jueves, 2 de diciembre de 2010

10 actitudes para tiempos convulsos

Son malos tiempos para la lírica como cantaban los chicos de Golpes Bajos. El mes de noviembre ha sido particularmente jorobado como podéis leer en El libro de bitácora que Josep Julian nos regala todos los meses. Quizás sea una cosa mía, pero me da la sensación de que el personal cada día está más nervioso e irascible. No sé si cuando llegue la Navidad, por aquello del amor, los buenos sentimientos y todo eso se calmarán las cosas o si, por el contrario, en lugar de una blanca navidad vamos a tener una triste navidad o se va a liar la de Dios es Cristo.

El caso es que esta crisis, recesión, o sin dios en el que vive el mundo hoy nos está alterando de tal manera que los nervios están a flor de piel y el personal se calienta con suma facilidad. No es para menos; más de cuatro millones de parados, la bolsa en caída libre, expectativas de salir cero, recortes en empresas, consumo por los suelos etcétera etcétera. Como estamos comprobando, de esto no se está librando nadie ni casi nadie y yo, tu, o tu primo podemos ser los siguientes en engrosar la lista del paro o en arruinarnos, independientemente de todo el esfuerzo realizado. Y esto, lógicamente, lo llevamos fatal.

Todo esto viene a cuento de que me he pasado por los blogs de los chicarrones del norte, es decir, por el de José Luis Montero y Javier Rodríguez Albuquerque y le he estado dando vueltas a sus artículos (están linkados en sus nombres) que hablan, desde mi punto de vista, más que de la crisis, de la condición humana y de cómo somos: la crisis es una consecuencia de nuestras conductas.

Ya va para más de dos años que pintan bastos (cuando nosotros pensábamos que toda la vida iba a pintar en oros y copas; y es que molábamos mazo) y observamos que ahora los que manejan realmente el cotarro nos cantan las cuarenta y nos hacen hipotecar hasta las diez de monte.

No aprendemos, ni comprendemos, ni queremos comprender, o más bien aceptar, que los buenos tiempos tardarán mucho en volver o como las oscuras golondrinas de Becquer no volverán.

Así las cosas, vamos descubriendo que estamos “enganchados” al dinero más de lo que creíamos: el que lo tiene en exceso porque quiere más o no quiere perderlo, el que tiene menos porque quiere tener al menos lo de antes y el que no lo tiene porque la carencia de parné lo paraliza  ya la sociedad se encarga de excluirlo abandonándolo a su suerte). Todos asustados, todos con miedos y recelando de todo y de todos: confianza cero.

Como cantaba el grupo Flash & The Pan, el dinero no miente, hace aflorar lo peor de nosotros y acaba por descubrirnos a todos, aunque lo queramos negar. Unos, los más solidarios, los más humanistas saldrán bien parados; otros, los más “dinero dependientes” los más ambiciosos, los que lo adoran y su vida gira en torno al vil metal, no tanto, pero allá cada cual y su visión de la vida. 

De hecho, no estaría escribiendo este post si la situación económica fuese otra y las seguridades firmes, pero eso ya digo paso a mejor vida y nosotros, en teoría, a peor.

Sabiendo pues todo esto, creo que lo mejor es tener actitud para afrontar estos tiempos convulsos, y eso creo que se consigue con pequeñas actitudes. Hoy os dejo 10 en formato sopa de letras, para que os entretengáis un rato, pero si no tenéis tiempo o pasáis, en otro post resolveré la sopa y el porqué de esas palabras elegidas.

Y es que todos querríamos y necesitamos una palanga como dice nuestra querida MaS

Por cierto, hay Thinking Souls nuevo sobre Frases de Viajes con María Teresa Trilla, José Luis Montero, Javier Rodríguez Albuquerque, Francisco Alcaide, Katy, Pilar Mandl y Begoña Gozalbes.

Feliz fin de semana



16 comentarios:

Katy dijo...

Todos estos altibajos, agobios, se propagan fácilmente porque hallan terreno fértil en la sociedad que vive un momento de crisis. No son tiempos para la lírica es cierto y pintan bastos. Pero ahora es el momento de intentar cambiar las cosas, y de demostrar lo que el hombre es capaz de hacer para superar las dificultades.
El humano es el único capaz de mostrar solidaridad. Estamos mal,
sí, pero los hay que nunca han estabo bien en paises del tercer mundo. Y desde luego queda bien patente que la crisis es la consecuencia de nuestar conducta como colectivo.
Hemos vivido como cigarras se nos ha olvidado trabajar como hormigas.
Un beso

MaS dijo...

Hola Fernando,
ahora es cuando libero pensamientos como este: que la primavera debiera ser seguida del frío invierno, y que trás él, levantáramos el ánimo con el color ocre del otoño, para llegar al caluroso verano que nos dejara bien floridos los jardines.
Me tatúo este proverbio oriental:
TENER CORAJE PARA CAMBIAR LO SE PUEDE CAMBIAR;
TENER SERENIDAD PARA ACEPTAR LO NO SE PUEDE CAMBIAR;
TENER SABIDURIA PARA DISTINGUIR ENTRE ESTAS DOS.
A ver si espabilamos...
Te mando besos desde mi palangana.
M.

JLMON dijo...

Hola Fernando
Gracias por la referencia y por tu post que completa perfectamente la serie de "los chicos del norte".
Esperemos que estas Navidades los animos se aflojen aunque va a ser complicado.
Ayer comentaba con un amigo: si la gente normal supiera cómo les va la crisis a una docena de "personajes"...
Cuidate

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
He leído "Paciencia" sin pararme en más. Quizás no sea la más realista ni práctica, pero que duda hay de que la estamos utilizando.
Como bien decías hace ya unos meses: "ya no hay crisis, sino otra forma de vida". Yo también creo que se va formando día tras día una transformación hacia otra realidad que la que hemos vivido.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Capacidad, saber estar a las duras y las maduras. La crisis como apuntas es la consecuencia de nuestra conducta colectiva. Y no lo asumimos ni lo aceptamos.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Pues no estaría nada mal que así fuese, al menos por probar, pero las frases que nos dejas son, como dices, para tatuarlas en nuestra cabeza y nuestro corazón.

Felicidades por el post de la palangana, es genial.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Gracias a ti por servir de inspiración, esperemos a ver que pasa pero me da la sensación de que no cambiará mucho.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa

La paciencia, que si es una de las palabras que aparecen creo que debe ser parte de la actitud y ya explicaré el por qué en las soluciones, pero como dices, se está transformando la realidad, no sé si a mejor o a peor en su conjunto, pero si que está cambiando.
Un abrazo

Asun dijo...

No creo yo que el espíritu navideño apacigüe las cosas. La gente suele estar un pelín alterada, y recordemos que lo de los sentimientos de amor es un poco paripé, porque no hay que olvidar que son unas fechas fundamentalmente consumistas,y cuando la economía aprieta en situaciones así se desatan todos lo demonios.

Un beso

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

La otra noche me fui a la cama pensando en ese cambio de vida que nos espera, irremediablemente, mientras recodaba el viejo chiste de la familia, consumidora de gulas (que ni siquiera de angulas) en época navideña, reunida en la mesa de la cocina mientras pintaban ojitos a los espaguetis, un día antes de Nochebuena.

Tiempos duros están a la vuelta de la esquina y tenemos que empezar a verlo de esta manera y actuar en consecuencia. Ser realistas con nuestras necesidades y saber qué cosas deben tener prioridad sobre las superfluas, por muy asentadas que estuviesen.

Tal vez esta navidad sea el momento para empezar el cambio y si no hay gulas, se comen espaguetis, que todo, sea caro o no, acaba en el mismo lugar y con el mismo nombre.

De la sopa de letras me quedo con "Constancia"
Ojalá la navidad cambie el humor de la gente, pero cuando "la olla peligra, el ánimo se resiente".

Besos y buen fin de semana.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Vaya cómo se nota la sensibilidad de los blogueros con este tema. Al menos de los que nos movemos en este círculo.
Creo sinceramente que lo mejor que podemos hacer (y estamos haciendo) es reivindicar la condición humana que nos han robado. Y ahí estamos.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun
Yo tengo mis dudas, habitualmente por estas fechas la gente tiende a relajarse un poco y no se si por el consumismo a estar más contenta, pero este año quien sabe.
Un beso.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Hernández
Así es, adaptación a las circunstancias y constancia en el día a día. Es posible que así lo llevemos todos un poco mejor. Lo demás , sería como engañarnos.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier
No se si nos han robado la condición humana o si nos la hemos dejado robar, pero lo que si es cierto es que debemos recuperarla.
Un abrazo

Fernando dijo...

Hola Fernando

Efectivamente noviembre ha sido un mes muy malo en todos los sentidos. Hace unas semanas tuve la oportunidad de asistir a un cena benéfica en la mi empresa aportaba vino y el gabinete de comunicación. Me pusieron en la mesa presidencial y me tocó compartir mesa y mantel con la buena parte de la flor y nata de la política de Castilla y León. Expectativas de salir, efectivamente, cero. Miedo a coger las riendas ahora, todo el del mundo. El remate me lo dio una persona que trabaja en una importante entidad financiera: tenemos más miedo que hace un año.

Sin embargo, tal y como comentábamos hace unos días en otro post, lo importante es no decaer, saber que las crisis terminan. Estamos en mitad de una gran purga y hasta que no nos limpiemos, no vamos a salir. Tú has dado con la tecla (y me he partido de risa) molábamos mazo. Hasta que no se desapalanquen empresas, familias, se limpie el sector inmobiliario y saque toda su mierda la banca (lo que está directamente relacionado con lo del sector inmobiliario) no va a haber un cambio.

Lo que muchos no se han dado cuenta aún, es que eso implica bajar un peldaño en nuestro nivel de vida.

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Millones de gracias por pasarte que sé que estás muy liado y no sales de las trincheras. La situación no es buena y como te dijeron, tenemos más miedo que hace un año y debemos saber que hay que adaptarse a nuevas circunstancias. En cualquier caso, debemos tener una buena actitud para superar los baches. A mi me da miedo la gente que tiene miedo.

Un fuerte abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...