domingo, 12 de diciembre de 2010

Sobre la lógica y la reflexión

A mayor velocidad, menos lógica, menos reflexión. Nos estamos acostumbrando a que nos sinteticen la información o nos la den mascada y/o interesada. Hace algún tiempo hablé sobre ello en La lógica aparente. Estamos tan presionados que, más que reflexionar sobre el origen y las causas de los problemas y opinar de una manera razonada, lo que hacemos es seguir la opinión de la mayoría que se encuentra a nuestro alrededor por aquello de la comodidad. Nos amparamos en la masa, jugamos a caballo ganador y nos comprometemos poco. Así no se avanza mucho y sólo aquellos que miran desde otras perspectivas realmente son capaces de aportar cosas interesantes. Los demás, followers y refollowers.

Que no es el caso del alumno de esta anécdota que os dejo hoy.

Un profesor de física y química, con ganas de tomar el pelo un poco a sus alumnos, les puso un examen en el que formulaba la siguiente pregunta.

¿Es el Infierno exotérmico (desprende calor) o endotérmico (lo absorbe)?
La mayoría de estudiantes escribieron sus comentarios sobre la Ley de Boyle 
(el gas se enfría cuando se expande y se calienta cuando se comprime). Un estudiante, sin embargo, escribió lo siguiente:


En primer lugar, necesitamos saber en qué medida la masa del Infierno varía con el tiempo. Para ello hemos de saber a qué ritmo entran las almas en el Infierno y a qué ritmo salen. Tengo sin embargo entendido que, una vez dentro del Infierno, las almas ya no salen de él. Por lo tanto, no se producen salidas.
 En cuanto a cuántas almas entran, veamos lo que dicen las diferentes religiones. La mayoría de ellas declaran que si no perteneces a ellas, irás al infierno. Dado que hay más de una religión que así se expresa y dado que la gente no pertenece a más de una, podemos concluir que todas las almas van al Infierno. Con las tasas de nacimientos y muertes existentes, podemos deducir que el número de almas en el Infierno crece de forma exponencial. Veamos ahora cómo varía el volumen del Infierno. Según la Ley de Boyle, para que la temperatura y la presión del Infierno se mantengan estables, el volumen debe expandirse en proporción a la entrada de almas.


Hay dos posibilidades:


Primera: si el Infierno se expande a una velocidad menor que la de entrada de almas, la temperatura y la presión en el Infierno se incrementarán hasta que éste se desintegre.


Segunda:  si el Infierno se expande a una velocidad mayor que la de la entrada de almas, la temperatura y la presión disminuirán hasta que el Infierno se congele.

¿Qué posibilidad es la verdadera?:si aceptamos lo que me dijo Teresa en mi primer año de carrera "hará frío en el Infierno antes de que me acueste contigo", y teniendo en cuenta que me acosté con ella ayer noche, la posibilidad número dos es la verdadera. Doy por tanto como cierto que el Infierno es exotérmico y que ya está congelado. El corolario de esta teoría es que, dado que el Infierno ya está congelado, ya no acepta más almas y está, por tanto, extinguido, dejando al Cielo como única prueba de la existencia de un ser divino, lo que explica por qué, anoche, Teresa no paraba de gritar "¡Oh, Dios mío!" 


Dicho estudiante fue el único que sacó "sobresaliente".

Feliz lunes

15 comentarios:

Katy dijo...

Jeje, al margen de que Teresa se lo pasara tan bien gracias a ti para hacer esas exclamasiones, creo que lo del infierno no lo tengo nada claro. Prefiero pensar que hace calorcito, el frío no me atrae nada.
Seguiré pensando en ello, por eso de que no quiero ser tan solo una follower más.
Un beso y buena semana maestro

Asun dijo...

Jajajajajaja No me extraña que sacara sobresaliente, lo que no sé es cómo el profesor no le puso "matrícula de honor" con esa lógica tan aplastante.

Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Ja ja Katy. Yo creo que lo del infierno no lo tiene nadie claro, pero habrá que darle una vuelta sí. Quien piensa y reflexiona no sigue más que su propio criterio. por eso tu no eres una follower más.

Un beso y feliz semana

Fernando López Fernández dijo...

Ja ja Asun:

Totalement de acuerdo contigo, un tipo con gran creatividad.
Un beso y feliz semana

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Hace tiempo que lo conozco.
No sé si es verdad lo que se cuenta, pero el tío es un genio.
Ha estado bien recordarlo.
Un abrazo.

MaS dijo...

Me encanta.
Me ha encantado.
Pongame dos de reflexión y una de un par de arrestos ...porque, querido Fernando, no vale sólo con reflexionar, luego hay que atreverse...
besos. M.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Lo he pasado muy bien leyendo tu post. El chaval era un fenómeno.
Yo en el infierno, tal y como lo cuentan, no creo, pero tu que tanto viajas podías darte una vueltecilla por allí, je je, y contárnoslo.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Como dices, un auténtico genio. ¡qué soltura!
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS

Así es Maria, y ya ves que el chaval los tenía. Un beso.

Fernando López Fernández dijo...

Hola rafa:

ja ja me alegro que te haya hgustado y no creas, que al infierno bajo algunas veces je je, pero me dejan salir, ya ves.
Un abrazo

Myriam dijo...

Por lo menos, alguien que piensa y es original, aún queda esperanza en el mundo. COmo ya te dice Asun, merece matrícula de honor.

besos

Myriam dijo...

PD- Ojalá un tipo así llegara a Presidente en Argentina...

MTTJ dijo...

Simplemente buenísimo. La pena es que durante los dos cortos años que me dediqué a la docencia, impartiendo precisamente clases de química, no me encontré, ni por asomo, un alumno igual.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Ja ja Myriam:

La verdad es que el tipo no se si para presidente de Argentina, pero juego si que da ¿verdad?
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Teresa:

No sabía que habías sido profesora, pero desde luego tipos como ese no abundan.

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...