viernes, 10 de septiembre de 2010

I say a little prayer for you



Generalmente los viernes suelo dejar un post sobre viajes, humor, cuentos, historias y chorradas varias. Hoy no estoy de humor para hacerlo, aunque os dejaré algo de Soul India.

Aparte de tener un montón de curro (curro bueno y curro malo amigo Josep: esto lo digo porque me encantó su frase de “voy con prisa, con prisa buena”) he leído una noticia que me ha inquietado acerca de que la Interpol alentaba del aumento de amenaza de atentados tras el plan de quemar El Corán que ha anunciado, más que un pastor, un borrego, en Estados Unidos.

Las religiones pueden conducir al fanatismo y la historia así lo ha demostrado, Los fanáticos no razonan porque no escuchan,  no toleran porque no ven. En el caso del pastor y otros miles que andan sueltos por el mundo, sean de la religión que sean, en lugar de confortar alimentan el dolor, la destrucción y el odio:  en nombre de su Dios, el que sea. Y esto es muy peligroso. Me ha dejado preocupado, ya digo, el asunto.

Más tarde, he tenido una reunión bonita con Carles Castillo, un magnífico actor que preside Impro-asistencia una iniciativa formada por un grupo de actores y actrices profesionales que tiene como objetivo  llevar una sonrisa a los pacientes hospitalizados, escucharles, darles ánimo a ellos y a sus familiares. Acompañar, escuchar, entender y animar.  Carles y Raquel se han pasado por la oficina para coordinar una gala benéfica que se celebrará el día 21 de septiembre en Madrid y en la que nuestra compañía va a colaborar. Venían del hospital Ramón y Cajal y me han estado contando su labor, las dificultades con las que se encuentran, las reacciones de los pacientes: cuando hablaban de ello se les iluminaban los ojos y cuando Carles ha recibido el mensaje de un padre informándole de la muerte de su hijo y agradeciéndole su labor hablaba con un nudo en la garganta.

He llegado casi de noche a casa y al consultar el correo me he encontrado con un mensaje de un amigo (al que muchos de vosotros conocéis) contándome los graves problemas de salud de su hijo. Yo a esta persona la admiro mucho, por valiente, por enfrentarse a la vida con un par, por seguir teniendo ilusión y sobre todo por buena persona. Es una persona creyente, con fe, con buena fe, muy lejos de los que mencionaba al principio del post. Me decía que estaba pidiendo a los amigos que creen, que recen. Intuyendo que yo soy un poco díscolo, tal y como escribí en el capitulo que os dejo hoy de Soul India, me pedía que lo hiciese a mi manera.

Me he llevado razonablemente bien con todos los dioses, con los de cualquier religión, con los espíritus y con la naturaleza, y sé que alguno me escuchará. 

Y eso es lo que hoy hago por ti Germán. Rezar, rogar, pedir, pensar, querer, desear y soñar para que tu hijo mejore y cure pronto. Y desde aquí os invito en la medida de vuestras creencias que hagáis los mismo. Merece la pena

Feliz fin de semana

Pd - Cuando estaba editando este post para subirlo el pastor ha anunciado que renuncia a su plan de quemar El Corán.  



 Preguntas que no sé responder

Sólo eran las diez y media de la mañana. A pesar de que el calor amenazaba con desmayarme continué mi visita por Sarnath. Una botella de agua y cinco minutos fueron suficientes para reponer fuerzas y líquidos. Medio cerré y estiré los ojos para ver el templo chino y el minimalista japonés, que parecía imposible en esa India desordenada. Renegocié el precio del autorickshaw con Sumit, mi bigotudo conductor —lo necesitaría durante unas horas más— y atravesamos las congestionadas calles de Varanasi hasta el templo de Durga, divinidad femenina esposa de Shiva y que es la diosa más fiera y cruel de cuantas existen en la India: en Bengala, en los templos que la adoran, dicen que se celebran sacrificios con animales para saciar su sed de sangre. El templo se encontraba a unos cuatro kilómetros de Goudalia, el centro histórico de la ciudad, y cerca del Asia Ghat. Este templo es también es conocido como el «templo de los Monos». Unos monos con muy mala leche; con leche condensada.

El templo de Durga se vestía de romería de domingo: los fieles organizados en grupos se desparramaban por los patios del templo canturreando, quemando sándalo o realizando guirnaldas de flores para ofrecer a los dioses. Sumit me acompañó en la visita y durante la misma asistimos a la ceremonia breve en la que se mostraba la devoción a la diosa. Nos marcamos la frente con un tilak naranja hecho de una pasta que arrancamos con las uñas de una de las ventanas del templo.

Saliendo, me encontré con Lalit Ballami, el hombre que había conocido en los templos de Khajurajo, el cual se hallaba de vacaciones por la zona. Era de Satna, de mi primera estación. Lalit me invitó a sentarme bajo una higuera bengalí que en India, en algunas zonas, también son consideradas sagradas. Se interesó por mi opinión sobre las religiones de la India en general, y sobre la suya en particular. Realmente no sabía qué decir. No tengo muy claros ni los conceptos de la religión católica, como para opinar sobre un berenjenal de miles de dioses que se interpretan y reinterpretan según entienda cada hindú. Me preguntó si era católico y dudé antes de responder con un lacónico sí, del que ni yo mismo estaba convencido. Cuando abandonamos el templo, Sumit, que había asistido a la conversación sin pronunciar palabra, y viendo que mi alma, a su entender, precisaba de urgentes remedios, me brindó la posibilidad de que conociese a un gurú para aclararme los conceptos que no tuviese claros sobre Dios. Decliné la invitación, no por nada en especial: soy una persona abierta a cualquier enseñanza o conocimiento nuevo, pero no era el momento para ello, y, además, ignoraba de qué Dios me iba a hablar.

En un mundo en el que Dios o los Dioses parecen haber olvidado a los hombres, se me hace difícil creer en nada que no sea en el respeto, en la tolerancia; en procurar actuar correctamente con los demás, en ayudar cuando se pueda y quiera, o en perdonar u olvidar las faltas de los demás: el vive y deja vivir.

Las religiones se las cargaron cuando las adornaron de fantasía, las rellenaron de temor y las basaron en recompensas. Un hombre debe ser justo con él y con los demás; pero por él mismo, no por obligación. Su recompensa es la paz interior. Lo que venga después de la muerte nadie lo ha visto. Y confieso que estoy de acuerdo con muchos pensamientos de todas las religiones, y que en torno a ellas sigue habiendo cosas que me atraen, pero de ahí a tener la suficiente fe para vivirlas hay un largo camino, que no sé si la vida me dará la oportunidad de recorrer.

Hay preguntas que no sé responder

10 comentarios:

Katy dijo...

Sé quién es Germán y sabía lo del hijo, pero no que estuviera peor. De verdad que me encuentro cerca de su sentir, dile que me acuerdo de corazón si tienes la oportunidad de hablar con él. Cuando leí la noticia del Pastor pensé que era un chalado de tantos y que la cosa no iba en serio., hasta que vi que la cosa iba a
No es para menos que te deje preocupado, como a la mayoría supongo, los fanatismos engendran odio, ya se sabe. Pero ha vuelto a decir que si siguen con el plan de construir la mezquita lo hará de nuevo. Deberían de ponerle una camisa de fuerza.
Gracias por comunicarnos tu agenda (ya no te tenemos que poner un microchip de seguimiento)
Leí con interés tu post, y tu conclusión. Todos sin excepción tenemos preguntas sin responder. Y eso es bueno. Creo que el que tiene todas las respuestas está equivocado. Hay miles de caminos y todos tienen sus piedras, espinas, y al final siempre caminamos en la a duda....
Un beso y buen finde

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Siento profundamente lo del hijo de German. Algo me había comentado Josep.
En lo de los dioses, intuyo que estamos en un cambio de época y que todos se agarran a su verdad mientras esto dure, pero por encima de esas verdades están los valores humanos que son los que tienen que prevalecer. Luego, cada uno con lo que quiera creer, que hasta que no llegue el momento nadie sabe lo que pasará.
Un fuerte abrazo y si alguien puede transmitirle mi solidaridad a Germán se lo agradecería.

Myriam dijo...

1- El fanatismo intolerante de ese "pastor" como el de tantos otros fanáticos de cualquier religión: da asco.

2- Deseo que el hijo d etu amigo se restablezca pronto.

3- De acuerdo contigo en tu visión de las religiones que imponen dogmas. Por eso yo distingo entre eso que llamo "religiosidad", (que además suele no ser sincera porque apunta a seguir una serie de normar, pero deja de lado el espíritu) y la "espiritualidad" que brega por los valor eternos del amor y la tolerancia. Por eso, me considero una persona estiritual pero NADA religioa.

Muy buen fin de semana

Asun dijo...

Desgraciadamente hay muchos fanáticos por el mundo, y lo peor es que aunque no lo podamos creer tienen sus seguidores. Según yo lo entiendo, estos fanatismos surgen de creerse en posesión de la verdad única y absoluta, y por ende quererla imponer a los demás.

El respeto a las creencias e ideas ajenas debería ser el punto de partida de toda convivencia.

Parece ser que este individuo ha desistido de su intención de quema masiva de "Coranes", pero la llama ya la ha encendido.

En el otro lado, afortunadamente hay muchas personas que dedican parte de su tiempo a hacer mas llevadera la existencia de mucha gente.

Espero que el hijo de tu amigo se restablezca.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Gracias por el apoyo para Germán. Sé que tu rezarás para que todo vaya bien y él lo sabrá.

Lo del pastor (ya ves yo lo pongo con minúsculas) me parece muy peligroso por lo que dices de que el fanatismo engendra odio, algo contrario a cualquier religión por otra parte. Y este fulano se ha pasado tres pueblos.
Me alegra que te haya gustado preguntas que no se responder. Si las tienes todas es que o estas equivocado o que desconoces muchas cosas que no te preguntas.
Un beso y feliz fin de

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Como le digo a Katy, sé que cada uno “rezará” a su manera y estoy seguro que Germán sabe que estamos cerca de él.
De acuerdo en lo que comentas de que todos se aferran, nos aferramos a verdades, a nuestras verdades, pero por encima de todo eso están los valores y estos, suelen ser universales porque al final sentimos igual.
Un abrazo Javier

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:
1- De acuerdo
2- Todos lo desemos
3- Me gusta la diferencia que haces de religiosidad y espiritualidad. Sin embargo para mi no tienen que ser dos cosas diferentes. Todo depende de cómo se viva una y otra.

Feliz fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:
El fanatismo es eficiente en el sentido de que como se razona poco su virus se puede propagar rápidamente. A veces esos fanatismos saben que no están en posesión de la verdad pero son interesados y otros cuelan. Como dices, el respeto a las ideas y creencias ajenas debería ser el punto de partida, pero lo comprendemos mal esto. De momento ha desistido, pero el fanatismo se cura mal y, afortunadamente hay mucha gente que no es así y que además ayudan a que este mundo sea más habitable.
Gracias por los deseos para el hijo de Germán, que todos esperamos pueda restablecerse pronto,
Feliz fin de semana

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
No he sabido las últimas noticias de Germán hasta hoy y a través de María. Uno mi pensamiento y mis mejores deseos a los vuestros, sabiendo que formamos una cadena de cariño y solidaridad. No soy creyente, pero si Germán lo pide y necesita, rezaré.
Un abrazo a todos y especialmente a él.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep:

Como comentabas en el blog de María Germásn es un nexo de unión entre muchos de nosotros y estoy convencido de que cualquier cosa que hagamos (rezar, tintines, reflexionar), ayudará.
Un abrazo para ti también

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...