viernes, 19 de febrero de 2010

Sabiduría Sufí para el fin de semana


Hace unos años, viajando desde la Capadocia a Antalya, decidí detenerme en la ciudad de Konya, una ciudad bastante conservadora de Turquía situada en Anatolia Central que cuenta con más de dos millones de habitantes y una gran cantidad de sitios interesantes, además de ser centro espiritual de los derviches giróvaros cuyas danza les lleva al éxtasis o iluminación espiritual y es una ceremonia bastante curiosa. Pero ya habrá tiempo para esto.

Uno de los lugares más interesantes es el museo Mevlana, situado al lado de la mezquita principal construida en el siglo XVI. Mevlana, o Jalalettin Rumi, fue un poeta místico originario de Balkh (Persia) que murió en Konya en 1273 y del cual también publicado algo suyo en este blog.

Visitando su mausoleo, como souvenir se vendían una especie de banderolas pequeñas que estaban en varios idiomas que recogían estos pensamientos, estas reflexiones, que hoy os dejo para el fin de semana, que sin duda son unos excelentes consejos para manejarse por esto que llamamos mundo.

Se como el río en generosidad y ayuda.

Se como el sol en ternura y misericordia.

Se como la noche cubriendo los defectos de los otros.

Se como un muerto en cólera e irritabilidad.

Se como la tierra en humildad y modestia.

Se como el mar en tolerancia.

Se visto como eres o, se como eres visto.

Y para rematar una buena historia sufí. Feliz fin de semana

Un barquero, al que un joven le había hecho un favor, le regaló a éste un pez de cristal. El muchacho lo perdió, y, en su desesperación por haber perdido un objeto tan raro y valioso, montó en cólera al ver a otro hombre que llevaba alrededor del cuello un cordón del que colgaba un pez de cristal.

El joven llevó al hombre a los tribunales y logró que le condenasen por robo. En el último momento, cuando se preguntó a éste si tenía algo que declarar antes de ser conducido a la cárcel, el hombre dijo:

- Preguntad a cualquier barquero de este país: todos nosotros tenemos el mismo emblema, y el mío es de mi propiedad. No le pertenece a este joven. Yo tengo dos ojos y también una boca, ¡pero tampoco son suyos!

-¿Por qué no lo has declarado antes? -, preguntó el magistrado al barquero.

- Porque tiene más merito para toda la humanidad cuando la verdad llega por el ejercicio del sentido común por todas las partes desde el principio, que si una de ellas tiene que probar algo para lo que, después de todo, tal vez no tenga pruebas.

- Sin embargo, todos tenemos que aprender- , señaló el juez.

-Desgraciadamente- , dijo el hombre. Si se considera que aprender depende de la elaboración de pruebas, sólo tendremos la mitad del conocimiento, y seguramente nos encontraremos perdidos.

18 comentarios:

Fernando dijo...

Hola Fernando:

Magnífica historia la que nos traes, llena de sabiduría y consistencia para darle al coco este fin de semana. Me ha encantado el post.

¡Buen Finde!

Un fuerte abrazo

Katy dijo...

Me encanta la filosofia sufi y Rumi uno de sus máximos exponentes. Son un compendio de espiritualidad. Las fotos geniales. Conozco Turquia y he visto a los derviches danzando.
"Se como el río en generosidad y ayuda". Así tendría que ser
Muy bien trído y relatado.
Un beso y feliz finde

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Gracias por pasarte que se que estás hasta arriba. La sabiduría sufi es muy consistente como dices.
Feliz fin de semana. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

te pasa entonces lo que a mi, me gustan mucho las historias sufís porqque como le comentaba a Fernando y el decía son consistentes y suelen ser fruto de un profundo conocimeinto del alma humana.
Feliz fin de

María Hernández dijo...

Hola Fernando:

Ah..ese "ejercicio del sentido común". ¡Cuánto nos hace falta ejercitarlo y darle el valor que, realmente, tiene!.
Existen tantos intereses creados alrededor de cualquier asunto que este sentido, el común, es el que más pronto olvidamos y, lo que es peor, desechamos.
Preciosas y sabias frases las que nos has regalado hoy, así como la historia sufí.
Un abrazo y buen fin de semana.

JLMON dijo...

HOLA FERNANDO
Como dice María, puro sentido comñun, algo raro en estos tiempos. Precioso el post.
Cuidate

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Te hacia bailando en Carnaval o sin luz, que no se si te afectó lo del apagón.

Tienes razon , existen tantos intereses alrededor de cualquier cosa que olvidamos el sentido común. Este frase tuya irá a Thinking Souls.

Por cierto gran disfraz.

feliz fin de semana

Fernando López Fernández dijo...

Hola José Luis:

Un bien escaso eso del sentido común.Y así nos va.

Feliz fin de semana.

Alberto Barbero dijo...

Hola, Fernando:

Tal y como yo entiendo la historia se trata de un tema muy delicado que da para muchas "tortas" en las conversaciones del 2.0: Ciencia empírica y racionalidad versus "otras cosas".

Y, en efecto, yo no creo que se contrapongan. Las pruebas son importantes para el conocimiento pero ¿son el único modo de conocimiento? Quizás solo sean el único modo de conocimiento que la mayoría sabemos utilizar...

Fernando López Fernández dijo...

Hola Alberto:

Interesante la aportación que haces. Yo no creo que la prueba sea el único medio de conocimiento sino más bien una parte del camino. El comocimiento evoluciona, con pruebas o sin pruebas. Es decir, cosas “probadas” luego resultan que no eran realidades.

Para muchas tortas, como apuntas.

Feliz fin de semana

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Buena entrada para entrar en el fin de semana con un poco de sabiduría.
Un abrazo.

Myr dijo...

Me gusta RUMI y me gusta tu entrada. Los preceptos son para practicarlos a diario. Y lo del sentido común, lamentablemente, es el menos común de los sentidos. Si existiera, sería mcuho más facil la convivencia entre las personas.

Besos

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Bonita historia sufí y profunda enmarcada en gran sencillez. Sucede lo mismo con el sentido común, que parece algo sencillo pues todos lo poseemos o al menos deberíamos tenerlo. Los niños crecen con una abertura en la cabeza que poco a poco se va cerrando: los papás son los encargados de irles metiendo por esa abertura: la sonrisa, el amor, la simpatía, el carácter...etc; pero sucede que a algunos se les olvida meterles el sentido común, de ahí que en algunas personas no aparezca. Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier

Gracias como siempre por acompañarme por aquí.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr:

Me alegra que te guste Rumi, la verdad es cómo decios por aquí no daba puntada sin hilo. Y como dices, todo sería más fácil si utilizasemos más nuestro sentido común.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Tienes mucha razón en lo que dices. Desde pequeños nos van modelando, y aunque creo que nacemos con el sentido común de forma innata nos lo van cambiando o de eso se olvidan.
Un abrazo

Germán Gijón dijo...

Hola, Fernando:
por mi retraso, la historia ya me sirve para comenzar la semana. ¡Qué historia más explícita! Bueno es que dejemos de lado la acusación a priori para ejercer no sólo el sentido común sino la presunción de inocencia del otro. Tu texto me lleva al de Katy y el de José Luís Montero: antes que nada, el cabreo y la acusación.
Lo dicho: buena historia para comenzar la semana.
Un abrazo. (mira, como palabreja de verificación me ha salido una que parece una marca comercial de sistemas de climatización: bepoclim. ¿Habrá intenciones ocultas en esto de las palabras de verificación? -juas, juas...-)

Fernando López Fernández dijo...

Hola Germán: Más vale tarde que nuca je je. Así es primero juzgamos y luego pensamos. Me alegro que te haya gustado

Por cierto, psi puede haber intenciones ocultas je je

Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...