martes, 2 de febrero de 2010

Revisitando el Futuro


Hay semanas que a uno le da por imaginar el futuro. Es decir, intenta visualizarlo o al menos aproximarse. En realidad lo que uno quiere es que sus deseos se cumplan y, de no ser así, llevarse el premio de consolación que no es otro que los augurios se cumplan. Es decir, que lleves razón y que nadie te recuerde que fallaste más que una escopeta de feria. Ocurre también, que hay futuros que no te gustaría que sucediesen, como pueden ser aquellos que atentan en el fondo y forma contra la Naturaleza, ya sea esta en su versión humana o ecológica. Futuros que no compartes pero a los que te tendrás que adaptar, salvo que consigas cambiarlos.

Como observareis, he pasado de hablar del futuro a los futuros. No existe un único futuro y si aceptamos el singular, en realidad, es una suma de muchos futuros: hay que sumarlos todos. De ahí, el problema para visualizarlo correctamente, debido a que solo sumamos lo que somos capaces o queremos ver o entender. Procuraré explicarme, aunque al final me suelo liar. Creo que la mayor parte de los mortales somos «voyeurs» pero no visionarios (sólo a estos últimos el tiempo les da la razón) y no vemos correctamente por lo siguiente:

Miramos desde el sitio inadecuado o sólo desde un sitio.

El post de ayer decía que, desde mi punto de vista el futuro  había que verlo con ojos de ayer, de hoy y de mañana. Generalmente lo que hacemos es intentar visualizarlo desde el ayer o el hoy, y tomamos como referencia únicamente nuestras snesaciones o las previsiones a corto plazo de otros «visionarios» pero no somos capaces, bien de entenderlo del todo o sólo, ya digo, hacerlo a muy corto plazo. Somos, incapaces de situarnos en el futuro, con mente de futuro. Nuestra mente permanece en el presente, como si mirásemos a la lejanía, pero no a la meta. Así, es difícil acertar.

Miramos condicionados

Condicionados, como apuntaba antes, por lo que digan los expertos, los gurús, los amigos, la familia…; condicionados por las costumbres y por las reglas existentes cuando todo cambia y nada permanece. Condicionados por nuestros propios miedos y temores a equivocarnos, condicionados por nosotos mismos. Al final  nuestra visión  es la que ofrecen otros o continuista.

Miramos desde el yo, desde el nosotros, pero pocas veces desde el todo.

Es una cuestión de amplitud. Estoy de acuerdo en que el futuro (como concepto individual) se lo construye uno. El problema es que lo hacemos desde el yo, o el yo y mi circunstancia como decía Ortega y Gasset, pero no desde el todo, lo que impide ver o con claridad o borroso.

En definitiva, que ya se me ha ido la olla bastante, intentar pronosticar o querer saber como será el futuro es sólo un ejercicio de imaginación: la máxima expresión de la creatividad. Creatividad, que tenemos bajo mínimos por lo anteriormente dicho como lo explica un tipo ,que no recuerdo el nombre,  perfectamente en el blog. de Javier Rodríguez Albuquerque

Dicho todo esto, y como me estoy viniendo arriba, me apetece jugar con la mente y aunque esté equivocado, en próximas fechas iré publicando algunas ideas de cómo será eso del futuro, pongamos por caso, dentro unos 5-7 años, que afinar, afinar ya es más difícil.

Dentro de 5 o 7 años, descubriré si supe mirar, o miré torcido.

Feliz martes.

17 comentarios:

FAH dijo...

Regreso al futuro... Ya sabes eso de que "es imposible asegurar el futuro, sólo es posible perder el presente"... De todas formas el libro "Compitiendo por el futuro" de Prahalad y Hamel merece la pena... Buen ejercicio, al menos divertido... A mí me gusta más "crear futuro", no? 1 abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

De acuerdo Francisco en que es mejor crear futuro que verlo. Como he dicho, imaginarlo es un ejercicio de creatividad, pero gracias a esa creatividad se puede construir. Tomo nota del libro que leeré casi con toda seguridad en un futuro. Gracias por pasarte y la recomendación.
un abrazo

Germán Gijón dijo...

Hola, Fernando:
a tenor de las cosas que van sobreviniendo, yo cada vez estoy más convencido de que hay que vivir día a día. No quiere eso decir que no haya que poner un ojo aquí y otro más adelante -que así tratamos de prevenir lo que en el fondo parezca imprevisible- pero el mundo es tan cambiante que no me queda más que pensar que lo único seguro que tengo es mi identidad y mi educación y la de los míos.
La verdad, son pocas ganas de devanarme los sesos, lo admito. Serán las horas...
Un abrazo, Fernando.
(Por cierto: ¿habéis visto las nuevas creaciones de María? Os invito a verlas desde el enlace de mi blog. Y ya hablaremos de un posible proyecto sobre el que puede que nos divirtamos bastante).

Germán Gijón dijo...

Hola de nuevo, Fernando:
acabo de recibir noticias de María Hernández desde Tenerife. No puede utilizar el correo aunque sí el blog, y parece que las inundaciones allí han sido serias en casa de sus familiares. Incluso el techo de la nave de su empresa se ha venido abajo. Quería únicamente ponerte en conocimiento. Perdona que te lo comunique por esta vía indiscreta, pero no sé tu correo. En fin, cosas de la comunidad bloguera...
Un abrazo.

Myr dijo...

Creo que la dificultad de "crear" un futuro radica en que hoy, en el presente, o revisando el pasado, muchos carecemos de la mirada global, parcializándolo todo.

Esta mirada integrativa, nos da la amplitud de criterio necesaria que nos va a permitir estimular la creatividad: para hoy y para mañana.

Así lo veo yo.

Besos

Katy dijo...

Hola Fernando, he encotrado tu post muy cretivo a pesar de soy muy exceptica en estio de mirar el futuro. Despues de estudiar años astrologia(en serio) echar cartas, leer las manos, planificar, soñar he llegado a la conclusió de que el futuro no existe. Hay intuiciones basadas en acontecimientos reales, pero eso: "intuiciones". Cualquier accidente ajeno a nuestra voluntad lo cambia todo. (enfermedades, catástrofes, accidentes, guerras)
Afortunadamente no sabemos nada del futuro salvo que el tiempo pasa y nos encaminamos irremisiblemente hacia nuestra fecha de caducidad.
Ahora comparto contigo ese placer de imaginar, soñar, jugar a visionar moviendo nuestros propios muebles y enseres.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Germán:
Yo también creo que hay que vivir día a día. En cuestión de segundos todo puede cambiar y como dice Francisco "es imposible asegurar el futuro, sólo es posible perder el presente" . Aún así para poder construirlo creo que hay que imaginarlo y decidir.
En cuanto a las creacciones de María, ya me he hecho seguidor de su nuevo Blog. Ella está construyendo su futuro y estoy esperando que me cuentes ese proyecto en el que no podemos divertir bastante. Tu que tienes más contacto con María, o María , si lees esto. si puedo echarte una mano en algo , no dudes en decirmelo por la vía formal flopez12566@gmail.com o por la indiscreta,
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr:
Así lo veo yo también, nos falta un poco de perspectiva para crear futuro. Si no estimulamos la creatividad pondremos piezas pero no construiremos.
Besos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Me gusta la palabra que utilizas. "Intuiciones".
pero no la puedo sustituir por futuro. Porque intuición no deja de ser una hipotesis y futuro, de una manera u otras, será un hecho. No obstante, me gusta el planteamiento que haces y tu frase final
"...ese placer de imaginar, soñar, jugar a visionar moviendo nuestros propios muebles y enseres."
Un beso

JLMON dijo...

HOLA FERNANDO
El Futuro es el campo de actividad en el que me muevo profesionalmente y, efectivamente, hay futuros en plural: el futuro cercano, el futuro atrás, el futuro más allá y otros cuantos más. Pero, en cualquier caso, hay que perseguir el Futuro Posible y nunca Probable, convertirlo en Futuro Deseable y finalmente comprender el presente a través del mismo.
En estos momentos, vivimos una ausencia de futuro en este país y es importante, por no decir vital, empezar a construir, al menos, el Posible.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Jose Luis:

Gracias por tu comentario. Da para mucho. Propones algo muy interesante que es construir futuro deseable, que creo que es el que nos gustaría. Por otro lado, si creo que este país tiene futuro, el problema es que esa ausencia que mencionas, en realidad es una paralisis, un tiempo de espera que lo único que consigue es crear un futuro posible, probable y nada deseable.
Feliz martes.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
El tipo ese es Sir Ken Robinson, que como decía Josep Julián, lo de Sir le sienta como a un Cristo unas pistolas.
A ver hasta dónde llegas. Te acabas de poner el listón muy alto. Ya te veo diciendo... "quién me mandará meterme en estos líos" (je, je, je).
Bueno, ten por seguro que una mano ya echaremos.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Ja ja Javier. gracias por la aclaración. Soy muy dado a meterme en lios y se que es posible que nadie se acuerde dentro de esos años jeje. Y con vuetra mano, todo será más fácil.
Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Siento contradeciros, pero yo creo que lo único que existe es el pasado, porque lo hemos vivido y gracias a él podemos aprender de nuestros errores. Ya sé que es poco convencional lo que digo, y que quizás no tenga razón, pero lo pienso así. ¡Ah!, estoy con Javier, en menudo lío te vas a meter. Yo sólo me atrevo a predecir en materia de fútbol. Recuerdas que hace poco escribí que una buena noticia era el regreso de Guti. Je,je. Un abrazo

MTTJ dijo...

Uf! Complicado lo veo, Fernando. Lo más importante es que intentando predecir el futuro no te olvides de vivir el presente. Seguro que no lo harás.

Un abrazo

M.Teresa

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

También existe el presente. Como apuntas, de los errores se aprende o no, y eso nos enseña algo, pero también hay errores que cometemos hoy y que tendrán su influencia en el futuro, al igual que los próximos errores.

En cuanto a lo del lío, tampoco creo que sea para tanto; es un ejercicio de la imaginación y lo de Guti, je je, ya lo veremos.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:

Este juego de la imaginación que me he propuesto forma parte del presente. Como cuando imaginas un viaje que realizarás. De alguna manera lo visualizas, pero no por ello dejas de vivir el presente. esa es la idea.

Un abrazo y los post de Senegal geniales.

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...