jueves, 25 de febrero de 2010

De ventas y otras tierras



Jugando con el nombre del blog de Germán Gijón «De ventas y otras cuentas», he puesto este título al post de hoy. En cualquier empresa lo importante y necesario es que se produzcan ventas, ya sea de bienes o servicios. De no ser así no hay empresa. De cajón.

En los viajes, como he comentado en otras ocasiones, se aprende mucho. Son pequeñas lecciones, pistas, que de forma natural se van grabando en tu memoria aportándote ideas, una visión diferente de las cosas. Lo que ves te puede gustar o no, pero en cualquier caso te enseña. Hablé de ello en Zocos árabes – Escuelas de la vida y  en El viaje, el mejor aprendizaje experiencial.

Sólo por eso, merece la pena viajar.

Vivimos en un mundo de mucha aplicación tecnológica, de mucho sistema, manual vario y lógica sicológica, pero las ventas, en general están ralentizadas o van como el culo en casi todos los sectores: si fuese de otra manera España y todos sus compañeros irían bien; pero ni el algodón ni las cifras engañan provocando inmovilismo, desesperación y miedos varios.

Pensando en ello, me he acordado de India, y la particular forma de trabajar de determinada gente, que aquí su curro lo definiríamos como de buscavidas, pero que sin embargo en realidad se trata de vendedores que utilizan sus propios sistemas para poder comer o forrarse. Me refiero a tipos que te encuentras en la calle, seguramente sin estudios, ni manual de estilo, pero que a poco que te descuides te han vendido todo. Son listos, persistentes y no abandonan ni por asomo a un cliente potencial aunque éste les repita que no varias veces. Saben lo que se hacen y nunca les faltará algo que llevarse a la boca por su determinación, porque ellos son su mejor herramienta de venta y marketing y porque siempre hay primos a los que vender.

Os dejo, un capítulo de Soul India que habla de ello. Feliz jueves.

LOS «HI FRIEND»

Al principio el mundo se dividía en pueblos, en tribus grandes... Con el paso de los siglos comenzaron a aparecer las civilizaciones. Más tarde, los imperios, que se repartían entre varios continentes. Hubo alguien, quizá griego, que simplificó las cosas dividiendo el mundo en dos: de un lado Oriente, del otro Occidente; pero en estas apareció el marketing y se inventó la segmentación: así, América se pluralizó pasando a ser «Las Américas », que cada uno hacía como podía: la América del Norte, la del Sur y la del Centro. Europa ya no era una; existían también otras: la Mediterránea y la del Este. Oriente se triplicó creándose el Próximo, el Medio y el Lejano Oriente; es decir: el cercano, el de media distancia y otro, que quedaba a hacer puñetas. Lo de África ya no había quien lo entendiera: la Negra, la Ecuatorial, la Tropical, que también era conocida por la del Cola-Cao... Oceanía eran las antípodas...

Los estrategas, no contentos con este batiburrillo, idearon en una sesión de brainstorming, una nueva segmentación que, hoy en día, es la más aceptada en todos los foros internacionales; a saber: primer, segundo y tercer mundo. Una segmentación basada en el dinero y en el poder. Existen también los países del cuarto mundo, países de regional que nadie se preocupa de ellos ni para ayudarlos, visitarlos ni explotarlos: países que no aparecen en el mapamundi de la ambición.

Esto viene a cuento, porque en los países de segunda y tercera división, uno tiene la oportunidad de conocer a un montón de gente, cuyo objetivo es venderte algo y aligerarte la cartera, aunque nunca lo manifieste. Son diamantes en bruto; son los candidatos perfectos para las empresas que publican ofertas del tipo: «Se precisa personal entusiasta y dinámico para importante empresa líder en su sector. No necesaria experiencia. Altos ingresos. Interesados presentarse en el Hotel Las Vegas, día 26 de marzo de 10 a 12. Preguntar por el Sr.Morón. »

Lo asombroso del asunto, es que estos pájaros, alguno de ellos con un desparpajo y una gracia fuera de lo común, nunca llevan nada encima para ofrecer; pero lo que quieras, lo tienen; lo que no quieras también. Son vendedores sin maletín, comisionistas autónomos —alguno de guante blanco—, cuya oficina es la ciudad y sus despachos se reparten por las aceras. Afirman ser estudiantes o trabajadores en su día libre o de vacaciones. Cuando se dirigen a ti —«pasaban por allí»—, sólo quieren hablar, conocerte, hacer amistad, practicar su inglés. Poco más. Según ellos, no son comisionistas, no son vendedores; son buena gente. Saludan siempre con un «Hi friend» moviendo el brazo como «Toro Sentado », un primo que les queda bastante lejano. Aparecen, como salidos por arte de magia de una chistera junto a ti, y durante unos minutos te someten a un interrogatorio que ríete tú, de los encuestadores profesionales. No les hace falta manejar complicadas aplicaciones de Data mining o Data warehouse: cuando han acabado el interrogatorio saben perfectamente no sólo lo que te van a ofrecer y el cómo, sino también las posibilidades reales de éxito que van a tener.

Son simpáticos, se preocupan por ti: ¿Cómo están la mujer y los hijos?; por tu salud ¿Cómo te sientes en India?; por tu trabajo ¿Cual es tu profesión, estás contento, te pagan bien...? Como grandes amigos son hospitalarios ¿Quieres venir a mi casa?; cuando estás solo, quieren estar a tu lado ¿Dónde vas?, ¿te puedo acompañar? Te quieren mostrar lo mejor de la ciudad ¿Qué vas a visitar?, ¿conoces el sitio tal...?

Y esto, que sin dinero por medio sería algo genial, se convierte en un zumbido constante de «moscas cojoneras» que impiden disfrutar del viaje y que dependiendo de los días, te cuesta más o menos aceptar. Los «Hi friend» son tan habituales como las vacas, las palomas o los fuertes en Rajastán: muy Indio.

Feliz Jueves


14 comentarios:

Germán Gijón dijo...

Excepcional, Fernando. Has introducido las características "listos, persistentes, no aceptan el no, determinación, su propio marketing, primos (su mercado objetivo)"... Y luego el relato de Soul India. Sin duda, la necesidad crea maestros y a estos -por desgracia- no les hace falta un director comercial, ni seminarios de ventas, ni gaitas. Nacen gatos y se hacen linces.
Me voy ahora al anterior (no había tenido tiempo) porque claro: el título de este me había llamado la atención y he invertido el orden. Muchas gracias por la mención.
Un abrazo, Fernando.

Fernando López Fernández dijo...

Me ha gustado eso de nacen gatos y se hacen linces. Unos fieras, te lo digo yo.
Un abrazo

JLMON dijo...

Hola Fernando & Germán
Sí, lo de gatos evolucionados a linces es genial, me lo anoto con tu permiso, Germán.
Muy buen post. Efectivamente "soportamos" a los "Cocacola, Maradona", "Hi friend" y compañía como podemos, pero, efectivamente, en el fondo son doctores de escuela de negocios, de los de tiza y pizarra, estrategas natos. En ellos no hay azar y sí mucha necesidad.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Jola José Luis:

Asi es , mucha necesidad, pero fíjate, aqui tambien la hay ahora y no actuamos con la misma agilidad felina.
Un abrazo

Katy dijo...

Está genial tu post de hoy. "La necesidad agudiza el ingenio"
La necesidad de llevarse algo a la boca, a subsistir, y a conformarse con eso por su mundo empieza y acaba ahi. Y que pasa hablando de las divisiones que en Occidente nos sobra de todo. Y para vender no solo falta ingenio sino que el cliente sea caprichoso porque la competencia es feroz. Y la gente tanto unos como otros están preparados.
En fin habría que hablar largo y tendido sobre el tema.
Un beso

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Asi es, la necesidad agudiza el ingenio. Y aquí, parece que nos olvidamos de ello. Como dices, es un tema para hablar largo y tendido.

Un beso

Economía Sencilla dijo...

¿Dónde no habrás estado? Mira que llevas kilómetros encima... ;-)

India, por lo que se conoce, ofrece grandes contrastes, mucha pobreza, pero también Bollywood, alta tecnología, empresas como Tata, y experimenta un crecimiento muy grande de la economía año a año, como China.

Al igual que ésta, parte de muy abajo, pero el empuje y la creatividad de sus habitantes les permitirá seguramente ir mejorando exponencialmente. Un país fascinante, sin duda.

Un abrazo
Pablo Rodríguez

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pablo:

Asi es Pablo. India es un pais de grandisimos contrastes. Mira por ejemplo Bangalore, una ciudad más importante que Silicon Valley y donde se están cociendo muchísimas de las aplicaciones tecnológicas que veremos en el futuro. Tata un gigante, peor gigante o el ejemplo de Bollywood. Y además todos estos vendedores urbanos

Sin duda una de las economías emergentes de las que se hablará mucho en el futuro.

Un abrazo

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Si no fuese por la pasta que manejamos en Occidente diría que somos inferiores. Yo creo que las personas no sólo respondemos al estímulo de la necesidad, creo que esa especie de "alerta" la llevamos de "serie", lo que pasa es que los occidentales, con tantas comodidades, la hemos perdido. Ellos, los de loa India u otros países "en desarrollo" no, porque siguen en una situación que no les permite relajo.
El relato, magnífico. Huele a India.
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier;

Hoy fijate, me has sacado una frase para thinking souls que se publicará de forma oficial. Me ha .

"Yo creo que las personas no sólo respondemos al estímulo de la necesidad, creo que esa especie de "alerta" la llevamos de "serie", lo que pasa es que los occidentales, con tantas comodidades, la hemos perdido"

Un abrazo

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Siempre se ha dicho lo de la necesidad para agudizar el ingenio; pero tu post me hace reflexionar: yo no he visitado India pero siempre se tienen ciertos conocimientos y es muy cierto lo que comentas. ¿Porqué entonces aquí no sucede lo mismo? Hoy en día hay gente que lo está pasando tan mal como allí. A mi teléfono llaman dos o tres veces al día ofreciendo sobre todo líneas telefónicas o de internet, con resultado nulo, supongo que sucede lo mismo en todos los domicilios. No sé si me estoy liando, pero no entiendo el porqué de esa actitud tan pobre y tan poco práctica y que va en contra de todo lo que tu expones.
P.D. Un amigo suele decir que los auténticos amigos se pueden contar con los dedos de las orejas; vamos que hay muy pocos. Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Así es Rafa, queremos hacer métodos tan perfectos que luego no funcionan. Entre otras cosas porque los vemos demasiado dirigidos como te ocurre con las llamadas de la compañías telefónicas.
En cuanto a o de los amigos pues que tienes toda la razon tu y tu amigo

Un abrazo

Myr dijo...

Los conozco, en otros paises, claro.

Besos

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr:

Esto, como bien dices, no es exclusivo de India. Se da en muchos lugares, pero te hace ver la capacidad que tiene el ser humano para buscarse la vida.
Un beso

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...