martes, 19 de enero de 2010

Somos lo que somos



Un aspirante espiritual recorrió enormes distancias para finalmente encontrar a un maestro que vivía en una densa jungla. Se presentó ante el maestro y le rogó:

—Por favor, venerable anciano, ruego de vuestra iluminada bondad que me instruyas espiritualmente. El maestro le pidió:

—Ve allí donde puedas recibir los rayos del sol y dime si se proyecta tu sombra contra el suelo.

El discípulo hubo de caminar durante varias horas para salir del espeso bosque y poder recibir los rayos solares. Vio, obviamente, cómo la sombra de su cuerpo se reflejaba en el suelo. Luego regresó ante el maestro, y entonces éste le dijo:

—Desnúdate. Ahora ve y cuéntame si tu cuerpo proyecta su sombra expuesto a los rayos del sol.

Tras varias horas de caminata, el discípulo halló un claro y recibió los rayos del sol. Después regresó junto al anciano, que le preguntó:

—Desnudo, ¿también has proyectado sombra? —Claro, señor, así ha sido.

El maestro le dijo:

—De igual modo que vestido o desnudo proyectas la sombra de tu cuerpo en cualquier lugar, situación o circunstancia, tú eres el testigo. Descubre quién es el testigo y habrás empezado a descubrir quién eres tú. Persevera. Más allá de la sombra está tu cuerpo; más allá de tu cuerpo, está tu mente; más allá de tu mente, está tu testigo... Descubre qué está más allá del testigo.

Agradecido, el discípulo iba a volver a su hogar. Cuando se estaba alejando, el maestro le dijo:

—iAh!, y recuerda que del mismo modo que tu cuerpo proyecta su sombra vestido o desnudo, las cosas son tal cual son sin importar que las vivas sereno o perturbado.

¿Está claro no?

PD – Esta historia la encontré hoy, mientras preparaba una migración de archivos, en ese cajón de sastre donde guardas las cosas que no envías a la papelera de reciclaje porque sabes que te servirán para el futuro; para un futuro como hoy.

Un estupendo martes para todos.

24 comentarios:

Katy dijo...

Hola Fernando, una buena enseñanza sein duda
"recuerda que del mismo modo que tu cuerpo proyecta su sombra vestido o desnudo, las cosas son tal cual son sin importar que las vivas sereno o perturbado".
Es bueno tener ese cajón de sastre, que en cuanto las remueves para organizar salen estos pequeños tesoros, para releer y compartir.
Una foto muy hermosa y apropiada.
Un beso y buen dia para ti también

Economía Sencilla dijo...

Es una buena enseñanza, a veces la gente se agobia en exceso por asuntos que no tienen tanta importancia, y este mismo agobio impide razonar con claridad y afrontarlas adecuadamente, con lo cual se pueden convertir en un problema mayor, en una especie de profecía autocumplida.

Por cierto, bonita playa :-)

Un abrazo
Pablo Rodríguez

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Así lo veo yo, cada día me doy cuenta que hay que relativizar y que hay que ser conscientes de lo que somos y proyectamos.
feliz día

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pablo:

Me ha gustado eso de la profecia autocumplida, porque como dices agobiarse conduce a agrandar el problema.

Pd - Praia do forte es una zona de Brasil que es reserva ecológica y no hay excesivo turismo. Muy tranquila.
un abrazo y gracias por pasarte

Pepe Moral Moreno dijo...

Qué tal, Fernando?
complicado asunto... mi madre siempre me decía: "si las cosas tienen solución, por qué te preocupas?, y si no la tienen... por qué te preocupas?"
Es tan complicado abstraerse de ciertas cosas a la hora de tomar una decisión...
Bajo otro punto de vista, tengo que discernir del maestro espiritual: aunque seguimos proyectando sombra, es importante saber qué ropas llevamos en cada momento, y casi es nuestro deber adaptarnos a ellas y saber llevarlas.
Y por último, coincido con Pablo: Espectacular Playa!!
Saludos,
Pepe Moral

Fernando López Fernández dijo...

Hola pepe:

La abstracción es de las cosas más complejas a la hora de toamr decisiones, porque siempre hay algo que "nos despista".
Por otro lado, ya sabes el refrán de que el hábito no hace al monje.
Un abrazo y gracias por pasarte.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
Elegiste bien la foto para contarnos la historia. Aprendí de Cubelli, y él de su madre, que no hay que preocuparse, que hay que ocuparse.
Efectivamente lo que sucede es como es, independientemente de como lo tratemos nosotros. Me ha hecho recordar a los filósofos antiguos:"¿cómo es un árbol cuando nadie lo ve?, creo que era Heráclito el que así se expresaba. Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa:

Buena filosofía la de Cubelli. la frase de Heráclito no la conocía y tampoco la del árbol, que me ha parecido más profunda de lo que simplemente parece.
Un abrazo

MaS dijo...

Fernando,
tuve una vez un maestro que decía que en la cuestión de la verdad siempre habbía 3: la del demandante, la del demandado, y la del juez.
Ahora bien, se me olvidó preguntar si eso era en carnes, o en corbata.
un saludo,
M.

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Creo que tu maestro tenía razón, y el que tu olvidases si en carne o corbatas es un fallo imperdonable en alguién tan perspicaz como tu. Pero estoy convencido de que tú, ya lo sabías.
Un beso.

JLMON dijo...

Hola Fernando
En Innovación tratamos este problema de la sombra...y su solución que denominamos "visión periferica", es decir ser capaces de captar las señales de baja frecuencia que nos envia el futuro, evitando vernos cegados por detalles irrelevantes que ocurren cotidianamente y nos absorben.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Jose Luis:

Interesante aportación la de la visión periférica. ¿Sería un poco como vislumbrar la silueta de una montaña en la distancia? Por otro lado. Esa visión, de alguna manera no está condicionada a pesar de la baja frecuencia?.

Le daré una pensada.
Un saludo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
La foto muy adecuada.
Sobre el fondo del asunto, mucho de que hablar.
Me aventuro con una idea (sin más): Estamos muy condicionados por demasiados factores de tal manera que es muy difícil que veamos cómo son las cosas. Aun serenos las tergiversamos de tal manera que parecemos "perturbados".
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier:

Eso le comentaba a José Luis. Y creo que todos estamos de acuerdo que estamos conidiconados lo que nos lleva a tergiversar. Lo que si es cierto, es que sereno o perturbardo la situación suele ser la que es.
un abrazo

MTTJ dijo...

Hola Fernando,

"...las cosas son tal cual son sin importar que las vivas sereno o perturbado". Intentaré recordar esta frase especialmente en momentos de perturbación.
Una bonita foto y muy adecuada.

Un abrazo

M.Teresa

Fernando dijo...

Hola Fernando:

Tras varios días fuera con mucho tajo, me reengancho hoy a tu blog. Preciosa historia y magnífica moraleja. Me apunto a las reflexiones de Katy. No nos vendría mal de vez en cuando desdramatizar situaciones y distinguir lo que realmente es importante de lo que no. Feliz martes para ti también.

Enhorabuena por el post

Un abrazo

PD: Me ha encantado también el post con las buenas noticias del futuro. Es alentador, desde luego.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Maria Teresa:

Yo creo que esa frase la intentamos recordar todos, pero nos cuesta ¿verdad?. Aún asi, debemos procurarlo.
Gracia por lo de la foto, viniendo de ti, es un honor porque las de tu blog son maravillosas.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

El mes de enero siempre es complicado y todos tenemos mucho tajo, sobre todo hasta el día 20 ¿verdad? Me alegra, como siempre, verte por aquí. relativizar o desdramatizar, que importante es y como nos cuesta ¿verdad?.
Un abrazo y luego me paso por el disparadero que me he dado cuenta tarde de que habías escrito un nuevo post.
Un abrazo

Germán Gijón dijo...

Hola, Fernando:
estupendo artículo. Qué fácil es dejarse llevar por la tendencia a vestir las situaciones según nos dé el aire. Ahí entiendo yo que debemos poner en juego el equilibrio entre razón y emoción, porque las dosis de pragmatismo puro y duro nos hacen falta en ocasiones. Y es que "aunque la mona se vista de seda, mona se queda". ¡Claro que hay que salir de la zona donde los árboles aportan la confusión y tapan la percepción clara de la sombra! Porque lo que está más allá de la mente, del propio testigo, no es ni más ni menos que la verdad (es decir: las cosas son como son, por más interpretaciones que queramos darles).
Un abrazo, Fernando.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Germán:

Me ha encantado el comentario. Es en sí mismo, un post. Hablas del equilibrio. Lo más difícil de aplicar en nuestra vida, a pesar de lo pragmáticos que seamos, porque como dice Javier, existen demasiados condicionantes que distorsionan la percepción de la somra o la confunde con los árboles.
Un abrazo

Josep Julián dijo...

Quizá la enseñanza consiste en que las cosas suceden igual tanto si irrumpes en ellas o no, pero que si lo haces generas sombras, que no son nada más que una debil proyección de ti.
Interesante enseñanza que nos ha llegado gracias a un tipo de fetichismo del que también me declaro adicto.
Un abrazo.

Myr dijo...

Que bueno que abriste tu cajón de sastre hoy..... La historia es magnífica y con una gran enseñanza! Gracias mil, Fer.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep

Puede ser que la sombra sea una proyección débil nuestra. ¿pero hay intensidad de sombra?
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Myr:

Gracias a ti por pasarte. Tu tienes un gran cajón de satre y , si me apuras, un gran fondo de armario. Las cartas de tu blog geniales.
Besos

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...