jueves, 31 de marzo de 2011

Del ingenio: frases que me hubiera gustado pronunciar II

Como ya conté en este post, admiro a la gente que tiene ingenio y agudeza verbal. Incluso se le puede perdonar la mala leche y la ironía cuando replica a quien le ha atacado.

Cuando se ofende, se menosprecia o se burla una persona de otra, el ofensor corre el riesgo de que le salga el tiro por la culata o que pase a ofendido. Es como ir a por lana y salir trasquilado. ¿Cuantas veces no hemos tenido la tentación de replicar de forma más aguda y si me apuráis hiriente? como si quisiéramos devolver el golpe  que nos han lanzado. 

Unas veces no lo hacemos por dejarlo estar, porque no merece la pena o por no ponernos a la misma bajura; otras simplemente, nos quedamos paralizados o no nos salen las palabras adecuadas, lo que a ojos y cerebro de la persona que nos ofende puede ser una muestra de cobardía o sumisión aunque no sea cierto. Allá cada cual con sus entendederas.

Lo que si es cierto, es que ocasionalmente, dan ganas de responder con frases que anulan toda posibilidad de réplica o, por qué no, frases que pongan a más de uno en su sitio.

Hoy os dejo otras tres de estás extractadas del Anecdotario Universal de Cabecera de Gregorio Doval

Valorando el trabajo propio

Se cuenta que la zarina Catalina II invitó a la soprano Caterina Gabrielli a que ofreciese una serie de conciertos en la corte de San Petersburgo sin concretar sus honorarios. Al finalizar los mismos, la soprano, pensando en la categoría de la audiencia, le dijo a la zarina con total tranquilidad: 

 -  Cinco mil rublos.  
     
      - ¡Cinco mil rublos! . exclamó la zarina-. ¡Vaya!, ninguno de mis mariscales de campo recibe tanto.
-          
-     - Pues entonces, Majestad, haced cantar a uno de vuestros mariscales.

Se dice que la zarina pagó sin rechistar la cantidad demandada.

Un rejonazo en todo lo alto

Un día que se cruzaban improperios los parlamentarios británicos Lord Sandwich y John Wilkes que en otro tiempo habían sido amigos pero que por esas cosas de la vida estaban a matar y el aprecio había desaparecido, Lord Sandwich espetó a su rival.

-         -            --   Wilkes, usted morirá en el patíbulo o de sífilis.

Wilkes, con mucha suavidad le contestó, aludiendo a las andanzas de sándwich con una amante de vida licenciosa.
-      
              - Eso dependerá de si abrazo sus principios o a su querida.

A veces todos somos muy listos.

Se cuenta que el diplomático y político Juan Valera realizaba un discurso en el Senado en el cual mencionó a Shakespeare pronunciando con la fonética española “Chakespeare” en lugar de la inglesa. En el auditorios se produjeron bastantes cuchicheos. Valera, al notarlo detuvo su discurso y dijo.
-       
       - Perdón, señores, creí que no sabían ustedes inglés.

Dicho lo cual, continuó, pero habando, en esta ocasión, en el lenguaje de “Chespir”.

Feliz fin de semana


12 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Pues con decirte que yo soy de los de "Llon Baine" (John Wayne).
Buen finde.

Katy dijo...

Y a mi a veces. Pero por desgracia tengo un lapsus y tardo en reaccionar. Lo que los alemanes llaman “Lange leitung” porque si no saltaría enseguida, pero para cuando me he dado cuenta se me ha pasado la rabia y todas las respuestas posibles se quedan en el tintero o archivadas en la memoria.
Muy buenas las anécdotas eso es tener la palabra o idea adecuada en el momento justo sin arrugarse y devolverlas bien.
Un beso y buen finde

Asun dijo...

La última me he encantado, no sólo les respondió para callarles la boca sino que luego los dejó con la boca abierta con su "espich".

Yo hay veces que sí que soy de esas que tienen una respuesta rápida, pero muchas veces reacciono demasiado tarde.

Besos y "jaf a nais güiken".

Myriam dijo...

Me gustaron mucho las dos primeras. SObre todo la segunda.

Espero más ejemplos de tu anecdotario. Siempre es bueno aprender de los maestros.

Besos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
Ja ja, si eso tampoco es malo.
Buen fin de

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Pues creo que nos pasa a muchos.
Buen fin de

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Es que a veces nos reimos de lo que nos abemos.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Pues nada, otro día más.

Un beso y feliz fin de

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Curiosamente, algunas de esas frases son apócrifas: hasta a los mismos protagonistas les hubiera gustado pronunciarlas...

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Las respuestas acertadas no suelen llegarnos en el momento preciso, luego ya no sirven.
Hay una buenísima de Lord Byron por si quieres añadirla. En el parlamento británico una parlamentaria le increpó diciendo:"Si fuera su esposa le pondría veneno en la comida", a lo que el lord contestó: "Si usted fuera mi esposa me comería esa comida con sumo placer". Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedro, si, así es. Uno no sabe con certeza quien fue el primero que las pronunció, pero esa es la fuente de la que disponía.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Así es, hay frases que solo pueden ser utilizadas en su momento. En relación a la que citas, y como comentaba Pedro, puede ser apócrifas pues también se le atribuye a Lloyd George.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...