lunes, 29 de agosto de 2011

Cosas a mejorar en muchos hoteles: La publicidad e información que ofrecen


Ducha Boutique hotel

Tercera entrega de esta serie. Si en la primera hablé de los desayunos buffet y en la segunda   sobre los hoteles bajo mínimos, hoy lo voy a hacer sobre la información que ofrecen al consumidor y como la muestran o la publicitan. No son todos claro, pero si muchos: desgraciadamente ocurre en todo el mundo y en todas las categorías.

Muchos, con tal de vender, se vienen arriba y cuentan unas milongas o transmiten la información de tal manera, que si te lo crees tal cual, lo más probable es que cuando llegues al hotel y veas las instalaciones y el servicio tengas la sensación de que te la han colado a base de bien. A veces te puedes ir con la maleta a otra parte y buscar otro hotel. Otras, no te queda más remedio que alojarte en un sitio que no cubrirá tus expectativas. El grado de cabreo dependerá, en gran medida, del tiempo que vayas a permanecer durante el día en el hotel, pero siempre tendrás la sensación de estar pagando un precio superior al que pagaste al realizar la reserva.

Con la primera que nos las cuelan es con las fotos. Son escasísimos los hoteles que muestran las instalaciones tal y como son. Uno ve las fotos de las habitaciones en Internet o en un folleto y luego lo hace con sus propios ojos al llegar a la habitación y flipa: la habitación ha menguado. Sí, se parece, pero no tiene nada que ver con lo publicitado. Eso, sí no han pasado la habitación por el “photoshop”, que si lo han hecho, ya cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia. Ojo, que esto no pasa sólo con las habitaciones, ocurre con el área de la piscina, el restaurante y otras zonas comunes. 

Los fotógrafos que contratan son deben ser unos fueras de serie.

En las descripciones tampoco se quedan cortos y exageran lo que no hay en los escritos. Los adjetivos que utilizan serán calificativos pero en absoluto clarificadores. Abusan del eufemismo o de las frases hechas, (remanso de paz, ambiente selecto…)

Un día de estos publicaré un post en el que nos echaremos unas risas con lo que dicen y lo que realmente quieren decir. Os ofrezco un adelanto.

Dicen: A escasos minutos de la playa
Realidad: A hacer puñetas. Quince andando y veinte en coche por eso de los atascos.

Dicen: Área recreativa
Realidad: Una mesa de ping pong y un futbolín

Dicen: Personal agradable y atento
Realidad: Personal agradable, atento, despistado y escasamente formado.

Dicen: Business Center
Realidad: Un cuartucho con un PC y una impresora…

Ahora me río, pero este verano, por ejemplo, en Yogyakarta, que estaba lleno, al menos en el rango de precios que me quería mover encontré un hotel para las siguientes noches (la primera dormí en una especie de habitación a pie de calle en otro hotel) que se anunciaba como boutique hotel, con agua caliente, WiFi, habitación deluxe,  y amenities por menos de 20$ en el centro. Hice la reserva por Internet después de haber obtenido el no por respuesta en unos cuantos y fue, como se dice, de traca. El agua caliente me la traían en un barreño, la habitación de luxe era interior, la tele era como ver el Canal + sin el decodificador, la habitación no la hacían, el desayuno era de espanto, el aire acondicionado en lugar de enfriar rugía y en los pasillos los huéspedes – generalmente familias- se montaban unas buenas tertulias que debían ser divertidas por el alboroto que había. Afortunadamente pasaba poco tiempo allí, pero objetivamente era una tomadura de pelo.

Con esto quiero decir que hay que tener mucho, pero que mucho cuidado con palabras acompañan a la palabra hotel, tales como Boutique, Grand, Spa, Resort que en muchos casos solo sirven para aumentar las tarifas porque ni de lejos es lo que tenemos en mente. Claro que la culpa a veces es nuestra por creernos todo lo que suena bonito y rimbombante.

Es posible que estas prácticas pudieran considerarse publicidad engañosa pero como la legislación en materia turística y/o  publicidad suele ser de su padre y de su madre en cada lugar y además hace la vista gorda, no te queda otra que el enojo, la reclamación, o cambiarte de hotel.

Por último, y no menos importante.  No entiendo como puede haber tantas diferencias dentro de una marca o cadena entre sus diferentes hoteles de una misma categoría. En lo único que se parecen algunos es en las amenities que ponen en el cuarto de baño, el Boli y el pequeño bloc de notas con lo cual la experiencia es desigual y la experiencia de marca no aporta mucho. En fin, pero ese es otro tema.

Como también es el de las opiniones de los viajeros en los portales de viajes y foros, pero como también es otro tema que da mucho juego lo dejamos para otro día.

Por eso, os sugiero que leáis, miréis y restéis para no llevaros una decepción

Feliz día:

PD – Si alguno se anima puede contribuir a realizar el diccionario del que hablaba más arriba.

10 comentarios:

Katy dijo...

Jajaja, Fernando cuanto razón llevas. Me has hecho reír a estas horas de la mañana y no es para menos. A veces es decepcionate. Menos mal que cuando te pasa te consuelas pensando en que al fin y al cabo no vas a pasar las vacaciones en el y solo vas a dormir.
En el último que estuve había que subir en un montargargas rehabilitado como ascensor que iba a pedales. Nadie sabia manejarlo. El que subía bajaba tres veces.
Así que andando tardabas menos. Eso si era un 4 estrellas:(
Bss

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Lo de "a escasos minutos de la playa" depende de la velocidad a la que vayas. Si es que no sabes leer entre líneas :))
Dicen: Piscina particular.
Realidad: Un charco inmundo de 2x2m., al que no le han quitado la mierda desde que se inauguró el hotel, allá a mediados del siglo pasado.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Lo del montacargas debió ser curioso. pero es cierto, es decepcionante cuando las expectativas ni se acercan a la realidad. Lo bueno, que incluso puede ser una anecota divertida.
un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Debe ser eso, que no se leer ja ja. me apunto la de la piscina para el post.

Un abrazo y gracias por la aportación

MTTJ dijo...

Muy bueno este post! No acostumbro a creerme demasiado lo que dicen en las webs de los hoteles y acostumbro a leer críticas de Tripadvisor o comentarios en los buscadores tipo Booking, venere etc.
En nuestro caso no somos para nada exigentes, pero me fastidia ese tipo de engaño. Me parece que alguna vez has comentado el tema de los desayunos:

Dicen: fabuloso desayuno (tipo buffet o lo que sea)

Realidad: un zumo de polvos, bollería industrial y un café que no vale nada.

Y no exagero. En un hotel de 4 estrellas de Sto Domingo de la Calzada donde nos cobraron un pico por la habitación triple (muy pequeña)el desayuno fue tal como lo he descrito. Me he olvidado de la mermelada y mantequilla, sorry!

Asun dijo...

A la publicidad hay que hacerle el mismo caso que a mi cuando digo que mi piso tiene vistas al mar (en Pamplona, claro), cuando en realidad vivo enfrente de unos adosados y desde el cuarto de estar se ve la piscina de uno de ellos :))

Besos

Graciela dijo...

Buen día Fernando, llego por recomendación de Myriam :)

jajaja lo que me he reído, hace mucho tiempo que no viajo, pero sí que uno se tiene que acomodar, lo ofrecido por internet no es tal en muchas oportunidades.

Ahhh mi mare, eso del agua caliente! nos pasó con mis hijas pequeñas, la dueña del hotel decía 'ya llega, ya llega' la cuestión que aún habiendo pagado por adelantado 5 días, nos fuimos de allí a otro -menos mal que contaba con dinero :)-

Saludos!

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:

Ja ja , lo del desayuno es muy habitual, así que la apunto para la colección.

Yo suelo consultar bastante las páginas que mencionas, pero he llegado a una conclusión de la que hablaré próximamente. Y es que hay que tener afinar mucho a la hora de dar por buena la crítica. Diferentes nacionalidades, tipos de viajeros, objetivos, efecto cadena etc...

Peo bueno, eso lo dejamos para otro post.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun;

Ja ja, Si tienes buena vista, puedes sortear valles y montañas etc... pues a lo mejor ¿no?. Hay que creerse lo justo siempre.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Graciela:

Bienvenida A Soul Business. Me alegra que te haya gustado. Buena anécdota la que nos dejas, pero entiendo perfectamente que en ese momento estuvieses muy enfadada. Te hicieron pasar una mala experiencia y además no te devolvieron el dinero.

Eso es lo malo, que nos cambien los planes.

Un saludo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...