viernes, 9 de abril de 2010

Sentido y sensibilidad


Acabo la semana peleona. A lo largo y ancho de la misma he ido tirando puyas a una buena parte de la humanidad. No se ha tratado tampoco de rejonazos en todo lo alto ni he picado demasiado fino. Han sido, por decirlo de alguna manera breves incisiones cuyo objetivo era reflexionar sobre lo que somos, no somos, deberíamos o no deberíamos ser; algo de introspección nunca viene mal.

El lunes, un poquito de cerita para los que creen ver el futuro pero no saben mirar. El martes, se la quité de las orejas a los del oído selectivo para ver si se curaba su sordera. El miércoles y el jueves fueron sendos avisos a los amargados y a los que ensucian el mundo. Y hoy viernes, como resumen final a aquellos que tienen atrofiado el último sentido de la semana: el tacto.

Seguro que alguna vez habéis pensado en cual es el sentido más importante para vosotros, o si lo preferís ¿qué pasaría si me quedará ciego? ¿o sordo? ¿o si perdiera el gusto o el olfato? Un gran dilema ¿verdad? Sin embargo, pocos de nosotros repararíamos en el sentido del tacto.  Y todo porque es el único que viene de serie.

Una persona puede nacer ciega o sorda pero, por ejemplo, gracias los sentidos del gusto y olfato dependen del tacto. Gracias a él podemos sentir y apreciar el frío o el calor, a textura de las cosas, el peso y un largo etcétera; apreciar un sin fin de sensaciones agradables como las que producen las caricias, los besos, los abrazos, la suavidad…al tiempo que, de alguna manera, nos protege de las desagradables.

El tacto es el sentido de la sensibilidad, el que nos permite aprender a medida que lo vamos desarrollando,  el que nos mantiene en la realidad, pero también un transmisor de emociones. El tacto es comunicación con las cosas y las personas.

Y de esto va hoy, de la falta de tacto o de la atrofia del mismo. Decimos que a alguien le falta tacto cuando hace o dice cosas fuera de lugar. Curiosamente quien tiene menos tacto, si os fijáis, son todos aquellos a los que he puesto a bajar de un burro esta semana. Son insensibles a casi todo lo que no sea ellos mismos y la empatía para ellos es una enfermedad. Suelen ser los que se miran el ombligo o de lejos (el futuro), pero no el hoy ni de cerca a sus semejantes;  los que gritan y humillan pero no escuchan, los que lo único que sienten es amargura, los que abrazan la corrupción. Es decir, tipos que no es que nacieran con el tacto cambiado, sino que lo han ido cambiando a lo largo de su existencia. Tipos que destrozan las ilusiones con sus gestos y palabras, tipos movidos por una crueldad e insensibilidad preparada para dañar. Y todo, porque aunque no lo crean o afirmen lo contrario, el mundo, la gente no les es indiferente; pero su orgullo y falta de humildad les impide reconocerlo y su única, a mi juicio errónea, forma de autoafirmarse es ir perdiendo todos los sentidos, incluido el del tacto, que como he comentado es el que nos va descubriendo poco a poco lo es la vida.

Por eso, como una cosa lleva a la otra, hay que tener mucho cuidado con perder los sentidos, no vaya a ser que como estos pobres, acabemos perdiendo el sentido común.

Os dejo un video de Tommy de The Who (uno de mis grupos favoritos) que trata sobre un niño que queda ciego, sordo y mudo al presenciar un asesinato.

Feliz fin de semana


18 comentarios:

Katy dijo...

Hola Fernando has hecho un gran resúmen pero me temo que no llegará a los que debeían de rectificar su trayectoria.
Cada uno de los sentidos nos sirve para percibir la realidad de una manera diferente.
Y todos los sentidos juntos deberían ayudarnos a descubrir el sentido de la vida y nuestro papel en el mundo. Y Tacto es también demostrar sensibilidad y delicadeza
para con el resto de personas que comparten este lugar llamado Tierra.
Muy apropiado el video.
Un beso y buen viernes

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Gracias. De todos modos con que le llegue a uno me doy por satisfecho. Los sentidos deberian ayudarnos y no distorsionarnos. Solo asi, como dices, descubriremos el sentido de la vida. El tacto, es sensibilidad. De ahí el título. De hecho cuando lo escribia pensaba en las personas mayores con las que no se tiene delicadeza ni sensibilidad, como coementabas el otro dia en tu post.

Un beso y buen viernes también para ti. A ver si el sábado me animo y hago potaje

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Tommy. Ahí me has pillado. La primera vez que lo oí se me despertaron todos los sentidos.
Es más hará un año que volví a ver la peli (la tengo pirateada, je, je).
Me encantan los Who. Estuvieron en Bilbao hará no más de un año, y aunque estaban un poco mayores hicieron que yo me sintiese más joven.
Gracias por despertarme de nuevo todos mis sentidos.
Un abrazo.

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

La ausencia de cualquiera de los sentidos, que ya citaste, puede provocar que la comunicación con los demás resulte un poco más difícil, pero no imposible.
En cambio, "la falta de tacto" no la dificulta, la mata directamente.

La "falta de tacto" se da en quien carece del resto de los sentidos y no en su fisiología, sino en su funcionalidad: No ve, ni mira, no oye, ni escucha, no tiene gusto,no huele la vida.

El tacto es tan importante en las relaciones humanas, que cuando se le supone a alguien se dice "tiene mano izquierda" para tratar a la gente. Pero cuando no se tiene, los amigos escasean.

Todos podemos pecar alguna vez de "falta de tacto", aunque existe una palabra mágica para intentar borrar su mal efecto: "Perdóname".

Hay quienes la pronuncian después de no haber tenido "tacto" y hay quienes no tienen el "tacto" de pronunciarla jamás.

Por suerte, a los amigos los podemos elegir.

Un beso, Fernando. Buen finde y suerte con el potaje.

P.D. Te falta el último, el del "sexto sentido": el sentido del humor, el que hay que tener para poder lidiar con gente como la que has descrito y seguir confiando en el género humano.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Me parece maravillosa la semana que has comentado a través de los sentidos.
Hay gente con poco tacto, son los que llamamos los típicos mete patas, pero estos pueden resultar hasta simpáticos; lo malo son los otros, los que describes.
Sentido y sensibilidad me parece recordar que es el título de una película, de la época victoriana. maravillosa. Resume bastante bien todo lo que has descrito esta semana.
Deberíamos tocarnos más, yo siempre lo he dicho.
Un abrazo.

GRAÇA dijo...

Gostas da naturesa, eu tambem!
Tenho uma prenda para ti.. no meu blog
ideiasdaga.blogspot.com
Bjs
Graça

Pedja dijo...

Fernando enhorabuena por la semana y los post, brillante en todos los sentidos.... un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Pues me alegra que coincidamos en el gusto. Yo los vi en Madrid en el 2006 y 2007. Me encantaron a pesar de estar mayores. A mi no me hicieron sentir más joven porque ya lo soy je je.

Un abrazo y feliz fin de

Fernando López Fernández dijo...

Hola María_

Excelente comentario el que nos dejas y que completa como siempre el post. Me ha gustado lo que apuntas de que la falta de tacto mata la comunicación, porque es verdad. Pero como dices hay remedio para ello.

Un beso y feliz fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Gracias.

Una cosa es meter la pata (que generalmente podria corresponederder a la torpeza bien intencionada y otra cosa es la falta de tacto per se.Esa es la realmente peligrosa y la que me produce verdadeeas arcadas.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Bom día GraÇa-

Muito obrigado por tua visita a meu blog. Certo eu gosto da naturaleza e da vida.

Slds

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pedja:

Gracias por el comentario y por pasarte. Ten un buen fin de semana.

Abrazos

Mari Cruz dijo...

"Touch of Mink" es como debiéramos etiquetar a tu blog, uno de los clásicos de Cary Grant, ese toque de distinción que tienen aquellos que tienen el tacto de tratar a los demás como le gustaría que le trataran a sí mismo, ese tacto especial fruto de la utilización de todos los sentidos :)

un abrazote Fer, espero que la semilla del tacto crezca en todos nosotros :) Buen finde a todos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Mari Cruz:

Muchas gracias, me has puesto colorao. Ten un magnífico fin de semana y que la semilla de los sentidos siempre nos acompañe y crezca entre nosotros.

Un abrazote

Fernando dijo...

Hola Fernando:

Gran post, ¡Enhorabuena! Genial la reflexión acerca de los sentidos. ¡Cuánta razón tienes en lo que al tacto se refiere!

Hace unos días tuve una conversación con una persona del trabajo acostumbrada a decir las cosas tal cual las pensaba, sin reparar muchas veces en el efecto que sus palabras podían tener en el de enfrente. Claro que la sinceridad y el ir de frente son una virtud, pero también es cierto que hasta los mejores dentistas, cuando sacan una muela, te ponen anestesia. Los conflictos hay que encararlos y resolverlos, no cerrarlos en falso, pero sobre todo deben servir para crecer. Y ello no es posible dejando "cadáveres" por el camino. Sin duda alguna, para ello es imprescindible el tacto.

Un fuerte abrazo

PD: Mañana te mando desde el curro los anuncios de Leo Harlem sobre PradoRey Verdejo. Son Geniales

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Gracias por pasarte. Para mi es muy importante el cómo se dicen las cosas. No se trata de que no se sea franco si no más bien intentar evitar el herir. No todo el mundo acepta las cosas con la misma "emocionalidad" y eso puede dar lugar a que la cosa empeore. La falta de tacto puede hundir a una persona.

Un fuerte abrazo.

Pd - Gracias, espero las cuñas que siendo Leo seguro que están bien. Pero lo importante es que cubran el objetivo que os marcasteis.

Josep Julián dijo...

Hola Fernando:
Con lo de Tommy ahí me has dado porque es uno de mis musicales de culto. Vi la peli tres veces la misma tarde, no te digo más.
Lo del tacto es absolutamente cierto y aunque venga de serie algunos lo tienen como el de un paquidermo.
Perdona lo irregular de mis visitas pero es que voy a pijo sacado.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep:

Es curioso. Tommy también está entre las pelis de Javier,a demás de la música de los Who. Gustos coincidentes sin haber hecho ninguna investigación.

Me ha gustado lo del tacto de un paquidermo porque es un tacto plano, casi sin posibilidades. Y en cuanto a lo de tus visitas ya te lo he dicho varias veces que no hay nada que disculpar. Me encanta que vengas, pero se que estás más liado que la pata de un romano, hay más gente, más blogs y sobre todo más prioridades.

Un fuerte abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...