lunes, 14 de junio de 2010

Se acabó la crisis: bienvenidos a la era de la desconfianza


No, no se me ha ido la olla ni me ha dado un ataque de positivismo. Tampoco vivo en los mundos de Yupi, ni uno de esos concienzudos analistas de corta y pega, de largas editoriales - en la que Keynes siempre está presente- me lo ha soplado; tampoco ninguno de esos especuladores de guante quirúrgico que realizan sus operaciones con un bisturí que no deja huella; ni esos francotiradores a sueldo del Dinero que disparan con pólvora ajena; ni tan siquiera esos millones de golfos que andan pululando por ahí y que toman el dinero y corren: básicamente porque no tengo el disgusto de conocerlos ni ganas de hacerlo.

La afirmación que hago (que como decía el otro día puede no ser verdad) es consecuencia de una de esas extrañas teorías que me monto cuando estoy aburrido de escuchar tanta lamentación, tanto echarle la culpa al Boogie o aquel que queda más a mano: que cuando estábamos de fiesta y gastábamos lo que no teníamos, contribuíamos todos alegremente a “ir por hielo para los cubatas” empezando por gobierno, empresas, banca, sindicalistas, curritos, hombres de bien, buscavidas  y resto de la basca.

Y digo que se acabó la crisis porque esa palabra suele ser entendida como un hecho puntual que suele pasar al cabo del tiempo y, sin embargo, la situación en la que vivimos me da a mí, y no soy economista, que no es que vaya para largo sino que ha venido para instalarse por lo cual la palabra crisis carece de sentido.

Se ha hablado mucho de crisis financiera, económica, de valores y de tanto hablar de ellas, al final se han hecho un hueco en nuestras vidas, como en su día lo hizo el televisor o Internet.

Todos los días estamos viendo como el mundo funciona con una de cal y otra de arena, o dos de cal y una de arena o viceversa. Me da que esto va a seguir así de aquí en adelante, sobre todo cuando hemos comprobado la capacidad de confusión que se puede crear moviendo determinados hilos, realizando diversas declaraciones o sacudiendo el polvo de las hemerotecas. Y quien tiene esa capacidad, desde luego no la va desaprovechar.

Se nos ha calentado tanto la boca con lo de la competitividad; los lentos se comen a los rápidos; la reducción de costes; el éxito a cualquier precio, el consumo, el más, más y más  y la madre que lo parió que, al final, hemos caído en nuestra propia trampa y nos pasamos la vida corriendo como pollos sin cabeza, sin referencias claras porque hemos convertido el mundo en un bebedero de patos donde el único ladrillo que hoy cotiza es el de la especulación controlada; el de haz tu el ajuste que a mi me da la risa mientras se juega con las emociones y las voluntades de las personas que no saben a qué atenerse por el miedo, por las dudas y por la desconfianza que provoca no ya la incertidumbre y la ausencia de viruta (que también minan) sino por la falta no de algo en qué creer sino de alguien en quien creer que sea capaz de sacarnos de está era de recelos, de desconfianzas, de pesimismo y nos vaya devolviendo la dignidad que por culpa de nuestras ambiciones y de nuestro egoísmo vamos día a día perdiendo.

Pero claro esto es tarea de todos y, francamente, no sé cuantos están por la labor, aunque leyendo las noticias de los lunes de Javier Rodríguez Albuquerque, y las buenas iniciativas de gente que lucha todos los días, uno sigue creyendo en la grandeza del ser humano.

¿Crisis? Desconfianza más bien

Feliz lunes

18 comentarios:

Katy dijo...

Menuda la has liado Fernando. Yo lo tengo claro; esto es la caída de Occidente, y no va a ser en un día ni en dos, y no lo veremos, tal vez los hijos de mis nietos. Lo que hay ya ha dado de si todo lo que podía. Y no lo digo con tristeza. Todo tiene un comienzo y un final, y nuestra era, cultura, valores, economía, arte, creatividad están agonizando, mientras algo nuevo se está gestando.
Eso es crisis, tocar fondo para renacer. Es mi intuición y olgfato que me lo viene diciendo desde hace unos cuantos años y no me he equivocado demasiado.
Como tu creo en el ser humano, aunque solo sea por solidadridad porque yo misma pertenezco a ella.
Seguiremos reflexionado.
Besos y buena semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:
¿liarla? que va, lo que pasa es que la desconfianza se ha instalado hasta que cambie el modeloy me da que esto va para largo.
besos y buena semana para ti también

Fernando dijo...

Hola Fernando: Gran post, sí señor, y me ha encantado lo de la falta de referencias. Creo que esa es una de las claves para entender este berenjenal.

De acuerdo contigo también en lo de la crisis. Desde un punto de vista puramente económico, esto está siendo una recesión. Desde el punto de vista sociológico, probablemente un antes y un después. No sé si será para tanto como apunta Katy, pero desde luego el sistema se nos ha caído. Y con un agravante: por primera vez en la historia, ni los estados trabajando de forma coordinada dan señales de poder darle la vuelta a la tortilla. Una crisis, como bien apuntas, es un momento nada más.

Un abrazo

Alberto Barbero dijo...

Hola, Fernando:

Ahora me suena muy simple tu idea, pero he de reconocer que no se me había pasado por la cabeza. Y me parece clarividente... seguro que en unos días ando contándola por ahí como si fuera mía y sin recordar dónde lo oí.

Gracias por la idea y ¡buena semana!

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Es un honor aparecer en la parte positiva de tu visión del panorama actual.
Este fin de semana he estado con un par de amigos de esos que se han ido al paro con casi 50 tacos.
Me parece una falta de respeto hablar de lo que se habla, decir lo que se dice y permitir lo que se permite, teniendo el país lleno de dramas como estos.
Un fuerte aplauso por desbrozar un poco "la espesura" que nos rodea.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:
Yo creo que nos faltan referencias, al menos, ampliamente compartidas- Tu sabes más de economía (mucho más). Yo sólo lo veo en el día a día y lo que creo es que hay mucha desconfianza. Sólo hay que leer los titulares de la prensa alemana sobre España o las declaraciones del presidente del BBVA. Lleva eso a nivel doméstico (micro) y verás que se repite la historia. Nadie se fía de nadie.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Alberto:
Si quizás sea muy simple, pero ahí creo que está el quid. Eso si, ten cuidado donde lo cuentas que lo mismo te tildan de tarado pero me alegra que te guste y es toda tuya. Gracias a ti y buena semana.
Pd – Tu post de hoy genial, pero ten cuidado que también te pueden llamar tarado, aunque pari mi eso si es clarividencia.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
El honor es mío por poder contar contigo. Lo que cuentas de tus amigos es una de las cosas a las que desde hace tiempo, desgraciadamente, nos tendremos que acostumbrar. Sé que cualquier persona que pase de los 40 tiene bastantes posibilidades de irse al paro con la dificultad de luego encontrar trabajo. Así se irán sucediendo los dramas mientras parece de cachondeo que te digan que retrasan la edad de jubilación.
Menos mal que nos quedan tus lunes.
Un abrazo

Pepe Moral Moreno dijo...

Qué tal, Fernando?
probablemente tengas razón; hemos perdido muchas referencias; obama ha resultado un bluff, los alemanes no tiran tanto de europa, en españa, no digamos...
Creo que puede ser uno de los puntos del auge de las redes sociales; la confianza en nuestro círculo más cercano. De todos modos, creo que la gente sigue deseando poder confiar en alguien, seguir persiguiendo un proyecto ilusionante, pero para ello, debe haber personas que puedan crear esa ilusión; y no me refiero precisamente a "la roja", sino a intentar hablar desde otras ópticas que realmente nos hagan creer que podemos cambiar el modelo productivo y evolucionar como sociedad, mercado, y economía.
Buen post, Fernando, como siempre; un saludo
Pepe Moral

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
Yalo dijimos antes, estamos ante un nuevo Renacimiento y como tal, no sabemos a dónde vamos aunque cada vez tengamos más presente de dónde venimos y lo presuntuosos que fuimos.
Ese nuevo tiempo, a falta de cimientos, se construye sobre el lodo de las dudas que nos tienen a todos atenazados viendo como los días pasan y cada vez somos menos los que nos mantenemos en carrera.
Actitudes como las de Javier son en todo caso encomiables.
Un abrazo.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando.
Estoy contigo en que esta nueva situación ha venido a quedarse. Hay un cambio está claro. La sociedad está evolucionando hacia nuevas situaciones sin que apenas nos demos cuenta. No es de desestimar el comentario que hacéis algunos sobre un nuevo Renacimiento (ójala) o la caída del imperio de occidente.
Mi hija me comentaba el otro día: ¿Papá, no te has dado cuenta de que la gente sólo habla de dinero? Es cierto.
Un abrazo.

JLMON dijo...

Hola amigo
Hoy coincidimos en el fondo de nuestros post, eso se llama telekinesia o algo así.
De la desconfianza nace la paranoia y de ahí al infierno, un pasito.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pepe:

Me gusta lo que apuntas de la red. Si se crea confianza en un círculo cercano, ese círculo irá aumentando y la confianza se autogenerará siempre y cuando sea sólido. Como apuntaba Fernando Rodríguez de Rivera, nos faltan referencias para evolucionar sobre todo como sociedad, que el modelo productivo, mercado y economía vendrían después.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep:
En primer lugar espero que la recuperación (la tuya) vaya por buen camino, que la otra es harina de otro costal. Fíjate que de alguna manera coincidimos todos en este nuevo Renacimiento que se está haciendo esperar, precisamente por las dudas. Hoy te pillo una frase para Thinking Souls.

Lo de Javier, de 10.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Susana, que es inteligente y que sabe mirar diferente, lo ve muy claro. Otros, sin embargo aunque digan que no, sólo hablan de dinero y su “felicidad” o lo que ellos creen que es, tiene que ver mucho con el dinero. Muy triste, pero es así. La pasta nubla la mente, atenaza y bloquea lo mejor de nosotros. Y como ya no lo hay, pues habrá que cambiar ¿no?
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Pues ahora mismo me voy a leerlo, que seguro que está fenomenal. Me llevo una frase para el Thinking.
Un abrazo

Ada Aparicio dijo...

Interesante...te dejo la url de mi blog k no se si es tan positiva


Www.cronicasdelparo.blogspot.com

Fernando Lopez Fernandez dijo...

@Ada Aparicio - Gracias por tu visita y por la info. No creo que se tarte de más so menos positivo. son formas de plantearlo, creo. Feliz fin de semana

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...