lunes, 15 de noviembre de 2010

Preguntas o respuestas a medias, o cuida la comunicación


La comunicación es un arte pero como todos sabemos se producen continuos fallos en la misma. Muchas veces por no escuchar, otra por no saber interpretar y las más de las veces, porque ésta se deja a medias, lo que en ocasiones producen mal entendidos o a interpretaciones que dan por hecho el desenlace del resto de la comunicación.  Y es que a veces no es una cuestión de ser exactos, sino de pensar un poco más sobre lo que estamos hablando porque si no, nos puede ocurrir como al personaje de la historia que os dejo hoy que por dejar las comunicación a medias se encontró con una situación que no esperaba.

La historia aparece en otro de mis libros favoritos “El círculo de los mentirosos” de Jean-Claude Carriére, un fantástico libro que utilizo a menudo como fuente y que me permite, entre otras cosas no tener que desarrollar mucho el post porque la historia lo explica por si solo.
Feliz lunes

Un hombre que vivía solo se instaló en un apartamento de reciente construcción. Era un apartamento de dos habitaciones, situado en una de aquellas edificios feos de varios pisos se elevaron en el siglo XX por todas partes.

Aquel hombre, cortés por naturaleza, decidió presentarse a sus nuevos vecinos, que lo recibieron con amabilidad.

La última puerta a la que llamó fue a la del apartamento situado justo encima del suyo. Un hombre abrió, lo hizo entrar, pareció encantado por aquel gesto y le ofreció un vaso de oporto bastante bueno. Era un hombre que también vivía solo, en un apartamento de dos piezas idéntico, debido a las normas de construcción, al del nuevo inquilino.

En el transcurso de la conversación, este último se fijó en el papel pintado que cubría las paredes del vecino de arriba.

¿Le gusta? le preguntó el vecino.

Me gusta mucho. Es el papel pintado más agradable y seductor que he visto.
Si quiere, puedo decirle dónde lo he comprado.

Perfecto.

El vecino de arriba le dio la dirección de la tienda. Tras lo cual el nuevo inquilino, al darse cuenta de que todo el apartamento estaba recubierto por el mismo papel, preguntó:

¿Y cuantos rollos ha comprado?

Veintiocho contestó el vecino de arriba.

El nuevo inquilino se lo agradeció efusivamente y se fue.

Al día siguiente se acercó hasta la tienda, encontró el mismo papel pintado y compró veintiocho rollos. Empezó a colocarlo de inmediato y cubrió todo su apartamento, sin olvidar el más pequeño rincón.

Sin embargo, para su sorpresa, cuando hubo acabado el trabajo, vio que le quedaban diez rollos de papel que no necesitaba para nada. Subió rápidamente al piso de arriba, llamó, el vecino fue a abrirle, lo hizo entrar con una sonrisa en la boca, lo invitó a sentarse y le ofreció un vaso de oporto.

Perdone que le moleste dijo el nuevo inquilino , pero estoy un poco intrigado. He hecho lo que usted me dijo, he comprado veintiocho rollos de papel pintado, he empapelado todo mi apartamento, que es exactamente como éste, ¡y me sobran diez rollos de papel! 

dijo el vecino de arriba , a mí también.
  

16 comentarios:

Asun dijo...

Jajajajaja, esencial saber preguntar o en su defecto saber interpretar la respuesta.
Yo alguna vez (sólo alguna), cuando me han preguntado: ¿tiene hora?, mi respuesta ha sido simplemente: sí.
Hay quien se queda con dos palmos de narices y no reacciona, y quien entonces pregunta: ¿me la puede decir? Por supuesto se la digo.

Un beso y feliz semana

Katy dijo...

jajajaja, es que no escuchamos. La amabilidad por si sola no es suficiente para entendendernos.
Mas que escuchar "interpretamos al otro"
El hombre fue muy cortés, solo contestó lole preguntaban. Comunicación 0
Al principio de abrir el blog escribí una reflexión sobre lo que entiendo por comunicación. Si tus múltiples ocupaciones te lo permiten o si te apetece le echas un vistazo.Dejo el enlace:)
http://katy-pasitoscortos.blogspot.com/2009/02/comunicacion.html
Un beso y te deseo una estupenda semana

MaS dijo...

¡qué bueno Fernando! Es obvio que una de las claves de nuestra vida es saber preguntar, entre otras cosas.
Comparto este texto que lo ilustra mejor que mis palabras.
PLANTEAR BIEN UNA PREGUNTA ES DECISIVO

Dos sacerdotes, viejos conocidos del seminario, uno dominico y el otro jesuita, se encuentran en el Vaticano, pues ambos van a ser recibidos por el Papa. Tras intercambiar saludos y unos minutos de charla, el dominico dice:
-La verdad es que estoy un poco preocupado. Ya sabes que soy un gran fumador, ¿no? Bueno, pues cuando estoy rezando el rosario siempre me entran unas ganas tremendas de fumar y no sé si está bien hacerlo. Así que voy a aprovechar que el santo padre me recibe para preguntárselo.
-Buena idea –responde el jesuita-; yo también soy fumador y me pasa lo mismo que a ti.
Poco después, el dominico entra en el despacho del Papa y, al cabo de un rato, sale cabizbajo.
-¿Qué te ha contestado su santidad? –le pregunta el jesuita.
-Que no –responde el dominico, abatido-; que no puedo fumar mientras rezo.
El jesuita reflexiona unos segundos y dice:
-Bueno, déjame probar suerte a mí. Se lo preguntaré yo también.
El jesuita se entrevista con el Papa y, unos minutos más tarde, sale sonriente del despacho.
-Pues a mí me ha dicho que sí –comenta, satisfecho.
-¿Puedes fumar y rezar a la vez? –exclama el dominico.
-Sí, tengo su expreso permiso.
-Pues no lo entiendo –replica el dominico, desolado-. ¿Por qué a ti te ha dicho que sí y a mí que no?
-Porque has planteado mal la cuestión –responde el jesuita-. Tú le has preguntado si podías fumar mientras rezas; pero yo le he preguntado si podía rezar mientras fumo.

un estupendo lunes!!!
M.

Myriam dijo...

jajajaja por eso, yo pinto las paredes.

Besos

(jejeje y me esmero en el planteamiento de las preg.) Aunque no siempre he tenido suerte... recuerdo de muy joven, cuando estaba de visita en Israel y quería alardear de las dos o tres frases que sabía en hebreo. Entré a una Confitería para desayunar: y le pregunté al mozo: "¿Tiene Ud, huevos?" Su respuesta no se demoró y con voz jocosa y estridente exclamó: "¡¡¡Sí, por supuesto!!! ¿quieres que te los muestre?"
Aún recuerdo las carjacadas del resto de los comenzales... Lo dicho, uno aprende con la experiencia...

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
A veces, mi hijo me pregunta ¿Aita, tienes 10 €? A lo que yo respondo simplemente: Sí. Lógicamente luego viene la siguiente pregunta.
Un abrazo.

FAH dijo...

Fantástica historia Fernando. No hay límites a la hora de aprender. Y la historia de MaS, fantástica, también. Abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Muy buena la historia, aunque pienso que habrá que saber preguntar pero el vecino bien podía haberle dicho lo que al final sucedió. Falta de comunicación por ambas partes, sin duda. También me ha encantado la historia de los curas.
Recuerdo que estando trabajando llevaba la coordinación para CyL del servicio de extranjero del banco. Eran numerosas las consultas que me hacían a diario. Normalmente me decían: ¿A ver Rafa una pregunta facilita? Yo solía contestarles: "Todas las preguntas son fáciles, lo joio suelen ser las respuestas".
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

@Asun
Ja ja, que mala eres. Esa pregunta se da por hecho que tiene respuesta. Yo a veces contesto menos diez sea la hora que sea.
Un beso y feliz semana también para ti

@katy
Si escuchar muchas veces escuchamos , lo que hacemos es adelantarnos a las respuestas o las interpretamos como dices. Es una cuestión de frecuencia de ondas como comentas en tu post, que por cierto me ha gustado mucho porque enfocas la comunicación de forma diferentes.
Un beso y feliz semana

@MaS
Bueno, es el lo que t nos dejas hoy. Un verdadero ejemplo de cómo hay que preguntar adecuadamente y es que depende de cómo se pregunte la respuesta será una u otra. Ahora curioso que el que pierda sea el dominico je je. No será una historia de jesuitas…? Ja ja . En fin, es broma. Muchas gracias por compartir esta historia.
Un beso y feliz semana

@Myriam

Lo que no te pase a ti ja ja, es normal que todo el mundo riese, pero piensa que ese día hicistes por unos instantes a mucha gete feliz.
Un beso y feliz semana

@Javier
Es que sabe más el diablo por viejo que por diablo ja ja. Supongo que la respuesta a la segunda pregunta será positiva je je.
Un abrazo y feliz semana

@FAH
Y nunca los habrá Francisco, la verdad es que son dos buenas historias llenas de sutileza.
Un abrazo y feliz semana

@Rafa Bartolomé
Supongo que el vecino no cayó en la cuenta o dio por hecho que el otro sabría que comprar, (alguien que te invita a tomar oporto en su casa no puede ser malo) . Me gusta la experiencia que nos cuentas cuya frase final me guardo para Thinking Souls.
Un abrazo y feliz semana

MTTJ dijo...

Con el ejemplo de los curas en el Vaticano vemos como se puede manipular una respuesta según el planteamiento de la pregunta. Esto es el pan de cada día en casa con mi hija adolescente. Sabe bien cómo tiene que pedirme algo para que mi respuesta sea casi siempre un sí.
A pesar de que los humanos tenemos el don de la palabra, la comunicación no es tarea fácil. Cuántas veces hablamos sin decir nada o cuántas veces la interpretación de unas mismas palabras no es la misma para quien escucha?
A pesar de que se puede aprender como casi todo, creo que ser un buen comunicador es algo innato.

Feliz semana

JLMON dijo...

MUY BUENO FERNANDO!
La "explicitación del problema" (comolo llamamos en innovación) es fundamental, de ahí al éxito o al barranco...
Cuidate

Pilar dijo...

Y yo, que a veces pienso que las personas no están por facilitar las cosas, se callan mucho sabiendo de antemano que nos vamos a estrellar...

No sé, no sé.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:
Decía Margarita de Valois que plaza que parlamenta es plaza medio conquistada y parece que eso tu hija lo sabe perfectamente y como hacerlo. La comunicación es un arte que requiere que emisor y receptor estén en la misma frecuencia, lo que no siempre ocurre.
Un abrazo y feliz semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Qué raro hablais los de innovación, pero no os falta razón je je.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pilar:
Bienvenida a Soul Business. Yo creo que es minoría la gente que calla para fastidiar, pero si es cierto que, en ocasiones, uno se encunetra con esas situaciones.
Feliz semana

Fernando dijo...

Jajajaja, Fernando, qué bueno. Efectivamente tienes toda la razón del mundo. ¡Qué importante es comunicar! Me ha encantado el post. ¡Enhorabuena! Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Yo creo que uno de los grandes problemas que tenemos en todos los ámbitos, y ahí coincido con Francisco Alcaide vienen por los fallos de comunicación.

Un fuerte abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...