lunes, 21 de febrero de 2011

El juego de la soga


Hay un juego que se práctica en todo el mundo. Seguro que muchos de vosotros lo habéis hecho. Me refiero al juego de la soga. Las reglas son sencillas:  Se necesita una soga o cuerda gorda. Se forman dos equipos y cada uno de ellos toma un trozo. En el medio se dibuja o se traza una línea. El juego consiste en que cada equipo tira de la soga hacia si intentando que el otro invada su zona. Es un juego de fuerza, pero también de maña y resistencia.

A veces pienso que somos como la soga, que es asida por dos equipos. Uno de ellos lo forman, los deseos, los sueños... (lo que nos gustaría ser) Otro lo forman, las dudas, los miedos… (lo que somos)  Cuando las dos partes tiran, la cuerda se tensa y parece paralizarse. Son instantes en los que nunca se sabe con certeza quien ganará.

Otras, da la sensación de que una va a ganar, pero al final sucumbe. Y es que siempre hay un lado más fuerte que tira de nuestra soga, que generalmente, además, es el que quisiéramos cambiar, es decir, el de los miedos o las dudas; y si este lado arrastra al de los sueños es por la falta de confianza en nosotros mismos, por comodidad o porque realmente no creemos en nuestros sueños, o quizás también porque no somos capaces de resistir esa lucha interna que se nos plantea cuando somos conscientes de que debemos cambiar algo. Es posible, además, que no sepamos realmente cual es el motor de nuestra vida, lo que acaba por deslizar la soga hacía ese lado.

La soga, en realidad, no es más que un reflejo de nuestra lucha interna a la que no le valen sólo las palabras de ánimo, recetas chulas, frases célebres  o el “You can” para vencer. Necesita de algo más. Necesita de la voluntad, de la pasión, del esfuerzo, de una gran capacidad de resistencia y, sobre todo de claridad. Sin ella, no es que no se puedan alcanzar los sueños, sino que estos serán fugaces, efímeros. Tarde o temprano, volveremos a ser soga que se tensa.

Lo que consideramos que fueron éxitos o victorias no serán más que espejismos que acabarán por difuminar, una vez más, nuestras ilusiones.

Así nos pasamos la vida, como cuerdas estiradas que avanzan y retroceden según se encuentren nuestras convicciones, nuestras energías y nuestro alma creyendo que un día todas esas fuerzas se equilibrarán, asunto, por otro lado, harto complicado si no dejamos de jugar a la soga o dejamos que todo fluya.

Feliz lunes


21 comentarios:

María dijo...

Me ha gustado mucho el ejemplo que has puesto, así es, la vida es como un juego, en el que unas veces ganamos, otras perdemos, otras, tenemos que tomar decisiones complejas que nos tensan, otras, más sencillas etc.

Un beso.

Katy dijo...

Has usado un símbolo muy conocido y jugado por niños y padres. Lo hemos empleado en Escuela de padres.
Los deseos, los sueños, contrapuestos a las dudas y nuestros miedos. Pero esto es la vida. No podemos tener siempre certezas. El ying y yang, los polos opuestos se atraen. Es el motor y la sal de la vida. Es nuestra lucha interna que si jugamos bien nos va haciendo crecer y madurar.
Tu post me ha llevado de la mano por los recovecos de la mente y en un abrir y cerra de ojos , me han venido momentos de incertidumbre y de pequeñas victorias.
Un beso y feliz semana

FAH dijo...

Fernando, hay una cosa q dice Wayne W. Dyer q me gusta bastante: "La intención no es algo que logras sino algo con lo que conectas". Creo q la cualidad más importante para ser feliz es ser valiente, abandonarte a tu sueño y tener fe... Y creo q todo fluye. Todas nuestras decisiones se basan en uno de estos motores: o el amor, o su contrario, el miedo... Ahí radica desde mi punto de vista la cuestión. Es cierto q todos tenemos dudas y muchas, pero un Life Coach puede ayudar mucho a encontrar nuestro lugar en el mundo. Abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María.
Gracias por pasarte. Así es, lo que ocurre que muchas veces se tensa demasiado, paralizándonos o luchando entre pasión y razón.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

No podemos tener siempre certezas. Eso creo que es lo que nos ocurre, que las buscamos pero nos las encontramos. Si lo hacemos bien, como dices, creceremos.

Un beso y feliz semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Saber gestionar la duda. Necesario y complicado a la vez.El amor o el miedo, la "valentía" o la "cobardía", polos opuestos de nuestra realidad que una veces gestionamos adecuadamente y otras, no se sabe muy bine por qué no.

Un abrazo

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

Lo peor que le puede pasar a "la soga" es que esté caída en el suelo sin nadie que tire de ella.

Recoger, estirar, dar un paso, retroceder, etc. son las cosas "normales" que le pasan a una soga; incluso, a veces, llega a romperse, pero si haces un buen nudo aún puede servir.

Pero si desaparecen sus razones para existir, se acabó el juego o ... la vida.

Si te hablara de mi soga, te diré que hay veces donde me gusta ser comba, para cambiar de presiones.

Un beso y feliz semana.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Ya sabes que por aquí es un deporte muy apreciado y valorado. Parece sencillo, pero entran tantas variables en juego que nos asustaríamos sólo con conocerlas. Igualito que en la vida.
Un abrazo.

Asun dijo...

Aquí es un deporte muy practicado el de la sokatira.
Muy clarificador el símil de la soga.

En realidad el deseo no es sino la parte oculta del miedo. De lo que se trata es de transformar esos miedos en deseos dándoles la vuelta.
Si cuando sentimos miedo ante algo y vemos que nos paraliza lo reformulamos, o sea, en lugar de decir "tengo miedo de..." decimos "deseo...", vemos que ahí se oculta una verdad, que en ese miedo hay un componente de deseo.

Buffff, sé lo que quiero decir, pero no sé si no me estoy liando al explicarlo. Espero que se entienda.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Hernández:

Me ha gustado el enfoque que haces y, sobre todo lo de ser comba. Eso siempre es alegre.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Hernández de nuevo
Le di sin querer al intro. A veces también se pueden romper, pero como dices siempre se puede hacer un buen nudo.
Un beso y feliz semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola javier:

Se que por allí sois muy aficionados y estoy seguro que las variables que se analizan son muchas, las mismas, extrapolándolas a nuestra soga.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Confieso que le estoy dando vueltas a esta frase "En realidad el deseo no es sino la parte oculta del miedo" No se si yo lo he entendido, pero quizás lo que quieras decir es que nuestros deseos generan miedos por no saber si los alcanzaremos?
Me he perdido un poco je je.

Ya me aclararás.

Un beso y feliz semana

MTTJ dijo...

Lo peor es cuando en un momento de debilidad ya ni te molestas en hacer fuerza y te dejas arrastrar por el equipo contrario. La remontada es entonces muy difícil.
Magnífica comparación!
Feliz semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Teresa:

Eso es lo malo, que si te dejas arrastrar es como rendirse y vuelta a empezar, lo que puede provocar que nunca se intente. y eso, si que es malo.

Una feliz semana para ti también.

Asun dijo...

Jajajajajajajaja, ya sabía yo que me estaba liando sola.

A ver si ahora me explico mejor.

Lo que he querido decir es que detrás del miedo a algo lo que se esconde es el deseo de ese algo. Serían las dos caras de la misma moneda.
Por ejemplo: si a mi me da miedo enfrentarme a una persona, lo que de forma inconsciente subyace tras ese miedo es el deseo de enfrentarme a ella.

¿Se me ha entendido ahora? Espero que sí.

Besos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Ahora más claro, donde va a patrar ja ja .

feliz día

Myriam dijo...

LO dicho: amor y voluntad en todos los órdenes de la vida y mucha soga sin miedos, pero si fluidez.

Una soga como una balsa que fluye en el río.

Un beso

MaS dijo...

Fernando,
si uno siente que está perdiendo al tirar de su soga...algo no va bien.Es verdad que de tiempo en tiempo, al hacer balance, a veces vemos todos los sueños entregados para ver ese único sueño cumplido, pero si nos inunda un sentimiento de perdedor...
yo, ya no tengo soga; realmente pienso que los sueños no se enfrentan, se suceden uno, detras de otro.
un beso tranquilo,M.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Pues...como que no hay mucho que comentar. Fluir.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS:

La sensación de perder suele ser normal, no es malo. Lo malo es que esa sensación se convierta en derrota que impida seguir tirando.
Gracias por la frase que nos acabas de regalar para Thinking souls.
Otro beso tranquilo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...