lunes, 6 de septiembre de 2010

Háblame de ti (humanizando el 2.0)



Aunque soy usuario de ellas, nunca llegaré a ser un experto en redes sociales. Incluso desconozco muchos de los códigos de conducta o normas básicas de utilización de las mismas porque pienso que si uno actúa correctamente (con educación dirían algunos) con naturalidad, no molestará lo que opines o digas.

Reconozco que gracias a ellas estoy aprendiendo mucho y que estás enseñanzas me aportan bastante a mi vida personal y profesional. También he conocido a gente que creo merece mucho la pena, gente Soul, y, por qué no, a gente que no la merecen tanto. El resultado, en líneas generales lo calificaría de bueno o muy bueno, pero en ningún caso extraordinario.

He estado un mes aproximadamente desconectado del pajarito, del “cara libro” como le gusta decir a mi amigo Miguel Sosa,  sin apenas conexión de Internet y cuando accedía a ella, creo que no he pasado por ninguna de ellas y menos he participado.

Cada uno de nosotros la utiliza para una medio o para un fin. Unos para compartir ideas, otros para demostrar al mundo lo que saben, otros para buscar discípulos y seguidores, otros para buscarse la vida, otros para encontrar amigos, otros para aprender, etcétera.

Todo esto viene a cuenta de dos artículos que leí el otro día. Uno de ellos lo firmaba José Luis del Campo Villares (@JoseLdelCampo) y el otro el popular Senior Manager (@seniormanager). José Luis hablaba sobre la reputación On line y la memoria de Internet diciendo que uno, en definitiva, es lo que publica.  Por su parte Senior Manager o Pedro Rojas hacía una interesante clasificación sobre los Gurús tóxicos en Internet. Los dos, en definitiva, hablaban sobre comportamientos humanos y, en mi opinión, los escritos encerraban más profundidad de la que aparentemente tienen.

El 2.0, las redes sociales, pueden ser un arma de doble filo. Por un lado, permiten, como digo, comunicarse y relacionarse con miles de personas a las que seguramente no conocerás en persona (desvirtualización lo llaman algunos) lo cual, a pesar de la ausencia del cara a cara, que siempre es mejor, puede ser positivo y enriquecedor. Uno puede expresar ideas, informar, o compartir inquietudes, pero al tiempo, pueden convertirte en otra persona, o a que crees un “avatar” acorde con tus intereses y que a lo mejor no se ajustan realmente a lo que eres debido a la influencia que tienen sobre ti las redes.

Cuando establezco un dialogo con alguien en las redes, me gusta saber con quien lo estoy haciendo, al igual que lo hago en lo que unos llaman 1.0. Y eso, solo se consigue conociendo más a las personas, contando cosas, digamos más personales, que no tienen por qué ser íntimas, pero sabiendo más o menos con quien me juego los cuartos.

Para generar confianza, empatía, confortabilidad con aquellas personas que te interesan o crees que pueden aportar en una red social debes mostrarte como eres e interesarte no sólo por lo que dicen sino por quienes son. Solo así, el follower, el seguidor, el amigo dejará de ser un número, una estadística, para convertirse en un compañero de viaje, un amigo o un aliado.

Me llama la atención la gente que sólo habla de los demás pero no hablan de ellos mismos desde un punto de vista personal, o los que sólo hablan desde el profesional pero nunca desde el personal. También los que se comunican unidireccionalmente y no buscan el feed back con otros usuarios, o los que buscan la cantidad a la calidad.

El mundo 2.0, al igual que el 1.0, está lleno de conocimiento, de información (muchos contando lo mismo) o al mismo tiempo, pero hay algo que distingue a unas personas de otras, que te hace decidirte por seguirla, por escucharla, por comunicarte con ella y establecer una relación y no es otra cosa que la capacidad que tengan de mostrarse y hablarnos de ellas.

Para ilustrar o para explicar lo que quiero decir, que ya sabéis que a veces me voy por los “Cerros de Úbeda” os dejo un video que lo vi en un blog (no recuerdo cual , lo siento) que creo refleja muy bien lo que quiero decir.

Feliz Lunes





21 comentarios:

Formación y Talento dijo...

Hola Fernando. Me ha gustado mucho la frase donde decías que aunque no conozcas los códigos de conducta del 2.0, con educación no se molesta a nadie.

Precisamente creo que es una de las claves, sobre todo de twitter. Tengo la suerte de tener un TL de gente interesante, pero sobre todo, en su inmensa mayoría muy educada y agradable. Es posible que solo sea una fachada...pero no lo creo así porque nadie que haya desvirtualizado me ha decepcionado aún, aunque tampoco sería extraño.

Con todo esto quiero decir que el 2.0, aunque haya gente que piense lo contrario, es una forma de rehumanizarnos y recuperar ciertas habilidades sociales que parece que se han perdido...

Nos vemos en las redes....o tomando un café algún día.

Un abrazo,
Oliver

Formación y Talento dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Luis del Campo Villares dijo...

Buenas amigo y gracias por la mención.

Yo creo que tanto en el 1.0 como en el 2.0 al final se buscan perfiles personales afines porque las relaciones humanas son eso 'afinidad', gustos, trabjos, hobbies,..., con quien compartir algo.

Desde ese punto de vista el 2.0 permite alcanzar contactos que el 1.0 no permite, y sobre todo conocer perfiles personales dignos de ser conocidos.

Pero como lastre está el saber si ese perfil o no es el verdadero en el 1.0.

Ciertamente es algo que algun dia se superar, probablemente con la llegada del 3.0 :)

Fernando López Fernández dijo...

Hola Oliver:

A mi me pasa lo que a ti. En las redes he encontrado gente muy agradable, con mucho conocimiento y con grandes valores y a las personas que he conocido después no me han decepcionado.
Me gusta lo que apuntas de la posibilidad que tiene la red para "rehumanizarnos" siempre y cuando no caigamos en lado oscuro.

Un abrazo Oliver y gracias por pasarte.

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Gracias a ti por removernos la conciencia.

Yo no hablaría tanto de afinidad porque la diversidad, al menos para mi, es importante. Lo que si tengo claro, ya sea 1.0 o 2.0 es que al final te relacionas con quien te puede aportar y tu puedas aportar.
Las ventajas del 2.0 es la capacidad de llegar a más perfiles. En cuanto a lo que Oliver definia como Fachada y tu como correspondencia yo creo que se puede leer entre lineas en el 2.0.

Un abrazo y gracias por pasarte.

FAH dijo...

Fantástico post, Fernando. Precisamente en estos días pensaba escribir también una entrada a raíz de lo escrito por José Luis y Pedro. A ver si puedo y lo escribo. No me gusta especialmente la gente que dice para qué debe ser el 2.0... cada uno puede utilizarlo según distintas finalidades... tampoco me gusta excesivamente la crítica de gurús, prefiero obviar lo que no me gusta... a veces "lo que uno odia es lo que más niega de sí mismo". Felicidades. abrazo.

Katy dijo...

No se si te has ido por cerros de Úbeda que es mi caso muchas veces pero se te entiende con o sin video

“Para generar confianza, empatía, confortabilidad con aquellas personas que te interesan o crees que pueden aportar en una red social debes mostrarte como eres e interesarte no sólo por lo que dicen sino por quienes son. Solo así, el follower, el seguidor, el amigo dejará de ser un número, una estadística, para convertirse en un compañero de viaje, un amigo o un aliado.”
Evidentemente lo que en un principio en mi fue curiosidad, mi carácter me lleva a comunicarme desde lo que soy. Peor para los que se quieran hacer pasar por lo que no son, se pierden mucho más de lo que se creen. En el mundo virtual como en el real siempre habrá grados de comunicación, pero ello no quiere decir que mientas o que pases de nadie.
Un beso, me ha gustado que compartieras esta reflexión sincera ( no hay engaño en ti 
Feliz semanita

begoña dijo...

Buenos días, Fernando.

Me ha gustado tu post y las opiniones también.
El 2.0 abre más vías de comunicación con personas que en el 1.0 quizá no entablaríamos conversación, para mí eso es un gran enriquecimiento que en el cara a cara cuesta más, por muchos motivos.Pero falta justamente la desvirtualización.
A nivel de webs laborales, es un arma de doble filo, donde muchos entre los que me incluyo, podemos caer en vestir en exceso o en defecto nuestro vestido, es decir, ponernos una etiqueta antes de ser etiquetados. A veces no somos plenamente conscientes de las repercusiones que puede tener poner una cosa u otra, y eso puede llegar a no ser tan positivo.

En compartir, conocer con más profundidad al otro, está lo bonito, lo enriquecedor, pero no sólo en las virtudes, sino también en los defectos, y eso sólo se consigue interactuando bastante, conociendo a la persona a lo largo del tiempo, leyéndole, opinando con él/ella, si existe reciprocidad y empatía. No creo posible interactuar con mucho más de 20 personas hasta ese nivel, mucho menos con 2.000:-).
Existen muchas redes sociales, no sólo twitter; el buzz es muy interesante para compartir conversación, cada cual elige según el momento y lo que desee compartir. Sin reciprocidad, sin dialogar, difícilmente conocerás a una persona.

Abrazos. Nos vemos por alguno de estos lares:-)

JLMON dijo...

Con educación no se molesta a nadie....qué bueno Fernando y principio básico de toda esta historia... Yo esto lo veo como un pandemonium, una especie de sesión de Juego de la Pelota con todos gritando desaforadamente y, por supuesto, el peligro es que, a veces, el gallo que más chilla se lleva la gallina al huerto!
Cuidate

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Genial.
He visto la peli.
Impresionante.
Gran entrada para una época falta de sensibilidad.
Un abrazo.

Alberto Barbero dijo...

Más allá del comentario, que a la vez me convence y me hace pensar críticamente sobre algunos de mis comportamientos... al menos he visto dos veces la película de Will Hunting y nunca me había dicho tanto el trozo que seleccionas.

Me quedo con una autopregunta sobre cómo mantener la intimidad a salvo sin perder al menos un toque personal en las conversaciones profesionales...??? Lo intentaré.

MTTJ dijo...

Hola Fernando!
Me interesan las redes pero hasta cierto punto, creo que lo justo y no más. Por ahí dentro hay tanta hipocresía y tontería que lleva demasiado tiempo separar el grano de la paja. Un tiempo que luego me hace falta para las cosas menos virtuales.
Por suerte, siempre se encuentra alguna joya escondida como "Soul Business".

Un abrazo

M.Teresa

Fernando López Fernández dijo...

Hola Francisco:
Muchas gracias. Pues la escribirás, que seguro que estará muy bien. Coincido contigo en qué cada uno debe utilizarlas como mejor le parezca. Las críticas a gurús, a veces, como dices esconden otras cosas, pero hay veces que se lo ganan a pulso.
Lo que si creo, es que el 2.0 suele acentuar la paradoja y contradicción humana.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:
Dices una cosa para mi muy importante que, al final, es una cuestión de grados, y esos grados se consiguen a través de mucha comunicación sin importar si esta 1.0 o 2.0. Es una cuestión de elección.
Gracias a ti por dar siempre una vuelta a las reflexiones.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Begoña:
Abrir nuevas vías de comunicación, creo que ese es uno de los objetivos o razones para que el 2.0 sea tan atractivo, pero como bien dices se puede caer en ponernos una etiqueta antes de ser etiquetados, aunque pienso que si lo haces de forma natural no estás preocupado de etiquetarte ni de que te etiqueten.
Conocer en profundidad creo que es más lento porque falta la voz, la mirada, los gestos…pero si es cierto que, al final, y no con todo el undo puedes llegar a ese grado de confortabilidad que puede ser previo a la profundidad. Cuando me refiero a las redes, no estoy exclusivamente hablando de Twitter, ni face book. También están los foros y otras plataformas para hacerlo.
Un abrazo y seguiremos, como dices, viendonos por aquí o por allá.

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:
Sí, es como un agora griego pero en plan descontrol. Y sí, el que más chilla o lo hace con mayor intensidad se lleva la gallina al huerto, pero como sabes en esta vida nada es eterno como nos ha enseñado cientos de veces la naturaleza.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
Gracias. Deberías, como aficionado al cine y tipo con sensibilidad regalarnos de vez en cuando algún post sobre ello. Si además las pelis son de tus favoritas, ya sería la leche.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Alberto:
En ocasiones cuando elijo un tema, quizás lo que esté haciendo es examinar algunos de mis comportamientos y, de alguna manera creo que lo lanzo para saber si a alguien le pasa lo mismo que a mi.
Yo creo que la intimidad no es cuestión de números sino de actitudes, al final elegimos como manejarla y el grado de la misma, pero creo que no debemos renunciar a lo que somos, incluido el ámbito profesional. El toque personal es necesario y es lo que nos diferencia a unos y otros, para bien y para mal, es decir, elegimos nuestro nivel de riesgo.
Un abrazo y welcome back

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:
Como decía Francisco, cada uno las utiliza como quiere y yo añado que con la intensidad que quiere. En realidad las redes son un espejo de la vida real solo que requieren otra dinámica de actuación y en este sentido separar el grano de la paja es igual para los dos mundos. Para mi, cada cosa en su momento (y por ejemplo cuando viajo ni me acerco a ellas, pero si consulto algún foro de viajes, que de alguna manera es una comunidad 2.0)
Cada cosa tiene su momento. Muchas gracias por tu comentario.
Un abrazo

Fernando dijo...

Hola Fernando: Gran reflexión la que nos dejas hoy. Este post me ha dado que pensar y me he acordado de una frase de Enrique Urquijo en una entrevista. Le preguntaban por su fama de triste, por lo duro de sus canciones, y él decía algo así como que no pretendía llegar a todo el mundo, pero que cuando una canción le salía de dentro y le gustaba, estaba seguro de que le iba a gustar a alguien más que, seguramente, se identificaría con el tema.

Creo que el mundo 2.0 tiene mucho que ver con aquella respuesta de Enrique Urquijo. Muchas de las experiencias que compartimos, al menos en lo que sentimientos se refiere, las han vivido los demás, se sienten identificados, y creo que pese a la diversidad, pese a los diferentes enfoques, se crea esa afinidad a la que hacías alusión.

Por cierto, te debo los dos post que suprimí!

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola fernando:

Muchas gracias como siempre por pasarte. Estoy de acuerdo con el planteamiento que hacía Enrique Urquijo. Para mi las cosas deben salir del alma. a partir de ahí pueden ser recogidas y compartidas con otros y la diversidad, en este caso, es un plus que enriquece.
Un abrazo y me encantan los temas musicales que propones. Espero tus post.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...