jueves, 24 de febrero de 2011

El sonido del cáncer


Hace unos días me llegó la campaña que los amigos de GMR Marketing han creado para La Asociación española contra el cáncer (aecc). Me gusta lo que han hecho, entre otras razones porque me gusta cuando el talento creativo se pone al servicio de las buenas causas.

Todos sabemos lo que significa la palabra cáncer. En Andalucía, en algunos lugares y en algunos entornos ni si menta, como la bicha, sustituyendo la palabra por “cosa mala”: Fulanito tiene una cosa mala: el cáncer da miedo y acojona.

Todos conocemos a alguien que lo ha sufrido, lo sufre o lo sufrirá. Ninguno estamos a salvo por muy ordenada y saludable que sea nuestra vida. El cáncer es una lotería a la que nadie juega pero que toca a muchos y uno también lleva sus papeletas sin saberlo.

Desdramatizar o relativizar  es el objetivo de la campaña que recoge los testimonios, las historias de ocho enfermos reales como ejemplo de lucha y esperanza.

Estamos en un mundo dos punto cero, tres punto cuatro o tres catorce dieciséis (llamadlo como queraís pero de virtual nada) que se caracteriza por la interactividad y la colaboración. Como de esos se trata, os dejo las direcciones donde podéis seguir la campaña, participar en ella y darla la máxima difusión.

Todo por una buena causa.

Feliz y positivo fin de semana

Twitter: @aecc_es



12 comentarios:

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
En nuestra mano sí están las pequeñas cosas de la vida y esta es una de ellas.
Me alegra tu sensibilidad hacia estos y otros temas.
Un abrazo.

Katy dijo...

Afortunadamente el más cercano fue mi padre y lo superó, Tios un par de ellos lo superaron otro no. O sea que es una terrible enfermedad que se ha llevado a muchos de mis amigos más queridos. Y los he visto luchar y deteriorarse sin remedio y total impotencia.
Me pasaré por la web. Gracias por la información, que toda es poca.
Un beso

Myriam dijo...

gracias Fer, tomo nota. Es muy importante poder hablar del cancer, tanto para quien lo padece, como para los familiares.

Como ejemplo reciente, tengo a mi vecina que falleció dejando una hija autista, sin haberla preparado a la chica ni haberle buscado un lugar dónde vivir con la atencíón que requiere. La madre que era viuda, fué internada de golpe y la hija quedó en bamda. Dos vecinas le venian a dar de comer. Luego apareció un familiar que es el que se está ocupando de todo, junto con los Servicios Sociales, que aca por suerte funcionan muy bien.

Cunado vivía mi vecina, traté de ver si ella podía abordar el tema de su enfermeda. Para nada. Un muro total.
Obviamente, me retiré.

En fin, es muy muy fresquito y te confieso que me dejó helada que su terror llegara al punto de no preveer para su hija a la que cuidaba con tanto esmero.

Me estoy alargando, disculpa. Pero eso: fundamental hablar del tema por todos los motivos.

Un beso

MaS dijo...

A raiz de leerte, se me estaba ocurriendo proponer que determinado día, de la semana, del mes, o de lo que sea, invitar a todos a HABLAR de Asociaciones, organizaciones,...con el objetido de EXPANDIR nuestra diminuta solidaridad.
Así que te paso la patata bien caliente...
Todo por una estupenda causa.
El finde, a disfrutarlo como nos merecemos.
un beso, M.

MTTJ dijo...

Todos hemos vivido casos cercanos y en muchas ocasiones de gente joven. La parte positiva es que cáncer ya no es sinónimo de muerte y un elevadísimo porcentaje de enfermos superan la enfermedad. Creo que es fundamental para ellos y para las familias hablar del tema con "normalidad" y llamándolo por su nombre.

Buen fin de semana

Asun dijo...

Creo que es imprescindible que se hable del cáncer con naturalidad. Hacerlo ayudaría a desdramatizar un poco la enfermedad y eso sería muy beneficioso para los enfermos, cuya actitud sabemos que es fundamental a la hora de enfrentarse a él.

Un beso

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

Me parece una idea excelente, la que nos has descubierto hoy.
A veces, muchos nos preguntamos qué tipo de vida hay que llevar para evitar un cáncer, pero pocos pensamos que para padecerlo solo hay un requisito indispensable: estar vivo.
Y esto lo digo como madre de una criatura que a los 22 meses de edad le fue diagnosticada una leucemia linfoblástica.
Con esa edad no has tenido tiempo ni de beber, ni fumar, ni atiborrarte a fármacos, ni tan siquiera a comer mal, ni haber estado expuesto a contaminantes. ¿Y entonces?.
¡Te tocó!, pero de igual manera le tocó sobreponerse, sobrevivir, curarse.
Hace algún tiempo, la Fundación Carreras también puso en marcha una campaña similar llamada "Cuéntanos tu plan". En ella, los pacientes, nos cuentan cuáles son sus planes de futuro.

http://cuentanostuplancontralaleucemia.blogspot.com/

Si algo aprendí de mi hijo y de otros tantos niños a los que conocí durante aquellos años, fue su capacidad para encontrar, en cada nuevo día, una posibilidad de poder jugar, ilusionarse, reir, vivir.
Los niños pequeños no saben que la muerte existe, no se angustian por ello, no la temen y todas sus fuerzas las ponen a disposición de "la vida", por muy hechos polvo que estén.
Ése sería mi mensaje de ánimo:
"Se un niño y vive...siempre y a todas horas".

Gracias por compartir esta iniciativa, entre todos podemos arrimar nuestro granito de arena.

Fernando López Fernández dijo...

@javier Rodríguez. Así es, hay cosas que no creemos que están en nuestra mano cuando no es así.
Un abrazo

@katy - Hay veces que se gana y otras se pierde la batalla, pero nunca hay que dejar de luchar. Un beso

@Myriam- El cancer no avisa y cuando lo hace en ocasiones no hay tiempo para reaccionar. Tremendo testimoio el que nos dejas.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

@MaS
Me parece bien la iniciativa que propones y de patata a patata creo que tu serías la persona ideal para dar el pistoletazo de salida.
Un beso

@Maria Teresa - Normalidad, esa debería ser la actitud. Pues es ago con lo que convivimos todos los días.
feliz fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

@Asun:
De acuerdo, un poco en la línea de lo que comentaba a María Teresa. Sería benefiocioso para todos.

@María hernández:

Gracias por el testimonio que nos dejas, que es bastante clarificador. Los niños suelen ser siempre un buen ejemplo. Como dices los niños no saben que la muerte existe y su actitud es totalmente diferente. Gracias por el enlace que nos dejas.
Un beso

JLMON dijo...

Simplemente genial!
Nos creemos inmortales aunque nos sabemos fragiles.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Qué gran contradicción verdad? raritos de narices

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...