viernes, 18 de febrero de 2011

¿Te gusta pasear?


Hoy estuve con Francisco Alcaide en la conferencia “La Fuerza de la ilusión”  que ha tenido lugar dentro del Festival de Magia de Madrid que se está celebrando estos días en el Circo Price y al cual os recomiendo asistir si queréis ver en directo a algunos de los mejores magos e ilusionistas del mundo.

He pasado una tarde estupenda. Primero en la conferencia y después en el paseo que nos hemos dado Francisco y un servidor hasta Cibeles donde nos hemos dicho adiós, hasta luego Lucas y esas cosas. Y de eso voy a hablar hoy, de los paseos. Quizás porque el de hoy me ha recordado a esos que se daba la gente hace tiempo, caminando despacio, donde lo importante no era donde ibas sino la conversación, el intercambio de ideas, de proyectos, de sueños que se van construyendo, de temores y en general de las cosas de la vida.

La tarde no invitaba al paseo: fría, medio lluviosa y oscurecida. Pero todo eso poco importa si durante el trayecto vas aprendiendo y disfrutando de la compañía. Ha sido un paseo de varias paradas, en las que lo de menos es hacia donde vas y lo importante son las palabras compartidas que brotan a cada paso.

Y todo eso, se va perdiendo, al menos en las grandes ciudades. El tiempo nos aprisiona tanto o lo apuramos de tal manera que la opción del paseo la obviamos o consideramos que es una pérdida de tiempo por aquello de llegar a nuestro destino cuanto antes. No disfrutamos del camino (algo parecido ocurre en los viajes cuando nos desplazamos de la manera más rápida y renunciamos al paisaje, a la parada…), el caso es llegar.

La gente cada vez pasea menos si no es fin de semana. Todos tenemos nuestras obligaciones, compromisos, quehaceres o como lo queráis llamar; también. Si no es suficiente, nos imponemos más cosas con el fin de sentirnos activos, pero pasear poco.

No me lo estoy inventando. Daos una vuelta por muchos lugares de Madrid. Las aceras están llenas de autómatas, de ojos indiferentes a lo que nos ofrecen las calles, indiferentes y esquivos a la posibilidad de asombrarnos con lo que encontramos a nuestro paso.

Forzamos la maquina como comenté en el post De velocidad, de tecnología el alma y de la mente. Luego pasa lo que pasa, que ese tiempo que creemos dominar, nos domina a nosotros y tenemos la sensación de que siempre vamos con la lengua fuera o no llegamos; o directamente no llegamos.

Existen formas de organizarse (os sugiero que leáis Optima infinito de @jmbolivar) pero somos muy dados a generar nuevos caos por esa dinámica existencial que entre todos vamos creando.

Para muchos un paseo es una pérdida de tiempo, pero fijaos: En el tiempo que ha durado el mío (no he medido el tiempo, no llevo reloj ni he mirado el del móvil, pero no ha sido más de una hora y pico), he asistido a una clase de Management, he estirado las piernas, lo cual es bueno para la salud, mi mente se ha desengrasado, he visto cosas y, sobre todo, he disfrutado de la compañía del amigo Alcaide. A esto yo le llamo un cinco en uno. 

¿Pasear una pérdida de tiempo? Más bien una oportunidad de disfrutarlo.

Feliz fin de semana

22 comentarios:

FAH dijo...

Fernando, en primer lugar gracias a ti por la invitación. La magia siempre me gustó. Es el sumatorio de muchas artes: sorpresa, técnica, psicología, comunicación...

Respecto al paseo, yo de Madrid paseo mucho y lo disfruto mucho. Lo has descrito magistralmente, cuando uno se deja llevar y la mente se relaja y fluye...

Hoy, además, llovía, y como decía Bob Marley, "cuando llueve unos sienten la lluvia, otros simplemente se mojan". La intensidad del momento es uno de los factores de la felicidad, el eternal now oriental.

Repetiremos más eventos, paseos y otros menesteres.

Gracias y abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Gracias a ti Francisco:
Ha sido un verdadero placer que habrá que repetir con lluvia o sin ella.
Un abrazo

Alfonso V dijo...

Fernando,
me alegro de haberte visto hoy.

Pasear con un amigo, charlando, es un placer.
Pasear sólo, que digo sólo, con tu mejor amigo que es uno mismo, es una oportunidad de conocerte mejor.
De hecho, cuando escribo guiones, busco una idea, tengo que solucionar un problema, me pongo a andar de aquí para allá, aunque sea en mi misma casa. Se ve que las piernas son el fuelle que airea nuestro cerebro.
Un abrazo.

Nacho Cambralla Balaguer dijo...

Hola Fernando.
Bonita reflexión la que haces. Me viene al pelo justo ahora que estoy leyendo el libro "Elogio de la lentitud" de Carl Honoré, donde se cuestiona el frenético ritmo de vida que llevamos en las sociedades "industrializadas". El libro forma parte del Movimiento Slow, el cual os sugiero que leáis algo al respecto (si no lo concocéis ya) porque realmente a mi me está haciendo reflexionar, y mucho. Os invito a leer mi último post que reflexiona sobre el tema. http://bit.ly/f9IdtJ
Fernando, tu paseo es un excelente ejemplo de los beneficios de "ir despacio".

MaS dijo...

Me encanta pasear! Cuando lo hago siento que la tierra gira más despacio debajo de mis pies.
Debería ser algo recetado por los médicos de cabecera: "¡Dése un paseo y verá cómo se siente mejor!".
Felices paseos durante este finde.M.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Esta mañana, una persona me ha dejado esta interesante reflexión del Sub - comandante Marcos en mi entrada anterior. Hace referencia a una reunión que tuvo con el Gobierno: "vosotros tenéis los relojes, nosotros tenemos el tiempo".
Pues eso.

Asun dijo...

Pasear no es una pérdida de tiempo en absoluto.
Si durante el paseo en solitario uno deja mentalmente las obligaciones diarias a un lado y se centra en disfrutar lo que se le va presentando a su alrededor, si se conecta con las sensaciones que le van invadiendo puede ser un ejercicio de meditación, de toma de contacto con uno mismo y con las pequeñas cosas que nos pasan desapercibidas en la vorágine diaria.
Si el paseo es en compañía, las conversaciones que pueden surgir, las preocupaciones que se comparten etc. hacen que los lazos entre las personas se estrechen.

Durante unos años estuve yendo en los veranos a hacer unos cursos a un pueblecito de Burgos. Por las noches, después de cenar, solíamos salir a dar un paseo por los caminos y los campos a la luz de la luna. Eran paseos con calma, disfrutando del firmamento, de las conversaciones, respirando con profundidad... y he de decirte que tengo muy gratos recuerdos de esos momentos.

Un beso, y felices paseosa

Mari Cruz dijo...

Qué curioso no habernos visto, hice el paseo en sentido contrario de Cibeles hasta casi el final de Alcalá, quizá venía por la acera contraria y con el gorro hasta la barbilla, supongo que ya habrá otra casualidad que nos una.

Me alegro que disfrutárais del paseo y del espectáculo, a buen seguro dará pie a muchos interesantes posts.

Me quedo con la frase que ha traido Paco de Bob Marley "Cuando llueve unos sienten la lluvia, otros simplemente se mojan"

Me recuerda al nombre de un blog amigo, Malena canta el tango y yo trato de bailarlo...

Buen finde a todos. mc

Fernando López Fernández dijo...

Hola Alfonso

Gracias por pasarte, Ha estado bien vernos, ahora sólo queda que pasees mucho para ir dando forma a lo que hemos hablado en la ofi. Yo creo que puede funcionar. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Nacho:

Bienvenido a Soul Business. Me alegra que te haya gustado. En tu post hablas de una cosa muy importante, el equilibrio, que desde luego no se consigue por ir a toda castaña y pones ejemplos muy claros de lo que nos perdemos por ir tan deprisa

Un saludo

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS

Así es , incluso añado yo sin prescripción médica. Feliz fin de Maria

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Lei el comentario en tu blog y me pareció fantástico. No es lo mismo ¿verdad?
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Magnífico comentario en el que profundizas sobre lo que quería decir y lo ilustras perfectamente con el ejemplo del paseo de noche por el pueblo de Burgos. Has conseguido que huela el frío de las noches de verano, el crujir de la tierra en las pisadas , el olor de los campos y la luz que deja una noche de luna.

Un beso y feliz fin de

Katy dijo...

Me encanta pasear por lo mundano y por lo espiritual, entre el ruido y la prisa, acompañada o sola, con mis pasos sintiendo la tierra debajo de mis pies, con mi cámara captando lo real y por otros derroteros con la imaginación, por mi alma y mi mente en silencio y soledad.
Para mi son trocitos de eternidad llenos de riqueza y de magia.
Gracias por la recomendación
Un beso y feliz finde

Fernando López Fernández dijo...

Hola Mari Cruz:

No se porque no sale aquí tu comentario, pero se podía haber dado la circunstancia de que nos viésemos. La frase que comenta Francisco, de Bob Marley creo que resume todo lo que significa pasear

Feliz fin de semana.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

me gusta la definición que haces "Para mi son trocitos de eternidad llenos de riqueza y de magia. " Me ha gustado mucho.

Feliz fin de semana

JLMON dijo...

Hola Fernando
¡Ah! ¡Pasear!
Para mi siempre ha sido una necesidad vital..es el momento en que puedo hablar conmigo mismo y recobrar la paz interior.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola Jose´Luis;

Una necesidad vital, eso es lo que para muchos de nosotros significa pasear.
Un abrazo

Myriam dijo...

Tengo un parque estupendo frente a mi casa: mi parque, mi río y el jardinero, lo paga la municilaidad.

LO disfruto mucho es una gozada.

La ciudad está llena de zombies, de autómatas, como tú los llamas, de bocinazos y empujones. ¡Puaaaaj!

Que tengas un muy buen domingo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Como ves, en todos los lugares es igual.
Feliz semana.

Fernando dijo...

Gran post, Fernando. Y estoy muy de acuerdo contigo. Un buen paseo es reconfortante y si encima la compañía es buena, la conversación es interesante y el camino agradable, ni te digo.

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Pues así es, fue un día magnífico en el que también nos acordamos de ti.
Un fuerte abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...