jueves, 5 de mayo de 2011

Cosas a mejorar en muchos hoteles: El desayuno buffet.


El destino es caprichoso o no. Comencé a estudiar turismo porque me apasionaba el mundo de los hoteles, pero por esas cosas que tiene la vida nunca he trabajado en hostelería, aunque, por esas cosas que tiene la vida, no descarto que algún día trabaje en ella. Me gusta ese mundillo, bueno, todo lo que tiene que ver con viajes en general. Me gustan los hoteles.

Por trabajo o por placer he pasado mucho tiempo en ellos. En el post Miles de estrellas os hablé de  cosas que me gustan de algunos de ellos. Hoy sin embargo, voy a iniciar una nueva sección que saldrá cuando me dé la ventolera. Se trata de cosas que no me gustan o que son bastante mejorables. Hoy le toca el turno al desayuno buffet. Por supuesto, podéis añadir lo que queráis porque para eso este blog es tan vuestro como mío. Comencemos.

Los desayunos buffet que ofrecen muchísimos hoteles, además de malos son muy caros. Entiendo que mucha gente se quede extasiada ante la gran cantidad de productos que ofrecen y ante la posibilidad de comer hasta hartarse (cosa que no suele hacer el común de los mortales en su día a día). Entiendo que como han pagado un dineral llenen sus platos a rebosar e inviertan bastante tiempo en dar cuenta de ello. Entiendo que la gula les pueda y que se atiborren de salchichas, de fruta, de cereales, de fiambres, etcétera como si al empezar el día hubiesen decidido hacer un desayuno, comida, merienda y cena todo de golpe. Lo que ya no tengo tan claro es que sea necesario martirizarse con la poca calidad de los mismos.

No es normal, que después de haber pagado, 12, 15, 18 o más euros todavía el zumo, que hace años era de naranja natural, ahora sea de polvos o una especie de jarabe imbebible, que el café siga siendo horrible (excepción de los que ya tienen cafeteras de capsulas), que la tortilla de patata sea una piedra, que los huevos fritos no los hagan al momento, los revueltos sean una papilla, los fiambres de mala calidad etcétera etcétera. Parece que prima más la cantidad que la calidad y bastantes productos dejan bastante que desear. ¿No sería mejor tener menos productos pero que estos fuesen de mejor calidad y mejor servidos? Pero parece que cuento más mejor o que esa sea la forma de justificar el precio. Luego no me gustan los desayunos buffets que parecen industriales y en los que no se cuida lo que desayunas. Más vale un desayuno sencillo pero bueno, que uno pantagruélico pero garrafón.

Otra cosa que no me gusta y de la que he sido testigo en numerosas ocasiones es cuando una persona solicita, por ejemplo, una coca cola y le dicen que eso no entra en el desayuno y que se la tienen que cobrar aparte. Un poco absurdo porque una coca cola o un refresco puede costar menos de lo que cuestan algunos productos y cuando, ves que en algunos, ponen la cursilada de la botella de cava. Esto lo he vivido no en uno sino en varios hoteles. Un poco absurdo.

Pero continúo. No me gusta que si el desayuno es de siete a diez y tu llegas a las diez menos cuarto, te encuentres con que muchos de los productos han desaparecido y no los van a reponer más, con lo cual te cobran, el desayuno entero, aunque sólo queden crispis y unas cebollas confitadas que nadie ha tenido el valor para comérselas.

Y no me gusta ni un pelo, que si, por ejemplo te has levantado a coger un poco de fruta o a por agua, cuando vuelvas te hayan levantado el café, retirado todos los platos y han sentado en tu lugar a otro fulano que acaba de llegar. Es decir, recoger platos sucios si, inacabados no. Si se controlan las entradas se deben controlar las salidas.

Así que para terminar y que vuestro desayuno buffet no sea un martirio os sugiero lo siguiente.

Elegid una mesa lo más alejada de los puntos de buffet: os evitareis tener la sensación de estar en el metro en hora punta con gente que viene y va y a la vez, tendréis menos posibilidades de que alguien derrame algo sobre vuestras cabezas en uno de esos empujones y giros tontos que ocurren con frecuencia cuando la gente está ávida de coger una u otra cosa.

Echad un vistazo a todo el buffet y antes de elegir algo, pensadlo bien y seleccionad con cuidado. Más vale poco y bueno que mucho y malo. Y si lo que es bueno no te gusta, no lo sustituyas por otra cosa que te guste y sea mala. La experiencia no te gustará y te llevarás un mal sabor de boca. Es mejor resarcirse en la comida.

Pensadlo bien antes de contratar el desayuno buffet, Si por comodidad lo queréis hacer en el hotel, que os lo suban a la habitación (tendrá menos cosas, os costará más o menos igual o depende de lo que pidáis, pero desayunareis tranquilos y seguramente más rico)

Feliz jueves.


  

19 comentarios:

FAH dijo...

buen post, fernando. yo de pequeño kería ser "hotelero"... también me apasionan los hoteles... aunque claro, casi siempre la carcasa es mejor que lo q uno se encuentra... creo q todos tenemos experiencias desagradables... y es que el mejor hotel no es el q tiene más estrellas, sino en el que te atienden mejor... y eso a veces se logra en un hotel pequeñito sin el glamour de otros sitios... abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Pues como yo, estas a tiempo todavia jeje. Servicio, esa para mi es la clave y amor por lo que se hace. Ayer estuve leyendo cosas sobre Escoffier que fue un revolucionario de la hostelería que se va perdiendo y me gustó la forma en la que cambió el servicio.
La atención es cercanía, es una ventaja competitiva que no se utiliza a menudo. Por eso quien lo hace, generalmente en los hoteles pequeños no tendrá nunca problemas de ocupación.
Un abrazo

Katy dijo...

Jajaja "Dios los cría y ellos se juntan"
Vine a españa a estudiar hostelería que se tranformó en estudios turísticos. Pero lo que a mi me gustaba de verdad además de viajar es el trato con la gente.
Un buen post porque es tal como lo cuentas. Afortunadamente tengo la cabeza sobre los hombros y me repugna ver esos paltos llenos de "todo" mezclando dulce y salado solo porque lo has pagado.
Es que estos buffetes están para deslumbrar no para alimentar.
Para nada los hoteles grandes es todo standar y el desayuno un aburrimiento.
Un beso

Asun dijo...

Lo describes tal cual es, con todo lujo de detalle.

Me ha recordado a una vez que estuve en Asturias en una casa rural. Nosotros teníamos alquilada una casita entera, y al lado, la dueña tenía su casa donde también alquilaba habitaciones, así pues, aunque nosotros desayunábamos en nuestra casita lo que nosotros nos preparáramos, teníamos la opción de si queríamos algún día avisarle de víspera y desayunar en su casa. Lo hicimos un día y nos prometimos que no repetiríamos, pero no por mala calidad, al revés, todo era casero y con productos propios: la leche, los huevos, la mantequilla... todo; pero fue tal la variedad y cantidad que nos iba sacando que acabamos con una pesadez de estómago que el cuerpo lo que nos pedía era tumbarnos en la cama a descansar porque no nos podíamos mover. Además no servía de nada decirle que no queríamos más, ella, con esa amabilidad característica de los asturianos te iba poniendo cosas en el plato: dos huevos fritos (no hubo forma de que entendiera que con uno bastaba), empanada que había sobrado de la cena del día anterior (deliciosa), bizcocho recién hecho, mermeladas varias, tostadas de un pan de pueblo que se iba del mundo... en fin, ya ni me acuerdo, y de todo había que probar. Todo riquísimo, pero con todo aquello podíamos habernos alimentado durante dos días.

Besos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

La has clavao.
El 90% de los hoteles responden a este perfil, por caros que sean.
Yo hace tiempo que me he quitado estos "vicios".
Un abrazo.

Myriam dijo...

¡¡Cuánta razón tienes!! y ni te digo el asco que me dan por la mañana las fritangas, que parece que gustan tanto a los estadounidenses....

Besos

María Hernández dijo...

Hola Fernando:
Imagino que lo realmente criticable es la relación "calidad-precio", porque lo que se dice en "desayuno saludable" suspendemos la mayoría, los días de común. Aunque nuestra despensa sea de calidad, no hay tiempo y sales de casa con apenas un café entre pecho y espalda.
Pero si es fuera de casa, cuando toca la cartera, lo que te gustaría encontrar no es lo que ofrecen y nos cuelan gato por liebre desde los claros del día. ¡Como para empezar contentos!.

En general, ya sea para desayunar o lo que sea, estoy muy de acuerdo con la frase de Katy:
"Estos bufettes están para deslumbrar, no para alimentar".
Un beso, Fernando.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Ya ves, al final todo se junta. Yo he visto buffets esplendidos, pero son los menos. La mayoría de los que he visto y probado son bastante mediocres aunque sean de hoteles buenos. Es como el todo incluido que nunca suele estar a la altura.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Pero fijate, la experiencia que cuentas es un buffet o desayuno de calidad, pero excesivo a todas luces. En Asturias se da mucho eso y es una cuestión cultural el que te quieran atiborrar si o si. El exceso, auqnue sea por agradar tambien es malo.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Es que en lugar de vicio, a veces es una tortura je je. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Ja ja , no creas que a los de aqui tambien.

Besos

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Cuanto tiempo¡¡¡ Se te echaba de menos. De acuerdo totalmente y yo el primero. Para que te hagas una idea mi deayuno suele consistir en un zumo de naranja (a veces mezclado con limón) y un café solo. rara vez como algo y cuando lo hago no es muy sano ja ja.

Pero al final, si desayunas otras cosas quieres que sea bueno. Ya sean solo unos churros, un croissant una tostada con aceite o una madalena.

Demasiado circo como apuntaba Katy
Un beso

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Me ha divertido mucho, pues lo he vivido en más de una ocasión, y ni te cuento si a todo eso le añades una jauría de niños que despreocupados, ellos, de sus padres pululan por entre las mesas como los locos bajitos de Gila. A mí, una cría de 4 ó 5 años me birló hasta tres tostadas seguidas, no pude más que reírme. Un abrazo

MaS dijo...

Hola Fernando, au nouveau,
continuo con la idea de Javier, "El 90% de los hoteles responden a este perfil, por caros que sean.", y el 90% respondemos al perfil de rebaño que asola esos buffets...cebándose cual vacas, engullendo sin medida...
Estoy de acuerdo contigo. Pienso que los clientes, con nuestro comportamiento, tambien podemos "enseñar" a los protagonistas a mejorar.
Un beso, M.

Fernando Ramos dijo...

Fernando, me ha encantado el concepto "desayuno de garrafón", has puesto palabras a un sentimiento generalizado...

MTTJ dijo...

Los mejores desayunos que he tomado han sido en algunos B&B. En general, los buffet no me gustan demasiado. El primer día todo te entra por la vista pero al segundo ya no sabes qué coger.
El mejor zumo de naranjas, el del hotel Tryp Azafata cerca del aeropuerto de Valencia, donde había la máquina de exprimir a disposición de la clientela.
En cuanto al mejor desayuno buffet, fue hace ya bastantes años en el Hotel AC de Córdoba. Espero que no haya cambiado.
Un abrazo

cristal00k dijo...

Está "clavao" Fernando. Sin olvidarnos de la "bollería industrial" que intentan hacer pasar por artesana. O esos en los que te obligan a reservar el día antes y si no, es más caro y encima haces una cola del copón para acceder al comedor. Y hablo de algunos de cinco estrellas.
En fin...

Fernando López Fernández dijo...

@Rafa – No me extraña que te rieras porque la situación situación fue cómica. Ahora que te las birlase de seguido…ahí no estuviste fino ja ja

@MaS.
Hola María, estoy de acuerdo contigo deberíamos ser los clientes quienes parásemos esos despropósitos, pero ese porcentaje del 90% lo hace complicado.
Un beso

@FernandoRamos – Muchas gracias Fernando Ramos. Bienvenido a Soul Business. Ya sabes que aquí hay buffet libre para tomar lo que apetezca sin saturarse.
Un saludo


@MTTJ – Hola Maria Teresa. Si también los hay bueno. El que había en el hotel Praia de Forte en Brasil era espectacular por ejemplo, pero la tónica general es que no son nada nuevos. Coincido contigo en que en muchos B&B los hay muy buenos sin ser buffet. Un día deberíamos hacer una lista ja ja
Un abarzo


@Cristal00K – si no me olvidaba ja ja, lo que pasa que si cito todo no acabo el post nunca . Lo de la cola, también muy habitual, y por eso de la mala suerte cuando te toca el turno ya no queda nada de lo que querías.
Un abrazo

Anónimo dijo...

Lo cierto que teneis mucha razón en todos los comentarios. Y es más, será por ser ama de casa y trabajadora, me chiflan los desayunos tipo americano (en cuanto a cantidad), para mi es como un "extra"; pero el gran problema es que aún no he encontrato un hotel en el levante Español que tenga un desayuno buffet memorable; y me encantaria saber de alguno.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...