jueves, 16 de junio de 2011

El castigo de Buda

Sarnath - India

Semanas con desborde de curro, viajes, compromisos; pensando y preparando viaje Flopez live 2011. No me salen las horas. Así que hay que tirar de material escrito, porque el escribir se me hará complicado. Os dejo este paseo que me pegué por Sarnath, en los alrededores de Varanasi

El castigo de Buda

El cansancio acumulado de los últimos días me había impedido madrugar para asistir a las ceremonias y rituales de baño a mogollón en los ghats de Varanasi. Me desperté vago, remolón, de niño que no quiere ir al colegio, de día de lluvia... Tras un «arriba campeón», una ducha, dos cafés solos y un cigarro quitamonos, salí del hotel con la intención de visitar Sarnath, un lugar situado a unos diez kilómetros de Varanasi.

Sarnath es un centro de peregrinación budista que alberga un conjunto de templos ordenados, limpios y vistosamente coloreados que invitan a la reflexión bajo la atenta mirada de un Buda de templo recién regado.

Cuentan que fue aquí donde Siddhartha, más conocido por Buda, pronunció su primer sermón. También donde se retiraba a descansar en la época de lluvias, después de haber impartido sus enseñanzas a lo largo y ancho de una India, que seguramente no fuese un país.

Es curioso ver cómo los mismos hinduistas también veneran las imágenes de Buda, aunque las funciones de éstas son más símbolo, más recordatorio que otra cosa para profundizar en el conocimiento espiritual y así alcanzar el nirvana. 

En cada monasterio, en cada Stupa, montículo cilíndrico que dicen alberga la presencia de Buda y en cuyo interior se pueden encontrar reliquias y huesos de santos budistas, en cada templo, se veían hombres y mujeres vestidos con túnicas de sacerdotes, de monjas: uniformados del mismo color.

Como no me venía muy bien alcanzar el Nirvana en esos momentos, más que nada porque para ello necesitaba reflexionar y meditar mucho, y ese tampoco era el objetivo final de mi viaje, me limité a intentar comprender un poco más eso de la permanencia y no permanencia, y concluí que se me hacia difícil renunciar al apego, a las emociones, a las posesiones. 

Continué mi camino por el complejo. De pronto, me asaltaron unas dudas: ¿Cómo le llegó a Buda su iluminación?, ¿quién le iluminó?, ¿de quién o de qué le llegó la fuerza y temple necesarios para resistir a todas las tentaciones a las que fue sometido por Mara, el demonio?, ¿cómo se alcanzaba la óctuple vía: comprensión, intención, palabra, acción, subsistencia, esfuerzo y concentración rectos, cuando todos estamos sometidos a pasiones, emociones, actitudes, comportamientos y palabras o hechos que nos alteran constantemente? No sabía. ¡Ojalá! ¿Qué pasaría si todos lo alcanzásemos?, ¿en qué nos convertiríamos?

Me adentré en un bosquecillo lleno de ciervos. Había niños que jugaban con un balón. Al verme, me desafiaron, con provocación, a jugar con ellos. Naturalmente, lo hice, mostrándoles con mis pies el porqué de la supremacía del fútbol europeo, aunque al final, y por aquello de que la vanidad no es buena compañera de viaje, en uno de esos toques de balón, de esos en los que te estás gustando, perdí el equilibrio y caí en acrobática pirueta que produjo el despilfarro de carcajadas más escuchado en la India en los últimos años. Incluida la mía, claro.

Y es que Buda te castiga de forma juguetona, riendo con su sonrisa de Monalisa. 



14 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Sí señor. Tal vez fue Buda o tal vez tu subconsciente te dijo que esos chavales necesitaban una buena razón para reirse un buen rato para luego contárselo a sus amigos para seguir riendo.
Un abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: ya sabes que soy un adicto a tus relatos de viajes; los bordas, amigo. Lástima que no te suceda lo mismo dándole al balón; me tenías que haber visto a mí de chaval: una mezcla entre Guti y Velázquez(¿te acuerdas de él o todavía no viajabas por la India?). Un abrazo y hasta el próximo pase (asistencia lo llaman ahora).

Myriam dijo...

Linda anécdota. Lo bueno es que Buda o no, siempre aprendemos de nuestras experiencias, pero para eso se necesita de humildad y que mejor que una buena caída para recordarnos lo que somos.

Besos y que el curro no te engulla.

JLMON dijo...

Siempre me intriga esa capacidad de continuar hacia adelante, pese atodo.
Cuidate

MTTJ dijo...

Me imagino la escena y lo bien que lo pasarían los niños a tu costa. Sólo por eso mereció la pena la caída, siempre y cuando no te hicieras daño, claro!

Me ha gustado lo de Buda con sonrisa de Monalisa.

Un abrazo

Fernando dijo...

Siempre me admiran tus relatos de tus viajes, Fernando. Son historias fantásticas. Y esta me ha encantado en particular. No dejes de compartir estos relatos con todos nosotros!

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola javier:

Pues eso debió ser si, ja ja ja
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:
Que sepas que no era nada malo y mis pases en profundidad eran míticos, pero hay días que no salen je je. Hubiésemos hecho un buen centro del campo ¿no? ja ja
Un abrazo Rafa

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam.
Asi es , una buena caida nos pone en nuestro sitio que es como decirnos ten más cuidado la próxima vez.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Y a mi, no te creas, y ami.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:

Pues si, solo por eso merececió, y como a mi tampoco me dolió el amor propio pues fantástico.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola fernando:

Muchas gracias por tus palabras. No te preocupes, no lo dejaré de hacer.
uUn fuerte abrazo

Asun dijo...

Jjajajajajaja, muy graciosa la anécdota, pero no seas modesto, tú no te caiste, te tiraste jajajajaja.

Eso es lo que en la campaña de esquí escolar, de coña, les decía un monitor a los chavales cuando él se caía: el monitor nunca se cae, se tira.

Un beso, y feliz fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Qué voy a tirarme ja ja. Torpón, torpón. pero solo por ver y escuchar sonrisas mereció la pena
Un beso y feliz fin de

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...