miércoles, 9 de junio de 2010

Así… es imposible que salgan las cuentas

Dicen que la matemática es una ciencia exacta. No lo sé. Einstein decía que Cuando las leyes de la matemática se refieren a la realidad, no son ciertas; cuando son ciertas, no se refieren a la realidad: un lío de narices. Pues bien, o a los españoles nos la enseñaron mal o lo que ocurre es que aquí somos más chulos que nadie y hemos pasado de la lógica y el razonamiento, a contar, calcular y medir, olvidando lo anterior. Y además, eso sí, a nuestra bola, con un par.

Todo esto viene a cuento de las cifras que han dado hoy unos y otros respecto al seguimiento de la huelga de la Administración, que son de risa: el Gobierno cifra en el once por ciento el seguimiento medio del paro en la Administración Central y los sindicatos en torno al setenta y tantos: aquí podéis leer la noticia, aunque supongo que ya habrá sido ampliamente comentada.

Y yo me pregunto ¿cómo cuentan estos tíos? ¿son los mismos que cuentan en las manifestaciones? ¿lo hacen a ojo de buen cubero? ¿a voleo? ¿o directamente se lo inventan por el morro? ¿cómo es posible que en torno al mediodía ya se podían dar unas primeras cifras, que eran casi un balance? ¿tenemos el sistema de medición más eficaz y fiable de todo el planeta? Y lo peor de todo ¿a quién creemos? ¿por qué lo creemos? y ¿para qué?

Pero volviendo un poco a lo de las matemáticas, lo que creo es que además de contar mal en el sentido numérico, uno más uno y todo eso, contamos, lo de narrar y todo aquello, mal, y eso provoca que, luego por mucho que nos empeñemos, no salgan las cuentas, es decir, se resuelven los problemas. Y como digo, somos más chulos que nadie, porque definimos o planteamos el problema según nos interese, damos los datos que nos parecen, y resolvemos por las bravas sin comprobar el resultado o dejamos que otros nos “soplen” la solución y, a menudo, dejamos el folio en blanco como esos alumnos que no tienen ni puta idea pero que siempre echan la culpa al profesor, que lo que pasa es que les tiene manía (sólo hay que escuchar las declaraciones de la case política, sindical y demás fauna desde el inicio de lo que hoy se llama crisis)

En España muchos cálculos suelen estar basados en la frivolidad más que en la frialdad (sólo hay que tirar de hemeroteca y comprobareis como a muchos, entre los que se encuentran especialistas de la cosa han fallado más que una escopeta de feria, incluidos aquellos que ponen lo de la triple A o el progresa adecuadamente), en la adivinación, en el azar o en la esperanza más que en la previsión.

Sumar, sumamos poco y mal. Cada uno mira por lo suyo (ayuntamientos, diputaciones, gobiernos autonómicos, administración central, empresas, curritos, funcionarios… y nuestro concepto de solidaridad (la suma más justa) me da que muchas veces tiene que ver más con sacar pecho o salir en la foto que con entregar el corazón. La suma de buen rollito ,(en la que estamos todos o casi todos de acuerdo), con los triunfos deportivos o Rock in Río. El resto del tiempo lo empleamos en restar, en quitarnos valor a nosotros mismos, aceptando que nuestro destino en lo universal es la derrota, por eso de los complejos y prejuicios que pienso todavía tenemos como país lo que nos hace que avancemos lentamente, que no con paso seguro.

Todo esto, al final, nos divide, nos confunde y nos distrae multiplicando los problemas y agotando las posibilidades como país que tenemos, que son muchas si sumásemos esfuerzo, ilusión, compromiso, actitud y restásemos por ejemplo la envidia, la soberbia, la ira y la gula…El resultado final sería sentido común

Sumar, restar, dividir y multiplicar: cuatro operaciones básicas que no hemos aprendido bien o que hemos querido realizarlas a imagen y semejanza de nuestros intereses particulares y no del bien común.

Y así… es imposible que salgan las cuentas

Hoy en Thinking Souls José Luis Montero que tiene un blog que me encanta por el contenido y por cómo expresa lo que publica: El viajero accidental.

24 comentarios:

MTTJ dijo...

Buenos días Fernando,

El hecho de que nos manipulen las cifras, los datos y las noticias según los intereses de quien lo cuenta es algo que se ha convertido en tan habitual que ya casi ni nos inmutamos. Supongo que lo que nos llamaría la atención sería si alguna vez coincidieran en los resultados. Estas cosas me indignan porqué lo considero un insulto, una tomadura de pelo, se nos ríen en la cara y no tenemos ni derecho al pataleo. Y menos mal que a eso le llamamos democracia!

Saludos

M.Teresa

Katy dijo...

Hola Fernando, muchas preguntas para una cuestión sumamente sencilla: creo yo que calculan por metro cuadrado, pero este es elástico y según quién cuente cuando y cómo le cuadre y pueden caber desde 100 a 15.000. Lo de más es fácil se multiplica y punto.
Un buen post para caer en la cuenta una vez mmás en nuestras incongruencias, y de no dar nuestro brazo a torcer, aún teniendo claro que lo negro es negro.
Un beso

JLMON dijo...

Hola otra vez Fernando
Lo de "contar" te diré que es un arte...Hace algunos años, estuve trabajando en un proyecto de innovación en la Delegación del Gobierno de Madrid (un pequeño gobierno) y aunque mi trabajo estaba centrado en Extranjería, lo de "contar" era su Golgota particular, pero te puedo asegurar que es buena gente y se esfuerza que no veas, pero...
Un abrazo

María Hernández dijo...

Hola Fernando:
Tal y como, SIEMPRE, se muestran los datos de asistencia a este tipo de "eventos" me da a mi que la fórmula que usan es contar las piernas y dividir por dos. Las diferencias entre unos y otros se deberán a los imprevistos: algún perro que se cuela, un abuelo con bastón, alguna farola entrometida, etc. ¿Coló?.
Me pregunto si pasará lo mismo cuando hacen el recuento para ciertos Guiness. ¡Un bocadillo extraordinario! según la organización 300 mts., según los invitados "un canapé...mediano".

Hay un refrán de los rotundos que dice:
"De lo que te cuenten, no creas nada. De lo que veas, solo la mitad".
Por algo será.

Un beso y buen miércoles, Fernando.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Sí, resulta gracioso, todo depende de a quién interesen unas u otras cifras. No obstante deberían de saber ya que somos mayorcitos y que no nos engañan.
Me acuerdo de un esquet de Les Luthiers: uno de ellos decía que tenía un rebaño de ovejas muy grande; le preguntaron que cuántas cabezas tenía y respondió: una oveja... una cabeza, una cola...una cabeza, cuatro patas...cuatro cabezas. Pues eso que contamos como queremos. Un abrazo

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
Menos mal que leo los comentarios antes de dejar el mío porque si no hubiera repetido la imagen de María de contar las piernas y dividirlas por dos como método de contaje utilizado. En esta primera parte del comentario, la realidad es que lo de ayer fue un desastre desde el punto de seguimiento, por muchas vueltas que se le de. Como decía un columnista esta mañana, para que funcione una huelga de funcionarios es necesario que pare el transporte y estos, si no es para defender mejoras en sus cojo-convenios no están por la labor, así que...
Tengo para mí que la otra parte de tu artículo es mucho más sugerente. Sumar esfuerzo, restar diferencias, multiplicar ideas, dividir frentismos, todo eso son cosas en las que tenemos mucho que aprender y sobre todo, mucho tiempo perdido que recuperar aunque tenga reservas sobre nuestra capacidad colectiva para ello.
España es lo que es porque alguna vez sumamos, casi siempre restamos, una o dos veces hemos multiplicado y a lo que más nos hemos aplicado es a dividir, en eso somos unos maestros.
Un abrazo y disculpa una vez más por la tardanza en acudir.

MaS dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MaS dijo...

Hola Fernando,
pero quién dices que inventó la suma???...no, no, ese tampoco...el que lo hizo, inventó la resta para que le casasen las cifras, y como vio, que ni con esas, se sacó de la manga la multiplicación y la división...y de esta forma, digo 33 como digo 330.(Escribo, digo, pero pienso, dicen.)
Lo peor es que nos consideren gilipollas y que crean que nos pueden decir cualquier cifra y quedarse tan anchos...
Así es, así es imposible que salgan las cuentas.
besos, M.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Si es que lo miremos por donde lo miremos sale a relucir el país que tenemos. Ni más ni menos. Y no voy a decir que "esto no tiene arreglo", que va. Pero, como muy bien dices "vamos a paso lento y poco seguro". Así que consolémonos.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Teresa:
Eso es lo triste, que ni nos inmutamos y como apuntas el día que se coincida no es que nos llame la atención es que alucinaríamos.
Y sí, es un insulto, pero tan continuo que al final no es que le des importancia es que pasas bastante del tema y de quienes te engañan continuamente.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy
Si contar cosas es fácil, pero hay que prestar atención porque en vez de sumas pueden salir restar o multiplicaciones . Somos la eterna contradicción. Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:
Siempre hay excepciones y no dudo de la buena voluntad de algunos . De otros sí.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola María Hernández
O se debe a qué la gente está mal colocada o se mueve y así es imposible. Y con lo del Guinnes por mucho notario me da que pasa lo mismo. Pero para eso, los refranes como el que nos regalas.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:
Pero si saben que somos mayorcitos, pero además creen o piensan que somos un poco idiotas. Pues si, contamos les Luthiers y además mezclamos churras con merinas.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep:
Pues al igual que tu, me quedo con la segunda parte de tu comentario y con la duda de si seremos capaces de aprender de una vez aunque hayamos perdido el tiempo por esa manía que tenemos de dividir o ir cada uno a nuestra bola.
Habrá que ver si como siempre nos queda la asignatura para septiembre, que me da que vamos para repetir curso.
Un abrazo y siempre disculpado

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS
Interesante versión del origen de la suma que me parece bastante razonable porque es posible que haya algo de eso. Ahora en lo que creo que estamos de acuerdo es en que nos están tratando de gilipollas. Y lo malo es que seguirán haciéndolo. Así parecen ser las cosas María.
Un beso que suma

Fernando López Fernández dijo...

Bueno Javier, lo que hay que pensar es que esto más tarde o temprano se arreglará. No se sabe a qué precio, ni en cuanto tiempo ni si serán parches de salida o vete tu a saber. Lo que no me gusta tanto es como les ocurre a otros comentaristas es que piensen que somos tontos del culo. En fin…
Un abrazo

Myriam dijo...

Lo cierto es que a mi las matemáticas nunca me dieron exacto. hehehe, pero hablando enserio: mejor ni hablar...
Besos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr:
Yo era negado también, pero la cuenta de la vieja como decimos aquí nunca se me dió mal.

hablando en serio, de vez en cuando hay que hablar.
Un beso

María dijo...

Prefiero las letras, no me gustan los números, aunque si te das cuenta todo está relacionado con ellos.

Nuestra fecha de nacimiento lleva números, nuestros años, nuestros DNI, el dinero, etc...

Un beso.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

A mi me gustan también más letras, pero como dices nuestra vida es todo número... como si de alguna manera todo girase en torno a ellos.
Un beso

Pepe Moral Moreno dijo...

Qué tal, Fernando?
Yo tenía un profesor de Finanzas, que cuando surgía una discusión en clase siempre decía: "los datos no se discuten, se comprueban!".
Comprobarlo es más fácil de lo que pensamos; simplemente hay que preguntar cómo se ha llegado a la conclusión, y si nos parece razonable, ok. Pero como se ha dicho en varios comentarios, que no nos tomen por tontos, y para ello, hay que intentar comprobar.
Buen post, como siempre, saludos,
Pepe

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pepe:

Gracias por pasarte. Tu profesor tenía razón, pero a veces es bastante complicado comprobar incluso los datos porque ya vienen tuneados. Y así no hay quien se aclare.
Un abrazo

Fernando dijo...

Hola Fernando: Gran reflexión, sí señor. Estoy muy de acuerdo contigo, pero pienso que la guerra de cifras es consecuencia de lo que se ha convertido la información en los grandes medios. No prima el rigor, prima el satisfacer a un lector que tiene una ideologías más o menos afín. Me temo que la democratización de la información no ha llegado todavía a las cifras porque todo el que escribe es juez y parte (me temo).

Por cierto, que amigos míos que trabajan en la administración me han comentado que el paro fue mínimo.

Un abrazo

PD: Me ha encantado lo de las cifras del buen rollito, jajaja.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...