lunes, 5 de abril de 2010

Del calentamiento global y empresarial

 
Cada uno tiene sus manías. Yo tengo muchas y muy variadas. Una de ellas es la división del año. Me explico: hay gente que divide el año a la par que las estaciones (otoño, invierno, primavera y verano); otras personas lo hacen por cuatrimestres, trimestres o semestres; otros en función del calendario fiscal o el de la liga de fútbol profesional y los menos, aunque resulte paradójico, por mes, que sería quizá la forma más natural.  Yo hago un mix que tiene bastante que ver con el ámbito profesional, el personal y, por consiguiente con el emocional.

Así, el primer periodo del año suele abarcar hasta la Semana Santa, que dependiendo de cómo caiga, tiene su impacto en la planificación y en la cuenta de resultados. El segundo periodo abarca desde el fin de la Pascua hasta que me voy de vacaciones de verano, que unas veces pueden ser a últimos de junio y las más de las veces a último de julio. El tercero va desde mi regreso de vacaciones hasta primeros de octubre; el cuarto ocupa los meses de octubre y noviembre y el quinto y último, de diciembre hasta el día 6 o 7 de enero. Eso si, esto no es exacto y puede variar, pero digamos que es un patrón.

Pensaréis que esto es una chorrada o que a qué viene a cuento esto. Como la curiosidad hay que satisfacerla, allá voy: todo tiene una explicación que no necesariamente debe ser convincente; pero a fin de cuentas es una forma de ver las cosas, particular eso sí, y arriesgada porque me expongo a que me tachen/tachéis de persona escasa de tornillos o neuronas (asunto éste que cada día me importa menos y dentro de unos años, por aquellas cosas de la edad y lo vivido, me importe un bledo.

Podría haber hecho una división basada en los cambios de estaciones, pero como para mi la vida personal y profesional se asemeja bastante al funcionamiento del clima, mi mente lo organiza todo teniendo en cuenta este factor de forma figurada.

Esto se debe al calentamiento global, entendiendo como tal el que afecta tanto a empresas como a personas y no exclusivamente al planeta tierra. Y es que creo que es un poco así. La actual crisis no es más que un calentamiento global provocado por los excesos de todo tipo tanto en la sobreexplotación de recursos como de personas. Se han creado empresas transgénicas, entidades    creadas artificialmente (léase chiringuitos y chiringazos financieros) que han manipulado el orden natural de las cosas y que ya hemos visto lo que pasa cuando no se controlan. Un poco parecido a lo del cambio climático: sabemos que existe, seguimos provocándolo y no tenemos mucha idea de lo que pueda pasar (aunque nada bueno seguro). De hecho, ahora se habla de tsunamis financieros, tormentas económicas, brotes verdes y de calma chicha cuando las bolsas no juegan a la montaña rusa de subidas verdes y batacazos rojos. Claro, todo esto tiene su impacto en el individuo que no sabe a que atenerse y que un día amanece soleado y con ganas de comerse el  mundo y otro sólo desea guarecerse de los chaparrones de problemas que anuncian los meteorólogos o gurús económicos que lo mismo te anuncian un frente frío (abrígate y no salgas de casa, no te muevas que esto es el fin del mundo) que un anticiclón, eso si breve, que te permitirá darte una capricho o tener algo de esperanza de que el año no se va a jorobar del todo.
El mundo estaba preparado para certezas. Se sabía cuando se sembraba, cuando se recogía, cuando llegaban las lluvias y cuando picaba el sol. Y ahora nos encontramos con que el tiempo, como las empresas, como a muchas personas, no hay dios que las entienda. De ahí, que la incertidumbre se haya instalado en nuestras vidas y no tengamos muy claro como despejar esos nubarrones de dudas y miedos que nos amenazan.

Por eso, yo divido el año así. Se, desde hace unos años, y más en el sector que me muevo, que es el de los servicios ,que los primeros meses van a ser fríos con alguna semana de sol. Los meses hasta mis vacaciones de verano serán de clima variable aunque me encuentre en plena primavera. En verano no curra ni el tato y en septiembre recogemos primera cosecha. octubre y noviembre pueden ser calentitos o fríos de narices y en diciembre, a pesar del frío, podemos seguir recogiendo. Eso sí, como no hay nada cierto, ni me hago ilusiones ni pierdo demasiado tiempo en el exceso de análisis porque no soy meteorólogo, ni me las sé todas procuro llevar un paraguas debajo del brazo porque ya se ha visto que, en cualquier momento, en cualquier mes, en cualquier época caen chuzos de punta. Eso si, vaya donde vaya no dejo de observar la naturaleza que, en definitiva, me enseña tantas cosas o más que las peroratas que se marcan algunos empeñados en pronosticar lo que no saben y que creo no han entendido que existe un orden natural, que por mucho que nos empeñemos no se debe cambiar.

Feliz lunes
  
Pd - Aprovecho el post para darle las gracias a Katy, aunque la haya decepcionado again, y felicitar a Rafa Bartolomé y a Josep Julian por el primer cumple de sus magníficos blogs.


17 comentarios:

Katy dijo...

Hola Fernando aún ando por aquí. Decirte que no me decepcionas nunca. "Que yo sé con quien me gasto los cuartos" :)
Y otra quee ha encantado tu división del año porque yo lo hago algo parecidomás o menos así, en función de la familia. Otra es que además haga frío o calor. Y tercero que la naturaleza tiene sus leyes, totalmente de acuerdo. Es así. Para que agobiarse. Es mejor ponerse a currar.
Un abrazo, me encanta leerte y como lo dices.
Gracias por la mención

Vórtice dijo...

¡Grande Fernando!, más que leer tus posts, los escucho, te escucho.

Un abrazote amigo,

P.D.: Aki sigo liado con Valiant, ya te contaré.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Pues gracias como siempre.> La familia también forma parte de mi mix, pero el clima, afortunadmente, suele ser bueno siempre.

La naturaleza, como dices, tiene un orden que hay que respetar y que no sabes como reaccionará. por eso es importante relativizar y no agobiarse en exceso.
Un beso y Feliz lunes

Fernando López Fernández dijo...

Luis:

Gracias por pasarte a leer o a escuchar.Me tienes que ir dando novedades de tu nuevo sueño.

Un abrazo amigo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Aire fresco para después de unos días de descanso. Muy buena reflexión y una perfecta división del calendario en función de la vida, en este caso la tuya. Ajustando un poco las fechas seguramente podríamos decir que coincides con el año en el campo y las cosechas. Ese calendario sí que lo entendía todo el mundo. Ahora, como dices, para aclararnos de algo andamos dando más vueltas que una peonza. Así que claro, nos sobrecalentamos globalmente.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:
Hola Javier:
Pues no me había dado cuenta de eso, pero si coincide un poco con el tema del campo y las cosechas. Lo que si tengo más o menos claro, es que ahora, como apuntas damos muchas vueltas y la razón no es otra que en realidad no tenemos nada claro.

Un abrazo

Mari Cruz dijo...

En cierto modo se asemeja al calendario de siembra y recogida. Muy interesante Fernando.

feliz semana. mc

Pepe Moral Moreno dijo...

Qué tal Fernando? muchas gracias por tu post; interesante división; se parece bastante a la mía.
Me gusta mucho los dos conceptos que introduces al final:
- previsión: llevar siempre paraguas y ponerse en lo peor ayuda bastante a sobrellevar cualquier cambio climático.
- observación del entorno: aparte de los indicadores que puedes recibir de los demás, nada como la capacidad propia de observación como base para la adaptación.
Enhorabuena, como siempre; un abrazo,
Pepe Moral

Fernando López Fernández dijo...

Hola Mari Cruz:

Gracias por pasarte. La verda es que como le había dicho a Javier no me había dado cuenta, pero si, parece que es así.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pepe:

Asi es , la previsión o al menos contemplar otros escenarios se hace imprescindible. Por otro lado, la observación te ayuda a intuir (que no saber con certeza) lo que puede pasar.

Muchas gracias como siempre por pasarte.
PD - Buena página la de Kuvi. Sencilla, clara y comprensible.
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Me ha encantado la relación. Claro que para recoger hay que sembrar día a día; de eso sabes mucho.
Los agricultores se pasan la vida mirando al cielo, así que lo del cambio climático los tiene que tener locos.
Se ve que has vuelto con aires puros de la sierra.
Gracias por la felicitación. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Asi es Rafa:

Unos días en la sierra y se aclaran algunas ideas. y es que cuando uno vuelve a la naturaleza lo ve todo más claro (o al menos así lo cree uno)

Un abrazo

Myr dijo...

Nunca lo había pensado, pero si, también lo divido... En la semana de Pascuas Judias me voy a Europa y también cuando tengo Congresos. En Septiembre-octubre que toca el Año Nuevo Judio, etc, etc... casi un mes de festividades, me voy a Argentina.

Es decir, periodo de rutina aqui- viaje- periodo de rutina-viaje-periodo de rutina- viaje.... y asi ad seculum seculorum o hasta que mi vida se acabe.

Besos

Myr dijo...

(Este año cambian un poco las fechas, porque como voy a ser abuela de mellizas en julio, me voy a Argentina como flechazo cuando mi hija Helen y mi yerno Henrik me llamen enseguida despúes del parto)

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr:

Enhorabuena Myr. Fíjate que no cambia tanto. Además tu eres bastante cosmopolita lo que te lleva a estar siempre en sitios diferentes. , Simplemente cambias de lugar para ver otra cosecha, como la de julio que tu ayudaste a sembrar y que son tus nietas.
Enhorabuena¡¡¡¡¡

Myr dijo...

Gracias FER, por tus palabras y deseos. La verdad, que no me lo puedo creer... pero si..... taaaaaaaaan joven y voy a ser ABU de VERDAD (ya soy de "mentirillas" de uno de los 2 hijos mayores de mi ex; el padre de Helen).

Me la pasé mirando fotos antiguas y recordando como era eso de cambiar pañales... que ahora, si Dios quiere, será por partida doble.

En fin, besos de una abuela chocha...hehehe se me han recalentado las neuronas, parece...o el cuore...

Fernando López Fernández dijo...

Ja ja Myr:

Ser abuela pienso que debe ser como rejuvenecer. Así que de chocha nada. Un beso fuerte

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...