martes, 28 de septiembre de 2010

La vida de cada día




No recuerdo muy bien quien me la contó o donde la leí. El caso es que es una historia que me gustó y que sirve a modo de introducción al post de hoy:
Un maestro y su discípulo conversaban. El discípulo, uno de los más aplicados que siempre había tenido el maestro quería que éste le revelase algún conocimiento, algún secreto que le permitiese conocer las claves de la existencia.

-Qué es la verdad, maestro? – preguntó.

- La vida de cada día – respondió el maestro.

El discípulo, desilusionado con la respuesta le dijo al maestro que en la vida de cada día no podía estar la verdad, sólo eso la vida corriente. No lo entendía.

El maestro, sin inmutarse le replicó: - ahí está la diferencia, en que unos la ven y otros no.

Todo esto viene a cuento de que parece que hay gente que a estas alturas del partido, todavía no se ha enterado que los tiempos de bonanza se fueron y tardarán mucho en regresar: si es que regresan. Y ahí siguen, recreándose en el pasado para construir su futuro, creyendo que éste, su existencia, debe ser, al menos como era el en pasado, en los tiempos que se ataban los perros con longaniza, todo el monte era orégano y se vivía, mal que bien, en una zona de comodidad: una zona donde “a lot of people”, osea, mogollón de peña hacía sus pinitos en la bolsa, especulaba con el ladrillo, se tuneaba el cuerpo, el yate o el coche, o se ponía morada pagando con la tarjeta de visita visa oro,( una tarjeta un poco hortera la verdad, todo hay que decirlo). Tiempos en los que de vez en cuando había barra libre en los bancos e incluso el Gobierno era generoso (o eso parecía, que luego te la calzaban por otro lado) ofreciendo gobiernoticoles” o pedreas del IRPF; tiempos en los que no se pensaba en el mañana y se vivía, no al día, sino puliéndose los ingresos futuros. Sin ahorrar, todo lo contrario a lo que sugería Pablo Rodríguez en Economía Sencilla.

Pero resulta que llega “Paco con las rebajas” y descubrimos que los perros están asfixiados por la cuerda que sujeta la longaniza, el monte se ha convertido en un bebedero de patos y la barra libre se ha transformado en una barra americana donde lo que se estila es el “de puta a puta taconazo” o “el último que cierre la puerta”.

Lo peor es que hay gente que sigue pensando que “todo fue un error” como dice la canción, y que lo lógico, lo natural, es volver a esa situación de la que hablaba más arriba: ese mundo fácil, controlable y, sobre todo, cómodo: ese mundo que era el de “verdad”

Como en la historia, la única verdad es la que tenemos hoy. El futuro, el mañana, yo al menos, no tengo ni idea de lo que va nos va a deparar. Puedo intuirlo, puedo trabajarlo, pero no puedo garantizar lo que ocurrirá. Lo que si tengo claro es que no puedo construir el futuro desde el pasado. Sólo desde el presente, desde la certeza del hoy que paradójicamente es incierto. Y en esas estamos sabiendo que todo se puede ir al carajo:o no.

Desgraciadamente sigue habiendo muchas personas ancladas en el pasado, viviendo el pasado en el presente y queriendo vivir un futuro que ya es pasado, ignorando la vida de cada día, que es la única que realmente merece la pena.

Feliz martes

Pd – Hoy puede ser un gran día. O no, pero es tu día. Carpe diem



24 comentarios:

FAH dijo...

Buen post, Fernando. En la película "El guerrero pacífico" (merecele la pena verla) existe una conversación entre maestro y pupilo que dice:

– ¿Dónde estás?, pregunta el maestro.

– En este instante, contesta el alumno.

– ¿Qué hora es?

– Aquí.

–¿Quién eres?

– Este momento.

Se nos escapa el presente de las manos...

Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Gracias Francisco por el comentario y la recomendación (habrá que verla)Esa sensación tengo/tenía que el presente se me escapaba de las manos por "los ruidos".
Un abrazo

Fernando dijo...

Brillante, Fernando. Me ha encantado. ¡Qué difícil es ver la verdad con el viento a favor y subido a la cresta de la ola! Lo bueno que tenemos las personas es que tenemos la capacidad de aprender de nuestros errores y reinventarnos. Tenemos todo el derecho del mundo a caer, pero no a quedarnos de brazos cruzados esperando a que cambie nuestra suerte.

Un fuerte abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
La vendimia fue muy bien: habrá buen ribeiro en el 2010. En esto hay que esperar un año, es ese el futuro de lo recogido hoy. No sé si es un símil a lo que expones, pero yo lo veo así: hay que esperar pero partiendo de hacer las cosas bien, como dices, obrar correctamente para que el presente y el futuro sean mejores.
Un abrazo

Begoña Coach Politico dijo...

Me gusta Fernando....y me uno a la recomendación de Paco, una película de da mucho que pensar y que en su día escribí un post sobre sus reflexiones.

Con respecto a "La vida de cada día"...me quedo con la siguiente reflexión...

Si no tenemos claro lo que queremos, lo más seguro es que los demás tomen las decisiones por nosotros, y eso parece ser que es lo que está pasando hoy.

Cuando pensamos en el ayer, este ya no existe, ya se ha ido. Cuando pensamos en la semana que viene, tampoco está aquí, no es real.

Lo único que nos tiene que preocupar es estar aquí y ahora, es la única realidad que tenemos, y en base a como la vivamos hoy y las acciones y decisiones que tomemos, tendremos el futuro que buscamos.

Seguiremos mirando frente a frente a la frustración, al fracaso, al paro....o comenzaremos a ver jajajja los llamados "brotes verdes"... quería poner algo de humor....

Tenemos casi toda una semana por delante....a disfrutarla..compañeros.

Economía Sencilla dijo...

Muy buena la historia que nos cuentas, unos la ven, y otros, no...

Se niegan todavía a aceptar que la realidad ha cambiado, y que para construir el futuro debemos partir del presente en el que estamos, y no de un pasado que no volverá (otra cuestión es que sí que seremos capaces de volver a recuperar al menos parte del bienestar perdido).

Muchos todavía piensan, como bien dices, que la "auténtica realidad" era la de antes, pero se olvidan de que por un lado estaba distorsionada con diversas burbujas (inmobiliaria, de crédito, de materias primas, etcétera) y por otro lado, que ahora, nos guste no no, estamos ya en otro escenario totalmente distinto.

Como indicas, lo que nos queda es trabajar para intentar mejorar en el futuro y convivir con las incertidumbres.

Lo vivido anteriormente nos puede servir de experiencia, y como acicate para recuperar niveles pasados de bienestar.

Si vivimos sólo en el pasado, o sólo en el futuro, malamente aprovecharemos el presente.

¡Y gracias por la cita!

Un abrazo
Pablo Rodríguez

Alberto Barbero dijo...

También me recuerda a otra muy parecida, si bien de tono más espiritual/ meditativo:

Un gran maestro estaba sentado en la costa, en la playa y un hombre que buscaba la verdad, se le aceró y le dijo:
- Si no le molesto, quisiera hacer cualquier cosa que me sugiera para ayudarme a encontrar la verdad.
El maestro simplemente cerró los ojos y permaneció en silencio.
El hombre hizo un gesto de desaprobación. Pensó para sí: "Parece que este hombre está loco, le he hecho una pregunta y cierra los ojos". Le sacudió ligeramente y le dijo:
- ¿Qué pasa con mi pregunta?
- Ya la he respondido -afirmó el maestro- Símplemente siéntese en silencio... no hago nada, y la hierba crece por sí sola. No necesita preocuparse por ello. Todo sucederá. Símplemente, siéntese en silencio, disfrute del silencio.

Siguiendo en la línea de lo que decís tú y Francisco: "Se nos escapa el presente de las manos... por los ruidos... y por las palabras de supuesta verdad"

Katy dijo...

Hola Fernando yo ya sabes por mis post que si hay algo en lo que creo es en el "aquí y en el ahora" (ni soy dada a la nostalgia, ni a los recuerdos con añoranzas)
Asi que de acuerdo en todo.
Con lo único que me quedo del pasado hoy es la foto del post, mi paso por Jerash!!! Visitando "piedras" antiguas aprendí hace mucho que el paso por la vida es efímero e incierto.
"Sic transit gloria mundi"
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:
Así es Gernando. Con el viento a somos la leche, pero cuando no es así… Lo bueno, como dices, es la capacidad de rectificación. Lo malo, que rara vez lo hacemos y volvemos a caer en los mismos errores.
Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola rafa:
Genial. Espero que lo pasaseis bien. Así es Rafa, hay que sembrar, esperar, tener paciencia, incluso ser consciente de que aunque hayas sembrado bien, el pedrisco se puede llevar todo. Pero siempre intentar desde el presente construir el futuro. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Begoña:
En primer lugar, gracias por el regalo que me has hecho en twitter que quiero compartir con todos:

http://coachpolitico.blogspot.com/2008/12/el-camino-del-guerrero.html

Me gusta eso que apuntas de que si no tenemos claro lo que queremos los demás tomarán las decisiones por nosotros porque suele ser así. En cuanto a lo que pase ya lo veremos, sean secarrales o brotes verdes je je. El caso es que podamos disfrutar de la vida en un caso u otro.
Mil gracias como siempre por pasarte

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pablo:
Qué te voy a decir que tu no sepas sobre esto. Llevas mucho tiempo hablando de ello en economía sencilla. A mi lo que me asombra es que parece que todavía haya gente que está pensando que las cosas deben ser iguales independientemente del escenario., como si fuese lo mismo estar en el desierto, en la selva o en Marbella.
El pasado como dices, no puede servir de experiencia, para recuperar niveles pasados, pero no puede construir nuestro presente ni nuestro futuro.
Un abrazo y gracias a ti por pasarte.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:
El pasado como experiencia y disfrutar de la nostalgia, pero no para vivir el ahora. La foto la seleccione por eso, porque siempre he tenido la misma sensación que tu cuando camino entre las ruinas .
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Alberto.

Gracias por compartir la historia, es magnífica y como dices en la línea de la publicada. ¿por qué nos empeñamos en no disfrutar del momento? ¿Cómo podríamos eliminar ruidos? Son preguntas que siempre me hago y muchas veces no encuentro respuestas o cuando las encuentro como decía alguien cambian las preguntas. Creo que la supuesta verdad, hace mucho daño.
Un abrazo

MaS dijo...

Mercurio entre los dedos...tal vez, sólo hay que dejarlo fluir.
Sin más.
beso. m.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Lo malo del mercurio es que es tóxico, pero en lo del fluir totalmente de acuerdo.
Un beso

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
Ti artículo me ha recordado una charla que tuve hace unos días con alguien a quien convenía que le recordaran que rentabilidades pasadas no presuponen rentas futuras y que hay que hacer algo más que esperar el cambio de ciclo. Y no era tonto, en absoluto, es que simplemente no sabía que hacer como si alguien lo supiera.
Como hemos dicho tantas veces, esta crisis es más que económica y se ve en todos los órdenes de la vida pero, por extraño que parezca, muchos ven guillotinar cuellos cercanos y se quedan pasmados sin reaccionar esperando a que al verdugo se le canse el brazo.
Lo que está claro es que no hay nada más certero que el presente y si ahora no cambiamos, nos cambiarán sin darnos a escoger.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep:

¡Qué casualidad!, estábamos cruzando comentarios. Apuntas algo muy importante ¿hay alguien realmente que sepa lo que hay que hacer?

O cambias o te cambian, esa es la cuestión. o la respuesta.

Un abrazo

gamonalb dijo...

Mira que disfruto leyendo tus post y todos los comentarios...

A mí particularmente me recuerda al símil de la fábula de la cigarra y la hormiga en versión moderna: todo cambia, nosotros cambiamos. Sigue todavía existiendo una pequeña burbuja que vive sin ver, como apunta Josep Julian, "muchos ven guillotinar cuellos cercanos y se quedan pasmados sin reaccionar esperando a que al verdugo se le canse el brazo.", y no se dan cuenta de que serán los siguientes; o no, pero su entorno sí. Mejor/ peor? no sé, diferente seguro. Yo me quedé enamorada de otra frase hace ya un tiempo de un amigo entrañable, aunque me costó aplicármela hasta que no me calcé unos zapatos nuevos (valen también "reestrenados"): vivir en el presente continuo, disfrutar en el proceso mientras creamos el futuro paso a paso, huella a huella, caminando.

Abrazos.

JLMON dijo...

Fernando
Te había dejado un comentario (escueto como a los que te tengo acostumbrado) pero algo se ha chafado y no ha salido así que ahí va otra vez again:
El pasado se cura con el futuro
Cuidate

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Yo vivo el mundo de los parados y, aparte de ver muchas situaciones verdaderamente trágicas, veo también mucha gente que vive en el continuo lamento "qué mala suerte tengo y qué mal me tratan". Y eso es muy contagioso.
Y no quiero ser frívolo, porque también hay mucha gente que se esfuerza por salir del agujero, pero la realidad es que no son tantos como podemos pensar.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Begoña:
Gracias. La frase de tu amigo es muy buena y creo que resume perfectamente lo que quería decir. Hacer camino.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:
Ya sabes que lo bueno, si breve, dos veces bueno y tu comentario muy bueno.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
Pues estoy de acuerdo contigo. Es cierto que hay mucha gente que tira, lucha y se esfuerza, pero otra mucha también se lamenta pero no hace nada por cambiar la situación y espera que el resto lo haga por el.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...