martes, 14 de junio de 2011

El secreto del éxito

Hay cosas que se me escapan. Una de ellas tiene que ver mucho con el título del post de hoy: El secreto del éxito. Por lo que yo leo y escucho no hay una única fórmula. Es más, hay miles de recetas para el éxito y cada cual tiene la suya y la pregona a los cuatro vientos: el secreto del éxito en los negocios, en las relaciones personales, en el amor, en la venta… 

Muchas de ellas se publican por autores que con una aplastante seguridad informan paso a paso de cómo conseguirlo; o lo sueltan en vivo y en directo en una charla, abduciendo, en ocasiones, a una audiencia que, o todavía no ha seguido los millones de recetas que existen desde que se inventó la comunicación o prefieren oír para creer.

Como digo, no creo que exista una única razón, un único “secreto”, pero se suele hablar del secreto, no de los secretos.

El secreto deja de ser secreto en el momento que es revelado con lo cual podrían ocurrir dos cosas. Una de ellas es que ese secreto, se expandiese como un reguero de pólvora; si se siguiesen las recomendaciones que muestra, la gran mayoría de las personas serían/seríamos exitosas y, teóricamente podríamos ser más o menos felices (hay que recordar que hay un secreto para cada situación), aceptando que el éxito puede ser uno de los componentes de la felicidad. La otra, es que ese secreto del éxito, en realidad sea una forma de “dirigir” de forma encubierta a la sociedad. Puede parecer un poco extraño esto que digo, pero al igual que a los niños los dirigimos desde que nacen y a medida que crecen los vamos encaminando hacia lo que quieren (no lo que necesitan gobiernos, empresas, zona de comodidad) a veces tengo la sensación de que esas fórmulas son más de lo mismo porque lo que muestran son patrones o comportamientos “políticamente correctos”. Es decir, no salirse del dibujo: secretos que vienen bien al tinglado que está montado (antes llamado sistema).

Puede ocurrir también, que ya digo que se me escapan cosas, que el éxito al que se suele referir el secreto o los secretos, tenga que ver con lo que considera éxito el que lo proclama y, en este sentido, como creo que en esta vida hay que ser lo menos gregario posible, el receptor del mismo se puede negar a aplicarlo porque su “concepto” o su creencia de lo que es el éxito esté alejada del emisor. Uno entona el mea culpa también, que somos mucho de "Tu lo que tienes que hacer"

Lo peor de todo es que muchos intentan aplicarlo y cuando no sale la receta tal y como estaba prevista se convierten en unos desgraciados que piensan que no dan la talla y arrastran su infelicidad allí por donde pasan.

Por otro lado me llama mucho la atención el altruismo de tantos miles de personas que ofrecen, por la cara, su secreto: El secreto de la felicidad, el de una mente sana, el de la salud, el de los negocios…Ya digo, no me cuadra, porque esto no viene del 2.0 sino de mucho más atrás y tampoco es que se vea mucho éxito por ahí.

Posiblemente muchos estéis en desacuerdo con lo que hoy expreso, pero no  acostumbro a seguir “El secreto del éxito…” y prefiero ir a mi bola antes que hacer cosas que no me acabo de creer.

No tengo ni puñetera idea de cual es “el secreto del éxito” al menos del que busco para mí. Cuando lo descubra prometo contarlo.

Feliz día.

Hoy en Thinking Souls: Begoña Gamonal. 

12 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Sí señor.
Es lo del palo y la zanahoria. Al final hay adoctrinamiento. No me cabe la menor duda.
Me recuerdas a otra tanda de libros en la línea de "cómo conseguir la felicidad? Quizá estos tengan algo más de aprovechables, pero sinceramente lo dudo.
En realidad todos ellos lo único que generan es frustración.
Un abrazo.

Myriam dijo...

La mejor receta, para mí, es creer en las propias capacidades o potencialidades de uno y luego, como dices... ir a su bola.

(Me gustó tu expresión: la adoptaré)

Gracias querido Fernando por tu comentario de apoyo y bienvenida a mi regreso.

Besos

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
¿Qué es eso del éxito?. No creo haberlo padecido nunca. ¿La felicidad? tal vez en eso consista; pero entonces nos preguntaríamos cómo hacer para ser más y más felices. Como planteas: demasiadas recetas.
Yo creo que simplemente consiste en estar contento con uno mismo. Me ha gustado mucho.
Lo de Nico me parece estupendo: no me había dicho nada; gracias por informarme. Un abrazo

Katy dijo...

El éxito seguramente para cada uno tiene un significado diferente, para unos es triunfar, conseguir popularidad, triunfar en el amor, conseguir un trabajo bien remunerado, y para otros tal vez es realizar algo con lo que han soñado, desarrollarse como personas, terminar una carrera, y para muchos sobrevivir.
Creo que no hay claves ni dogmas ni un método tan siquiera. Cada uno dbe encontra su camino hacia la parcial felicidad.
para lo he dicho muchas veces es dejar mis deberes bien hechos para con mi familia y los demás que me rodean. Y no es poco:)
Un beso

Begoña Gamonal Flores dijo...

Buenos días, Fernando.
Hace tiempo que me desengañé bastante de los gurús y de los libros de autoayuda. Creo que hace ya un añito en un post sobre un tema similar de nuestro amigo José Luis, ya comenté que a mí la palabra "altruismo" me produce pavor.
Los hay de todos los colores; creerse uno de esos libros (cuanto más fama tiene, peor), puede ser incluso peligroso, porque en aras de ser "el mejor y el más bueno", vendrá otro menos bueno detrás que aprovechará tu bondad para ser el "mejor". Hay que darse, con moderación.
El secreto del éxito, como habéis comentado, es ser feliz, y cada persona tendrá su propio baremo particular, único e intransferible.

Un beso.

Fernando López Fernández dijo...

Hola javier:

Esa sensación tengo yo a veces.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Pues no es mala receta no,
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Hombre, el éxito no se padece je je. Todos en alguna ocasión hemos tenido éxito y estar ontento con uno mismo sin lugar a dudas ya es un éxito.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Eso es precisamente, que para cada uno puede significar una cosa diferente y por lo tanto no hay una única receta. Buena filosofía la tuya.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Begoña

Muy de cuaerdo en que muchos libros no aportan nada o pueden emperorar las cosas.

El éxito puede ser igual a a felicidad como apuntas (no lo sé) pero si estoy seguro que cada uno tnemos nuestro baremo.
Un beso

Fernando dijo...

Gran post, Fernando, cargado de reflexiones sensatas. Por mi parte decirte que cada vez tengo más claro que no hay una receta para el éxito, sino un estado de ánimo para el éxito. Creo que se trata de ser feliz con lo que uno hace, sentir pasión por las diferentes facetas de su vida. Sólo a partir de ahí se puede tener éxito.

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

hola Fernando:

Yo también lo creo así. Y el estado de ánimo es una palanca. Si uno es feliz con lo que hace y si además tiene pasión todo es más fácil.
Un fuerte abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...