lunes, 26 de abril de 2010

Una cura de humildad

Usted no sabe quien soy yo. Seguro que en alguna ocasión habéis escuchado la frase en oído propio o ajeno. Quien la pronuncia no suele hacerlo solo de palabra. Acompaña su voz de aspavientos e indignación; quienes la pronuncian generalmente son, además de unos soberbios y prepotentes, unos rebotados con el mundo mundial al que creen dominar bien por dinero su, posición social, o como dicen en varios puntos de la geografía nacional por dar por hecho que tienen «La sartén por el mango»: unos majaderos; y esto no es faltar el respeto a nadie sino constatar una realidad o lo que es lo mismo blanco y en botella…
Son bastante identificables. Sólo tienen empatía consigo mismos;  si hacen algo por los demás esperan cobrarlo en forma de varios ceros o adulación y devoción a su persona; nunca reconocen sus errores, y si se la tienen que envainar preparan su venganza porque desde el momento en el que alguien no está de acuerdo con sus razonamientos, se apodera de ellos el rencor y no paran hasta  encontrar una satisfacción: lo que suele ser nunca.  Pueden llegar incluso a tirar piedras contra su propio tejado y sacarse un ojo para que el otro quede ciego o, simplemente, por diversión: además de unos majaderos, unos tarados.
Yo no les culpo, están enfermos de soberbia y el que se les vaya la almendra es el resultado de la misma. Me dan pena porque se va instalando en ellos el virus de la mediocridad que acabará por dejarlos solos mirándose en el espejo de su propia vanidad como si fuesen la reina malvada de Blancanieves.
Sólo si tienen la suerte de encontrarse con tipos como los de la historias tienen una oportunidad para curarse. Y aún así, hay algunos que no tienen remedio.
Feliz lunes
El traje de mármol
Un sultán ordenó a un pobre sastre de Fez que le fabricase un traje de mármol y le advirtió que, si no lo hacía, le cortaría la cabeza.
El pobre hombre, al ver que estaba perdido, se puso a llorar. Pero su hija, de espíritu agudo, vino en su ayuda. Cuando el sultán reclamó el traje de mármol, el pobre hombre hizo que le dijeran:
-La ropa está lista. Pero necesito hilos de arena para coserla. ¿Puedes enviármelos?

El molino de viento 

Un día, mientras paseaba a caballo por sus tierras, el Sultán vio un molino de viento cuyas aspas no giraban. Furioso llamó al molinero y le dijo:

- ¿Por qué no gira este molino?

- Porque no hay viento - le contestó el molinero.

- ¡Un molino de viento está hecho para girar! ¡Exijo que gire! ¡Apáñatelas como puedas! ¡Mañana volveré y pobre de ti si no me has obedecido!

El Sultán regresó al día siguiente. El molino seguía sin girar. Entonces le gritó al molinero:

- ¿No entendiste lo que te dije ayer!

- Si, Excelencia, claro que entendí.

- ¿Y?

- Y le dí la orden al molino.

- ¿Y entonces?

- Entonces el molino me escuchó y me contestó. Me dijo "Estoy listo para obedecer. Pero ve a decirle al Sultán, que es más poderoso, que le ordene al viento que sople"

- Justo ahora iba a ponerme en camino para pedírselo.

La viga de agua

El jefe de los manes, que se llamaba Zameyo – Mebenga, hizo saber que daría su hija en matrimonio a aquel que le trajese unas vigas de agua. Todos gritaron:-¡Vigas de agua! ¡Esto no es posible! Sólo la tortuga, el animal de las mil soluciones, aceptó la propuesta del jefe. Se dirigió hasta el río, empezó a chapotear en el agua con sus patas y le envió un mensaje a Zameyo – Mebenga, que decía:-Las vigas de agua están listas. Que me envíe rápidamente una cuerda de humo de su pipa para atarlas. Y se las haré llegar de inmediato El jefe de los manes dio su hija a la tortuga. 




12 comentarios:

JLMON dijo...

Ey, Fernando!
Buen retrato de esa gente que siempre ta acaba por fastidiar un buen día.
Hay muchas maneras de decir "usted no sabe quien soy yo", pero, en el fondo, todos pertenecen al mismo club.
Ojala que esta semana no te topes con uno de ellos.
Un abrazo

Katy dijo...

Oiga pues no se quien es Ud. ¿Que pasa, es que lo tengo que saber todo? Adios muy buenas.
Geniales las tres historias pero la del molino de viento es fantástica.
Puso al Sultán en su sitio. Si eres tan podero para dar órdenes dáselos directamente al molino, sin intermediaros. :)
La sorbebia es mala consejera. Nadie es más que nadie.
Besos

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Hace tiempo que no oigo la frasecita, pero hay que estar siempre alerta, porque hay demasiados esperando la oportunidad.
En definitiva, que estamos rodeados, como los vaqueros con los indios, vamos.
Un abrao.

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis
Así es José Luis, todos cortados por el mismo patrón. Eso espero, no toparme con ninguno je je.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:
La verdad es que las tres estan muy bien. La soberbia, como dices, mala consejera y perniciosa para todos.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
Así es, aunque se escuche menos, al final las actitudes muchas veces delatan y asoman a menudo.
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
¡Usted no sabe con quien está hablando! Eso, claro, si te ha dejado a hablar. Haberlos ya lo creo que los hay; además se les nota enseguida, como bien dices.
Las tres magníficas historia ejemplarizan que el talento siempre es superior a la mediocridad del soberbio.
Un abrazo

Myr dijo...

jajajajajjajajajjajajajaja Todos buenos pero el último cuento de la Tortuga: sencillamente SOBERBIO (estupendo) jajajjajaja---- soberbio- (justo para la cura de humildad)

MaS dijo...

Hola Fernando,
en mi periplo como azafata de tierra de una Sala Vip, ya en el siglo pasado, escuché varias veces esa "delicada" frase, y otras, aderezadas de amplos silencios sin un buenos días, ni un adios...
Personas con gran complejo de superioridad, que creen haber nacido de pie y que los demás lo han hecho para servirles.Gente mediocre,en definitiva.
Ahora bien, molestos sí, pero no imbatibles...
humildes saludos, M.
pd. me quedo con la historia de un traje de mármol.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr:
Es lo que yo llamo ingenio en primer grado o si me vacilas (tomar el pelo, reirte de mi) te vacilo también Por eso creo que son geniales
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola MaS:
Lo malo María, es que nacer de pie es incómodo (vamos pienso yo) y la incomodidad no permite ver adecuadamente. Ellos se lo pierde.
Un humilde beso, pero no de mármol

Ehrlich Bella dijo...



Ellen Jane Mi nombre es kesby karen desde Canadá estoy muy feliz de dar testimonio
de este gran hechizo lanzador Dr. Charles que me ayudan a curado mi enfermedad del
VIH. He estado sufriendo de esta enfermedad por el VIH desde hace más de 5 años y me he encontrado know curar, por hasta este día bendito estaba navegando a través de Internet y vi a una mujer de testificar acerca de este gran poderoso hechicero Dr. Charles que le ayudaron a curar su VIH enfermedad con una cura a base de hierbas. Y también me puse en contacto lo Dr Charles y yo explico toda mi problema con él y me dijo que no me preocupara que él va a ayudarme a preparar un medicamento a base de hierbas para mí y después de eso, él me dijo que me enviará un aceite que voy a utilizar para curar mi enfermedad del VIH y sobre el aceite, hay algunas reglas que voy a seguir en el uso del petróleo, y me pusieron junto a él, y después de usar el aceite me sentí el cambio en mí y yo fuimos para revisión médica y el médico me dijo que yo estoy curado de la enfermedad del VIH y yo estaba muy feliz ahora que estoy libre de la enfermedad del VIH y la mujer mencionó que Dr Charles también pueden curar estas enfermedades mortales llamados cáncer, diabetes, sífilis, herpes, Ahora estoy diciendo que cualquier persona que sufre de cualquiera de esta enfermedad mortal debe ponerse en contacto con esta poderosa gran lanzador de hechizos a su correo electrónico: hivspelltemple@gmail.com o contactar con él a través de: hivspelltemple@gmail.com

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...