender todo esto: no nos hemos preparado para ello, pero estoy de acuerdo con vosotros, hay que generar ilusión en aquello que seamos capaces: quizás una sonrisa, un estímulo, levantarse alegre por las mañanas... lo que cada uno desde su posición tenga a su alcance. Un abrazo (¡Ah, me sigue doliendo la espalda, que no todo es juerga!)

JLMON dijo...

Hola Fernando
En mi trabajo a esto que planteas le llamamos "omitir el juicio" y de fácil no tiene nada...o empiezas a entrenarte con tres años o lo llevas claro.
Cuidate

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Pues lo de la automoviación me parece fundamental. Lo único es que hay que tener una predisposición tremenda a la superación del desaliento.
Vamos, casi casi lo tienes que llevar en los genes.
Mientras tanto creo que voy progresando adecuadamente, que no es poco.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

@MaS - Es que si uno no empieza por sí mismo mal vamos. Como dices es cuestión de que el cerebro sea flexibles.
besos

Pd - Pues será un trago para ti, pero yo encantado jeje

Fernando López Fernández dijo...

Hola rafa:

Yo creo que si es fácile entenderlo, lo que ocurre es que quizá nos sea más cómodo no interiorizarlo y actuar, pequeños pasos hacen grandes cosas.

Un abrazo y que se mejore tu espalda

Fernando López Fernández dijo...

Hola josé Luis:

Si díficil es, pero no imposible. Si así fuese, apaga y vámonos.
un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola javier:

Sí, hay que ser"fuerte" y además tener predisposición. si no es complicado.

Al menos algunos intentamos progresar adecuadamente.
Un abrazo

Pedro Ojeda Escudero dijo...

a veces, además, las decisiones se toman en función de los otros... o condicionadas por ellos...
Buen tema para pensar.

Katy dijo...

Yo también estoy desajustada hoy porque tengo el ordenadore petado y he tenido que recurrir a la vecina.
El post es interesante y da que pensar. Pero yo no lo tengo tan claro. Creo que en algún momento a lo largo de la vida vamos muy bien, otras veces progresamos adecuadamente y porque nó, a veces por razones desconocidas o por miedo perdemos el norte y nos tenemos que agarrar a la barca.
No somos perfectos y la vida a cada paso nos enseña lecciones nuevas. Lo importante pienso es tener claro ese "norte", trabajar para ser coherentes, aunque siempre habrá gente que nos señale con el dedo
Bss

Myriam dijo...

En estos casos es cuando más tenemos que usar de la inteligencia lateral y de la serenidad y demás recursos internos que tengamos.

Besos desde el campo argentino

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedro:

Eso es lo malo, que no todo depende de nosotros ni podemos contar con otros. Un saludo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Es como dices, llenos de vaivenes. Controlarlos o , al menos aceptarlos y verlos como algo normal es complicado por esos desajustes que tenemos. Nos cuesta encontrar el norte. Es más somos más dados a perderlo.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Pues si, son momentos para utilizar toda la artillería. Sigue disfrutando.
Un beso

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...