miércoles, 11 de mayo de 2011

Los cansinos adoran los problemas


Lentamente, el sol se había ido ocultando y la noche había caído por completo. Por la inmensa planicie de la India se deslizaba un tren como una descomunal serpiente quejumbrosa.

Varios hombres compartían un departamento y, como quedaban muchas horas para llegar al destino, decidieron apagar la luz y ponerse a dormir. El tren proseguía su marcha. Transcurrieron los minutos y los viajeros empezaron a conciliar el sueño. Llevaban ya un buen número de horas de viaje y estaban muy cansados. De repente, empezó a escucharse una voz que decía:

  -¡Ay, qué sed tengo! ¡Ay, qué sed tengo!

Así una y otra vez, insistente y monótonamente. Era uno de los viajeros que no cesaba de quejarse de su sed, impidiendo dormir al resto de sus compañeros. Ya resultaba tan molesta y repetitiva su queja, que uno de los viajeros se levantó, salió del departamento, fue al lavabo y le trajo un vaso de agua. El hombre sediento bebió con avidez el agua. Todos se echaron de nuevo. Otra vez se apagó la luz. Los viajeros, reconfortados, se dispusieron a dormir. 

Transcurrieron unos minutos. Y, de repente, la misma voz de antes comenzó a decir:

 -¡Ay, qué sed tenía, pero qué sed tenía!

Ignoro quien es el autor de este breve cuento, pero me viene al pelo. Supongo que todos conocemos a alguien que nunca está satisfecho. Francisco Alcaide (@falcaide) escribió hace un tiempo un post Te duele algo, que refleja bastante bien como en ocasiones nos quejamos por quejarnos. Pero a lo que iba. Si hay gente que me aburre soberanamente es aquella que se pasa el día creando problemas en su cabeza. 

Es decir, gente que si no tiene una preocupación o un problema parece no estar satisfecho; gente a la que si hoy le va bien en los negocios te dirá que mañana viene una nueva crisis que se lo han dicho o lo ha leído y entonces se pasa el día diciendo que todo está fatal. O, por ejemplo, aquel al que le pagan unas vacaciones fantásticas pero sólo está pensando en si los mosquitos le van a picar; o aquel que se acaba de enamorar, es correspondido pero está convencido de que la cosa no va a durar. También encontramos a aquellos que si tu les cuentas un problema, el suyo lo es más; y, la verdad, suele serlo porque al que te cuenta añade unos cuantos más.

Es gente que tiende a imaginarse problemas y a buscar soluciones de algo que no ha ocurrido y probablemente no ocurrirá. Y como no ocurre nada se inventan futuros problemas, como si con ello justificasen su existencia. 

No creo que sea una cuestión de miedo, ni de aprensión e incluso ni de falta de autoestima. Pienso más bien, que todo ello tiene que ver bastante con el egoísmo, con esa particular forma que tienen algunos de creerse no ya el ombligo del mundo, sino el centro del universo.  

Y así van por la vida, creando sus problemas, que es lo único que comparten. Eso, estaréis de acuerdo conmigo, es muy aburrido.

Supongo que nuestro amigo Josep Julian, (@josepjulian) nos podría dar las pistas de estos extraños comportamientos que se dan en algunas personas a las cuales os recomiendo tenerlas cuanto más lejos mejor porque son muy cansinas, muy pesadas.

Feliz día

16 comentarios:

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: no consigo seguiros de la vida tan ajetreada que llevo últimamente. En fin que me ha encantado tu reflexión de hoy. Me recuerda a aquel que decía:"Anda que como nos quiten lo bailao"
Sí, hay mucho cansino por ahí, gente que no ve más que problemas por todos los lados, suelen ser los menos informados. Un abrazo

Fernando dijo...

Fantástico, Fernando, y tienes toda la razón del mundo. Yo siempre he tenido una teoría, y es que hay personas que han creado la "queja metódica", es decir, "me quejo, luego existo". A toda esa gente sólo me queda dedicar una frase de Michi Panero que me parece gloriosa: "Lo peor que se puede ser en esta vida es un coñazo". Pues eso.

Un fuerte abrazo!

Asun dijo...

Lo siento, no sé qué pasa que no me sale el comentario entero, sólo sale una parte, por eso he borrado los anteriores.

Voy a intentarlo por partes a ver si así...

Asun dijo...

Ese tipo de personas corresponde a uno de los tipos básicos de personalidad contemplados en el Eneagrama, más concretamente al Eneatipo IV, cuya pasión capital es la envidia y muestran una gran insatisfacción.

Es un eneatipo que abunda.

Besos

PD: jejejejeje, se me olvidaban unas comillas en los enlaces. A ver si esta vez sale bien

Myriam dijo...

Has descrito a la perfección, querido Fernando, a la personalidad egoista y como dices, no ya ombligo del mundo sino centro del Universo.

Besos
Y hoy para tí, además, un fuerte abrazo con mis mejores deseos. (Te envié correo)

MaS dijo...

Fernando,
con mi perenne atrevimiento e imprudencia me atrevo a decirte que Felicidades, por lo que intuyo puede estar pasando...
Te dejo un link de otro post que leí hace unos dias. Creo que todos esos cansinos, oscuros cuasi-crónicos, no se lo han aplicado, vamos a decir, todavía.
Paciencia en bote con todos ellos.
(en voz baja pienso que la luz brilla más en la oscuridad).
un beso, M.

MaS dijo...

¡¡el link!!!
http://diegomartosemprendedor.blogspot.com/2011/04/porque-utilizamos-tanto-el-si-pero.html

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

me gusta eso que apuntas de la "queja metódica" Y si, hay gente que es un auténtico coñazo y desde luego es lo que pero les puede pasar.
Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

En qué lios estarás metido ja ja. Nio se si serán los menos informados, pero si los más pesados.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Es que a lo mejor el blog no está preparado para acalraciones tan profiundas je je. Muchas gracias por aclararnos eso de los tipos de personalidad. genial.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Muchas gracias por el comentario y por tu felicitación. Así da gusto empezar los días. Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Sigue siendo perennemente atrevida e imprudente. Es más divertido.

Lo de los cansinos es un mal endémico que nunca parará, pero al menos siempre se puede intentar evitarlos.
Magnífico el artículo de Diego en el que de alguna manera se intuye que la asertividad es el camino.
Un beso

MTTJ dijo...

Hola Fernando
Algunas personas necesitan como sea llamar la atención contínuamente, aunque sea fastidiando a los demás. Y cuando no hay problemas, pues se los inventan. Yo acostumbro a alejarme todo lo que puedo de estas personas (no siempre es posible) porqué acabo deprimiéndome.

No sé qué se cuece por ahí...pero por si acaso, muchas felicidades!
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:

Pues yo suelo intentar lo mismo que tu je je. Lo que se cuece es que hoy era mi cumpleaños. Así que yo recuerde aquí pasan varios: Katy, tu y seguramente alguno más.
Un abrazo

Katy dijo...

Conocía la historia. Lo triste es que es real. Conozco una cuantas personas así. No saben hacer otra cosa que lamentarse y quejarse, y sus problemas para ellos no tienen solución- Ni comen ni dejan comer.
Y por desgracia a veces no que otra que soportarlos. Cansinas es poco.
Un abrazo y buen finde

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Son los de la botella "medio vacía". Son los realistas, los optimistas "informados".
Yo cuando veo uno echo a correr.
Un abrazo.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...