miércoles, 23 de junio de 2010

Los veinte euros de MaS o ¡Vaya Tropa!

Hay una anécdota que siempre me gustó. Se la oí al fallecido  Luis Carandell en la radio hace mucho años. 

Por lo visto el Conde de Romanones tenía intención de se nombrado académico de la lengua. Para ello, fue indagando (realizando encuestas) entre los miembros con el propósito de ganarse su voluntad. Así , fue trabajándose el voto de cada uno de los encuestados quienes le aseguraron que podían contar con el. Todos le votarían 

Al acabar la votación, se le acercó un ujier y le informó del resultado:

- Señor, no ha salido elegido.

- ¿Cuántos votos he tenido?- quiso saber.

- Ninguno, contestó el funcionario

El político se quedó unos instantes pensativo y concluyó: ¡Vaya Tropa!

Con esta pequeña introducción que me ha venido al pelo empezamos hoy . El lunes nuestra amiga María (MaS para los lectores de este blog o viceversa) publicaba un interesantísimo post sobre una experiencia que había tenido con un encuestador, que os recomiendo que leáis porque da para reflexionar mucho y replantearse si las encuestas son necesarias (que posiblemente), si están bien planteadas (se supone) o si son precisas y/o útiles (aquí uno ya duda). El caso es que al final de toda la historia se llevó 20 euros, que por lo que cuenta, ya han cambiado de manos y vete tu a saber dónde estarán por eso de que el dinero fluye aunque sea, como en este caso en formato “vale”: osea, que sirve.

Lo que ya no tengo tan claro es que lo que sirvan sean determinadas encuestas, porque, en ocasiones, el resultado de las mismas no es que sean sorprendentes sino que son increíbles y escapan a toda lógica: Ciencia ficción vamos. Para muestra el siguiente titular aparecido en El Mundo “Los europeos prefieren la ciencia al deporte, según el Eurobarómetro”. Ahí queda eso.

Una de tres, o la noticia está tuneada para que piquemos y sigamos leyendo, con lo cual pasa de ser información a opinión; o el personal miente más que habla, que me da que sí; o la muestra ha sido realizada entre los seguidores de Punset, lo que me extrañaría sobremanera ya que intuyo que localizar a sus seguidores, pongamos por caso en Oslo o La Toscana, lo veo un poco complicado. Así que me inclino por la natural tendencia humana a la larga cambiada o al requiebro fino cuando algo nos incomoda, aburre, pretende descubrir nuestras cartas, tenemos el día guasón o contestamos no de acuerdo a lo que somos y a nuestra circunstancia sino a lo que nos gustaría ser. Es decir, contamos desde mentirijillas a trolas gordas por las razones apuntadas más arriba y por muchas otras que entrarían en el terreno de la psicología.

Luego pasa lo que pasa, que las cosas no cuadran y los documentales de “la dos” según los encuestados se ven más que los tuneos de Belén Esteban   cuando los datos de audiencia muestran lo contrario, o que la peña no piense salir de vacaciones porque no hay dinero y luego está todo lleno y cosas así.

Dándole vueltas al asunto, no me extraña que o mintamos o contestemos al buen Tun Tun. Si os han hecho una encuesta telefónica sobre la calidad de servicio al cliente de cualquier empresa, de las larguitas, no de esas de sí, no y depende, (encuesta quiniela 1x2 la llamo yo) y habéis tenido la paciencia de responderla, llega un momento en la que ya ni sabes lo que respondes, o lo haces a voleo para acabar cuanto antes. Si es presencial, como la de MaS, el pudor, la desconfianza o el mismo tono de voz del encuestador al preguntar, puede producir que la respuesta sea tan alejada de lo que realmente se piensa como lo está la Vía Láctea de la fabrica de “La Lechera”; y si es tipo formulario, con respuestas a puntuar entre uno y diez como la que con buena intención intenté rellenar el otro día y que abandoné porque eran demasiadas decisiones y comparaciones sin tener datos objetivos o conocidos para hacerlo, al final, si contestas,  lo haces, a voleo.

Otro factor que influye es como te pillen. Si te pillan de buen rollito todo puede ser maravilloso, incluso sincero,  y uno contestará con la mejor voluntad, pero si te pillan mosqueado porque, por ejemplo, no tienes conexión a Internet mejor que no te llame tu proveedor del servicio a preguntarte ¿que tal?, ¿te mola nuestro servicio? porque seguro que al currito (a preguntar o realizar este tipo de entrevistas solo se manda a la infantería o a los mercenarios) no es que le cuentes la verdad es que además vas ampliar la información comentando lo que opinas del servicio, de los que trabajan allí e incluso realizando sugerencias de cual camino deben seguir o adonde deberían ir.

¡Ah! también están las encuestas abiertas, aquellas que aparecen todos los días en cualquier medio en Internet etc…que se lanzan siempre en el momento más inoportuno desde el punto de vista de búsqueda de la objetividad y que generalmente están relacionadas con un titular interesado que busca la respuesta y que, como en el caso anterior, condiciona la respuesta, lo que de alguna forma se puede considerar una mentira.

En fin, que me gustaría ser como MaS, más responsable, más colaborador y creer en la bondad de algunas encuestas, pero cada día soy más escéptico y no se si con los 20 euros nos corregiríamos o seguiríamos siendo merecedores de la expresión ¡Vaya Tropa!

Feliz miércoles.

Hoy Thinking Souls Verdades como puños


16 comentarios:

FAH dijo...

muy bueno fernando. ya sabes, si tu te comes 10 pollos y yo ninguno, de media nos hemos comido 5 cada día.... Están las mentiras, las grandes mentiras, y las estadísticas, dicen ;) Lo de las encuestas es muy curioso, todo arte en hacerlas, interpretarlas y, sobre todo, que salgan lo que uno quiere... abrazo.

Katy dijo...

jajaja, lo de "vaya tropa" lo utilizamos mucho en cas. me ha encantado que lo trajeras.
Yo tampoco creo en las encuestas, solo sirven para confundir al personal y que el pobre encuestador se saque una perrillas si tiene la suerte que no le den con la puerta en las narices.
Eso es com los que te dicen "Yo no veo tal programa por hortera" y se saben los capítulos de P a Pa.
En fin, un post cmuy actual para los tiempos que corren
Un beso y happy Wendsday
P-D.La entrada de MaS muy buena, ya la había leído

MaS dijo...

Fernando, ¡qué sorpresa!, no me imaginaba yo que esto daría para tanto!!!Me alegra sinceramente que mi post te-nos diera qué pensar.
En mi cabeza tengo una frase de Jodorowsky,"No puedo cambiar el mundo pero sí empezar a cambiarlo", así que menos "depende del dia, del momento, de cómo estoy, y de lo que esperan oir los demás", y más integridad y atrevimiento a confesar, si es lo queremos, lo que realmente vemos en la tele, lo que vamos a hacer en vacaciones, etc, etc... sino, es mejor dejar el examen en blanco.
¿Cómo van a servir las encuestas si los propios encuestados mentimos como bellacos!?
Yo, Fernando, sólo he tratado de limpiar la puerta de mi casa, pero insisto, tambien he decidido no colaborar, de esta forma, el año que viene.... esperaré que venga otro Sergio, y me convezca con más argumentos.
De momento...somos tropa, está claro!!!
Besos.

María Hernández dijo...

Hola Fernando:
Hace un par de meses colgué un post llamado "Soy un dato D" donde relataba mi experiencia con un encuestador "de puerta" y la verdad pasa lo que cuentas: depende de cómo te pille el cuerpo.
A mí más que las encuestas, lo que me pone de los nervios son esas preguntas telefónicas tipo "¿Ud. trabaja, Doña María?" o "¿Diría Ud. que sus ingresos mensuales se encuentran entre 1000 y 1400 euros?", como si 400 euros arriba o abajo no marcaran la diferencia.
"No, yo no trabajo, voy al curro porque me aburro en casa y para ver a los amigos" es lo que dan ganas de contestar.
"Pues le explico, Doña María...estamos llamando a los clientes (pero si no soy cliente tuya) para ofrecerles una tarjeta Visa sin ningún tipo de cargo, con seguro de bla, bla, bla...más bla, bla, bla...solo tendría que decirme una hora que le venga bien y un compañero se pasará por su domicilio y le explicará".
¿Pero cómo he dejado llegar la "monoconversación sobre las excelencias de una VISA superchachidelamuerte" a este punto de "no retorno"? Por lo mismo que comentaba MaS o Katy, que a uno le "da pena" mandarlos a tomar viento fresco, porque ser encuestador o comercial "kamikaze" es muy duro.
"Lo siento por Ud. pero NO, NO me interesa ninguna VISA, ni nada que huela a "crédito fácil", no se lo tome a mal, no es personal, es un dogma de fe de la religión que practico "No te gastes lo que no tienes", solo éso".
Después de tanto palique, le suelto ese rollo "lunático" y se queda sin saber que decir, jeje.
En fin, que las encuestas no se si sirven de algo, pero creo que lo tenemos claro es que no nos gustaría ser encuestador, porque ¡vaya tropa! la que uno se encuentra por ahí.
Besos, Fernando. Buen miércoles.

JLMON dijo...

Hola Fernando
No creas que le vi a MaS algo mosqueada...
Amigo, con la iglesia estadística hemos topado...
He mirado el newspaper después de leerte y te cuento:
1. los europeos estamos deprimidos con la crisis
2. Baja la natalidad, suben los divorcios
Por no extenderme
Cuidate

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Pues bien pensado, repasando las encuentas que me han hecho, casi nunco he dicho lo que realmente pienso, sino lo que se espera que diga.
Ya sabes, todos queremos ser diferentes a lo que somos en realidad.
Un abrazo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Ya sabes que todas las encuestas pasan primero por la cocina...

Fernando López Fernández dijo...

Gracias Francisco. Las estadísticas dicen generalmente lo que se quiere que digan o se quieran interpretar como apuntas. Y lo de los pollos nos viene a decir que el que no se consuela es porque no quiere.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy
Es que es un clásico ja ja. Yo en lo de las encuestas matizo, pero como dices confunden mucho más que ayudan. Y MaS brillante.
Un beso y ya feliz jueves que llego tarde a todo como ves.

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS:

Pues ya que te has puesto deberias seguir con la encuesta que si no vas a romper la estadística y ya los datos van a salir más raros todavía. Además ya sabes que para los casos de duda está el famoso no sabe no contesta, que nunca supe muy bien su utilidad.
La verdad es que me pareció tan curioso por lo cotidiano que merecía un re-post
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Hernández:
Ganas me dan de hacer un listado de las preguntas más absurdas de las encuestas y otra de respuestas adecuadas a la pregunta, pero los Sergios no tienen la culpa (solo se buscan la vida) aunque pueden llegar a sr extremadamente pesados y merecedores de un rollo lunático para que no te vuelvan a entrevistar.
En fin, que no tenemos remedio.
Un beso y como le digo a Katy, feliz jueves

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:
Algo tensa si parecía, si, pero la estadística como dice uno de nuestros monologuistas es una “mierda de ciencia” y se adorna con una versión del ejemplo que pone francisco.
Las estadísticas que apuntas son normales y o hace falta hacer encuestas, solo pensar y razonar.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
Ja ja Javier. Si al final vas a ser tu uno de los responsables de que estemos deprimidos por la crisis como dice José Luis. Espero que al menos aquí no esteis contando una trola je je.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Eso debe ser, que al final son/somos unos cocinillas, damos gato por liebre y luego nos meten la del pulpo.
Un saludo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Supongo que las encuestas han de servir para algo, porque si no sería ocioso que se hicieran, además con tanta profusión. Lo que ya dudo es que las respuestas de los encuestados sean siempre verdaderas.
Pd.He estado estos últimos días escribiendo una historia para un concurso, motivo por el cual me he acercado muy poco al blog. Espero hacerlo en breve.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Hombre para algo si sirven si, lo que pas que mentimos más que hablamos. Es una fantástica noticia la que nos das. te deseo lo mejor en el concuros y ya me ampliarás detalles.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...