lunes, 14 de febrero de 2011

15 días en agosto


El video que os dejo hoy me lo envía mi sobrino Emilio que, como muchos españolitos, se está buscando la vida fuera de la piel de toro. Con un par.

Me gusta que me lo haya remitido porque eso quiere decir que lo ha visto, y si lo ha visto ya sabrá que nos la han colado y, lo que es peor, con nuestro consentimiento. No es que seamos fáciles de convencer, es que simplemente nos dejamos llevar por eso de las comodidades, de los miedos y por si acaso.



Lo sabemos, lo intuimos, pero rara vez lo cambiamos. Conciliarse uno mismo con su circunstancia o con la lógica que dicta el alma se nos hace complicado porque desde pequeños nos enseñan a hipotecar nuestra vida.

Hablé de ello en “Hoy fui ayer”, donde me dí una vuelta por el pasado, el presente y por el futuro; también en “¿Qué vas a ser de mayor?” donde reflexionaba sobre los caminos que, elegidos o no, para bien o para mal, tomamos.

El otro día, un amigo me preguntaba sobre si era bueno escoger entre dos opciones que le planteaba la vida. Yo, que no soy muy dado a dar consejos, entre otras razones porque muchas veces no sé qué hacer con los que me dan mi cabeza y corazón, lo único que pude decirle fue que todo dependía de lo que quisiera conseguir, (en este caso y orden, dinero y gloria) del tiempo en el que quisiera alcanzar su objetivo, el sacrificio y el esfuerzo que eso le supondría, etcétera: todo ello debía sopesarlo teniendo en cuenta que detrás de los sueños de cada uno están familia, amigos y uno mismo. Debería visualizar o al menos intentarlo, de forma honesta eso sí, (es decir no confundir deseos con realidad) cómo hacerlo, sin perder o deteriorar lo que realmente es el motor de su vida o lo que es. Son preguntas que deberíamos hacernos todos.

Lo malo de todo ello, - de ahí las dudas y los miedos que nos acompañan - es que perdimos la inocencia y sentido común de la infancia. Dejamos de ser nosotros mismos para ser como otros. Nuestro único consuelo es pensar que éstos, a su vez, son como nosotros, o al menos eso creemos o  con ello vamos tirando.

No es que nos auto engañemos. No, no lo creo. Simplemente nos resistimos a ser nosotros mismos.

Hoy, Francisco Alcaide compartía un interesante artículo “Ser uno mismo es ya una cuestión de supervivencia” de Juan Perea, que de alguna manera viene a corroborar de forma más amplia lo que mostraba el video y quizá explicase el por qué de las dudas de mi amigo, que en realidad creo que lo que se cuestionaba era su propia felicidad, si debía ser como otros, o ser él: Si la vida, al final, no son más que quince días en agosto.

20 comentarios:

Katy dijo...

Abro fuego. Tengo el video guardado hace tiempo para mis nietos. Es muy bueno.
Esta claro que a los niños no les gusta ni entienden este mundo tan absurdo que hemos construido, con tantas contradiciones.
Tu reflexión como siempre honesta.
“Lo sabemos, lo intuimos, pero rara vez lo cambiamos”. Pero se puede, basta tener claro nuestras motivaciones y hasta dónde queremos llegar. Claro que hay optar y eso es lo que más cuesta..
Un beso y feliz semana

MaS dijo...

Premio diario: ese es el lema de mis dias. Cada día tengo premio, seguro!. Es cuestion de actitud, así que los 15 de agosto, son un extra, si cada uno de esos 15 son mejores que los otros 350.

Arriesgo, tambien, diariamente. ¿al final qué puede pasar?¿ que no pueda rectificar? ¿que me equivoque y tenga que volver a la casilla de salida? y?...el que no juega, no vive.El que no se equivoca, no aprende a corregirse.

De pequeña solamente me preguntaba: qué quería.
De mayor: no me pregunto que quiero, sino qué estoy dispuesta a sacrificar para lograr algo?

buen lunes. M.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Yo también tengo "fichado" este video. Creo que en alguna ocasión lo he utilizado en alguna entrada, pero no me acuerdo muy bien. En cualquier caso me alegro de que lo hayas sacado de nuevo.
Es una maravilla.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Tener claro las motivaciones es como tener media elección hecha. Optar, como dices, es lo que más cuesta sobre todo cuando para llegar a lo que quieres debes tener en cuenta los efectos colaterales de la decisión que afectan a otras personas.
Un beso y feliz semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS:

Creo que aún teniendo buena actitud, que es lo que nos ayuda, no se trata tanto de corregir y equivocarnos, si no de encontrar el sentido de nuestras vidas y ay, amiga, eso es más difícil.
fantástico lunes para ti trambien

Fernando López Fernández dijo...

Hola javier:

Pues seguro que lo mismo lo había visto ya en alguna entrada tuya o de Katy o en otro bog porque el caso es que sonaba haberlo visto, pero lo importantes es la reflexión que nos deja ¿no crees?
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Siento discrepar, el vídeo no me ha gustado. Demasiado triste. Sólo me quedo con la parte de querer ser niño toda la vida. ¿Quién no? Por eso siempre he creído que conviene tener vacaciones todos los días; buscarte esos treinta minutos para ti solo. No sé si me he explicado. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

No debes sentirlo por discrepar. El video a cada uno nos inspira una cosa, pero triste o no hay muchas vidas que son así.

En cuanto a lo que dices de vacaciones diarias, con lo que estoy muy de acuerdo, es una cuestión de necesidad ya sean horas o 30 minutos. De no ser así la vida sería muy complicada.
Y no te preocupes, te has explicado perfectamente.
Un abrazo

Nacho Muñoz dijo...

Pues yo no conocía el vídeo y me ha conmovido de sobremanera. Muchas gracias por compartirlo y por dar siempre que pensar

Fernando López Fernández dijo...

Hola Nacho:

Muchas gracias por pasarte y por la mención en tu blog. La verdad es que el video da mucho que pensar aunque lo que se diga pueda ser triste como apunta Rafa.
Un saludo

Javier García dijo...

Gracias Fernando por la entrada. De pequeños es la inocencia lo que nos salva pero de mayores debería ser una escala de valores clara donde -efectivamente- el dinero no debería ocupar el primer lugar.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
Gracias por pasarte Javier: Me ha gustado mucho el comentario. Debería ser así, pero sabes que el dinero es la principal causa de que se derrumben o debiliten los valores. Aun así, hay que intentarlo y relativizar el valor del dinero.
Un abrazo

MTTJ dijo...

Comentas que desde pequeños nos enseñan a hipotecar nuestra vida y estoy de acuerdo contigo. Es muy difícil buscar un término medio en esa jungla donde vivimos de tal manera que en nuestra escala de valores ocupen los puestos más altos aquello que nos hace feliz y que, a mi parecer, no es precisamente el dinero. Educar a los hijos es una dura lucha a contracorriente pero no se puede tirar la toalla. Ojalá las futuras generaciones lo sepan hacer algo mejor que nosotros pero se les presenta complicado.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:

Desde luego, el dinero no es lo que nos hace más felices, lo que ocurre es que se tiende a pensar que con el se obtiene la felicidad y ese es uno de nuestros mayores errores que debemos correjir si no queremos que las generaciones que vengan sufran más.

Un abrazo

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
Me ha encantado la entrada y el video. Mientras lo leía me acordaba de un conocido al que cuando le preguntaron qué quería ser de mayor lo tenía claro: hijo, quería ser hijo. Y creo que lo logró.
Un abrazo.

Myriam dijo...

Un video muy ilustrativo de un pequeño filósofo que la tiene clara. ESperemos que aplique su filosofía en la vida propia, valorando lo que realmente importa en la vida.

MaS dijo...

...pero Fernando, el sentido de la vida se encuentra en el "hacer", y el que no hace, deshace, se equivoca y corrige, no crece... es lo que trataba de decir.
Desde luego, me apoyo en Rafa Bartolomé, y el asunto no se encuentra en los 15 dias de agosto.
Nos seguimos.
un beso.M.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep:

Muchas gracias por la visita y la anécdota que nos dejas. Al menos el lo tenía claro ja ja.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS

María lo bueno de esto es que cada uno le puede dar una interpretación y estoy de acuerdo en lo de hacer, pero si te fijas mucha gente sigue "creyebdo" que su destino son esos 15 días de agosto con los que creen cubrir todas sus aspiraciones.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Quien sabe , que la vida es muy cambiante, pero eso podría/debería ser.

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...