viernes, 28 de enero de 2011

Exprime el limón



Exprime el limón, solía decir mi padre cuando hablaba de la vida. Era su versión del Carpe Diem, su forma de aconsejarte, que la aprovecharas. No se refería a que fueses un bala perdida ni a que todo te resbalase. Creo más bien que lo que quería transmitir era que no debíamos perder las oportunidades que se nos presentan para disfrutar de nuestra existencia.

Cuando lo hacía, no lo planteaba en términos de que fueses mejorando laboral, social  o económicamente; tampoco se trataba de que fueses como una abeja libando de flor en flor para recolectar solo el lado dulce de la vida. Era, sobre todo, una cuestión de actitud, de saber mirar las cosas, las circunstancias y los hechos  que aparentemente nos parecen anodinos o carentes de importancia, y hacerlo con la mirada ilusionada de un niño, con esa capacidad de asombro y sorpresa que poco a poco nos van, o nos vamos limitando.

Nuestros días , están llenos de esos pequeños momentos que dejamos pasar o ignoramos porque estamos más centrados en intentar conseguir las metas que nos proponen o nos proponemos, en ser los más ricos, los más guapos, los más cool, los más competitivos, los más triunfadores, los más enterados y solemos dejar de lado cosas que realmente al final importan y que no tienen que ver nada ni con el dinero y sí mucho con lo que nos hace o puede hacer felices.

Todo esto viene a cuento de que me lo ha recordado e artículo que publicaba Francisco Alcaide “Boomerang y el materialismo de siempre” en el que relataba que lo que más le gustó a James Cook de los aborígenes australianos era su actitud ante la vida, el saber aprovechar lo que la vida ofrecía y ser felices con ello.

En nuestro caso es más complicado por la cantidad de necesidades que nos vamos creando, cuya consecuencia es que a la hora de exprimir el limón lo hacemos mal, demasiado rápido, y por eso el zumo de la vida nos sabe demasiado ácido; seguimos exprimiendo limones con la esperanza de que uno sea el definitivo, el dulce sin aceptar que a éstos hay que echarles agua o azúcar para que el sabor sea más agradable.

Y la mejor forma de que nos guste, es saber exprimir el limón, añadiendo esas pequeñas cosas, esos pequeños momentos que nos hacen más felices como pueden ser la llamada de un amigo, una puesta de sol, frotarse las manos y sentir el calor cuando hace frío, sonreír y que nos sonrían, comerse un bocata en silencio mientras esperas el próximo tren, escuchar la lluvia o cantar bajo ella, beber un enorme vaso de agua cuando tienes mucha sed, oler pan caliente, leer un libro, admirar el vuelo de una mosca o emocionarte con una sinfonía…cosas y momentos que no retenemos porque en esa continua busca de la felicidad confundimos limones con naranjas confiando en que en lugar de ácidas o amargas nos salgan dulces.

La felicidad, hay que currársela y eso tiene mucho que ver con saber exprimir el limón, con sacar el gusto a la vida, aunque ésta juegue contigo, aunque tu juegues con ella.

Feliz fin de semana  

22 comentarios:

FAH dijo...

Gran post, Fernando... De vez en cuando conviene escuchar a Serrat y su canción "Esas pequeñas cosas" / http://www.youtube.com/watch?v=hoCZ8H0RAsA

Abrazo y buen finde... eso sí q los disfrutamos bien.

Alfonso V dijo...

Sabemos que para ser felices debemos ver el mundo con optimismo, y disfrutar de todas las cosas por muy pequeñas que sean.
El problema es que se nos olvida. Por eso es bueno que te lo recuerden.
Gracias, por hacer el de hoy un día feliz.

Alfonso V dijo...

A propósito una buena limonada está muy rica, y con un poco de ron...

MaS dijo...

Fernando:
Veo a muchos que sólo exprimen el limón si tienen una ostra debajo, otros, los que son felices, sencillamente se ponen debajo del limon y lo exprimen, que viene a ser lo mismo, pero sin ostra.

Gran cítrico el que has escrito.
Te sonrio.M.

Myriam dijo...

Sería fantástico que todos aprendiéramos a exprimir bien el limón. Conozco quienes por miedo, indesición o por no imaginarse que algo puede ser posible, se quedan chupando limón agrio, ácidoo amargo.

Làstima, en sí la vida es breve.

Excelente reflecciòn la tuya y tu padre, muy sabio. Muy buen fin de semana, con limonada azucarada y, conun chorrito de vodka, que realza el sabor.

Myriam dijo...

Dice indecisiòn. Vale

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Disfrutar de las pequeñas cosas...
Qué sencillo y a la vez que difícil.
Menos mal que viene el fin de semana y podremos hacer prácticas.
Un abrazo.

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
Mientras leía tu artículo he sentido paz. Estoy seguro de que tu padre se refería a lo que tú dices que se refería y no a otra cosa. El mío, por contra, creía que uno tenía que ir de cara para afrontar lo que te viniera, pero no tiene mucho que ver con lo de exprimir el limón, él era más de reservar energías para cuando hiciera falta.
En las cosas pequeñas que describes uno puede ver cómo se exprimía el limón. Mi punto es que cuando van pasando los años y echas la vista atrás empiezas a darte cuenta de que buena parte de lo que te pasó "en plano", era también parte del limón exprimido y que no volverá. Me pregunto a veces si el balance de vida que hacen los moribundos en sus últimos momentos de lucidez es resolver si lo exprimieron y en qué medida. A mí cuando me llegue el momento si me gustaría poder decirme que tuve una buena vida (no que me pasé una buena vida)y en ese sentido si eso pasara hoy, estaría bastante satisfecho.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:

Pues tienes razón, buena canción que viene ni que pintada y que la podía haber utilizado para el post. Muchas gracias por compartirla y feliz fin de semana.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Alfonso:

gracias por venir y comentar. Si no somos optimistas y no tenemos confianza y no sabemos disfrutar de las cosas nos va a ir muy mal. Pero como dices se os olvida. Buena sugerencia esa del ron...je je

Eso si, yo estoy disfrutando de tu último juego, pero no lo consigo, pero no desisto y lo conseguiré.

un abrazo y feliz fin de

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Pues yo soy de los que me pongo debajo. Además, es casí una aberración echar limón a una ostra je je.

Gran comentario citrico el tuyo.
Sonrisas de viernes

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:
Muchas veces lo que pasa es que no queremos aprender a exprimir el limón por todo eso que apuntas y al finalnos sabe ácido o amargo. En cualquier caso, nos apuntamos al vodka no?

feliz fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Es que en el día a día podemos disfrutar todavía más, una especie de kit kat, en nuestras "rutinas"

Un abrazo y feliz fi. Y haz muchas prácticas.

Fernando López Fernández dijo...

Hola josep: Pues me alegro que de paz. No creas que mi padre también decía que había que ir siempre de cara con lo cual coincidia con el tuyo..

Creo que esta frase que dejas resume perfectamente el resultado de de saber exprimir el limón.

" A mí cuando me llegue el momento si me gustaría poder decirme que tuve una buena vida (no que me pasé una buena vida)y en ese sentido si eso pasara hoy, estaría bastante satisfecho."
Osea que exprimes bien.

Un abrazo.

Pd - Por cierto, hemos cruzado comentarios al mismo tiempo.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando: tengo un amigo que es un poco barroco hablando que sobre tu post diría que tu forma de ser y actuar dimana de la sabiduría de tu padre.
Creo que hay que disfrutar de la vida sin caer en el hedonismo de exprimir el limón hasta la cáscara.
Resulta, ya que hablabas de entretenernos en ganar dinero, que las mejores cosas que nos ofrece la vida resulta que son gratis: el sol, la lluvia, la luz, la sonrisa de una mujer... Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Hay que disfrutar. El hedonismo es otra cosas. Como dices las cosas más valiosas del mundo son gratis y tu has apuntado algunas .

Un abrazo y feliz fin de

Asun dijo...

Muy sabio tu padre.

Al fin y al cabo de lo que se trata es de poner más atención y aprender a disfrutar y saborear cada una de las situaciones que se nos presentan, vivir lo cotidiano como si fuera la primera vez y hacer de ello algo especial.

Que tengas un muy buen fin de semana con un buen montón de limones exprimidos.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola asun:
Eso pienso yo, poner atención a cosas importantes y disfrutarlas.

Un beso y feliz fn de semana

JLMON dijo...

Bonito Feranado!!!
Tienes razón, tenemos tantas frutas tropicales que nos olvidamos del limón...
cuidate

Katy dijo...

Buenas noches, he llegado tarde no por por cientos de quehaceres bien aprovechados.
A mi me enseñaron a "sacarle el jugo a las cosas" lo cual es lo mismo. Sacar provecho de cada minuto para tu propia felicidad y del disfrute compartido con los que tienes más cercanos. Leído todos los comentarios creo que todos estamos de acuerdo. Es la única forma de enterarnos y dejar huella de que hemos pasado por aquí.
Un beso y feliz semana para ti también

Fernando López Fernández dijo...

Hola José luis:

Lo malo es que las frutas tropicales no sabemos exprimirlas tampoco.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Me consta que lo haces es así, y la prueba está en el post que nos has dejado hoy de fotografía erradas. Cada momento es importante .

Un beso y feliz fin de

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...