miércoles, 5 de enero de 2011

Mi carta a los Reyes Magos: Soul Mail for Hope


Siempre me gustaron  los Reyes Magos. Recuerdo que, cuando era pequeño, esperaba nervioso su llegada.  Sabía que aunque escribiese tarde la carta les llegaría: para eso eran magos. En ella, habitualmente abundaban los tachones, fruto de la indecisión infantil sobre que juguetes elegir. Los párrafos en los que pedía regalos para mis familiares, sin embargo, estaban limpios de borrones, -  aunque eran difíciles de entender porque mi caligrafía siempre ha dejado mucho que desear a pesar de los cuadernos del señor Rubio-, ya que tenía claro lo que quería para ellos y, aunque posiblemente mis gustos no coincidiesen con los suyos, yo lo hacía con mucha ilusión. Con la ilusión virgen de un niño.

Me llamaba mucho la atención que los Reyes Magos pudiesen  estar en miles de sitios a la vez o que en una noche se lo currasen de tal manera que el día seis al amanecer ya habían repartido todo; pero para eso eran magos y nadie cuestionaba sus poderes: unos fenómenos. 
Los días previos a su llegada estaba, como posiblemente miles de niños, bastante alterado y supongo que hasta insoportable. La noche de reyes muy especial y la sensación de ser el primero junto a mi hermano pequeño en entrar en el cuarto de estar y escuchar el silencio de la estancia con los regalos colocados, era en sí, otro regalo. Luego, la alegría general, la pequeña decepción porque se olvidaron de ese juguete que te volvía loco, el montar y desmontar cosas, ver lo que le habían traído a los demás… Un día en el que la vida parecía amable con todo el mundo.

Con el paso de los años, descubrí que no todo era tan mágico, y que muchas personas no habían disfrutado jamás de la magia de Sus  Majestades de Oriente, que no habían podido compartir la alegría de rasgar un paquete, de presumir de caballo de cartón o dar el biberón a esa muñeca meona y monosílaba. Y claro, eso me contrarió un poco, tirando a bastante, al no entender esa discriminación. Era un niño, pero no tan estúpido como para pensar que era debido a que unos habíamos sido buenos  y otros malos, (entre otras razones, porque yo nunca fui un santo ni de mi devoción  y en la escala buen chaval era ampliamente superado por muchos) ni a que no eran católicos ni apostólicos ni romanos o seguidores de Papa Noel: me hubiese gustado tanto que todos tuviesen sus regalos.

Pero estamos a tiempo de corregirlo y por eso hoy me voy a sobrar pidiendo cosas a Melchor, Gaspar y Baltasar que para eso, no lo olvidemos, son magos.

No sé si he sido bueno o malo: ellos sabrán que para eso, ya digo, son magos y creo que juiciosos, pero yo hoy voy a pedir no sólo para mi sino para todo quisque. Para los malos malotes, ya se encargan ellos de llevarles carbón, aunuqe pensándolo bien quizás no les vendría mal algo de lo que pido para la buena gente.

Felices Reyes

Queridos Reyes Magos:

Supongo que este año no reconoceréis mi carta porque está limpia y la he hecho en ordenador. Es una de las ventajas de la tecnología. Yo escribo, paso el corrector y luego la envió por correo electrónico con lo cual todos salimos ganando. Yo presento algo decente, no gastamos papel y vosotros no tenéis que dejaros los ojos descifrando lo que he querido escribir y con un solo clic, la podéis clasificar, analizar para vuestras estadísticas de demanda y todo eso.

Tampoco hace falta que os cuente como es mi vida porque os la sabéis de memoria y sé que si tenéis dudas enviáis a vuestros pajes para que os hagan un informe.

Así que empiezo a hacer mi lista común para todo el mundo, sabiendo que quizás no todo lo puedan transportar vuestros camellos  pero me conformo con que, aunque sea un poquito, nos llegue a todos. Sé que algunas de las cosas que os pido escasean o que ya no se fabrican porque pasaron de moda; que no se encuentra buena materia o que ya no queda, pero estoy seguro de que el esfueerzo en localizarlos merecerá la pena.

Me gustaría que recibiesemos.

Un kit de amabilidad que nos llene de armonía, lleno de palabras mágicas para practicar. Palabras como Buenos días, hola, por favor, gracias, si, enseguida, siempre, también, perfecto, estupendo, maravilloso que nos permitan desarrollar la empatía.

Un juego interactivo en el que todos ganan mediante la colaboración, un juego  en el que los participantes  hagan uso de las cartas de “Podemos, cooperación, generosidad, logro, responsabilidad, unión, confianza..”, para no caer en el pozo de la desesperación que es lo que nos hace perder la partida de la felicidad.  

Un libro de cuentos – En el que los personajes nos enseñen lo que es el amor, la amistad, el perdón, la compasión, el esfuerzo, la fortaleza, la ternura, la justicia…

Un álbum de fotos o un marco digital  donde poder ver siempre a nuestra familia, a nuestros  amigos y a nuestros seres queridos para tenerlos presentes y decirles lo mucho que los queremos y lo importantes que son para nosotros.

Un traje o un vestido cosido con el hilo de la nobleza, de la bondad, de la fraternidad y de la generosidad que no mengüe ni pase de moda.

Y un gran juego de construcción  con mogollón de piezas que nos ayuden a construir un futuro estable,  lleno de esperanza y libre para poder vivir dignamente y en paz.  Una construcción sólida de valores donde no quepa el egoismo, la soberbia, la envidia, la violencia ni el odio y que nos permita de una vez por todas vivir en un mundo sin miedo, sin temores. Un mundo lleno de ilusión para vivir y compartir.

Pediría muchas más cosas, pero con esto ya tenéis trabajo y no sé si no lo merecemos.

Muchas gracias por leer la carta y por tenerla en cuenta que seguro que algo hacéis.

Os saluda

Fernando.

Pd - Esta noche no dormiré pensando que al día siguiente mucha gente tendrá más ilusión.

Hoy en Thinking Souls un regalo para el año que empieza con Fernando Rodríguez de Rivera, Pablo Rodríguez, Josep Julian, Javier Rodríguez Albuquerque, Begoña Zalbes y María.

 


7 comentarios:

Katy dijo...

Cpon la esperanza que los Reyes te concedan al menos una parte de estos hermosos deseos, y que su magia dure todo el año, me uno a ellos y espero que tengas una feliz Noche.
Un beso

Begoña Gamonal Flores dijo...

Buenas tardes,Fernando.

Ayer ví este post, y hoy, haciendo mi carta propia, no podía dejar de pasar por tu carta. Los juegos de construcción, curioso, eran de mis juguetes favoritos: casi todas las cartas mentales que envié a sus Majestades, incluían este tipo de juguetes. Comparto tus deseos, pero hasta cierto punto; la envidia , la soberbia y otros pensamientos no muy positivos, forman parte también de nuestra historia. Si el mundo fuese casi perfecto, seguro que sacaríamos otros males para que así no fuese.

Este año, debido a mi particular historia, mi deseo más ferviente se convierte en deseo universal: salud para poder amar, odiar, envidiar, compartir , en definitiva, estar feliz en ciertos momentos y no padecer dolor que nos los incapacite.

Felices Reyes Magos, Fernando.

Un beso.

Begoña

Myriam dijo...

HOla Fer:

Realmente lindísimos tus pedidos, de los cuales los 5 primeros me parecen más accesibles que el sexto, aunque quizás, con ayuda de Santa Claus, de los 9 Coros Angélicos y de viento de cola, pueda ser posible, ya que todo puede serlo y no me cierro a nada.

Un fuerte abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

¡¡¡Ufff!!! Menos mal que llego a tiempo.
"Queridos Reyes Magos:
Yo me conformo con que le traigais a Fernando lo que ha pedido. No quiero más. Dormiré mal y me levantaré nervioso porque su regalo es el mío.
Os dejo un poco de patxaran para que podáis continuar el camino".
Un abrazo a todos.

MTTJ dijo...

Me parece fabuloso el particular "libro de cuentos" que pides a los RRMM. Ojalá nos puedan traer un ejemplar a cada uno.
Te deseo lo mejor para 2011 y que se cumplan todos tus deseos.
Un abrazo.

Asun dijo...

A mi hace tiempo que me decepcionaron, yo creo que desde niña. Siempre traían lo que ellos querían en lugar de lo que yo había pedido, así que deje de escribirles. Si querían traer algo, que trajeran lo que quisieran.

Ojalá tú tengas más suerte y te traigan gran parte de tu lista.

Un beso.

Fernando López Fernández dijo...

@Katy- Estoy seguro que ya ha caido alguno Katy, y seguro que a ti también. Un beso

@Begoña Gamonal - El mundo no tiene por qué ser perfecto, pero lo que si esta claro es que la envidia, la soberbia y otros pensamientos son como aquellas piexas que sobraban siempre en la construcción.
Un beso y mucha, mucha salud

@Myriam Pues con todas esas ayudas, mal se tiene que dar para que no se hagna realidad muchos. Un beso.

@Javier Rodríguez - Es que como he pedido para todos también te lo traeran a ti y como además dejas pacharán pues...más fácil.
Un abrazo.

@MTTJ

Pues eso, María teresa. una gran edición para todos. Un fuerte abrazo

@Asun - Puede ser así, pero siempre hay que dajr espacio a los sueños y los deseos. Un beso

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...