lunes, 10 de mayo de 2010

Gente que merece mucho la pena


Ayer estuve viendo por segunda vez la película Hotel Rwanda. La película esta inspirada en el genocidio que tuvo lugar en Rwanda a finales del siglo pasado. Paul Rusesabagina, de la etnia hutu, y director del hotel Des Milles Collines, debe proteger y mantener con vida a su familia y vecinos de las iras de los hutus mediante sobornos con la esperanza de que las fuerzas internacionales lleguen en cualquier momento para evitar la guerra civil. Sin embargo, éstas sólo llegan para evacuar a los occidentales, con órdenes de no intervenir: es decir, dejan con el culo al aire a miles de personas y es Paul y un coronel de la ONU, quienes asumen la responsabilidad de proteger a miles de personas que confiaron en él y en los gobiernos occidentales.

Varias son las lecciones que se pueden extraer de la cinta, que está basada en hechos reales.

La primera de ellas es que a Occidente, sólo le interesa su ombligo o su cartera y que después del desparrame que montaron los europeos en África (en el origen este conflicto tuvieron que ver mucho algunos países que quedan al otro lado de los Pirineos)  lo demás importa poco. Y lo demás, suelen ser vidas.

La segunda, que la vida es elección y que ésta, en los peores momentos puede convertirse en dilema, y ese dilema hay que gestionarlo sabiendo o intuyendo que no hay solución perfecta o que para resolverlo hay que tomar el camino más difícil o el que dicte la conciencia como ocurre en el caso de Paul.

La tercera, que nunca se está solo del todo y que hay muchas gente que no mira pasaportes, ni colores de piel, ni cuentas corrientes; que lo que ven son personas; y no es que busquen, es que encuentran el sentido de la vida en ayudar a los demás.

La cuarta, que todos tenemos dudas, miedos y frustraciones, que lejos de ser paralizantes pueden convertirse en energía catalizadora para afrontar con coraje los problemas y dificultades que aparecen en nuestra vida.

Pero quizá, y lo más motivador e inspirador de la película es que por muy mal que se pongan las cosas, siempre habrá gente como Paul; gente dispuesta a jugársela por sus semejantes: gente que merece la pena.

Os dejo uno de los momentos más brillantes de la película, que resume bastante bien este post y cuya música, simplemente es maravillosa.

Feliz Lunes

10 comentarios:

Alberto Barbero dijo...

Suficiente para verla, Fernando...

aunque no sé, cada vez que veo una de esas películas que muestran lo mejor y, sobre todo, lo peor en vez de sentirme animado a esforzarme me entra la sensación de que tenemos muy poco que hacer y de que ésto es un asco... y es como si en vez de crecer te hicieras más pequeño :((

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Hay personas que te hacen sentir que pertenecer a la especie humana no merece la pena. Otras en cambio sí.
Me alegro todos los días de que siga habiendo gente que esté en esta segunda categoría.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Alberto:

Las posibilidades son pocas y sí, en general está hecho un asco. Pero hay que seguir creciendo o al menos intentarlo.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

A mi me pasa lo que ati, pero como le decía a Alberto, merece la pena seguir creciendo. Sobre todo por aquellos que nos hacen la vida ´mejor y más fácil.
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Es vergonzoso que estas cosas puedan haber pasado, y mucho más que siga ocurriendo. La vida humana, sobre todo la de la gente humilde no vale nada. Lo que digo un asco. Parece que el hombre no es capaz de mejorar las relaciones con sus semejantes. Por fortuna siempre hay unos pocos que pasan a la acción devolviéndonos la esperanza, pero al mismo tiempo nos hacen ver lo cobardes que somos.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Si, estas cosas siguen ocurriendo y por desgracia ocurrirán en el fututo, pero como digo siempre hay gente que merece la pena que es más valiente que tu y que yo que poco a poco nos ayuda a nosotros tambien a ser más valientes.
Un abrazo

MaS dijo...

Fernando,
que merece mucho la pena, y que merece mucha mención... Son esas personas las que tienen la etiqueta de mejores, por ser más valientes, más entregadas, más solidarias, más sensibles, más cercanas, y cuyo nombre muchas veces no se conoce.
Son ellas las que hacen que el resto nos sintamos pequeños, débiles y cobardes. Y que sólo podamos en nuestra vergüenza seguir minimamente su ejemplo allá donde estemos.
un beso.
M.

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS.

Siempre me llamaron la atención estos héroes anónimos que como dices dan lo mejor de si mismos y por un lado nos ayudan a los demás a ser mejores y, por otro, nos hacen avergonzarnos. Que se multipliquen, que podamos multiplicarnos.

Un beso

Fernando dijo...

Hola Fernando:

Enhorabuena por el post, creo que es brillante, de verdad.

A mi Hotel Ruanda también me "tocó" profundamente. Suscribo todas y cada una de las lecciones que nos expones, pero destacando la última. En esta vida siempre habrá personas que merecerán la pena. Yo confío mucho en las posibilidades de crecimiento de las personas.

Enhorabuena de nuevo

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Gracias. La verdad es que la película es fantástica y nos enseña muchas cosas, pero como dices, la más importante que hay gente que merece mucho la pena. Como tú, soy un convencido de las posibilidades de crecimiento de las personas y, en la medida que pueda cada uno, hay que ayudarlas a crecer. Si quieren claro.
Un fuerte abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...