viernes, 3 de septiembre de 2010

Cosas que nunca deben faltar en tu maleta, mochila, bolsa


 
Sí, sé que quizás este post debería haberlo escrito al principio del verano, pero como se me ha ocurrido hoy, pues lo escribo hoy. Y todo, porque no puedo quitarme de la cabeza viajar. 

Muchas veces he pensado que mi profesión debería ser viajero y no descarto que un día me dedique a ella por completo, pero a menudo pasión y razón se enfrentan y uno, que no es rico por casa,  todavía no ha dado con una fórmula que me permita compaginar ambas actividades.  Todo se andará, pero a menudo pasión y razón se enfrentan o, es posible también, que sean los miedos, las comodidades o la falta de talento para poder hacerlo. El caso es que me gusta y cuando lo hago sé que me acerco bastante a la felicidad plena y comparto muchas de las reflexiones que los lectores de este blog dejaron en el post Viajar de Thinking Souls. 

Francisco Alcaide decía hoy en un comentario que los contrastes, el ir a un sitio que rompe esquemas, diferente a lo que estás acostumbrado era lo que más le gustaba de viajar y pensando en ello, yo creo que a mi también.

Procuro saborear cada instante, atraparlo para siempre, grabarlo en mi memoria no como una fotografía, no como un documental. Es algo más profundo. Se trata de ir identificando emociones, sensaciones; de acumular experiencias que te ayuden a conocerte un poco mejor. Algo así como lo que contaba Begoña Gozalbes en sus Sentimientos… de un viaje. En definitiva, crecer.

Para ello, hay cosas que no se deben olvidar nunca meter en la maleta, la mochila o en la bolsa de viaje y que hoy os dejo, no como consejo, sino como sugerencia. No ocupan apenas espacio pero hacen el viaje más placentero.

Estas cosas que siempre deberían estar en cualquier lista a la hora de viajar son la tolerancia, el respeto, la curiosidad, la ilusión, la resignación, la paciencia, la alegría, la humildad, el sentido del humor y mucho, mucho amor por el ser humano y por el planeta tierra

Estas pequeñas cosas, estas actitudes activarán todos los sentidos de tal manera que podrás ver, tocar, sentir, oler, oír  de una forma tan diferente, tan pura que te ayudará a descubrir quien eres y, posiblemente, cual es tu misión en la vida.

Os dejo para el fin de semana el final de Soul India que creo refuerza lo que hoy expreso en el blog.

Feliz fin de semana


Soul India

Abrí la puerta de una casa que olía ya a ausencia. Remolqué la mochila por el pasillo, la dejé tirada en medio de mi cuarto y deambulé por las estancias vacías en un intento de reconocerme en ellas, de reencontrarme con mi vida habitual: estaba despertando de un sueño que se había hecho realidad. Los libros, los cuadros, las fotos, todo... permanecía igual: ¿Había sido el sueño de una noche de verano? Clavado con chinchetas, en una pared del cuarto de estar, el mapa de India que compré para preparar el viaje, me impulsaba otra vez a viajar: acaricié con los dedos mi itinerario, cerrando los ojos en cada parada, en cada noche gastada, en cada pisada, en cada huella dejada...

Revivía cada uno de los momentos de una travesía que había sido un viaje interior, un periplo en el que había sido mil personajes, que en realidad eran todos yo; un viaje de libro abierto leído por un país que había jugado conmigo, recordándome que la vida es un reflejo del alma, unos ojos que se subyugan ante cualquier visión.

En el mes y pico que vagabundeé por la India, mis sentidos fueron sometidos a un frecuente vaivén que sacudieron unos músculos que habían vivido mil millones de sensaciones, de diferencias, de injusticias, de música, de ruidos, de olores, de gentes...; mil millones de pedaladas, de cuerpos destrozados, de dudas, razonables ó no, de esperanza... Mil millones de gotas de lluvia, de sudor, de sueños, de dioses, de fe: energía, agotamiento, desesperación, alegría, soledad, guerra y paz... Recapitulaba y sentía cómo mi piel se erizaba recordando los monumentos, los horizontes musicados, las sonrisas, los ojos desgarrados por la resignación de haber nacido casta inferior; el desierto, la carretera, El Ganges, la espera en una estación. Era mi Soul India, un alma que me había cortejado hasta caer rendido en su corazón.

Fueron más de siete mil kilómetros recorridos sin ninguna obsesión: siete mil kilómetros en los que me dejé llevar por los recónditos senderos del alma India, un alma tan incomprensible como accesible, tan espiritual como humana, tan brutal como delicada: en definitiva, nuestra alma.

Absorto en mis pensamientos recordé las palabras que el señor Singh, me dijo en el aeropuerto de Delhi el día de mi llegada a India: «no busque explicaciones, India es un país contradictorio para aquel que no ha nacido aquí».

Él no sabía nada.

Madrid, verano del 2003


21 comentarios:

Katy dijo...

Efectivamente la molicha no son solo objetos que cargar ni cosas que comprar, sino venir cargada de nuevas sensaciones, olores, sabores sabiendo que te van a yudar a reflexionar, crecer, y compartir lo vivido.
Bonito lo de Soul India. Pero por mucho que a mi me gustaría trnsmitir mis vivencias no puedo. Han calado tan hondo que apenas es la punta de iceberg que se perfila a lo lejos.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

El equipaje ligero de objetos, pero lleno de buenas actitudes. No creas Katy, que en Soul India solo está la punta del Iceberg y una Ciudadana del Mundo como tu, transmites muchas vivencias.
Un beso y feliz fin de semana

FAH dijo...

fernando, sincronicidad creo, hoy mismo tenía pensado escribirte un mail (lo haré mañana) sb un tema de viajes... yo también me siento viajero... y qué gran verdad el duelo entre corazón y cabeza, razón y emoción, lógica y sentimientos... viajar condensa muchas cosas al mismo tiempo... y las cosas q apuntas son esenciales, tal vez se resumen todas en una: humildad. 1 abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola francisco:

Qué casualidad. Espero tu mail. Yo es que lo veo así, es un duelo, pero un duelo que se acepta con gusto y si eso nos lleva a ser humildes o a ser mejores personas habrá merecido la pena.
Un abrazo

Germán Gijón dijo...

Pues mira, quizá estés adelantando un aspecto que entreabre la puerta de tu futura profesión: productor de documentales. Como eres un tío que sabe masticar sensaciones y plasmarlas luego en nuestras mentes occidentales en nuestro idioma y esquema, puede que ese sea un campo que en el futuro podrías desarrollar. Paco Alcaide establecería entonces la dicotomía entre los dos mundos aplicando los fondos para convertir la forma en coaching. Y además, sé de alguien que puede hacer para los documentales unas locuciones pistonudas (jejeje...).
Un fuerte abrazo, Fernando.

Fernando López Fernández dijo...

Hola germán.

Pues como productor no me veo, pero eso si, confio más en las capacidades de Francisco Alcaide y en las tuyas. De todas maneras es una idea je je.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Sólo el hecho de que puedas pensar en dedicarte a viajar como "profesional" me parece una "pasada".
Y si además llevas una mochila de esas características seguro que por donde pasas dejas huella.Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Pues no te creas, que cada vez lo voy pensando más, pero ya veremos, que tu bien sabes que la vida da muchas vueltas. Veremos.

Un abrazo y palabras como las tuyas pues alientan un poco más.
Un abrazo

Asun dijo...

Todas esas cosas que mencionas como indispensables en la maleta, no sólo deberían ir con nosotros a la hora de viajar, sino a diario, en todas las actividades que realizamos. Nos iría mucho mejor.

A mi también me encanta viajar y durante una etapa de mi vida pude hacerlo de forma profesional, trabajando como guía en viajes organizados. No es lo mismo que cuando una viaja por su cuenta pero sí que ayuda a abrir la mente y a poner en práctica todas esas actitudes.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Asun:

Cierto, no solo en los viajes sino tambien en nuestros bolsillos, cada día. Conozco bastante el trabajo de guía (de hecho lo he hecho alguna vez) y se lo duro que es, pero tambien lo bonito y enriquecedor que puede llegar a ser porque hay que desarrollar muchas cualidades.
Un abrazo y feliz fin de

Myriam dijo...

De acuerdo contigo en que esos elementos que mencionas son esenciales.

¿La foto primera es de Senegal? Es preciosa...

Me transportaste con tu bello relato a india, tierra de contrastes, sin duda. Quizás algún dia la visite, quizás...

Besos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myriam:

Feliz regreso. Al final creo que es una actitud. Si la foto es de Senegal, es una fiesta de iniciación. en la isla de hitou, la isla de los fetiches. hablaré un día de ello.

En cuanto a lo de la India, cambia el quizás por el posiblemente. Creo que te gustaría, aunque sea un caos.

Un beso y bienvenida

JLMON dijo...

¡Qué bonito Fernando!
¡Y qué verdad!
hay gente (mucha) que viaja con tres baules y se olvida emocionalmente hasta el calzoncillo, así les vas...
Me ha encantado el Soul India aunque a mi el contraste se me antoja hasta traumático, de momento, no me atrevo.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Muchas gracias.

Lo que dices del calzoncillo es muy cierto. Yo me encuentro a gente así en los viajes y huyo de ellos rápidamente.

Un abrazo y me alegra que te haya gustado Soul India, aunque deberias atreverte: todo un chicarrón del norte como tu.

Begoña Coach Politico dijo...

Fernando....siempre das en el punto de inflexión, para hacernos pensar.

Me encanta como lo has descrito, cada uno vivimos nuestro viaje desde la perspectiva que miran nuestro "ojos", y el mismo viaje realizado en otra etapa de nuestra vida, se convierte en una nueva aventura.

Me he quedado con todo aquello que tendría que llevar en la mochila tolerancia, respeto, curiosidad, ilusión, resignación, paciencia, alegría, humildad, sentido del humor y mucho, mucho amor por el ser humano y por el planeta tierra.

Y me pregunto como indica Asún, si no tendría que llevarla todos los días conmigo.

Fernando siempre existen formulas, alternativas para llevar a materializar la pasión que llevamos por dentro.

Existen buenos ejemplos de personas que han viajado y han buscado la alternativa y se han enfrentado a sus miedos, a las comodidades y se demuestran que SI tienen el talento para hacerlo. (Vaya frase que nos has brindado Fernando, las palabras en ocasiones son el reflejo del alma).

Recuerda a Matt un viajero que lo cuenta de forma diferente...siempre me gustan sus vídeos, su fuerza y su sonrisa permanente.

Te paso el enlace http://www.youtube.com/watch?v=jWUrj22pRD0&feature=related

Gracias Fernando por compartirlo, por hacer referencia a "mis viajes" y aprovecho para contarle al mundo que me llamo Begoña Gozalbes y cuando creé Twitter hice un juego de palabras de Bego_zalbes....

Un guiño al pensamiento :) gracias.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Begoña:

Gracias por el comentario y la sugerencia del video. Coincido contigo en que siempre existen fórmulas y alternativas para llevar a materializar la pasión que llevamos por dentro. Lo que ocurre que a unos nos cuesta más que a otros pero creo que ya el mero hecho de plantearlo es un paso. Eso si, las actitudes que hay que llevar como dice Asún hay que tenerlas todos los días y a veces lo olvidamos.

Gracias por hacer un guiño a pensamiento.

Ya he cambiado tu nombre en el blog, pero me gustaba el juego de palabras también.
Un abrazo

MTTJ dijo...

¡Qué magnífico post! Creo que de todas tus recomendaciones no olvido ninguna cuando voy de viaje. No sé si están todos los que son, pero si son todos los que están. También sería bueno que cargáramos con las mismas cosas en el bolso del día a día para el viaje de la vida.

Un abrazo

M.Teresa

MTTJ dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando López Fernández dijo...

Hola María Teresa:

Estoy convencido de que llevas eso y más. Solamente hay que leer las crónicas viajeras de tu blog para apreciarlo. Ya me estás metiendo el veneno de Borneo, sabes que en la decisión de ir a Senegal pesaron bastante tus escritos.

Y como apuntas y han dicho otros comentaristas deberiamos aplicarlo a nuestro viaje por la vida.

Un abrazo y gracias por compartir el viaje

Fernando dijo...

Fernando, simplemente brillante, con especial mención al "Soul India".

Hago hincapié en el asunto del respeto. A menudo te encuentras a gente que no sabe apreciar un progreso más allá del nuestro, un supuesto bienestar que no sea el de nuestro país de origen. Apreciar la diversidad requiere sensibilidad y actitud de apertura hacia lo desconocido, ser receptivo a ese "descoloque" del que hablaba Paco. Por eso hay mucha gente que se sube a aviones y se desplaza, pero no viaja, no se empapa de lo local y original. En ese sentido Chile ha sido también magnífico.

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola fernando:

Dices algo muy interesante ." hay gente que sube a a aviones pero no viaja" precisamente por no tener esa capacidad de apertura, por esa aceptación de la diversidad y, sobre todo, a que no se le rompan los esquemas.

Muchas gracias pasarte y espero las cronicas de Chile.
Un fuerte abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...