lunes, 11 de octubre de 2010

Viajar es aprender: las repuestas. Bergamo y el origen de los pergaminos


Finalizamos hoy la serie "Viajar es aprender" con el origen de los pergaminos  o más bien la razón por la cual se llaman así.

A las afueras de la actual ciudad de Bérgamo se encuentran las ruinas de la ciudad de Pérgamo, una de esas ciudades que casi son tan viejas como la historia y por la cual han pasado y transitado pueblos y civilizaciones como lidios, persas, griegos y romano. Desde el siglo II a.C, momento en el que pasa a formar parte del imperio romano y hasta V siglos después, se convirtió en uno de los más importantes centros científicos, culturales y artísticos del mundo antiguo, rivalizando con la ciudad de Alejandría. Un lugar que albergaba gran parte del conocimiento de la época, pues se cuenta que su biblioteca albergaba más de 200.000 rollos pergaminos (un poco exagerado me parece) lo que convertía a su biblioteca, junto a la de Alejandría y Efeso, las mejores, mas grandes y más surtidas.

Hoy, de todo aquello, solo quedan ruinas, lo que viene a confirmarnos una y otra vez que todo es fugaz y nada es para siempre. Pero vamos al lío: Existen dos versiones sobre la popularización del pergamino.

Una de ellas cuenta que el desarrollo del pergamino se debe a la rivalidad de dos reyes por tener la mejor biblioteca de tal manera que el rey Ptolomeo Epífanes, decretó un prohibición de exportar el papiro producido en Egipto, lo que provocó, que a falta de este material, se desarrolló la industria del pergamino como alternativa al papiro.

Otra versión, quizás más lógica, viene a decirnos que en realidad no es más  ni menos que un proceso de innovación, pues si bien el cuero (material del que están hechos los pergaminos) ya era tratado con anterioridad – se utilizaban pieles de vaca, cabra, oveja – fue en Pérgamo donde se extendieron nuevas técnicas de tratamiento y donde floreció un importante industria. El papiro era más frágil y  su conservación más complicada.

Las pieles se trataban e introducían en cal durante unos días y después se les quitaba todo el pelo y se raspaba para alisarlos y eliminar la grasa que pudiera haber en la piel. Después solo quedada darle forma y teñirlos. 



Las ventajas del pergamino frente al papiro eran varias: permitía escribir por las dos caras e incluso se podría reutilizar borrando con leche lo escrito; ahorraba espacio al poderse doblar y enrollar sin que se rompiese y como se ha comentado ofrecía una mayor durabilidad. Como inconvenientes, su coste, pues la materia prima y manufactura era más cara. 


¿Qué se puede aprender?

Que las soluciones a los problemas solo se encuentran si se buscan y se trabaja para hacerlo aún sabiendo que todo tiene fecha de caducidad.


¿Qué me sugiere?

Que la innovación es una constante en el ser humano que generalmente se activa cuando no queda más remedio o es necesario.

 Feliz lunes

15 comentarios:

Katy dijo...

No lo tenía claro. Efectivamente pensé en el papiro Egipcio que nos enseñaron el preoceso. En Bergamo no estuve:) Y si sabia lo de la pie de los animales, porque viendo las ruinas de Alejandría algio nos contaron. Total menudo mix que quedó muy bien aclarodo "maestro"
El ingenio y la innovación surgen de la necesidad. Está calaro.
Un beso y una feliz semana con puente incluído.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy.

en Egipto, por ejemplo los pergaminos los hacian con piel l de antilope o de gacela. por lo visto eran más finos. En cuanto a Bergamo, es un sitio muy especial proque las ruinas están diseminadas por varios puntos de la ciudad y luego tiene la acropolis. Es uno de los sitios a los que fui cuando estuve en esmirna y muy recomendable para hacerse una idea del paso de las civilizaciones por la tierra. Un beso y de puente nada que dentro de un rato a trabajar je je.

Fernando López Fernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Asun dijo...

Yo creo que el ser humano también tiende a innovarse por un deseo de superación. Lo malo es cuando ese afán de superación le lleva a la competitividad extrema, a costa de lo que sea.

Besos y feliz semana

Myriam dijo...

Hola FER: espero que sigas con esta interesantísima serie tuya que me encanta. ES apasionante todo ese recorrido histórico y antropológico al que nos invitas con ella, (siempre claro que no vengan mas ratitas.... jejejejeje)

Un beso y muy buena semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun.

la competitividad no es mala. Lo único que es malo es como dices que está sea a costa de malas prácticas.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Me alegro que te guste, así que en un tiempo haremos otras serie en la que no haya ratas pero si...
Un beso y feliz semana

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
De acuerdo contigo con lo de la innovación. Sólo ver cómo se evolucionaba antes o cómo se innovaba (que muchas veces coinciden ambos términos), nos damos cuenta de lo mal que estamos haciendo ahora las cosas.
Un abrazo.

Fernando dijo...

Fantástico, Fernando. Me encantan estos post en los que uno puede aprender tanto. Ya sabes que soy curioso por naturaleza y me encanta aprender cosas nuevas.

Respecto a la innovación, un día estuve con Paco Alcaide tomando una caña y salió el tema de las nuevas generaciones, sobre si están más o menos dormidas, si no son demasiado indolentes. Recuerdo que Paco me dijo en un momento dado algo así como que los problemas de todas las generaciones son los mismos. Poniéndose en el extremo y con ánimo de ser claro, comentó: "Cuando tengan hambre, se moverán". Aplicable, como bien apuntas, a la innovación en cada generación.

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Esa sensación tengo yo, se habla mucho de innovación como estrategia diferenciadora, pero quien está realmente innovando y quien la aplica.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Sólo son pequeñas pinceladas, reflexiones que surgen en los viajes, a mi me gusta relacionarlas porque también soy curioso. En cuanto a lo de la innovación, sabes que admiro a Francisco por que sabe mirar entre líneas y mirar las cosas con una profundidad muy sencilla y en este caso, también lo comparto.
Un abrazo y como siempre thanks a lot

MaS dijo...

Felicidades y gracias Fernando: compartir tu aprendizaje y tus inquietudes, pensamientos y reflexiones...no tiene precio.
Besos.M.

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS

Muchas gracias a vosotros por escucharlas. Por cierto. Mañana la reflexión es tuya en Thinking Souls
Un beso y feliz miércoles.

Alejandro Di Trolio dijo...

excelente post tío, bérgamo una joya italiana a sólo un vuelo low cost de distancia

Fernando López Fernández dijo...

Hola Alejandro:

Gracias por tu visita. Solo una puntualización. El Bergamo del que hablamos está en Turquía, pero el que tu has citado, según me han dicho, es una pasada.

Un saludo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...