miércoles, 20 de enero de 2010

Seven Seconds

Es el título de una canción de Yuossu N’Dour. La primera vez que la escuché tenía más pelo, bastante menos barriga y los sueños eran distintos: quizá más urgentes; ni mejores ni peores. Ya digo, urgentes.

Me gusta esta canción, y se que me gusta porque después de tanto tiempo me sigue gustando y no me «arrepiento» de ella. Es decir, la escuchó en CD (esto suena antiguo), la llevo en mi MP3 (que para mi se sigue llamando así eso de los «casquitos»), o la escucho en una lista de reproducción de las que de vez en cuando programo para trabajar o escribir. Es una canción en «guiri»; o sea tres idiomas de los cuales conozco – de oídas o por haber estudiado algo – dos, pero no con la desenvoltura suficiente para decir que los domino, como muchos conocidos que me dicen que ellos «se desayunan con la BBC» y lo entienden sin subtítulo.

Pero a lo que iba. Indagué sobre la letra de la canción y venía a decir más o menos, según mi interpretación, que son siete segundos los que determinan el destino. No por el color de piel con el que se nace, que eso sigue siendo así, sino por ese espacio de tiempo en el que, como dice la canción, no se tiene «concepto», de la que se avecina o se tienen certezas absurdas o deseos (llamados ilusión), o segundos en los que hay una vacío en el cual no se produce, aparentemente, absolutamente nada. Creo que no es así. Todo eso, determina nuestros próximos pasos. Pueden ser uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis o siete segundos (que lo de contar hasta diez es otro nivel), pero en esos instantes decidimos, se decide o nos deciden todo.

Pensad en vuestra propia experiencia.

Siete segundos para estar o no en el sitio adecuado


Siete segundos para haber dicho u omitido lo que pensábamos


Siete segundos para ser o parecer


Siete segundos para aventurarnos o refugiarnos


Siete segundos para «arriesgar» o «asegurar»


Siete segundos para reaccionar o reflexionar


Siete segundos… no es sólo tiempo.

Siete segundos pueden ser, o no ser, el resto de tu vida: tal como la soñaste; tal como la quieres ahora.

Buen miércoles.

18 comentarios:

Economía Sencilla dijo...

Bonita canción, yo la conozco por la versión de Neneh Cherry.

Nunca me había parado a analizar tanto la letra (yo tampoco desayuno con la BBC ;-), y no le falta razón, no...

Un abrazo
Pablo Rodríguez

MaS dijo...

hum, me encanta esta canción, así que si llueve...no lloreis, estoy cantando.
Yo diría que con las prisas, todo se decide ya, en menos de siete.
Gracias por traerla y recordarme que cuando la escuché por primera vez, yo tambien era...
un beso.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Pablo.

ja ja Pablo, tenemos que mejorar nuestro nivel de idiomas todos. la letra es más seria de lo que parece.
pero es una bello canción.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola María:

Me alegra que coincidamos en gustos musicales. Quizás, como dices, todo se decide en menos tiempo, pero 7 es un buen número.
Gracias a ti por pasarte.
Besos

FAH dijo...

Cómo te gusta la música, Fernando! A mí también. Esa canción, que ya tiene algunos años, caló mucho y sonaba en todos los lados... Es bueno desmenuzar las canciones, muchas veces no prestamos atención a las letras. Abrazo, sir.

Fernando López Fernández dijo...

Así es Francisco. La música es matemática emocional. Y cuando se desmenuza la música y la letra se disfruta más. La música habla

Un abrazo

Josep Julián dijo...

Mientras leía tu post me he puesto a pensar en los momentos trascentales de mi vida en los que 7 segundos fueroen determinantes y me han salido algunos:

- una oferta para ir a trabajar a un departamento central
- conocer a mi mujer
- concebir a mi hija
- salvarme de accidentes de tráfico gravísimos.

Siete segundos o menos, pero ni uno más.
Muy bien traído el tema y la canción. Un abrazo.

Javier Rodríguez Albuquerque dijo...

Hola Fernando:
Poquísimo tiempo o toda una eternidad. Eso es lo que pueden ser 7 segundos. La clave está en que debemos decidir y a veces acertamos y a veces no. Pero la vida sigue. Seguro que habría sido distinta pero... ¿Y qué?
Yo también rememoro algunos de esos momentos, como JOsep Julián, pero sólo me sirve para dos cosas: para la nostalgia (a la que soy muy poco propenso) y al aprendizaje: "la proxima vez no me pasa". Pero qué bobada, claro que me pasa.
Un abrazo.
Nota: como todos, conocía la canción, pero hoy la he oido de otra manera.

Rafa Bartolomé dijo...

Hola Fernando:
En siete segundos puede pasar por nuestra mente toda nuestra vida, con pelos y señales. Siendo tan complejos es increíble que en tan corto espacio de tiempo puedan suceder o seamos capaces de recordar tantas cosas.
Un abrazo

Germán Gijón dijo...

Con esto, Fernando, me haces reflexionar en lo intrascendente que convertimos a veces nuestro tiempo (y muchas de nuestras decisiones) y la importancia derivada que tienen.
Bonita canción. Sin duda, tú estás bastante más cerca que yo del panorama musical (jejeje).
Un abrazo.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Josep:

Lo has ilustrado perfectamente con tus experiencias personales. Son eso, momnetos trascendentes, pero sobre todo determinantes que cambian todo.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hombre Germán, tanto como intrascendete no lo sé, Lo que si es cierto que lo modulamos o nos modeula de forma extraña.
Por cierto, este viernes hay gente nuestra en Valencia, en una gala de la fallera mayor.
Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Javier
Así es , pero lo que yo quería también decir es que en ocasiones “nos deciden”, no podemos elegir. Cuando lo podemos hacer yo no hablo si es mejor o peor la decisión, pero esta es determinante.

Un abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Rafa;
Quizás sea por esa complejidad de la que hablas que el hombre pueda olvidar o recordar todo en tan corto periodo de tiempo.
Un abrazo

Katy dijo...

Estoy de acuerdo, no estoy de acuerdo, estoy de acuerdo. Todo esto en segundos. Todo puede pasar en milésima de segundos. Menos lo que soñaste ser y eso que el 7 es uno de mis favoritos. Hay muchas cosas que se escapan de nuestro control. (catastrofes, guerras, vioencia, secuestros, accidentes)
Es mejor soñar como ser y cómo aceptar vida cuando el destino te arrebate tus sueños.
En lo demás apartados perfecta la canción.
Un abrazo, me ha hecho reflexionar tu entrada y mucho.

Fernando López Fernández dijo...

Hola Katy:

Decidimos, se decide o nos deciden. Esa era la idea. Todo pasa en esos segundos. Curioso, el 7 es el núemro preferido de muchísima gente.
Un beso.

Fernando dijo...

Hola Fernando: A mi también me gusta mucho esta canción y, como Economía Sencilla, la descubrí a través de Neneh Cherry. Tampoco me había parado a analizar la letra, pero desde luego tu post no solo invita a ello, sino a reflexionar, como bien se ha apuntado, sobre aquello que ha condicionado nuestra vida y que sucedió en tan solo un instante.

Es increíble lo que nos podría haber cambiado la vida por tomar o no determinadas decisiones sobre la marcha en momentos puntuales. A mi se me ocurren varios.

Gracias de nuevo por el post.

Un fuerte abrazo

Fernando López Fernández dijo...

Hola Fernando:

Así es, hay momentos que nuestra vida queda condicionada y muchos de ellos no somos nosotros los responsables.
Por cierto, he estado con Francisco y me ha contado cosas muy interesantes sobre vuestras bodegas.
Un abrazo

Soul Business

Gracias por visitar mi blog
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...